CA­CHO­RROS VEN­CEN A LOS NA­CIO­NA­LES

¡CÓ­MO SE SU­FRIÓ! Co­mo de­cía mi abue­lo, un due­lo no ap­to pa­ra car­día­cos. Los so­bre­sal­tos fue­ron tan­tos que ter­mi­na­mos va­cu­na­dos. El triun­fo de los Ca­cho­rros por 9-8 les per­mi­te avan­zar pa­ra fa­jar­se con los Dod­gers por el ban­de­rín de la Li­ga Na­cio­nal. Una v

El Nuevo Diario - - Portada - ED­GAR TIJERINO M.

CE­RRA­DO. Co­mo de­cía mi abue­lo, un due­lo no ap­to pa­ra car­día­cos. Los so­bre­sal­tos fue­ron tan­tos que ter­mi­na­mos va­cu­na­dos. El triun­fo de los Ca­cho­rros por 9-8 les per­mi­te avan­zar pa­ra fa­jar­se con los Dod­gers por el ban­de­rín de la Li­ga Na­cio­nal. Una vez más, los Na­cio­na­les se tra­ban.

Jue­go in­ten­so, in­se­gu­ro, de ner­vios al­te­ra­dos, co­ra­zo­nes ace­le­ra­dos, de­ci­sio­nes dis­cu­ti­das, cons­tan­tes re­vi­sio­nes, de­dos mas­ti­ca­dos al ter­mi­nar­se las uñas y el sus­pen­so dan­zan­do fre­né­ti­ca­men­te de un la­do a otro, sin sa­ber dón­de y có­mo fre­nar. Un jue­go pa­ra su­frir­lo con las dos cha­que­tas. Se im­pu­sie­ron los Ca­cho­rros 9-8 con Wa­de Da­vis lan­zan­do des­de la cal­de­ra del dia­blo. Los fac­to­res des­equi­li­bran­tes fue­ron múl­ti­ples, por en­ci­ma de la ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to de nues­tra me­mo­ria. Me que­do con las tres fa­llas de­fen­si­vas del cat­cher Wit­ters, el pas­bol, el mal ti­ro y la in­ter­fe­ren­cia en el quin­to in­ning de cua­tro ca­rre­ras, pe­ro no voy a ol­vi­dar el qui­te de pie por par­te de Lo­ba­tón, sien­do out por el ti­ro cer­te­ro del re­cep­tor Con­tre­ras. Era un mo­men­to de pre­sión ex­tre­ma. Vol­tean­do un 4-1 ad­ver­so, los Ca­cho­rros es­tán con vi­da y en­fren­ta­rán a los Dod­gers pe­lean­do la po­si­bi­li­dad de de­fen­der su co­ro­na.

DES­DE EL ARRAN­QUE

Los dos equi­pos co­lo­ca­ron co­rre­dor en se­gun­da sin out en el pri­mer in­ning, pe­ro so­lo ano­ta­ron los Ca­cho­rros que de­ja­ron las ba­ses lle­nas fren­te al pit­cheo in­cier­to de Gio Gon­zá­lez. Ro­le­ta­zo im­pul­sa­dor de An­tony Riz­zo des­pués de un pit­cheo sal­va­je de Gon­zá­lez que lle­vó a ter­ce­ra a Jon Jay, abri­dor del jue­go con do­ble, ade­lan­tó a los Ca­cho­rros 1-0. No era pa­ra que la mul­ti­tud se hun­die­ra en las bu­ta­cas, pe­ro ver las ba­ses car­ga­das con dos outs y Ja­son Werth al ba­te, pro­vo­có una jus­ti­fi­ca­da preo­cu­pa­ción. Sin em­bar­go, el pon­che a Werth le per­mi­tió al zur­do de 32 años, una vez ga­na­dor de 21 jue­gos, ha­cer su pro­pio res­ca­te en me­dio de las di­fi­cul­ta­des. Esa di­fe­ren­cia fue bo­rra­da brus­ca­men­te en el cie­rre del se­gun­do con una arre­me­ti­da de cua­tro ca­rre­ras por par­te de los Na­cio­na­les, apro­ve­chan­do el jon­rón so­li­ta­rio de Da­niel Murphy, y el que dis­pa­ró Mi­chael Tay­lor con dos cir­cu­lan­do, des­pués de hits se­gui­dos de An­tony Ren­dón y Matt Wei­ters. El pú­bli­co au­lla­ba mien­tras la pi­za­rra gi­ra­ba mos­tran­do el 4-1 a fa­vor de Washington. No era pa­ra que en Chica­go se es­cu­cha­ra un do­blar de cam­pa­nas por ser tan tem­prano, pe­ro si pa­ra po­ner las es­pe­ran­zas en re­mo­jo en la pi­le­ta del es­cep­ti­cis­mo. El punch de los Na­cio­na­les es­ta­ba ha­cien­do es­tra­gos gol­pean­do a Hen­dricks.

CA­CHO­RROS MUES­TRAN DEN­TA­DU­RA

Des­pués de li­qui­dar el se­gun­do in­ning rá­pi­da­men­te y con au­to­ri­dad, se pen­só que Hen­dricks to­ma­ría ese es­pal­da­ra­zo de su ba­teo, co­mo un for­ti­fi­can­te, pe­ro no fue así. Br­yant le abrió el ter­ce­ro con do­ble y aun­que pon­chó a Riz­zo, bo­le­tos a Con­tre­ras y Al­mo­ra lle­na­ron los cos­ta­les pa­ra el ro­le­ta­zo im­pul­sa­dor de Ru­sell, recortando la dis­tan­cia 2-4. Otro wild pitch de Gon­zá­lez, abrió puer­tas pa­ra que Con­tre­ras ano­ta­ra, es­tre­chan­do la pi­za­rra 3-4 y ha­cien­do flo­tar la in­cer­ti­dum­bre a bor­do de un mur­cié­la­go so­bre las tri­bu­nas, en tan­to Hen­dricks ma­ne­ja­ba bien un hit de Weit­ters en el ter­ce­ro, y re­sol­vía el cuar­to pe­se a los imparables con­se­cu­ti­vos de Werth y Har­per.

Na­die más pre­sio­na­do que Dusty Ba­ker. El má­na­ger de los Na­cio­na­les, re­cor­dan­do al Ca­pi­tán Smith del “Ti­tá­nic” y tra­tan­do de es­qui­var cual­quier mon­ta­ña de hie­lo, de­ci­dió traer a Max Scher­zer. Aun­que re­cien­te­men­te ha­bía rea­li­za­do 98 lan­za­mien­tos, su co­ra­zón hin­cha­do co­mo siem­pre, y so­bre to­do su bra­zo con­ver­ti­do en lá­ti­go, pro­por­cio­na­rían la ma­yor se­gu­ri­dad en de­fen­sa de esa ca­rre­ra. Pe­ro Scher­zer quien sa­có apu­ra­do los dos pri­me­ros outs del quin­to, no pu­do evi­tar que la na­ve se es­tre­lla­ra. Hits de Con­tre­ras y Zo­brist y do­ble ba­rre ba­ses de Ru­sell, po­si­bi­li­tó que los Ca­cho­rros to­ma­ran las rien­das 5-4. Ba­se in­ten­cio­nal a Hey­ward, pon­che a Báez con un pas­bol y un mal ti­ro de Weit­ters a pri­me­ra, una in­ter­fe­ren­cia del atur­di­do cat­cher y un gol­pe a Jay con to­das las ba­ses ocu­pa­das, agre­ga­ron dos ca­rre­ras y la ven­ta­ja de Chica­go era de 7-4.

TO­DO PA­RE­CÍA ES­CRI­TO

Los Ca­cho­rros agre­ga­ron otra ca­rre­ra en el sex­to contra Bran­don Kin­tz­ler sa­cán­do­le pro­ve­cho a otro do­ble de Rus­sell que pa­re­ció es­tar en el radar de Werth sin po­der cap­tu­rar la pe­lo­ta. La ven­ta­ja se es­ti­ró 8-4, pe­ro la agre­sión de los Na­cio­na­les contra Mont­go­mery en el cie­rre con dos bo­le­tos y dos dobles de Har­per y Murphy, los me­tió nue­va­men­te en la pe­lea, atrás 6-8, pe­ro en pie de gue­rra. La apro­xi­ma­ción 8-9 en el cie­rre del oc­ta­vo con el out im­pre­vis­to de Lo­ba­tón con­se­cuen­cia de un vi­ra­je cer­te­ro del cat­cher, con­vir­tió el te­mor en mie­do. Per­der equi­va­lía a mo­rir y el desen­la­ce se ba­lan­cea­ba co­mo lo ha­ce Be­yon­ce o Sha­ki­ra. La úl­ti­ma ba­tea­da de los Na­cio­na­les, fue con el ran­cho ar­dien­do. Da­vis ce­rró puer­tas ex­ce­dién­do­se.

TREA TUR­NER DE LOS NA­CIO­NA­LES ES PUES­TO “OUT” EN EL PLA­TO.

LOS CA­CHO­RROS REAC­CIO­NA­RON A LA OFEN­SI­VA AN­TE SCHER­ZER.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.