Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les

El Nuevo Diario - - Opinión - SA­LO­MÓN MAN­ZA­NA­RES CA­LE­RO* * Periodista.

Du­ran­te una cla­se, pre­gun­té a mis es­tu­dian­tes de Pe­rio­dis­mo en Udem, a qué atri­buían los fe­nó­me­nos na­tu­ra­les. Días an­tes, el 25 de di­ciem­bre de 2016 en Chi­le ha­bía ocu­rri­do un te­rre­mo­to. Ca­da uno opi­nó; cas­ti­go de Dios y el fin del mun­do, bom­bas que ex­plo­tan los ejér­ci­tos pa­ra ha­cer tem­blar, des­truc­ción o ven­gan­za de la na­tu­ra­le­za y una que otra crea­ti­vi­dad ju­ve­nil. Mi opi­nión fue que era “cul­pa” de los Me­dios de Co­mu­ni­ca­ción So­cial.

Co­mo es­tos fe­nó­me­nos, otros ocu­rri­dos en los úl­ti­mos años se han con­ver­ti­do en tra­ge­dias hu­ma­nas. Acon­te­ci­mien­tos que des­de los Me­dios de Co­mu­ni­ca­ción su pu­bli­ci­dad es más emi­nen­te. Hu­bo otros he­chos im­por­tan­tes cuan­do no se ha­bía in­ven­ta­do los mí­ni­mos cir­cui­tos co­mu­ni­ca­cio­na­les. Po­co se re­gis­tra­ron; erup­ción del vol­cán Ve­su­bio en Ita­lia se­pul­tan­do Pom­pe­ya, Her­cu­lano y Es­ta­bia año (79 D.C), fun­da­ción de León/ Gra­na­da, Ni­ca­ra­gua (1524), Gue­rras Na­po­leó­ni­cas (1798 - 1824), Gue­rra de In­de­pen­den­cia, EE. UU. (1775 – 1783), hun­di­mien­to del Ti­ta­nic (1912), I Gue­rra Mun­dial (1914). Al ini­cio los es­cri­tos eran en ho­jas suel­tas, co­mo el Ac­ta Diur­na en la An­ti­gua Ro­ma, y pos­te­rior­men­te gra­ba­dos. La im­pren­ta (1440), de Juan Gu­tem­berg, hi­zo su buen desem­pe­ño, pe­ro pa­só a la his­to­ria.

En Ni­ca­ra­gua; el en­cuen­tro “di­plo­má­ti­co” en­tre el es­pa­ñol Gil Gon­zá­lez y el Ca­ci­que Ni­ca­rao (Prin­ci­pio S. XV), la des­truc­ción de la ca­pi­tal León y su traslado (1610). Tam­po­co ha­bía los me­dios ne­ce­sa­rios pa­ra lle­var la in­for­ma­ción no­ti­cio­sa. Tec­no­lo­gía; no era par­te de los dic­cio­na­rios ni de las pre­dic­cio­nes di­vi­nas pre­go­na­das por fa­ná­ti­cos in­su­rrec­tos. Cuan­do ocu­rrie­ron otros acon­te­ci­mien­tos, ya mu­chos me­dios de co­mu­ni­ca­ción in­cu­rrían en el ám­bi­to de la no­ti­cia. Así co­no­ce­mos de; Erup­cio­nes en Mon­te Tam­bo­ra, In­do­ne­sia (1815), Is­lan­dia, (1783-84), In­do­ne­sia (1883), II Gue­rra Mun­dial (1945), te­rre­mo­tos en Kam­chat­ka, (1952), Alas­ka (1964), Ne­va­do del Ruiz, Co­lom­bia, (1985), hu­ra­cán Mitch, Ni­ca­ra­gua (1998). Pa­ra en­ton­ces, la pren­sa es­cri­ta era par­te del me­nú in­te­lec­tual de las cla­ses do­mi­nan­tes y de quie­nes a fi­na­les del S. XX, sa­bía­mos leer y es­cri­bir. Ca­si lo mis­mo ocu­rrió con la ra­dio (1899), en su en­torno gi­ra­ban mu­chos acon­te­ci­mien­tos pú­bli­cos. Es “la pan­ta­lla más gran­de del mun­do”, en don­de ca­da oyen­te le po­ne el co­lor y sa­bor a la pa­la­bra. Las tras­mi­sio­nes pre­gra­ba­das y la mú­si­ca ha­cen del hu­mano un ser más vi­vo, que la mis­ma vi­da, por­que a tra­vés de las on­das her­cia­nas una voz tras­pa­sa el es­pa­cio ce­re­bral. En el ám­bi­to so­cial, ya el mun­do de la in­for­ma­ción re­vo­lu­cio­na­ba con el Nue­vo Or­den Mun­dial pa­ra los flu­jos glo­ba­les de in­for­ma­ción a tra­vés de ac­cio­nes de di­ver­sos ac­to­res. En ese con­tex­to el Mo­vi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos (1980) es­ta­ble­cía re­du­cir y ba­lan­cear la in­for­ma­ción en­tre paí­ses ri­cos y sub­de­sa­rro­lla­dos. Pe­ro pa­só al ol­vi­do. En­tre tan­to la te­le­vi­sión (1927), aca­pa­ró la aten­ción. Ade­más de fo­men­tar la fa­rán­du­la, cau­ti­vó con las tras­mi­sio­nes en vi­vo, co­mo los aten­ta­dos en contra de Jhon F. Ken­nedy, EE. UU. (1963), Pa­pa Juan Pa­blo II (1981) y el aten­ta­do a las Torres Ge­me­las, EE. UU. (2001).

Y del in­ter­net (1969) y los úl­ti­mos fe­nó­me­nos?. La in­for­ma­ción es ca­da vez es­par­ci­da, sin con­trol. Des­de dis­po­si­ti­vos/apli­ca­cio­nes se acer­can los acon­te­ci­mien­tos a las au­dien­cias y es­tos a su vez in­ter­cam­bian in­for­ma­ción, el lla­ma­do Pe­rio­dis­mo 2.0. En la era di­gi­tal vi­mos los te­rre­mo­tos/ tsu­na­mi en In­do­ne­sia y Su­ma­tra (2004), Japón (2011), Incendio fo­res­tal, Por­tu­gal (2017), hu­ra­cán Ir­ma en Cu­ba y EE. UU. (2017) y te­rre­mo­to en Mé­xi­co (2017).

Es­tos flu­jos de in­for­ma­ción nos vuel­ven vul­ne­ra­bles a la na­tu­ra­le­za, ve­mos que por las irres­pon­sa­bi­li­da­des hu­ma­nas, las di­men­sio­nes de los da­ños son ca­da vez ma­yo­res. En­con­tra­mos im­por­tan­te in­for­ma­ción, pe­ro tam­bién ma­las in­ten­cio­nes car­ga­das de morbo, fal­se­da­des y fa­na­tis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.