Gua­sa­ca­te in­ten­ta re­cu­pe­rar­se tras Na­te

Los más afec­ta­dos fue­ron pe­que­ños y me­dia­nos em­pre­sa­rios tu­rís­ti­cos que brin­dan ser­vi­cios de ali­men­ta­ción y hos­pe­da­je.

El Nuevo Diario - - País - LÉSBER QUIN­TE­RO

DA­ÑOS.

Gua­sa­ca­te, uno de los prin­ci­pa­les des­ti­nos tu­rís­ti­cos de sur­fis­tas que vi­si­tan las pla­yas del mu­ni­ci­pio de To­la, lucha por bo­rrar las he­ri­das y des­tro­zos cau­sa­dos ha­ce nue­ve días por el pa­so de la tor­men­ta tro­pi­cal Na­te.

Los más afec­ta­dos por el desas­tre que de­jó la tor­men­ta fue­ron a pe­que­ños y me­dia­nos em­pre­sa­rios tu­rís­ti­cos que brin­dan ser­vi­cios de res­tau­ran­te y hos­pe­da­je, y que de­bi­do a los se­ve­ros da­ños y la fal­ta de energía aún no re­gre­san a la nor­ma­li­dad que ca­rac­te­ri­za a es­te des­tino tu­rís­ti­co.

“La fuer­za de la na­tu­ra­le­za arra­só con to­do a su pa­so y al­gu­nos que­da­mos sin na­da por­que per­di­mos la in­fra­es­truc­tu­ra de nues­tros ne­go­cios e in­ven­ta­rios de los pro­duc­tos que te­nía­mos al­ma­ce­na­dos y re­fri­ge­ra­dos”, de­ta­lló Car­la Gui­do, pro­pie­ta­ria del res­tau­ran­te Cá­te­rin, cu­yo edi­fi­cio fue des­tro­za­do por la llu­via y el vien­to. El res­tau­ran­te que­dó atra­pa­do en­tre las cre­ci­das del río de las Sa­li­nas de Nahua­la­pa y las ma­re­ja­das que se re­gis­tra­ron la ma­dru­ga­da del 5 de oc­tu­bre des­tro­za­ron las pa­re­des y arra­sa­ron con los equi­pos de tra­ba­jo que es­ta­ban en su in­te­rior. Ma­ria­na Es­pi­no­za Sán­chez, del res­tau­ran­te La Per­la, es una de las afec­ta­das que aún no lo­gra reac­ti­var el ser­vi­cio ha­bi­tual. “Aquí se per­dió re­fri­ge­ra­do­ra, co­ci­na in­dus­trial, pa­ne­les so­la­res, la ro­pa, uten­si­lios de co­ci­na, mue­bles y aba­ni­cos por­que tu­vi­mos que aban­do­nar los ne­go­cios pa­ra re­fu­giar­nos en un al­ber­gue lo­ca­li­za­do en una lo­ma, y cuan­do re­gre­sa­mos so­lo en­con­tra­mos de­sas­tres”, ex­pli­có Es­pi­no­za Sán­chez, de 48 años.

El Res­tau­ran­te y Hos­tal “Ti­ca Número Dos” fue uno de los que su­frió pér­di­das cuan­tio­sas en su in­fra­es­truc­tu­ra lue­go que el agua inun­da­ra y so­ca­va­ra el in­mue­ble.

Jes­si­ca Ma­galy Chá­vez, pro­pie­ta­ria del es­ta­ble­ci­mien­to tu­rís­ti­co, ase­gu­ró que dos de las 14 ha­bi­ta­cio­nes del hos­tal co­lap­sa­ron “pro­duc­to de la fuer­za de las co­rrien­tes y la crecida de es­te­ro que tam­bién arras­tró do­cu­men­tos per­so­na­les, y re­ven­tó pa­re­des en la plan­ta de aba­jo de la in­fra­es­truc­tu­ra”.

Glo­ría Ma­ría Men­do­za tam­bién per­dió su ne­go­cio ubi­ca­do fren­te al es­te­ro, en una zo­na don­de el río se une con el mar y es­ti­ma que las pér­di­das su­pe­ran los US$30,000. “El da­ño cau­sa­do a los pe­que­ños y me­dia­nos ne­go­cios es cuan­tio­so y co­mo miem­bros de las My­pi­mes tu­rís­ti­cas y de Cá­ma­ra Ni­ca­ra­güen­se de la Mi­cro, Pe­que­ña y Me­dia­na Em­pre­sa Tu­rís­ti­ca (Can­tur), los afec­ta­dos de Gua­sa­ca­te nos he­mos reuni­do pa­ra pro­po­ner un plan de fi­nan­cia­mien­to que nos per­mi­ta re­cu­pe­rar­los del desas­tre nun­ca an­tes vis­to en es­ta zo­na”, se­ña­ló Men­do­za.

Se­gún los afec­ta­dos, en Gua­sa­ca­te exis­ten diez ne­go­cios de lu­ga­re­ños que fue­ron afec­ta­dos to­tal o par­cial­men­te tan­to en in­fraes­truc­tu­ras co­mo en ma­te­rial de tra­ba­jo y pro­duc­tos pe­re­ce­de­ros.

La fuer­za de la na­tu­ra­le­za arra­só con to­do a su pa­so y al­gu­nos que­da­mos sin na­da por­que per­di­mos la in­fra­es­truc­tu­ra de nues­tros ne­go­cios...”

ASÍ QUE­DÓ UNO DE LOS NE­GO­CIOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.