¿Po­drá Ri­go?

El Nuevo Diario - - Pasión - ED­GAR TIJERINO

YO LO VI. La­men­to que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de afi­cio­na­dos y cro­nis­tas, no ha­yan po­di­do ver en ac­ción a Ri­go­ber­to Me­na, el gran short stop de los años 60 en nues­tra pe­lo­ta pro­fe­sio­nal de tan­ta bri­llan­tez y tan bien gra­ba­dos re­cuer­dos. La­men­to que no hay vi­deos, y aun­que aún en las bo­rro­sas fo­tos en blan­co y ne­gro que se pu­bli­ca­ban en los pe­rió­di­cos de la épo­ca, pa­re­ce co­brar vi­da mien­tras bus­ca pe­lo­tas en los más in­có­mo­dos rin­co­nes del in­field, y dis­pa­ra hits ha­cia to­dos los sec­to­res del cam­po con una fa­ci­li­dad asom­bro­sa fren­te a pit­cheo “ta­cón al­to”, no hay ma­ne­ra que pue­dan ima­gi­nar­lo co­mo real­men­te era… Qué suer­te pa­ra no­so­tros, que atra­ve­sá­ba­mos el ba­chi­lle­ra­to, ha­ber­lo vis­to fun­cio­nar en su eta­pa de es­plen­dor y gran­de­za, y aun­que se nos per­dió de vis­ta cuan­do fue a Mé­xi­co pa­ra se­guir im­pre­sio­nan­do y con­ven­cien­do, es­tu­vi­mos pen­dien­tes de sus eje­cu­to­rias por me­dio de las crónicas de Raúl Men­do­za en Ex­cél­sior, y las de Tomás Morales y En­ri­que Ker­le­gand en las re­vis­tas Hit y Su­per Hit que aquí cir­cu­la­ban. “Ri­go fi­gu­ra cum­bre”, Ri­go el im­pon­cha­ble”, “Ri­go el hi­tea­dor”, fue­ron ti­tu­la­res co­mu­nes. En Mé­xi­co, lo re­cuer­dan.

LO QUE BUS­CA. El que fue un for­mi­da­ble short stop, se en­cuen­tra en­tre no­so­tros. Al­mor­cé con él pa­ra re­cor­dar vie­jos tiem­pos, una ma­ne­ra de dis­traer­se en la ter­ce­ra edad. El y yo te­ne­mos 74 años. Aho­ra es me­nos si­len­cio­so, pe­ro si­gue dis­tan­te de la lo­cua­ci­dad. Si le fa­ci­li­ta­mos un guan­te y un ba­te, se trans­for­ma, pe­ro ese tiem­po ya pa­só… Sin em­bar­go, Ri­go an­da en bus­ca de ha­cer una de sus úl­ti­mas atra­pa­das, no ne­ce­sa­ria­men­te con el guan­te de re­vés en el fon­do del aba­ni­co, sino en for­ma más sen­ci­lla, vi­nien­do ha­cia de­lan­te, y es con­se­guir un tra­ba­jo, al­go que le ex­pli­co, no es fá­cil por es­tos la­dos. Se co­mu­ni­có con Car­los Re­yes, y pre­ten­de con­tac­tar­se con Mar­lon Torres, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de De­por­tes y con Em­mett Lang, pre­si­den­te del Co­mi­té Olím­pi­co, quien lo vio ju­gar en la pro­fe­sio­nal sin ser fa­ná­ti­co del Cin­co Es­tre­llas… “He es­ta­do tra­ba­jan­do en un su­per­mer­ca­do en Mia­mi, pe­ro quie­ro re­gre­sar a Ni­ca­ra­gua y que­dar­me. Pue­do ayu­dar co­mo en­tre­na­dor, es mi ob­je­ti­vo”, di­ce quién fue má­na­ger en nues­tra pe­lo­ta ha­ce unos años. ¿Po­drá Ri­go, miem­bro del Sa­lón de la Fa­ma del de­por­te pi­no­le­ro, con­se­guir ese tra­ba­jo?

EL BRI­LLO QUE­DA. ¿Cuán­tos, de los que fue­ron tes­ti­gos en 1964, vién­do­lo con­ver­tir­se en Más Va­lio­so de esa Se­rie In­te­ra­me­ri­ca­na por en­ci­ma de pe­lo­te­ros del ca­li­bre de Ro­ber­to Cle­men­te y Or­lan­do Ce­pe­da, se en­cuen­tran to­da­vía en pie de lucha? En esa Se­rie, una de las tan­tas gra­dua­cio­nes de Ri­go co­mo pe­lo­te­ro ex­cep­cio­nal, Ri­go fue el me­jor pa­ra­cor­to, de­jan­do atrás al bo­ri­cua Jo­sé An­to­nio Pa­gán, en ese mo­men­to ti­tu­lar con los Gi­gan­tes de

San Fran­cis­co; al pa­na­me­ño Gil Ga­rri­do, quien fue fir­ma­do por los Gi­gan­tes y con­ti­nuó con los Bra­vos; y Da­go­ber­to Can­pa­ne­ris, short siem­pre re­cor­da­ble de aque­llos Atlé­ti­cos de Oa­kland. Ese ha si­do, sin la me­nor du­da, el even­to de beis­bol de más al­to ni­vel de com­pe­ten­cia vis­to en Ni­ca­ra­gua, y la fi­gu­ra cum­bre en el cam­peo­na­to lo­gra­do por el Cin­co Es­tre­llas, fue Ri­go­ber­to Me­na… En su in­men­sa hu­mil­dad, nun­ca ha­bla so­bre él. Pre­fie­re es­cu­char a los otros, y de­be emo­cio­nar­se aun­que lo ocul­ta bien. Su ma­yor sa­la­rio en aque­lla pro­fe­sio­nal, fue de 4,000 cór­do­bas, equi­va­len­te a ca­si 600 dó­la­res. Nun­ca tu­vo di­ne­ro, sim­ple­men­te dis­fru­tó el beis­bol. Aho­ra, ne­ce­si­ta un tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.