CLA­RI­BEL ALE­GRÍA RE­CI­BE EL PRE­MIO REI­NA SOFÍA

El Nuevo Diario - - Portada - EFE

La poe­ta ni­ca­ra­güen­se, de 93 años, ase­gu­ró sen­tir­se “emo­cio­na­dí­si­ma” por la dis­tin­ción que re­ci­bió de ma­nos de la rei­na emé­ri­ta de Es­pa­ña, do­ña Sofía, la cual co­ro­na una tra­yec­to­ria li­te­ra­ria de sie­te dé­ca­das, en las que, se­gún sus pa­la­bras, siem­pre es­cri­bió “ba­jo la es­pue­la de la ob­se­sión”.

La poe­ta ni­ca­ra­güen­se Cla­ri­bel Ale­gría re­ci­bió ayer el Pre­mio Rei­na Sofía de Poe­sía Ibe­roa­me­ri­ca­na con un ale­ga­to a fa­vor de las mu­je­res, que du­ran­te años lu­cha­ron con­tra el ma­chis­mo im­pe­ran­te en Amé­ri­ca La­ti­na y lo­gra­ron rom­per los mu­ros pa­ra ver re­co­no­ci­do su pa­pel en la so­cie­dad.

A sus 93 años, la poe­ta ni­ca­ra­güen­se ase­gu­ró sen­tir­se “emo­cio­na­dí­si­ma” por la dis­tin­ción que co­ro­na una tra­yec­to­ria li­te­ra­ria de sie­te dé­ca­das en la que, se­gún sus pa­la­bras, siem­pre es­cri­bió “ba­jo la es­pue­la de la ob­se­sión”.

“Na­cí y cre­cí en una so­cie­dad agre­si­va­men­te ma­chis­ta”, evo­có en su dis­cur­so, en el que re­cor­dó que la mu­jer cam­pe­si­na o pro­le­ta­ria nun­ca tu­vo otra op­ción que la de con­ver­tir­se “en es­cla­va de su ma­ri­do y sus hi­jos”.

Ale­gría con­fe­só que su “gol­pe maes­tro” pa­ra po­der es­tu­diar fue ame­na­zar a su pa­dre con ha­cer­se mon­ja o ca­sar­se con el pri­me­ro que pi­die­ra su mano pa­ra di­vor­ciar­se en­se­gui­da, lo que era “un ho­rror en ese tiem­po”.

La poe­ta sub­ra­yó que el ma­chis­mo en Cen­troa­mé­ri­ca ha te­ni-

LI­TE­RA­TU­RA. La poe­ti­sa ni­ca­ra­güen­se fue ga­lar­do­na­da con el Pre­mio Rei­na Sofía, con el que se le re­co­no­ce su tra­yec­to­ria du­ran­te sie­te dé­ca­das de­di­ca­das a la poe­sía.

do que ad­mi­tir “len­ta­men­te y de ma­la ga­na” que una mu­jer pu­die­ra ac­ce­der a pues­tos de tra­ba­jo co­mo los del hom­bre y, tam­bién, a ser re­co­no­ci­das en el ám­bi­to de las le­tras.

Tam­bién re­fle­xio­nó so­bre si hay una li­te­ra­tu­ra fe­me­ni­na y otra mas­cu­li­na, so­bre lo que con­clu­yó que hay dos ti­pos: “la bue­na y la ma­la”.

“El se­xo del au­tor no tie­ne na­da que ver con la ca­li­dad de su obra”, sos­tu­vo Ale­gría en un dis­cur­so en el que, sin fal­tar los to­ques de hu­mor, re­pa­só al­gu­nos de los hi­tos de su vi­da y “los poe­mas de amor” con los que qui­so com­ba­tir “las dic­ta­du­ras, las in­jus­ti­cias y las bar­ba­ries” en Cen­troa­mé­ri­ca.

Uno de los se­cre­tos de su li­te­ra­tu­ra, re­ve­ló la es­cri­to­ra, es que nun­ca es­cri­be ver­sos en or­de­na­dor, por­que ne­ce­si­ta “bo­lí­gra­fo y pá­gi­nas sin ra­yas” pa­ra afron­tar “una em­pre­sa tan frá­gil” co­mo la de es­cri­bir poe­sía. Sen­ta­da en su si­lla de rue­das, Ale­gría de­di­có el pre­mio a la rei­na Sofía --de cu­yas ma­nos re­ci­bió el pre­mio en una ce­re­mo­nia ce­le­bra­da en el Sa­lón de Co­lum­nas del Pa­la­cio Real de Ma­drid--; a su men­tor, el cé­le­bre poe­ta Juan Ra­món Jiménez, así co­mo a su es­po­sa, Ze­no­bia Cam­pru­bí, y a quien mar­có su vo­ca­ción li­te­ra­ria, el es­cri­tor Rai­ner Ma­ría Ril­ke. Co­mo es tra­di­ción, en la en­tre­ga del ga­lar­dón, do­ta­do con 42,100 eu­ros (49,000 dó­la­res), se pre­sen­tó el poe­ma­rio an­to­ló­gi­co de Ale­gría, “Aun­que du­re un ins­tan­te”.

In­te­gran­te de la lla­ma­da Ge­ne­ra­ción Com­pro­me­ti­da, Ale­gría tie­ne a sus es­pal­das una di­la­ta­da ca­rre­ra que es­tre­nó en 1948 con su pri­mer li­bro, “Ani­llo de si­len­cio” y al que si­guie­ron otros 24 poe­ma­rios y una de­ce­na de no­ve­las.

CLA­RI­BEL ALE­GRÍA, ES­CRI­TO­RA NI­CA­RA­GÜEN­SE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.