MIL NI­ÑOS Y JÓ­VE­NES VI­VEN CON DIA­BE­TES

El Nuevo Diario - - Portada - KEYSI GAR­CÍA kgar­cia@el­nue­vo­dia­rio.com.ni

Pa­ra el tra­ta­mien­to com­ple­to de la dia­be­tes ti­po 1, co­no­ci­da tam­bién co­mo ju­ve­nil o de ini­cio de la in­fan­cia, se ne­ce­si­ta un apro­xi­ma­do de US$650 ca­da mes, de acuer­do con or­ga­ni­za­ción que atien­de es­tos ca­sos en el país.

Ha­ce 17 años, Thel­ma Nel­son no­tó que su hi­ja Lui­sa de un año, te­nía una pe­que­ña he­ri­da que no sa­na­ba y la lle­vó al hos­pi­tal. Des­pués de rea­li­zar­le va­rios exá­me­nes, fue diag­nos­ti­ca­da con dia­be­tes ti­po 1, co­no­ci­da tam­bién co­mo in­su­li­no­de­pen­dien­te, ju­ve­nil o de ini­cio de la in­fan­cia.

Al ini­cio acu­dían a la con­sul­ta en el Hos­pi­tal Ma­nuel de Je­sús Ri­ve­ra “La Mas­co­ta” ca­da quin­ce días, pe­ro con la en­fer­me­dad con­tro­la­da, las ci­tas con los es­pe­cia­lis­tas pue­den dis­tan­ciar­se has­ta por dos me­ses, in­di­ca Nel­son, de 37 años.

Nel­son re­la­ta que des­de en­ton­ces, Lui­sa, quien aho­ra tie­ne 18 años, ha re­ci­bi­do tra­ta­mien­tos con in­su­li­na to­dos los días de su vi­da pa­ra man­te­ner con­tro­la­da su en­fer­me­dad.

Ella era una de los apro­xi­ma­da­men­te 1,000 ni­ños y jó­ve­nes que vi­ven con dia­be­tes en Ni­ca­ra­gua, de acuer­do con re­gis­tros de la Aso­cia­ción de Pa­dres de Ni­ños y Jó­ve­nes Dia­bé­ti­cos de Ni­ca­ra­gua (APNJDN).

So­la­men­te en es­te año se ha de­tec­ta­do a 80 nue­vos pa­cien­tes me­no­res de edad con es­ta en­fer­me­dad, de acuer­do con re­gis­tros de APNJDN.

“En es­to hay que sa­ber lu­char jun­to con los hi­jos. Si no­so­tros com­prá­ra­mos (la in­su­li­na) gas­ta­ría­mos US$105 men­sua­les” se­ña­ló Nel­son.

Au­ra Cua­dra, pre­si­den­ta de la APNJDN, afir­mó que pa­ra man­te­ner el con­trol per­ma­nen­te y com­ple­ta­men­te de la dia­be­tes, que se­ría lo ideal, los cos­tos as­cien­den a US$650 men­sual­men­te.

Es­to in­clui­ría ins­tru­men­tos co­mo glu­có­me­tros, ti­ras reac­ti­vas y je­rin­gas; y en al­gu­nos ca­sos su­ple­men­tos de la in­su­li­na cuan­do no se tie­ne al al­can­ce in­me­dia­ta­men­te, de­bi­do a que la de­man­da de es­te me­di­ca­men­to es bas­tan­te al­ta, en es­pe­cial en los de­par­ta­men­tos del país, ase­gu­ró Cua­dra.

La APNJDN, ac­ti­va des­de ha­ce 25 años, rea­li­za di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des du­ran­te el año pa­ra re­cau­dar fon­dos y cos­tear los gas­tos de los tra­ta­mien­tos

Es­te año se ha de­tec­ta­do 80 nue­vos ca­sos de dia­be­tes in­fan­til y ju­ve­nil a ni­vel na­cio­nal.

de los pa­cien­tes que atien­de, sin in­cluir la in­su­li­na, que es su­mi­nis­tra­da por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud (Min­sa) por me­dio de uni­da­des de sa­lud pú­bli­cas en to­do el país.

IM­POR­TAN­CIA DEL CON­TROL

En Ni­ca­ra­gua, hay un “por­cen­ta­je” de ni­ños que na­ce con dia­be­tes ti­po 1, cu­ya cau­sa no es­tá muy cla­ra, aun­que se pre­su­me que pue­de ser he­re­di­ta­ria o por al­gu­na com­pli­ca­ción ge­né­ti­ca, ase­gu­ró el doc­tor Car­los Sáenz, se­cre­ta­rio del Min­sa.

“Si a es­te ni­ño no se le de­tec­ta tem­pra­na­men­te, su vi­da pue­de ser muy cor­ta. Pe­ro si se ha­cen las me­di­das pre­ven­ti­vas: de­tec­ción tem­pra­na, tra­ta­mien­to y el se­gui­mien­to, él pue­de vi­vir mu­chos años, lle­gar a adul­to y adul­to ma­yor con es­ta en­fer­me­dad”, sos­tu­vo. El tra­ta­mien­to de la dia­be­tes in­fan­til y ju­ve­nil tam­bién ra­di­ca en las me­di­das que se to­man a ni­vel fa­mi­liar: el co­no­ci­mien­to de la en­fer­me­dad, man­te­ner una die­ta sa­lu­da­ble, con­tro­lar los ni­ve­les de azú­car y la ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

“El Min­sa tie­ne dis­pues­to el per­so­nal y to­das las uni­da­des de sa­lud del país, hos­pi­ta­les y cen­tros de sa­lud, po­der brin­dar ese se­gui­mien­to a to­dos es­tos ca­sos pa­ra po­der dis­mi­nuir las muer­tes y con­tro­lar la en­fer­me­dad”, agre­gó Sáenz.

EL DESAFÍO DE LOS PA­DRES

“Al co­mien­zo yo no sa­bía qué era la dia­be­tes, yo pen­sa­ba que mi hi­ja iba a mo­rir”, men­cio­na Thel­ma Nel­son, quien for­ma par­te de la APNJDN. Ella asis­te a las ca­pa­ci­ta­cio­nes so­bre la en­fer­me­dad, lle­va a su hi­ja a las con­sul­tas con el dia­be­tó­lo­go en “La Mas­co­ta” y pro­cu­ra ga­ran­ti­zar una bue­na die­ta pa­ra Lui­sa, su úni­ca hi­ja.

Pa­ra los pa­dres que no tie­nen mu­cha in­for­ma­ción acer­ca de es­ta en­fer­me­dad crónica, el tra­ta­mien­to de un ni­ño o jo­ven con dia­be­tes pue­de ha­cer que los pa­dres “en­tren en un es­ta­do de shock o de due­lo”, en es­pe­cial cuan­do los ni­ños es­tán muy pe­que­ños y aún no pue­den ha­blar, apun­tó la di­rec­to­ra de la fun­da­ción.

“Quien que­da a car­go de su hi­jo lue­go que sa­le del hos­pi­tal es el pa­dre, si le apli­ca más do­sis de in­su­li­na de la que le co­rres­pon­de es un ries­go que es­tá co­rrien­do, por­que pue­de fa­lle­cer. Es un tra­go du­ro es­tar con tan­ta pre­sión, más si sa­be que tie­ne que ha­ber un cam­bio en su vi­da y ho­ra­rio, las co­mi­das que tie­ne que cam­biar pa­ra to­da la fa­mi­lia, ese es un es­ta­do de shock, es la par­te du­ra que la gen­te des­co­no­ce”, pre­ci­só Cua­dra.

MAR­CHA

Cien­tos de ni­ños, jó­ve­nes y pro­fe­sio­na­les de la sa­lud se con­gre­ga­ron ayer por la ma­ña­na pa­ra rea­li­zar una ca­mi­na­ta des­de la rotonda El Pe­rio­dis­ta con rum­bo ha­cia el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de De­por­tes (IND), fi­na­li­zan­do con un zum­ba­tón, con el fin de con­cien­ti­zar a la po­bla­ción so­bre la im­por­tan­cia del ejer­ci­cio, uno de los pi­la­res fun­da­men­ta­les pa­ra el con­trol de la dia­be­tes. La ac­ti­vi­dad fue rea­li­za­da en ce­le­bra­ción del Día Mun­dial de la Dia­be­tes, crea­do en 1991 por la OMS y la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de la Dia­be­tes (IDF, por sus si­glas en in­glés).

NI­ÑOS, JÓ­VE­NES Y PRO­FE­SIO­NA­LES DE LA SA­LUD REA­LI­ZA­RON AYER UNA CA­MI­NA­TA EN CE­LE­BRA­CIÓN DEL DÍA MUN­DIAL DE LA DIA­BE­TES.

THEL­MA NEL­SON.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.