DE­MI LO­VA­TO “DES­NU­DA” SU AL­MA

DO­CU­MEN­TAL. La can­tan­te ha­bla so­bre las adic­cio­nes que le hi­cie­ron mu­cho da­ño, así co­mo su pro­ble­ma de bi­po­la­ri­dad.

El Nuevo Diario - - Fama - EFE

Tie­ne 25 años y cuen­ta con seis dis­cos a sus es­pal­das, pe­ro tras el éxi­to de De­mi Lo­va­to se es­con­de un his­to­rial de su­fri­mien­to del que ha lo­gra­do pa­sar pá­gi­na y que plas­ma aho­ra en el do­cu­men­tal “Simply Com­pli­ca­ted”. “Soy una per­so­na com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te y es­toy fe­liz por ello”, di­jo. Lo­va­to, la voz de te­mas co­mo “Sorry Not Sorry”, “Cool For The Sum­mer” o “Heart At­tack”, arras­tra unos 140 mi­llo­nes de se­gui­do­res en re­des so­cia­les. Es el es­pe­jo en el que se mi­ran ado­les­cen­tes de to­do el mun­do. Por eso quie­re de­jar cla­ro que no es oro to­do lo que re­lu­ce y que ella mis­ma ha su­fri­do —o aún su­fre— los pro­ble­mas que afec­tan a cual­quier otra per­so­na.

SUS ADIC­CIO­NES

“Lle­vé a ca­bo mu­chos com­por­ta­mien­tos da­ñi­nos pa­ra la sa­lud”, re­co­no­ció la ar­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se en alu­sión a su abu­so del al­cohol y las dro­gas, lo que lle­vó a la ar­tis­ta, en 2012, a vi­vir en un cen­tro de des­in­to­xi­ca­ción de Los Án­ge­les du­ran­te más de un año.

“Pe­ro el prin­ci­pal pro­ble­ma es que su­fría mu­cho por en­fer­me­da­des men­ta­les pa­ra las que no es­ta­ba re­ci­bien­do tra­ta­mien­to”, in­di­có la de Al­bu­quer­que, que des­de en­ton­ces nun­ca ha elu­di­do ha­blar so­bre sus tras­tor­nos ali­men­ti­cios y su des­or­den bi­po­lar.

“Cuan­do es­tás atas­ca­da en una si­tua­ción así, en la que no sa­bes có­mo ni a quién pe­dir ayu­da, es fá­cil caer en ese agu­je­ro ne­gro. Yo es­tu­ve allí y es­tu­ve a pun­to de ren­dir­me”, apun­tó, re­co­no­cien­do que lle­gó in­clu­so a pen­sar en el sui­ci­dio.

“Pe­ro ten­go a gen­te cer­ca de mí que me sa­có de allí y me obli­gó a cam­biar las co­sas. Me­re­ce la pe­na vi­vir la vi­da. Se pue­de ser fe­liz a pe­sar de los pro­ble­mas. To­dos pa­sa­mos por co­sas si­mi­la­res. Quie­ro en­viar ese men­sa­je a mis fans. Es im­por­tan­te que lo re­cuer­den”, de­cla­ró Lo­va­to, pa­ra quien es cla­ve te­ner a fa­mi­lia­res y ami­gos cer­ca­nos que pue­dan di­ri­gir­se a ella con to­tal sin­ce­ri­dad.

“Son per­so­nas que no es­tán a mi la­do por la fa­ma. Y son los que más ne­ce­si­to cer­ca”, re­cal­có.

ES­TRENO DEL DO­CU­MEN­TAL

“De­mi Lo­va­to: Simply Com­pli­ca­ted”, de es­treno el mar­tes 17 en su ca­nal ofi­cial de You­tu­be a par­tir de las 10.00 (17.00 GMT), ofre­ce un re­la­to ín­ti­mo de la vi­da de la su­per­es­tre­lla del pop, de có­mo se ha con­ver­ti­do en la fi­gu­ra que es hoy día y de có­mo pre­pa­ró su úl­ti­mo tra­ba­jo mu­si­cal, “Tell me you lo­ve me”. “He cum­pli­do 25 años y he apren­di­do mu­cho so­bre mí mis­ma. Creo que era una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra com­par­tir con la gen­te las ex­pe­rien­cias que he vi­vi­do has­ta hoy”, sos­tu­vo la can­tan­te, que en la obra da de­ta­lles so­bre sus pro­ble­mas con la co­caí­na e in­clu­so so­bre su ten­den­cia ha­cia las au­to­le­sio­nes.

“Soy una per­so­na com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te y es­toy fe­liz por ello. Lo he pa­sa­do muy mal. No me que­ría a mí mis­ma, pe­ro he apren­di­do que no ne­ce­si­tas a na­die más pa­ra sen­tir­te ple­na con­ti­go mis­ma. Apren­der a que­rer­te por quien eres y lo que va­les es fun­da­men­tal pa­ra su­pe­rar cual­quier obs­tácu­lo”, ma­ni­fes­tó.

Lo­va­to lle­va cer­ca de seis años sin pro­bar una go­ta de al­cohol y es­tá abier­ta al amor tras po­ner pun­to fi­nal a su re­la­ción sen­ti­men­tal con el ac­tor Wil­der Val­de­rra­ma, pe­ro es cons­cien­te de que nun­ca lo­gra­rá de­jar atrás por com­ple­to to­dos sus pro­ble­mas.

“El tras­torno ali­men­ti­cio siem­pre es­ta­rá con­mi­go. Es al­go contra lo que lu­cha­ré to­da mi vi­da. Es más di­fí­cil y du­ro que aban­do­nar las dro­gas y el al­cohol, pe­ro si­go en la ba­ta­lla, que es lo más im­por­tan­te”, apun­tó Lo­va­to, que ha­ce ejer­ci­cio prác­ti­ca­men­te ca­da día —es ex­per­ta en ar­tes mar­cia­les— pa­ra ayu­dar a so­bre­lle­var esa si­tua­ción. Lo­va­to ter­mi­na la char­la y ase­gu­ra que le en­can­ta es­cu­char el acen­to es­pa­ñol, lo que da pie a una sor­pren­den­te re­ve­la­ción. “Soy his­pa­na por­que mis raí­ces pro­vie­nen de Es­pa­ña, no de Mé­xi­co. No lo su­pe real­men­te has­ta que me hi­ce un test de ADN en fe­bre­ro. Me en­can­ta can­tar en es­pa­ñol, pe­ro aún es­toy apren­dien­do el idio­ma y la cul­tu­ra”, con­fe­só.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.