NI­CA­RA­GUA, ÚNI­CO DEL ISTMO CON CAM­BIO FI­JO DE MO­NE­DA

ES­TA­BI­LI­DAD. Lí­de­res em­pre­sa­ria­les de la re­gión ex­pli­can a El Nue­vo Dia­rio las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas de los sis­te­mas cam­bia­rios.

El Nuevo Diario - - Portada - MA­RÍA JO­SÉ MARTÍNEZ Y MA­NUEL BE­JA­RANO

DI­VI­SAS. Gua­te­ma­la y Cos­ta Ri­ca tie­nen un ti­po de cam­bio mo­ne­ta­rio fle­xi­ble, El Sal­va­dor op­tó por la do­la­ri­za­ción, en Hon­du­ras ope­ra un sis­te­ma de ban­das cam­bia­rias y los agen­tes eco­nó­mi­cos in­ter­cam­bian di­vi­sas me­dian­te subas­tas dia­rias. En el ca­so del quet­zal, es­te se ha so­bre­va­lua­do, cau­san­do efec­tos ne­ga­ti­vos en el tu­ris­mo, el fis­co y las re­me­sas, ex­pli­ca Ri­car­do San­ta Cruz, di­rec­tor de la Red I+D+I, de la Aso­cia­ción Gua­te­mal­te­ca de Exportadores (Agex­port).

Ca­da país de Cen­troa­mé­ri­ca tie­ne una po­lí­ti­ca cam­bia­ria dis­tin­ta.

Esas po­lí­ti­cas tie­nen el ob­je­ti­vo de man­te­ner la es­ta­bi­li­dad mo­ne­ta­ria y ma­cro­eco­nó­mi­ca. En al­gu­nos paí­ses, in­clu­so, se ha sus­ti­tui­do la mo­ne­da na­cio­nal por una ex­tran­je­ra, con for­ta­le­za in­ter­na­cio­nal, co­mo en El Sal­va­dor, que rem­pla­zó el co­lón por el dó­lar es­ta­dou­ni­den­se en 2001, me­dian­te la Ley de In­te­gra­ción Mo­ne­ta­ria (LIM). Gua­te­ma­la y Cos­ta Ri­ca tie­nen un ti­po de cam­bio fle­xi­ble. Es de­cir, el va­lor de sus mo­ne­das (el quet­zal y el co­lón) es de­ter­mi­na­do por la ofer­ta y la de­man­da, pero con cier­ta in­ter­ven­ción de sus res­pec­ti­vos Ban­cos Cen­tra­les.

Has­ta ayer en Cos­ta Ri­ca, el pre­cio de re­fe­ren­cia era de 572.06 co­lo­nes por dó­lar y en Gua­te­ma­la, de 7.32 quet­za­les por dó­lar.

En Hon­du­ras, ope­ra des­de el 2011 un sis­te­ma de ban­das cam­bia­rias y los agen­tes eco­nó­mi­cos in­ter­cam­bian di­vi­sas me­dian­te subas­tas dia­rias. En las subas­tas, los pre­cios de las ofer­tas de com­pras de di­vi­sas de­ben es­tar com­pren­di­dos en una ban­da con un te­cho y un pi­so de 1% del pro­me­dio del pre­cio ba­se vi­gen­te de las úl­ti­mas sie­te subas­tas.

El pre­cio ba­se de la mo­ne­da de ese país se cal­cu­la a par­tir de los di­fe­ren­cia­les de in­fla­ción in­ter­na y ex­ter­na, ex­po­ne el Con­se­jo Mo­ne­ta­rio Cen­troa­me­ri­cano. Has­ta ayer, el pre­cio de re­fe­ren­cia de la mo­ne­da en Hon­du­ras era de 23.73 lem­pi­ras por dó­lar. Ni­ca­ra­gua es el úni­co país de la re­gión que tie­ne un ti­po de cam­bio se­mi­fi­jo.

En es­te país, el ti­po de cam­bio es el re­sul­ta­do de una po­lí­ti­ca de mi­cro­de­va­lua­cio­nes dia­rias, a tra­vés de un sis­te­ma co­no­ci­do co­mo “Craw­ling Peg”, que de­va­lúa anual­men­te la mo­ne­da en 5%.

Con es­te sis­te­ma, el Ban­co Cen­tral de Ni­ca­ra­gua (BCN) es­tá au­to­ri­za­do úni­ca­men­te pa­ra in­ter­cam­biar dó­la­res y eu­ros por cór­do­bas con el Go­bierno, los ban­cos y las so­cie­da­des fi­nan­cie­ras re­gis­tra­das en el BCN, sin res­tric­cio­nes en los mon­tos a ne­go­ciar.

El pre­cio de re­fe­ren­cia de la mo­ne­da en Ni­ca­ra­gua ac­tual­men­te es de 30.59 cór­do­bas por dó­lar.

Pa­ra Jor­ge Briz, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Gua­te­ma­la, el sis­te­ma cam­bia­rio de su país les ha “per­mi­ti­do te­ner una es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca y evi­tar la ma­ni­pu­la­ción des­de cual­quier sec­tor”, aun­que re­co­no­ció que hay de­fi­cien­cias en el sis­te­ma que afec­tan a sec­to­res co­mo el tu­ris­mo.

Por ejem­plo men­cio­nó que, de­bi­do a la vul­ne­ra­bi­li­dad al la­va­do de di­ne­ro de ese país, la li­bre con­ver­ti­bi­li­dad de la mo­ne­da se ve afec­ta­da. “Lo que ha­ce es que los ban­cos ya ca­si no quie­ran com­prar dó­la­res en efec­ti­vo, en­ton­ces no se pue­de cam­biar con fa­ci­li­dad. Si al­guien lle­ga con dó­la­res y el ti­po de cam­bio de com­pra de un do­cu­me­nto (che­que) es­tá a una ta­sa, cuan­do es efec­ti­vo le ba­jan esa ta­sa, afec­tan­do al tu­ris­mo por­que el ti­po de cam­bio de efec­ti­vo es muy cas­ti­ga­do”, ex­pli­có.

Des­de ma­yo de es­te año, el Ban­co Cen­tral de Cos­ta Ri­ca (BCCR) rea­li­za in­ter­ven­cio­nes en­tre días (du­ran­te va­rios días), pa­ra “co­rre­gir des­a­li­nea­mien­tos en la tra­yec­to­ria del ti­po de cam­bio, que lo se­pa­ran de la evo­lu­ción de me­diano y lar­go pla­zo que in­di­can las va­ria­bles ma­cro­eco­nó­mi­cas que lo de­ter­mi­nan”, se­ña­la el Con­se­jo Mo­ne­ta­rio Cen­troa­me­ri­cano. An­te­rior­men­te, el BCCR so­lo es­ta­ba au­to­ri­za­do pa­ra in­ter­ven­cio­nes in­tra­días (a lo lar- go del día) en el Mer­ca­do de Mo­ne­das Ex­tran­je­ras (Mo­nex). Ba­jo el nue­vo es­que­ma, el BCCR dis­po­ne de un má­xi­mo de US$1,000 mi­llo­nes pa­ra in­ter­ve­nir en el mer­ca­do de di­vi­sas y evi­tar fluc­tua­cio­nes vio­len­tas. Guy de Pie­rre­feu, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio e In­dus­tria de Tegucigalpa, afir­mó que el ti­po de cam­bio es una va­ria­ble que cam­bia la com­pe­ti­ti­vi­dad del país, y que la evo­lu­ción eco­nó­mi­ca de su país (Hon­du­ras) for­ta­le­ce la ta­sa cam­bia­ria. Pie­rre­feu ad­vir­tió que “un ex­ce­si­vo for­ta­le­ci­mien­to de la di­vi­sa afec­ta a los exportadores”.

DO­LA­RI­ZA­CIÓN

La do­la­ri­za­ción de la eco­no­mía sal­va­do­re­ña ha per­mi­ti­do la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de ese país, a cri­te­rio de Ja­vier Stei­ner, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de El Sal­va­dor. De no ser por es­ta po­lí­ti­ca “el país es­ta­ría en una peor con­di­ción” eco­nó­mi­ca, opi­nó. En 2001, El Sal­va­dor adop­tó al dó­lar co­mo mo­ne­da de cur­so le­gal y fi­jó un ti­po de cam­bio de 8.75 co­lo­nes (su mo­ne­da na­cio­nal) por ca­da dó­lar. Una vez que una eco­no­mía se do­la­ri­za pier­de la ca­pa­ci­dad pa­ra crear po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y cam­bia­ria y se ri­ge ba­jo las nor­mas de la Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos. “La do­la­ri­za­ción pa­ra el país sig­ni­fi­có es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. La mo­ne­da an­te­rior hu­bie­ra ten­ta­do a los go­bier­nos a im­pri­mir más mo­ne­da que cau­sa­ría más de­va­lua­ción. Creo que el be­ne­fi­cio más gran­de es que nos ha da­do una es­ta­bi­li­dad mo­ne­ta­ria. En se­gun­do lu­gar, se lo­gró ba­jar las ta­sas de fi­nan­cia­mien­to pa­ra el país, lo cual fa­ci­li­tó el ac­ce­so a un fi­nan­cia­mien­to más eco­nó­mi­co que per­mi­te que el di­ne­ro cues­te me­nos pa­ra in­ver­tir y desa­rro­llar”, pun­tua­li­zó.

EN EL CA­SO DE NI­CA­RA­GUA

Pa­ra el eco­no­mis­ta y ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad Cen­troa­me­ri­ca­na, Luis Mu­ri­llo, y el ex­pre­si­den­te del BCN, Ma­rio Ara­na, el sis­te­ma Craw­ling Peg, vi­gen­te en Ni­ca­ra­gua, tie­ne va­rias ven­ta­jas, co­mo man­te­ner mo­de­ra­da la in­fla­ción. Sin em­bar­go, Mu­ri­llo opi­nó que se de­be­ría re­plan­tear la idea de cam­biar­se de sis­te­ma cam­bia­rio, por uno de ban­da. “De­bió ha­ber­se cam­bia­do des­de 1998, por­que so­lo se ha­bía apli­ca­do en sie­te paí­ses y no de­be­ría de per­du­rar por más de un quin­que­nio. De­be­ría­mos de pa­sar de un ti­po de cam­bio se­mi­fi­jo a un sis­te­ma de ban­das don­de se ten­ga un lí­mi­te su­pe­rior y uno in­fe­rior y cuan­do se acer­que a ca­da lí­mi­te el Ban­co Cen­tral pue­da in­ter­ve­nir”, di­jo Mu­ri­llo.

TI­PO DE CAM­BIO PRO­ME­DIO MEN­SUAL

Va­lor de mo­ne­das na­cio­na­les por ca­da dó­lar es­ta­dou­ni­den­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.