NI­CA­RA­GUA SU­FRE POR EL CLI­MA

AGUA­CE­ROS. En los úl­ti­mos dos años, los fe­nó­me­nos hi­dro­me­teo­ro­ló­gi­cos son los que más da­ños y víc­ti­mas de­ja­ron en Ni­ca­ra­gua. Por la tor­men­ta Na­te mu­rie­ron 15 per­so­nas, por­que la vul­ne­ra­bi­li­dad au­men­ta en zo­nas de ries­gos muy po­bla­das, in­di­can ex­per­tos.

El Nuevo Diario - - Portada - MAU­RI­CIO GON­ZÁ­LEZ

El Cen­tro de Coor­di­na­ción pa­ra la Pre­ven­ción de los De­sas­tres Na­tu­ra­les en Amé­ri­ca Cen­tral (Ce­pre­de­nac) —del cual Ni­ca­ra­gua es miem­bro— in­di­ca que “el 69.7% de los de­sas­tres ocu­rri­dos en Cen­troa­mé­ri­ca han si­do ori­gi­na­dos por even­tos hi­dro­me­teo­ro­ló­gi­cos, de es­tos 55% fue­ron inun­da­cio­nes, 33% tor­men­tas y hu­ra­ca­nes, 10% se­quías y 2% tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas”.

El Cen­tro de Coor­di­na­ción pa­ra la Pre­ven­ción de los De­sas­tres Na­tu­ra­les en Amé­ri­ca Cen­tral (Ce­pre­de­nac) del cual Ni­ca­ra­gua es miem­bro, in­di­ca que el 69% de la po­bla­ción ni­ca­ra­güen­se es­tá ex­pues­ta al ries­go de desas­tre, es de­cir, vi­ven en zo­nas de inun­da­ción, alud, cer­ca de vol­ca­nes o en zo­nas sís­mi­cas. Ce­pre­de­nac des­ta­ca que “el 69.7 por cien­to de los de­sas­tres ocu­rri­dos en Cen­troa­mé­ri­ca han si­do ori­gi­na­dos por even­tos hi­dro­me­teo­ro­ló­gi­cos, de es­tas, 55% fue­ron inun­da­cio­nes, 33% tor­men­tas y hu­ra­ca­nes, 10% se­quías y 2% tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas”.

Tam­bién el 68% del PIB, es­tá ex­pues­to a los fe­nó­me­nos na­tu­ra­les.

Fran­cis­co Alar­cón, se­cre­ta­rio ad­jun­to de CSUCA, con­si­de­ra que las víc­ti­mas y la vul­ne­ra­bi­li­dad cre­cen de­bi­do a que hay más po­bla­ción ubi­ca­da en lu­ga­res de ries­go y por­que los fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos gol­pean con más cons­tan­cia y fuer­za. “Mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en in­fra­es­truc­tu­ra, ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va ins­ta­la­da, vi­da y opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo”, se pier­den a cau­sa de es­tos fe­nó­me­nos. De­nis Me­lén­dez, de la Me­sa Na­cio­nal de la Ges­tión del Ries­go tam­bién con­si­de­ra que los fe­nó­me­nos hi­dro­me­teo­ro­ló­gi­cos son los que cons­tan­te­men­te cau­san pro­ble­mas. A di­fe­ren­cia de los sis­mos, te­rre­mo­tos o erup­cio­nes vol­cá­ni­cas, que son even­tos sú­bi­tos, los de­sas­tres que ocu­rren con las tor­men­tas, hu­ra­ca­nes o va­gua­das se am­pli­fi­can por­que la po­bla­ción to­ma ma­las de­ci­sio­nes co­mo ti­rar ba­su­ra o cor­tar los bos­ques. Ex­pli­ca que las víc­ti­mas de los fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos tie­nen un ám­bi­to más gran­de y se de­be in­cluir a las per­so­nas que mue­ren por im­pac­tos de ra­yos, gol­pes de ca­lor y se­quías.

Alar­cón con­si­de­ra que las per­so­nas que su­fren por el cam­bio cli­má­ti­co y la va­ria­bi­li­dad del cli­ma son aque­llas “asen­ta­das en áreas in­de­bi­das por la fal­ta de pre­ven­ción, pla­nea­ción y po­bre­za. A ve­ces has­ta se fo­men­ta áreas de ries­gos”, a la vez es­tá el cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal co­mo fac­tor.

PO­SI­TI­VO

Sin em­bar­go, Raúl Salguero, es­pe­cia­lis­ta en ges­tión del ries­go de de­sas­tres de la Se­cre­ta­ria Ge­ne­ral del Con­se­jo Su­pe­rior Uni­ver­si­ta­rio Cen­troa­me­ri­cano (CSUCA) afir­ma que Ni­ca­ra­gua es el país en Cen­troa­mé­ri­ca con me­jor si­ner­gia o tra­ba­jo en con­jun­to en el te­ma de re­duc­ción de ries­gos an­te de­sas­tres. Salguero re­la­ta que lue­go del hu­ra­cán Mitch ha­ce 19 años, que im­pac­tó fuer­te­men­te Cen­troa­mé­ri­ca, “ni si­quie­ra es­tá­ba­mos avi­sa­dos del fe­nó­meno, to­do lo que su­pi­mos es que ya es­ta­ba y tu­vi­mos que ser to­tal­men­te emer­gen­cis­tas”.

Con­si­de­ra que aho­ra el tra­ba­jo or­ga­ni­za­cio­nal es mu­cho me­jor y Ni­ca­ra­gua va en buen pa­so. “Es in­creí­ble la con­vo­ca­to­ria que hay. Po­de­mos ver el con­tras­te en­tre la or­ga­ni­za­ción de los de­más paí­ses cuan­do con­vo­ca­mos pa­ra pre­sen­tar un pro­yec­to. Ve­mos có­mo aquí se ar­ti­cu­la más fá­cil­men­te las uni­ver­si­da­des con el Sis­te­ma Na­cio­nal de Pre­ven­ción, Mi­ti­ga­ción y Aten­ción de De­sas­tres (Si­na­pred) in­clu­so, en­tre uni­ver­si­da­des pú­bli­cas y pri­va­das”, sos­tie­ne Salguero. La gé­ne­sis de la pre­ven­ción y mi­ti­ga­ción de de­sas­tres de Ni­ca­ra­gua se re­mon­ta al mes de oc­tu­bre de 1998 cuan­do el hu­ra­cán Mitch cau­só gra­ves da­ños. La co­di­rec­to­ra de Si­na­pred, Xochilt Cor­tez afir­ma que des­de que se creó es­ta ins­ti­tu­ción, las ci­fras de per­so­nas que son víc­ti­mas de fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos han ve­ni­do dis­mi­nu­yen­do. “Las pér­di­das hu­ma­nas a cau­sa de ame­na­zas na­tu­ra­les y la vul­ne­ra­bi­li­dad en el país son mí­ni­mas”, ase­gu­ra Cor­tez. “No hay per­so­nas des­pla­za­das y sin ho­gar a cau­sa de los fe­nó­me­nos de la na­tu­ra­le­za”.

So­bre si el sis­te­ma de ges­tión de ries­go de de­sas­tres ha po­di­do re­du­cir las víc­ti­mas de las ame­na­zas na­tu­ra­les, Salguero cree que hay que re­vi­sar las es­ta­dís­ti­cas pa­ra sa­ber si se avan­za o no. Sin em­bar­go “las ame­na­zas son cons­tan­tes y las he­mos vis­to agra­va­das por el cam­bio cli­má­ti­co en los úl­ti­mos años”.

DÍA PA­RA LA RE­DUC­CIÓN DE DE­SAS­TRES

Li­seth Ruiz, del Cen­tro Hum­boldt, afir­ma que du­ran­te la aler­ta del hu­ra­cán Ot­to en 2016, más de 11,000 per­so­nas fue­ron eva­cua­das en al­ber­gues. Mien­tras, ocu­rrió un sis­mo en el Pa­cí­fi­co. “Es­to in­di­ca que el país es mul­ti­ame­na­zas y que de­be es­tar pre­pa­ra­do”, sos­tie­ne.

Ar­min Ull­mann, je­fe de Coo­pe­ra­ción In­ter­na­cio­nal Ad­jun­to y res­pon­sa­ble de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria de la Coo­pe­ra­ción Sui­za en Amé­ri­ca Cen­tral re­ve­la que 18,000 per­so­nas en­tre do­cen­tes, es­tu­dian­tes y co­mu­ni­ta­rios de 21 uni­ver­si­da­des fue­ron ca­pa­ci­ta­dos en tres años en el te­ma de re­duc­ción de de­sas­tres y que se lo­gró in­tro­du­cir el te­ma de la re­duc­ción de ries­go en pro­gra­mas edu­ca­ti­vos de 51 ca­rre­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.