EE. UU.: VE­NE­ZUE­LA ES UN “NARCOESTADO VIO­LEN­TO”

LLA­MA­DO. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), Luis Al­ma­gro, pi­dió en la ONU que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ac­túe con­tra el go­bierno ve­ne­zo­lano.

El Nuevo Diario - - Portada - EFE

La em­ba­ja­do­ra es­ta­dou­ni­den­se an­te la ONU, Nik­ki Ha­ley, en una reunión in­for­mal del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad sobre la cri­sis ve­ne­zo­la­na, afir­mó es­te lu­nes que Ve­ne­zue­la ca­da vez más es un “narcoestado vio­len­to”, que su­po­ne una ame­na­za pa­ra la re­gión y pa­ra to­do el mun­do. Por su par­te, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), Luis Al­ma­gro, pi­dió en la ONU que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ac­túe con­tra el go­bierno ve­ne­zo­lano.

DE­CLA­RA­CIO­NES.

Es­ta­dos Uni­dos ase­gu­ró ayer en Na­cio­nes Uni­das que Ve­ne­zue­la es ca­da vez más un “narcoestado vio­len­to”, que su­po­ne una ame­na­za pa­ra la re­gión y pa­ra to­do el mun­do.

Así lo se­ña­ló la em­ba­ja­do­ra es­ta­dou­ni­den­se an­te la ONU, Nik­ki Ha­ley, en una reunión in­for­mal del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad sobre la cri­sis ve­ne­zo­la­na im­pul­sa­da por su país.

Ha­ley cri­ti­có que va­rios miem­bros del Con­se­jo op­ta­sen por no par­ti­ci­par en el en­cuen­tro y lo atri­bu­yó a una su­pues­ta “pre­sión” del go­bierno ve­ne­zo­lano pa­ra que lo hi­cie­sen.

Se­gún la di­plo­má­ti­ca, el he­cho de que el Eje­cu­ti­vo de Ni­co­lás Ma­du­ro ha­ya bus­ca­do li­mi­tar la par­ti­ci­pa­ción en la ci­ta es mues­tra de que es “cul­pa­ble” de los pro­ble­mas que se apre­cian en el país.

Ha­ley de­nun­ció que Ve­ne­zue­la vi­ve una de las si­tua­cio­nes “más trá­gi­cas” del mun­do, pero sub­ra­yó que la cri­sis es “más que una tra­ge­dia hu­ma­na” y “plan­tea una ame­na­za di­rec­ta a la paz y se­gu­ri­dad in­ter­na­cio­nal”.

La di­plo­má­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se acu­só al Go­bierno de usar la vio­len­cia, de una re­pre­sión ma­si­va y, en de­fi­ni­ti­va, de “mos­trar su ver­da­de­ra ca­ra co­mo una dic­ta­du­ra”. “Les es­ta­mos ob­ser­van­do. No nos en­ga­ñan”, di­jo Ha­ley a las au­to­ri­da­des de Ca­ra­cas, an­tes de di­ri­gir­se al pue­blo ve­ne­zo­lano pa­ra pe­dir­le que no “pier­dan la es­pe­ran­za”. Ve­ne­zue­la ca­li­fi­có co­mo un “ac­to hos­til” la reunión in­for­mal que es­tu­vo desa­rro­llan­do ayer el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad sobre la cri­sis de ese país y di­jo que so­lo res­pon­de a la

“agen­da po­lí­ti­ca” de la mi­sión de Es­ta­dos Uni­dos an­te la ONU.

AL­MA­GRO

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), Luis Al­ma­gro, re­cla­mó en la ONU que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ac­túe con­tra el go­bierno ve­ne­zo­lano.

Al­ma­gro, en la reunión in­for­mal del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad, de­fen­dió que nin­gún país “pue­de ig­no­rar lo que es­tá su­ce­dien­do en Ve­ne­zue­la” ni ser “com­pla­cien­te con la vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de los de­re­chos hu­ma­nos” por par­te del Eje­cu­ti­vo.

“No exis­te ar­gu­men­to po­lí­ti­co, ju­rí­di­co o eco­nó­mi­co que jus­ti­fi­que ir de la mano de los ase­si­nos y de los tor­tu­ra­do­res”, sub­ra­yó. El ex­can­ci­ller uru­gua­yo, una voz muy crí­ti­ca con el go­bierno ve­ne­zo­lano, in­sis­tió en que “el ré­gi­men de Ca­ra­cas pre­sen­ta una ame­na­za cons­tan­te pa­ra la pros­pe­ri­dad, la sa­lud y la vi­da de los ciu­da­da­nos” y su­po­ne un “fac­tor esen­cial de des­es­ta­bi­li­za­ción so­cial y po­lí­ti­ca en la re­gión”.

Por ello, con­si­de­ró que el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de­be ocu­par­se de la cri­sis, a pe­sar de que va­rios de sus miem­bros se opo­nen por creer que la si­tua­ción no su­po­ne una ame­na­za pa­ra la paz y la se­gu­ri­dad in­ter­na­cio­na­les y, por tan­to, no en­tra en su man­da­to. Al­ma­gro, sin em­bar­go, ad­vir­tió que “el si­len­cio” o las “ex­cu­sas me­to­do­ló­gi­cas” en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal “son de las prin­ci­pa­les cau­sas pa­ra que el ré­gi­men ve­ne­zo­lano aún tor­tu­re, ase­si­ne, per­si­ga y ten­ga presos de con­cien­cia”. Por ello, ar­gu­men­tó que hay so­lo dos op­cio­nes: “Que in­tere­ses po­lí­ti­cos, ideo­ló­gi­cos, eco­nó­mi­cos o per­so­na­les nos ha­gan mi­rar pa­ra el cos­ta­do o que cum­pla­mos con nues­tro de­ber, con nues­tros va­lo­res, ac­tuan­do en fa­vor de la res­ti­tu­ción de las li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les en Ve­ne­zue­la”.

Al­ma­gro in­sis­tió en que “es ho­ra de to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias” pa­ra su­pe­rar la cri­sis en Ve­ne­zue­la, en­tre las que in­clu­yó “san­cio­nes ca­da vez más se­ve­ras” con­tra el Go­bierno y un em­bar­go pe­tro­le­ro.

“DE­FAULT”

Una co­mi­sión pre­si­den­cial ve­ne­zo­la­na y te­ne­do­res de deu­da ex­ter­na del país ca­ri­be­ño ce­le­bra­ron ayer en Ca­ra­cas el pri­mer en­cuen­tro pa­ra la re­ne­go­cia­ción de la deu­da que bus­ca el je­fe de Estado, Ni­co­lás Ma­du­ro.

El en­cuen­tro —con­vo­ca­do por Ve­ne­zue­la a prin­ci­pios de es­te mes— trans­cu­rrió en la más ab­so­lu­ta opa­ci­dad y sin que las au­to­ri­da­des ve­ne­zo­la­nas ha­yan ofre­ci­do nin­gu­na in­for­ma­ción sobre el mis­mo has­ta el mo­men­to.

Fuen­tes cer­ca­nas a los te­ne­do­res de bo­nos in­for­ma­ron a Efe de la es­ca­sa du­ra­ción del en­cuen­tro, en el que el Go­bierno no pre­sen­tó nin­gu­na pro­pues­ta con­cre­ta pa­ra el cam­bio de con­di­cio­nes de pa­go que bus­ca y se li­mi­tó a ha­blar de las san­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos a las que atri­bu­ye par­te de sus pro­ble­mas pa­ra fi­nan­ciar­se.

La reunión tu­vo lu­gar en el Pa­la­cio Blan­co de Ca­ra­cas. Se­gún di­jo ayer el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, 441 acree­do­res na­cio­na­les, de Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos y otras par­tes del mun­do — que su­pon­drían el 91 % de los te­ne­do­res de deu­da ve­ne­zo­la­na— ha­bían con­fir­ma­do su asis­ten­cia a la reunión.

RA­FAEL RA­MÍ­REZ, EM­BA­JA­DOR VE­NE­ZO­LANO EN LA ONU, CON SUS CO­LE­GAS DE RU­SIA, Y BO­LI­VIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.