AU­TO­RI­DA­DES ATEN­TAS POR SIS­MOS EN EL PA­CÍ­FI­CO

SA­LUD. Unos 139 pa­cien­tes de es­ca­sos re­cur­sos con pro­ble­mas de sa­lud bu­cal son aten­di­dos ca­da día en el con­sul­to­rio de es­ta al­ma ma­ter.

El Nuevo Diario - - Portada - KEYSI GAR­CÍA

Ha­ce 15 años, do­ña Cán­di­da Ro­sa Co­rrea, hoy de 51 años, co­men­zó a per­der pie­zas den­ta­les su­pe­rio­res e in­fe­rio­res. Por la re­co­men­da­ción de una ami­ga, vi­si­tó la clí­ni­ca odon­to­ló­gi­ca de la Uni­ver­si­dad Ame­ri­ca­na (UAM), pues­to que no po­día cos­tear la aten­ción en un con­sul­to­rio pri­va­do. “Es­pe­ro re­cu­pe­rar pron­to mi son­ri­sa, no quie­ro sen­tir pe­na cuan­do ha­blo con las per­so­nas. Es­toy muy con­ten­ta con la aten­ción, doy gra­cias a Dios, a la Uni­ver­si­dad y a la doc­to­ra Jen­ni­fer Pé­rez, quien me atien­de, siem­pre me han lla­ma­do pa­ra asis­tir a las ci­tas, son muy ama­bles y ca­ri­ño­sos, me han rea­li­za­do dos ci­ru­gías y ya so­lo me fal­tan dos o tres ci­tas, pa­ra que me pon­gan los dien­tes”, ex­pre­sa Co­rrea.

Ella es una de las 139 pa­cien­tes de es­ca­sos re­cur­sos que lle­gan a dia­rio a la clí­ni­ca odon­to­ló­gi­ca de la UAM, don­de las con­sul­tas son gra­tui­tas y los cos­tos de los tra­ta­mien­tos son mí­ni­mos, ya que los pa­cien­tes so­lo pa­gan por el va­lor de los ma­te­ria­les que se uti­li­zan. Usual­men­te, los pa­cien­tes acu­den al lu­gar con pro­ble­mas de sa­lud oral pa­ra re­ci­bir tra­ta­mien­tos de ti­po res­tau­ra­ti­vo, pro­té­si­co, odon­to­pe­diá­tri­co, pro­ce­di­mien­tos de or­to­don­cia, in­ter­cep­ti­va y pe­rio­don­cia.

El con­sul­to­rio es aten­di­do por es­tu­dian­tes de ter­ce­ro a quin­to año de la ca­rre­ra de Odon­to­lo­gía de es­ta al­ma ma­ter, que rea­li­zan sus prác­ti­cas, quie­nes son su­per­vi­sa­dos y apo­ya­dos por do­cen­tes es­pe­cia­lis­tas. Ca­da día se brin­da un pro­me­dio de 139 con­sul­tas a los pa­cien­tes, cu­yas eda­des son de 6 años has­ta adul­tos ma­yo­res, ase­gu­ró la doc­to­ra Pa­tri­cia Avi­lés, di­rec­to­ra de las clí­ni­cas de es­ta fa­cul­tad.

LA ATEN­CIÓN

En las 21 clí­ni­cas de la UAM, que es­tán fun­cio­nan­do ac­tual­men­te, se ofre­cen los ma­te­ria­les ne­ce­sa­rios y de las me­jo­res mar­cas pa­ra que los es­tu­dian­tes reali­cen sus prác­ti­cas pro­fe­sio­na­les, agre­gó la doc­to­ra Avi­lés.

Pa­ra re­ci­bir aten­ción en es­te con­sul­to­rio es ne­ce­sa­rio acu­dir a las ins­ta­la­cio­nes de la uni­ver­si­dad pa­ra abrir un ex­pe­dien­te y pro­gra­mar una ci­ta.

“Exis­ten dos re­gla­men­tos por los que se ri­ge la clí­ni­ca, el pri­me­ro tie­ne que ver con to­dos los pro­ce­sos que se rea­li­zan, co­mo el in­gre­so de los pa­cien­tes, des­pa­cho de los ma­te­ria­les, as­pec­to dis­ci­pli­na­rio de alum­nos, do­cen­tes y pa­cien­tes. El se­gun­do tie­ne que ver con la bio­se­gu­ri­dad, por ejem­plo: el uso co­rrec­to de guan­tes, la es­te­ri­li­za­ción de los ma­te­ria­les, su uso co­rrec­to y el desecho ade­cua­do de es­tos evi­tan­do la con­ta­mi­na­ción, en­tre otros,” aña­dió Avi­lés.

An­drea Se­rrano, alum­na de cuar­to año de la ca­rre­ra de Odon­to­lo­gía en la UAM, opi­na que las clí­ni­cas le han da­do una gran ex­pe­rien­cia y sien­te que sa­lien­do de la uni­ver­si­dad es­tá pre­pa­ra­da, pa­ra desem­pe­ñar­se en su pro­fe­sión y ha­cer fren­te a los desafíos de la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea con efi­cien­cia y com­pe­ti­ti­vi­dad.

PRE­VEN­CIÓN

En Ni­ca­ra­gua y en gran par­te de Amé­ri­ca La­ti­na, no exis­te una cul­tu­ra de pre­ven­ción. La fu­tu­ra odon­tó­lo­ga, An­drea Se­rrano, nos co­men­tó que la ma­yo­ría de los pa­cien­tes lle­gan a la uni­ver­si­dad cuan­do hay un do­lor en sus mue­las o dien­tes, cuan­do la ca­ries es­tán muy avan­za­das o cuan­do ame­ri­tan una pró­te­sis to­tal o par­cial.

“Es por eso que a to­dos nues­tros pa­cien­tes les ex­pli­ca­mos la im­por­tan­cia de la pre­ven­ción, las téc­ni­cas co­rrec­tas de ce­pi­lla­do, la uti­li­za­ción del hi­lo dental y se les re­co­mien­da el cam­bio del ce­pi­llo ca­da tres me­ses o des­pués de una gri­pe. Asi­mis­mo, se les in­di­ca que de­ben vi­si­tar ca­da 6 me­ses a su odon­tó­lo­go o ca­da 3 me­ses, cuan­do ten­gan al­gu­na en­fer­me­dad de sa­lud oral”, men­cio­nó la es­tu­dian­te Se­rrano.

DO­ÑA CÁN­DI­DA CO­RREA JUN­TO A JEN­NI­FER PÉ­REZ EN UNA DE LAS CLÍ­NI­CAS DE LA UAM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.