LOS GRAN­DES RE­TOS DE LAS NI­ÑAS EN EL CAM­PO

VULNERABLES. En al­gu­nas zo­nas del país de­ben ca­mi­nar va­rios ki­ló­me­tros pa­san­do por ríos, mon­ta­ñas so­li­ta­rias y has­ta ba­res. Así se ex­po­nen a ro­bos, acoso y has­ta vio­la­cio­nes.

El Nuevo Diario - - Portada - URIEL VE­LÁS­QUEZ Y HUM­BER­TO GA­LO

IN­FAN­CIA. En las co­mu­ni­da­des ru­ra­les los es­tu­dian­tes de­ben re­co­rrer lar­gas dis­tan­cias pa­ra lle­gar a cla­ses, ba­jo ries­gos. Las ni­ñas re­quie­ren más cui­da­do por la ame­na­za de de­pre­da­do­res se­xua­les en el ca­mino. Tres me­no­res in­vi­ta­das por Sa­ve the Chil­dren ha­bla­ron ayer en Ma­na­gua so­bre có­mo es es­tu­diar en sus lu­ga­res de ori­gen.

Te com­pa­ran con un ob­je­to, te di­cen vul­ga­ri­da­des y sé que eso tam­bién pa­sa en el área ur­ba­na, pe­ro en las co­mar­cas las ni­ñas co­rre­mos más ries­gos por­que te­ne­mos que atra­ve­sar ca­mi­nos so­li­ta­rios”. MA­RI­DE­LIA BA­LLA­DA­RES.

En el bus hay de­ma­sia­do acoso se­xual, hay de­ma­sia­dos hom­bres mor­bo­sos a nues­tro al­re­de­dor que a ve­ces to­can a las cha­va­las y les di­cen co­sas”.

NI­NOS­KA MARTÍNEZ.

Al­gu­nas ni­ñas y ado­les­cen­tes es­tán re­ci­bien­do ca­pa­ci­ta­cio­nes y las ha em­po­de­ra­do, aho­ra han de­tec­ta­do más sus vul­ne­ra­bi­li­da­des y han desa­rro­lla­do es­tra­te­gias pa­ra evi­tar ser víctimas”.

MART­HA LI­DIA PA­DI­LLA, DE CO­DE­NI.

Ma­ri­de­lia Ba­lla­da­res vi­ve en la co­mu­ni­dad La Nue­va, en Ran­cho Gran­de, Ma­ta­gal­pa. En el 2011 cuan­do cul­mi­nó la pri­ma­ria tu­vo que ha­cer la se­cun­da­ria en otra co­mu­ni­dad —ubi­ca­da a cin­co ki­ló­me­tros— ha­cia don­de iba de lu­nes a vier­nes du­ran­te cin­co años. Fue­ron días di­fí­ci­les no so­lo por el re­co­rri­do a pie, sino por­que se ex­po­nía a ro­bos, acoso y has­ta ser vio­la­da. Por eso via­ja­ba en gru­po.

“Ha­bía que pa­sar por lu­ga­res muy so­li­ta­rios y a ve­ces sa­lían la­dro­nes. Nos sen­tía­mos con mie­do. Nos sa­lían hom­bres bo­rra­chos y nos de­cían co­sas. Nos to­ca­ba pa­sar por las can­ti­nas y a ve­ces ha­bía plei­tos y se sa­ca­ban ma­che­tes, pe­ro des­de que de­ci­di­mos via­jar en gru­pos de has­ta diez cha­va­las nos sen­tía­mos más se­gu­ras y eso es lo que aho­ra mu­chas es­tán ha­cien­do”, cuen­ta Ma­ri­de­lia, de 17 años.

La jo­ven par­ti­ci­pó ayer en el con­ver­sa­to­rio “Qué im­pli­ca ser ni­ña en la zo­na ru­ral de Ni­ca­ra­gua” or­ga­ni­za­do por Sa­ve the Chil­dren pa­ra con­me­mo­rar el Día In­ter­na­cio­nal de la Ni­ña, don­de re­cor­dó que “en el área ru­ral las ni­ñas es­tán muy ex­pues­tas a ser abu­sa­das se­xual­men­te”.

“En mi co­mu­ni­dad se da muy se­gui­do y por per­so­nas de al­ta con­fian­za: ve­ci­nos, ami­gos tíos, pri­mos. El úl­ti­mo ca­so fue ha­ce un mes, y an­tes de eso ha­ce co­mo tres me­ses”, sos­tie­ne.

Da­tos del Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Le­gal (IML) re­fle­jan que el año pa­sa­do fue­ron rea­li­za­dos 4,939 pe­ri­ta­jes por violencia se­xual, de es­tos 3,559 fue­ron rea­li­za­dos a mu­je­res me­no­res de 17 años, lo que re­pre­sen­ta el 83%.

Pe­ro la vio­la­ción se­xual a las ni­ñas en el área ru­ral es el pun­to má­xi­mo de violencia, mu­chas me­no­res vi­ven a dia­rio acoso se­xual y se es­tá nor­ma­li­zan­do, ase­gu­ra Ma­ri­de­lia Ba­lla­da­res, la jo­ven de Ran­cho Gran­de.

“Te com­pa­ran con un ob­je­to, te di­cen vul­ga­ri­da­des y sé que eso tam­bién pa­sa en el área ur­ba­na, pe­ro en las co­mar­cas las ni­ñas co­rre­mos más ries­gos por­que te­ne­mos que atra­ve­sar ca­mi­nos so­li­ta­rios pa­ra po­der ir a la es­cue­la, pa­sa­mos por ríos, mon­ta­ñas, ba­res y nos en­con­tra­mos con hom­bres en los ca­mi­nos”, ex­pli­ca la ado­les­cen­te. Ni­nos­ka Martínez es de Ji­no­te­ga y tam­bién par­ti­ci­pó en el con­ver­sa­to­rio. En su co­mu­ni­dad tam­po­co hay se­cun­da­ria y cuan­do cul­mi­nan la pri­ma­ria de­ben via­jar en bus, bi­ci­cle­ta o a pie a otra co­mu­ni­dad pa­ra se­guir es­tu­dian­do. Ni­nos­ka es­tá en cuar­to año de se­cun­da­ria y via­ja to­dos los días en bus.

“En el bus hay de­ma­sia­do acoso se­xual, hay de­ma­sia­dos hom­bres mor­bo­sos a nues­tro al­re­de­dor que a ve­ces to­can a las cha­va­las y les di­cen co­sas, ese es el ries­go que no­so­tras co­rre­mos, por eso lo que ha­ce­mos las que no via­ja­mos con los pa­dres es ir­nos en gru­pos y así cuan­do to­que que de­fen­der­nos lo ha­ga­mos”, re­la­ta Martínez de 15 años.

LAS MÁS AFEC­TA­DAS

“Ser ni­ña es com­ple­jo por la fal­ta de ac­ce­so y opor­tu­ni­da­des. Aun­que el abu­so se­xual se da en to­das par­tes, en el área ru­ral se vuel­ve más te­dio­so por el po­co ac­ce­so a la jus­ti­cia y la edu­ca­ción. Al­gu­nas ni­ñas y ado­les­cen­tes es­tán re­ci­bien­do ca­pa­ci­ta­cio­nes y las han em­po­de­ra­do, aho­ra han de­tec­ta­do más sus vul­ne­ra­bi­li­da­des y han desa­rro­lla­do es­tra­te­gias pa­ra evi­tar ser víctimas”, co­men­ta Mart­ha Li­dia Pa­di­lla, de la Fe­de­ra­ción Coor­di­na­do­ra Ni­ca­ra­güen­se de ONG que tra­ba­jan con la Ni­ñez y la Ado­les­cen­cia (Co­de­ni).

Si bien el país ha he­cho gran­des es­fuer­zos pa­ra lle­var la edu­ca­ción a to­da la po­bla­ción, hay to­da­vía di­fi­cul­ta­des pa­ra ac­ce­der a los ser­vi­cios de sa­lud y edu­ca­ción, ase­gu­ra Vic­to­ria Ward, di­rec­to­ra re­gio­nal de Sa­ve the Chil­dren pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na.

“Es­tas bre­chas afec­tan más a las ni­ñas por su na­tu­ra­le­za de ser mu­jer, por su na­tu­ra­le­za de ser me­no­res de edad. En las zo­nas ru­ra­les hay más po­bre­za y po­co ac­ce­so a la edu­ca­ción, eso las ha­ce más vulnerables”, ex­pli­ca. Vic­to­ria Ward des­ta­ca que en el país las ni­ñas y ado­les­cen­tes ne­ce­si­tan pro­tec­ción ante la vul­ne­ra­bi­li­dad en la que vi­ven, por Sa­ve the Chil­dren desa­rro­lla pro­gra­mas de em­po­de­ra­mien­to en el área ru­ral de Ni­ca­ra­gua.

TE­MOR A SE­GUIR SIEN­DO VÍCTIMAS

Tras cul­mi­nar su se­cun­da­ria el año pa­sa­do Ma­ri­de­lia Ba­lla­da­res co­men­zó a es­tu­diar En­fer­me­ría en Ma­ta­gal­pa. Des­de el 2009 es pro­mo­to­ra co­mu­ni­ta­ria de los de­re­chos de la ni­ñez y ado­les­cen­cia y tra­ba­ja pa­ra pre­ve­nir la violencia con­tra las ni­ñas, pe­ro aún sien­te mie­do. “Ser ni­ña en mi co­mu­ni­dad fue un re­to gran­de, fue una his­to­ria difícil y lar­ga, por­que to­dos en al­gún mo­men­to he­mos su­fri­do al­gún ti­po de violencia, pe­ro las ni­ñas so­mos las que más su­fri­mos des­de to­do pun­to de vis­ta y me da mie­do pen­sar que es­to pue­de se­guir ya que los ni­ños si­guen sien­do edu­ca­dos pa­ra ser vio­len­tos y la gen­te lo si­gue nor­ma­li­zan­do”.

ADO­LES­CEN­TES PAR­TI­CI­PAN EN CON­VER­SA­TO­RIO “QUÉ IM­PLI­CA SER NI­ÑA EN LA ZO­NA RU­RAL DE NI­CA­RA­GUA”.

MA­RI­DE­LIA BA­LLA­DA­RES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.