Ven­ti­la­ción na­tu­ral en los dor­mi­to­rios

El Nuevo Diario - - Especial Expo Vivienda - MA­RÍA JOA­QUI­NA SÁNCHEZ jsan­chez@el­nue­vo­dia­rio.com.ni

Pro­veer la tem­pe­ra­tu­ra jus­ta de to­dos los es­pa­cios del ho­gar a tra­vés del di­se­ño de la ca­sa es ne­ce­sa­rio pa­ra la co­mo­di­dad de quie­nes vi­ven en ella. Al mo­men­to de di­se­ñar los es­pa­cios que con­for­ma­rán la re­si­den­cia, el ar­qui­tec­to de­be to­mar en cuen­ta el ele­men­to “ven­ti­la­ción”, y los fac­to­res que in­ter­ven­drán pa­ra ha­cer po­si­ble que los ha­bi­tan­tes pue­dan dis­fru­tar de un am­bien­te fres­co, ex­pli­ca la ar­qui­tec­ta Laura Sofía López Sánchez, de Ma­de­ras Don Bos­co.

En una vi­vien­da hay que su­per­vi­sar cons­tan­te­men­te la ven­ti­la­ción, pa­ra evi­tar que se es­tan­que el aire, ya que una ma­la ven­ti­la­ción pue­de cau­sar pro­ble­mas de tem­pe­ra­tu­ra, pér­di­da de ener­gía, co­rrien­tes de aire in­con­tro­la­das, hu­me­da­des e in­clu­so so­bre­ca­len­ta­mien­to. De acuer­do con la ar­qui­tec­ta, la tem­pe­ra­tu­ra jus­ta de­pen­de de dos ele­men­tos: aso­lea­mien­to y ven­ti­la­ción. Pa­ra ello, la orien- ta­ción de la vi­vien­da de­ter­mi­na un pun­to cla­ve, sos­tie­ne. “En el ca­so de Ni­ca­ra­gua, el sol si­gue una tra­yec­to­ria Es­te-sur-oes­te. Por lo tan­to, se re­co­mien­da por ejem­plo, ubi­car dor­mi­to­rios en las fa­cha­das nor­te y es­te, ya que las fa­cha­das sur re­ci­ben más ho­ras de sol y la oes­te cap­ta la ra­dia­ción por las tardes que sue­len ser más in­ten­sa”, ex­pli­ca.

En el ca­so de la fa­cha­da nor­te, es­ta no recibe aso­lea­mien­to di­rec­to por lo que es una zo­na en la que pre­do­mi­na la som­bra. Por otro la­do, la fa­cha­da es­te recibe los ra­yos so­la­res ma­tu­ti­nos, los cua­les tie­nen me­nor in­ten­si­dad. Si no se pue­de evi­tar orien­tar un dor­mi­to­rio en las fa­cha­das sur y es­te, se de­be­rá em­plear ele­men­tos de pro­tec­ción so­lar co­mo ár­bo­les o en­re­da­de­ras que pro­por­cio­nen som­bra, la mis­ma téc­ni­ca apli­ca pa­ra otras áreas de la ca­sa, pe­ro en ge­ne­ral López in­sis­te en que sean los cuar­tos o ha­bi­ta­cio­nes los que ten­gan es­tas prio­ri­da­des de orien­ta­ción, to­man­do en cuen­ta que esa es nues­tra área de des­can­so, en la que pa­sa­mos ho­ras ahí den­tro. Al se­guir es­tas orien­ta­cio­nes, se­gún López, se lo­gra­rá be­ne­fi­ciar la ven­ti­la­ción na­tu­ral del dor­mi­to­rio, de­bi­do a que los vien­tos pre­do­mi­nan­tes pro­vie­nen del no­res­te. Pa­ra pro­veer ven­ti­la­ción di­rec­ta se de­be­rá dis­po­ner de va­nos (es­pa­cios hue­cos puer­tas y ven­ta­nas), en es­tas fa­cha­das que per­mi­tan la re­no­va­ción del aire. Si se tie­ne más de un vano, se de­be­rá es­tu­diar su ubi­ca­ción, ya que de ello de­pen­de­rá la pre­sión del aire y su re­co­rri­do.

COMPRENDIENDO EL TE­MA

La ven­ti­la­ción na­tu­ral se pue­de con­se­guir por el mo­vi­mien­to del aire den­tro de la ca­sa, sin la in­duc­ción por sis­te­mas me­cá­ni­cos. Es­te mo­vi­mien­to se pro­du­ce a cau­sa de la di­fe­ren­cia de pre­sión de aire, ya sea por la in­fluen­cia del vien­to o por las dis­tin­tas den­si­da­des del aire a cau­sa de la di­fe­ren­cia de tem­pe­ra­tu­ras. Sin em­bar­go, pa­ra di­se­ñar es­pa­cios con ven­ti­la­ción ade­cua­da no es su­fi­cien­te ha­cer te­chos al­tos, usar la ven­ti­la­ción cru­za­da es sa­ber que el aire ca­lien­te sube mien­tras que el aire frío des­cien­de. Hay va­rias cues­tio­nes que de­ben ser ob­ser­va­das an­tes de los cro­quis ini­cia­les de un pro­yec­to re­la­cio­na­do con el me­dio am­bien­te y el cli­ma lo­cal. En­tre las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas que in­flu­yen en la ven­ti­la­ción de una ca­sa en­con­tra­mos: los Con­se­jos

BIE­NES­TAR. Cual­quier co­rrien­te de aire crea­da por la pro­pia arquitectura de la vi­vien­da res­pon­de a la lla­ma­da ven­ti­la­ción na­tu­ral, y hay ma­ne­ras de fa­vo­re­cer­la pa­ra que la pon­ga en prác­ti­ca.

vien­tos do­mi­nan­tes lo­ca­les (fre­cuen­cia, di­rec­ción y ve­lo­ci­dad); la ra­dia­ción so­lar de acuer­do con ca­da am­bien­te y la hu­me­dad re­la­ti­va del aire.

Pa­ra ga­ran­ti­zar el con­fort tér­mi­co a tra­vés de la ven­ti­la­ción es ne­ce­sa­rio di­men­sio­nar la ta­sa apro­pia­da de flu­jo de aire, man­te­nien­do el equi­li­brio en­tre la tem­pe­ra­tu­ra y pre­sión de los es­pa­cios. La ven­ti­la­ción na­tu­ral pue­de cau­sar mo­les­tias y el en­fria­mien­to no desea­do si no se pla­ni­fi­ca ade­cua­da­men­te.

VEN­TI­LA­CIÓN CRU­ZA­DA

La ar­qui­tec­ta ma­ni­fies­ta, que la ven­ti­la­ción cru­za­da se pro­du­ce cuan­do hay al me­nos dos aber­tu­ras en la­dos opues­tos de los es­pa­cios, lo que per­mi­te la com­ple­ta cir­cu­la­ción del aire. La co­lo­ca­ción de las aber­tu­ras de­be te­ner en cuen­ta el efec­to de los vien­tos pre­do­mi­nan­tes en ca­da zo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.