TRES ME­NO­RES HAN MUER­TO POR QUE­MA­DU­RAS

QUE­MA­DU­RAS. El 65% de los ni­ños me­no­res de cin­co años que se que­man lo ha­cen con agua, ca­fé, so­pa o acei­tes hir­vien­do.

El Nuevo Diario - - Portada - NOE­LIA CELINA GUTIÉRREZ

HE­RI­DAS. La ma­yo­ría de pa­cien­tes que atien­de la uni­dad de cui­da­dos in­ten­si­vos de Apro­quen son ni­ños que­ma­dos por lí­qui­dos ca­lien­tes. Tres per­die­ron la vi­da es­te año, to­dos me­no­res de 5 años.

Ante una que­ma­du­ra, “hay que ver­ter agua al tiem­po en la que­ma­du­ra, no agua he­la­da”, de­ta­lla un mé­di­co, es­to cal­ma el do­lor y de­tie­ne el pro­ce­so de la le­sión, ni­ve­lan­do la tem­pe­ra­tu­ra en la piel, pe­ro lo más im­por­tan­te es pre­ve­nir que su­ce­dan es­te ti­po de ac­ci­den­tes.

Jos­hua Cruz, de diez me­ses de edad, no llo­ró cuan­do el agua her­vi­da don­de su ma­má re­cién ha­bía co­ci­do los ta­lla­ri­nes del al­muer­zo le ca­yó so­bre el cuer­po. “No llo­ró in­me­dia­ta­men­te, ni se des­ma­yó, que­dó en shock”, cuen­ta su ma­dre, Mey­din Ve­lás­quez, de 28 años, cin­co días des­pués del ac­ci­den­te. El ni­ño pa­sea­ba en su an­da­ri­vel cuan­do se acer­có a la co­ci­na, se in­cli­nó de pun­ti­llas en la me­sa don­de es­ta­ba el agua ca­lien­te y de­rri­bó la ta­za que la con­te­nía. El agua hir­vien­do le ca­yó en la par­te iz­quier­da de la ca­ra, en los bra­zos, so­bre el pe­cho y la es­pal­da. Tie­ne que­ma­du­ras en el 25% de su cuer­po y de esas un 6% son de se­gun­do gra­do pro­fun­do.

El ni­ño lle­gó a la uni­dad de cui­da­dos in­ten­si­vos (UCI) de la Aso­cia­ción Pro Ni­ños Que­ma­dos de Ni­ca­ra­gua (Apro­quen) des­de el hos­pi­tal Ro­ber­to Huem­bes, pues Ve­lás­quez es po­li­cía. Se­gún el doc­tor Hum­ber­to Briceño, quien atien­de a Jos­hua, le hi­cie­ron un la­va­do qui­rúr­gi­co y se le qui­tó to­do el te­ji­do de­vi­ta­li­za­do pro­fun­do. Tam­bién le pu­sie­ron in­jer­tos en las zo­nas con que­ma­du­ras más pro­fun­das, el cual co­se­cha­ron en sus mus­los.

Se­gún Briceño, el ni­ño ha evo­lu­cio­na­do bien en los úl­ti­mos días, aun­que ad­vir­tió que el ni­ño po­dría te­ner se­cue­las es­té­ti­cas y fun­cio­na­les de por vi­da. De acuer­do con las ci­fras de Apro­quen, el 65% de los ni­ños me­no­res de cin­co años que se que­man lo ha­cen con lí­qui­dos ca­lien­tes: agua, ca­fé, so­pa o acei­tes hir­vien­do. Es­tos son los lí­qui­dos más co­mu­nes. Uno de los ni­ños que sa­lió es­ta se­ma­na de la UCI fue Édgar Blan­dón, un in­fan­te de 14 me­ses ori­gi­na­rio de El Jí­ca­ro, Nue­va Se­go­via, quien se que­mó con el acei­te ca­lien­te que su ma­dre de 16 años usa­ría pa­ra freír ta­ja­das. Édgar lle­gó a Apro­quen con que­ma­du­ras de ter­cer gra­do en el 18% del cuer­po, in­clu­yen­do que­ma­du­ras en la ca­ra. “A él ya lo te­ne­mos in­jer­ta­do y cree­mos que en la pró­xi­ma se­ma­na él ya pue­da ir a ca­sa”, se­ña­la el doc­tor Briceño, acla­ran­do que los in­jer­tos le re­du­je­ron las que­ma­du­ras al 8%, por lo que aho­ra el ni­ño es­tá en la sa­la de cui­da­dos in­ter­me­dios.

LÍ­QUI­DOS MOR­TA­LES

En lo que va del año, tres ni­ños me­no­res de cin­co años han fa­lle­ci­do por que­ma­du­ras se­ve­ras en la uni­dad de cui­da­dos in­ten­si­vos de Apro­quen. Se­gún Briceño, en­tre más es el por­cen­ta­je de afec­ta­ción y la pro­fun­di­dad de las que­ma­du­ras, ma­yor es la pro­ba­bi­li­dad de muer­te. Un fac­tor im­por­tan­te pa­ra sal­var la vi­da de un ni­ño es la hi­dra­ta­ción des­pués de ha­ber­se que­ma­do. “Si un ni­ño con que­ma­du­ras im­por­tan­tes no es hi­dra­ta­do, en dos ho­ras eso pue­de sig­ni­fi­car la muer­te” por­que en­tra en shock irre­ver­si­ble ante la pér­di­da de lí­qui­dos, ex­pli­ca Briceño, por lo que es ne­ce­sa­rio asis­tir a un cen­tro hos­pi­ta­la­rio de for­ma in­me­dia­ta.

PRE­VEN­CIÓN

Ante una que­ma­du­ra, lo pri­me­ro es evi­tar que el ni­ño o ni­ña se si­ga que­man­do. “Hay que ver­ter agua al tiem­po en la que­ma­du­ra, no agua he­la­da”, de­ta­lla el mé­di­co, lo cual cal­ma el do­lor y de­tie­ne el pro­ce­so de que­ma­du­ra, ni­ve­lan­do la tem­pe­ra­tu­ra en la piel. Lo más im­por­tan­te es pre­ve­nir que su­ce­dan es­te ti­po de ac­ci­den­tes. “Hay que crear ba­rre­ras pa­ra que los ni­ños no lle­guen a la co­ci­na, pa­ra que los me­no­res no es­tén en con­tac­to con ollas o re­ci­pien­tes de co­ci­na”, recomienda Briceño.

DA­ÑOS SICOLÓGICOS

Aun­que los ac­ci­den­tes son pre­ci­sa­men­te un su­ce­so im­pre­vis­to, mu­chas ve­ces las ma­dres tien­den a cul­par­se por lo su­ce­di­do, ex­pli­ca la si­có­lo­ga Ta­tia­na Cas­ti­llo. Agre­ga que es­te sen­ti­mien­to es re­for­za­do por co­men­ta­rios o re­cla­mos de los mis­mos fa­mi­lia­res. En Apro­quen, las fa­mi­lias re­ci­ben apo­yo si­co­ló­gi­co in­me­dia­to pa­ra evi­tar si­tua­cio­nes de an­sie­dad y es­trés pos­trau­má­ti­co. A los ni­ños co­mo Jos­hua, me­no­res de cin­co años, les ha­cen lu­do­te­ra­pia o te­ra­pia del jue­go, lo cual ayu­da a “qui­tar­le el mie­do que sien­te ha­cia el personal y con eso ayu­da­mos a dis­mi­nuir los ni­ve­les de an­sie­dad a que pue­de es­tar so­me­ti­do”, se­gún Cas­ti­llo.

To­dos los ser­vi­cios que se brin­dan en Apro­quen son gra­tui­tos, in­clu­yen­do las te­ra­pias de reha­bi­li­ta­ción, el tra­ta­mien­to fi­sio­te­ra­péu­ti­co y el apo­yo si­co­ló­gi­co.

CAM­PA­ÑA AC­TI­VA

Ac­tual­men­te la cam­pa­ña “Mi día Apro­quen” bus­ca ob­te­ner el apo­yo de personal cor­po­ra­ti­vo pa­ra re­ci­bir do­na­cio­nes en oc­tu­bre y no­viem­bre. Los co­la­bo­ra­do­res de em­pre­sas pue­den do­nar un día de sus va­ca­cio­nes, o bien a tra­vés de BAC Cre­do­ma­tic en los ca­je­ros au­to­má­ti­cos, en la lí­nea di­rec­ta o de­po­si­tan­do en la cuen­ta en cór­do­bas (354749400) y en dó­la­res (000136465) de Apro­quen. Es­te año gran par­te de los fon­dos re­cau­da­dos se uti­li­za­rá en la aten­ción es­pe­cí­fi­ca de los ni­ños, co­mo Jos­hua Cruz y Édgar Blan­dón.

MEY­DIN VE­LÁS­QUEZ JUN­TO A SU HI­JO JOS­HUA CRUZ, DE DIEZ ME­SES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.