Pro­du­cir y apli­car co­no­ci­mien­tos pa­ra desa­rro­llo e in­de­pen­den­cia

El Nuevo Diario - - Opinión - EDDY ZEPEDA CRUZ*

Dos co­yun­tu­ras re­cien­tes, con ca­rac­te­rís­ti­cas de si­tua­cio­nes per­ma­nen­tes, ocu­pan la aten­ción de la ciu­da­da­nía. Los de­sas­tres na­tu­ra­les, con res­pon­sa­bi­li­dad par­cial del cam­bio cli­má­ti­co y tam­bién de ne­gli­gen­cias hu­ma­nas, y los de­sas­tres pro­vo­ca­dos por los ma­yo­res de­pre­da­do­res: la mis­ma es­pe­cie hu­ma­na, la Ni­ca Act. Los men­cio­na­mos co­mo per­ma­nen­tes, pues­to que siem­pre es­tán allí con ca­ras dis­tin­tas en mo­men­tos dis­tin­tos, cró­ni­ca­men­te, pe­ro con el mis­mo efec­to no­ci­vo. La co­rre­la­ción de am­bos se men­cio­na­rá al fi­nal de la re­fle­xión, cual es­pe­cie de co­ro­la­rio.

En otro ám­bi­to, es­ta vez po­si­ti­vo, es me­ri­to­rio des­ta­car el es­fuer­zo de gru­pos de per­so­nas que se es­fuer­zan por en­con­trar soluciones a pro­ble­mas so­cia­les de los ciu­da­da­nos. In­ves­ti­ga­do­res y aca­dé­mi­cos que se man­tie­nen ocu­pa­dos apor­tan­do co­no­ci­mien­tos pa­ra la cons­truc­ción de una so­cie­dad más sa­na y más jus­ta. Dos ejem­plos a re­sal­tar: El apor­te de es­pe­cia­lis­tas en en­fer­me­da­des car­dia­cas, na­cio­na­les y ex­tran­je­ros, que com­par­tie­ron re­sul­ta­dos de avan­ces en el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to de pro­ble­mas del co­ra­zón, y la con­tri­bu­ción de es­pe­cia­lis­tas en téc­ni­cas no­ve­do­sas pa­ra iden­ti­fi­car se­ro­ti­pos po­ten­cial­men­te can­ce­rí­ge­nos en nues­tras mu­je­res: pa­ra es­tu­diar los ries­gos po­ten­cia­les de en­fer­mar por cáncer cér­vi­co-ute­ri­no, de al­ta fre­cuen­cia y mor­ta­li­dad en el país. Afor­tu­na­da­men­te, la pro­duc­ción de co­no­ci­mien­tos si­gue su cur­so inin­te­rrum­pi­do, a pe­sar de las ame­na­zas la­ten­tes. Los más re­cien­tes avan­ces en el cam­po de la car­dio­lo­gía (clí­ni­ca e in­ter­ven­cio­nis­ta) fue­ron com­par­ti­dos en el con­gre­so anual de es­ta es­pe­cia­li­dad, don­de se abor­da­ron te­mas que in­ci­den en la mor­bi­mor­ta­li­dad de Ni­ca­ra­gua. Sien­do un país po­bre, la po­bla­ción en­fer­ma y mue­re de ma­les si­mi­la­res a po­bla­cio­nes del pri­mer mun­do. Dia­be­tes, in­far­tos car­dia­cos, ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res, obe­si­dad, etc. Emu­la­mos con­duc­tas y com­por­ta­mien­tos de so­cie­da­des con otros ni­ve­les de desa­rro­llo y ca­pa­ci­da­des de res­pues­ta de sus sis­te­mas sa­ni­ta­rios. So­cie­dad de con­su­mo que se de­ba­te en las se­cue­las de la glo­ba­li­za­ción, pa­gan­do con­se­cuen­cias gra­tui­tas. Si­mi­lar fe­nó­meno se ob­ser­va con las re­per­cu­sio­nes del cam­bio cli­má­ti­co, don­de unos po­cos paí­ses pro­vo­can los da­ños y mu­chos de­ben asu­mir los cos­tos eco­nó­mi­cos y so­cia­les.

Ca­si de ma­ne­ra si­mul­tá­nea se dio a co­no­cer a la aso­cia­ción de gi­ne­có­lo­gos los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio mo­le­cu­lar so­bre la pre­va­len­cia del vi­rus del pa­pi­lo­ma hu­mano, de di­fe­ren­tes se­ro­ti­pos, (po­ten­cial can­ce­rí­geno pa­ra el cáncer cér­vi­co-ute­ri­no), por par­te de es­pe­cia­lis­tas in­ves­ti­ga­do­res del Cen­tro de Bio­lo­gía Mo­le­cu­lar de la Universidad Cen­troa­me­ri­ca­na. En­tre sus prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes se men­cio­na lo si­guien­te: Los gru­pos de mu­je­res en edad re­pro­duc­ti­va y pro­duc­ti­va (19-24 años) pre­sen­tan al­ta pre­va­len­cia de in­fec­ción por se­ro­ti­pos 16-18, que po­ten­cial­men­te pue­dan lle­gar a desa­rro­llar cáncer cér­vi­co-ute­ri­no. (Con­si­de­ran­do que la ex­pec­ta­ti­va de vi­da ac­tual es de más de 68 años en las ni­ca­ra­güen­ses, les que­da mu­cho tiem­po pa­ra en­fer­mar de di­cha pa­to­lo­gía, de no aten­der­se ade­cua­da­men­te). En di­cho es­tu­dio se iden­ti­fi­có la re­la­ción en­tre cin­co va­ria­bles o ca­rac­te­rís­ti­cas: 1.- La edad tem­pra­na en el ini­cio de re­la­cio­nes de nues­tros ado­les­cen­tes y jó­ve­nes ,2.- El al­to in­ter­cam­bio de pa­re­jas o pro­mis­cui­dad, 3.- Vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca, cu­ya víc­ti­ma ca­si siem­pre es la mu­jer, 4.- Uso des­con­tro­la­do de an­ti­con­cep­ti­vos con car­ga hor­mo­nal im­por­tan­te, y 5.- Ex­po­si­ción a hu­mo de ci­ga­rri­llo (ac­ti­vo o pa­si­vo), cu­yo da­ño en­do­te­lial ha si­do de­mos­tra­do co­mo fac­tor de ries­go car­dio­vas­cu­lar y obs­té­tri­co. Ta­les ca­rac­te­rís­ti­cas in­ci­den en la mor­bi­mor­ta­li­dad ge­ne­ral sien­do con­tro­la­bles con me­di­das de ba­jo cos­to, don­de la edu­ca­ción es el pun­to de par­ti­da fun­da­men­tal, siem­pre y cuan­do sean asu­mi­das con prio­ri­dad de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas pa­ra Desa­rro­llo Hu­mano Sos­te­ni­ble, si­mi­lar a los Ob­je­ti­vos del Mi­le­nio. Ne­ce­si­ta­mos asu­mir com­pro­mi­so de ciu­da­da­nos res­pon­sa­bles, con­tri­bu­yen­do a la ge­ne­ra­ción de soluciones fac­ti­bles, ba­sa­das en co­no­ci­mien­tos, pa­ra po­der al­can­zar in­de­pen­den­cia y no es­tar so­me­ti­dos a ex­tor­sio­nes y chantajes de par­te de per­so­na­jes o gru­pos éli­tes cu­ya sa­lud men­tal se en­cuen­tra dis­tor­sio­na­da.

Si­ga­mos pro­du­cien­do y apli­can­do co­no­ci­mien­tos, ha­cién­do­los ac­ce­si­bles a to­dos. Una­mos es­fuer­zos, en la par­te pú­bli­ca, pri­va­da y la co­mu­ni­dad. Qui­zás sea una for­ma de erra­di­car la po­bre­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.