ITA­LIA LLO­RA, NO VA AL MUN­DIAL

El Nuevo Diario - - Portada - ED­GAR TIJERINO M. ti­je­re­tean­do@yahoo.com

“Es­to es el apo­ca­lip­sis, ¡es­ta­mos fue­ra del Mun­dial!”, ti­tu­ló La Gaz­zet­ta de­llo Sport en su web tras con­fir­mar­se que Ita­lia no estará en Ru­sia-2018, re­su­mien­do el cla­mor de la pren­sa tras la de­ba­cle an­te Sue­cia en el re­pe­cha­je eu­ro­peo. La Squa­dra Az­zu­rra so­lo se ha­bía per­di­do dos mun­dia­les; en 1930 re­cha­zó la in­vi­ta­ción de via­jar a Uru­guay y en Sue­cia 1958 se que­dó fue­ra por de­mé­ri­tos de­por­ti­vos.

Mu­rió Ita­lia. Se de­rrum­bó abra­za­da a Sue­cia en ese 0-0 mor­tal, con­de­na­da por el gol de vo­lea de Ja­kob Johans­son ha­ce unos días en Es­to­col­mo. In­ten­tar la pe­que­ña remontada en ca­sa re­sul­tó una ta­rea gi­gan­tes­ca, co­mo de­mo­ler el Co­li­seo a pu­ñe­ta­zos, has­ta desem­bo­car en lo im­po­si­ble.

Des­de que se in­ven­tó el fut­bol, sin go­les no hay pa­raí­so. El equi­po ita­liano, con to­das sus fi­gu­ras cum­bres, fue in­ca­paz de mar­car un gol a lo lar­go de 180 mi­nu­tos fren­te a Sue­cia, y des­pués de 60 años, mi­ran­do con ojos vi­drio­sos sus cua­tro gran­des tro­feos, sin­tien­do que le cor­ta­ron las pier­nas y le ta­la­dra­ron el al­ma, ha si­do sa­ca­do de una Co­pa del Mun­do. Ese 0-0 en San Si­ro, des­pués de caer 0-1 co­mo vi­si­tan­te, cor­tó las es­pe­ran­zas y la ca­be­za de Ita­lia. No se pue­de ha­blar de ver­güen­za co­mo en 1966 cuan­do Co­rea del Nor­te los eli­mi­nó en la pro­pia Co­pa, pero sí de inuti­li­dad. El to­tal de 577 pa­ses bue­nos, 76 por cien­to de po­se­sión, 6 remates a puer­ta y 14 des­via­dos, y la re­la­ción 8-0 en cor­ners, in­di­ca cla­ra­men­te la in­sis­ten­cia de Ita­lia, fren­te a la pa­cien­cia y san­gre fría de un equi­po sue­co, que dio la im­pre­sión de es­tar so­lo in­tere­sa­do en no per­mi­tir gol, lo que con­si­guió, pe­se a es­tar atra­ve­san­do por cons­tan­tes di­fi­cul­ta­des.

ITA­LIA PU­DO GA­NAR

¿Fue pe­nal el enganche que le hi­zo Agus­tins­son a Pa­ro­lo en el mi­nu­to 8 den­tro del área? Por su­pues­to, pero el ár­bi­tro Lahoz se hi­zo “el sue­co”, aun­que des­pués, ob­vió dos pe­lo­tas des­via­das por Dar­mian y Bar­zag­gli, con­si­de­ran­do mano y bra­zo in­vo­lun­ta­rios. Más allá de esas “pe­que­ñe­ces”, Ita­lia pu­do ga­nar, pero ne­ce­si­ta­ba de pe­ga­da, y ca­re­ció de se­gu­ri­dad. Tres enor­mes opor­tu­ni­da­des de la squa­dra azu­rra: la que ma­lo­gró Jor­gin­ho con es­tu­pen­do án­gu­lo y bue­na dis­tan­cia; el dis­pa­ro ra­san­te-es­ca­lo­frian­te de Flo­ren­zi que se es­ca­pó jun­to al pos­te iz­quier­do de Ol­sen; y el so­ber­bio ta­po­na­zo de Al Shaa­rawy en el mi­nu­to 86, que hi­zo au­llar las vi­gas del es­ta­dio y pa­ra­li­zó co­ra­zo­nes. Tan­to fue el cán­ta­ro al agua, que re­sul­tó ex­tra­ño, no ver­lo rom­per­se.

Fren­te a la inuti­li­dad de los es­fuer­zos, llo­ró el ar­que­ro Buf­fon, quien bus­ca­ba es­tar en la con­vo­ca­to­ria de una sex­ta Co­pa del Mun­do, y se atre­vió, co­mo una mues­tra de su bue­na edu­ca­ción, a ova­cio­nar el himno de Sue­cia mien­tras era abu­chea­do por una mul­ti­tud irre­fle­xi­va, atra­pa­da por el fa­na­tis­mo dis­tor­sio­na­dor.

OR­GU­LLO SANGRANTE

No se pue­de de­cir que Sue­cia hi­zo un gran par­ti­do en la con­ten­ción con fuer­za men­tal y or­den de­fen­si­vo, por­que lo que le dio re­sul­ta­do, fue atrin­che­rar­se. ¿Cuán­tas ve­ces los ita­lia­nos, apli­can­do un aco­so a ra­tos ago­bian­te, dis­pu­sie­ron de po­si­bi­li­da­des? El to­tal de 14 pe­lo­tas que pa­sa­ron zum­ban­do, cer­ti­fi­ca vol­ta­je, no pun­te­ría. Ah, la de­ses­pe­ra­ción des­ajus­ta. Ca­da chequeo del re­loj, pro­vo­ca­ba ge­mi­dos. Un gru­po de gran­des ju­ga­do­res, igual que Ar­gen­ti­na, no lo­gró pro­por­cio­nar a Ita­lia el fut­bol flui­do y pro­duc­ti­vo que se ne­ce­si­ta­ba pa­ra ase­gu­rar el bo­le­to al Mun­dial. No fue una in­jus­ti­cia in­com­pren­si­ble. Pa­ra Ita­lia, que­dar fue­ra del pa­raí­so, equi­va­le a re­ci­bir un bru­tal mor­dis­co a su or­gu­llo.

Llo­ró Buf­fon. Un equi­po de cua­tro es­tre­llas ha si­do de­ca­pi­ta­do, víc­ti­ma de su fal­ta de ca­pa­ci­dad pa­ra lle­gar al gol. Una si­tua­ción de­ses­pe­ra­da exi­ge una de­ses­pe­ra­da bús­que­da de so­lu­cio­nes, pero los ita­lia­nos, mul­ti­pli­can­do es­fuer­zos, no en­con­tra­ron nin­gu­na. Fue en 1958, en Sue­cia, la úl­ti­ma vez que Ita­lia que­dó al mar­gen de una Co­pa.

BUF­FON LLO­RÓ CON LA ELI­MI­NA­CIÓN DE ITA­LIA DEL MUN­DIAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.