Las ta­sas im­po­si­ti­vas, los dé­fi­cits fis­ca­les y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co

El Nuevo Diario - - Dinero - DOC­TOR EN DE­RE­CHO Y ECO­NO­MÍA NOEL RA­MÍ­REZ SÁN­CHEZ nra­mi­rezs50@hot­mail.com

Es­ti­ma­do lec­tor, co­mo he­mos di­cho, una de las prin­ci­pa­les res­pon­sa­bi­li­da­des de la al­ta ge­ren­cia es ana­li­zar el en­torno eco­nó­mi­co en el que ope­ra y tam­bién he­mos di­cho que la eco­no­mía es un sis­te­ma com­pues­to de par­tes que es­tán in­ter­re­la­cio­na­das y que siem­pre va­le la pe­na es­tar fa­mi­lia­ri­za­do con es­tas in­ter­re­la­cio­nes, pa­ra sa­ber por “don­de sal­ta­rá la lie­bre”. Es­to es es­pe­cial­men­te cier­to cuan­do ope­ra­mos en eco­no­mías “pe­que­ñas y abier­tas”, ya que ade­más de es­tar al tan­to de la eco­no­mía na­cio­nal, de­be­mos es­tar in­for­ma­dos de lo que ocu­rre en la eco­no­mía mun­dial y en las “lo­co­mo­to­ras” de esa eco­no­mía mun­dial. Y co­mo sa­be­mos que el pre­si­den­te de los Es­ta­dos uni­dos y el par­ti­do Re­pu­bli­cano im­pul­sa­rán una re­for­ma y una re­duc­ción en las ta­sas im­po­si­ti­vas, aho­ra ha­bla­re­mos del en­fo­que lla­ma­do “supply si­de eco­no­mics”, que bá­si­ca­men­te sos­tie­ne que si se re­du­cen las ta­sas im­po­si­ti­vas cuan­do es­tas son de­ma­sia­do ele­va­das, la in­ver­sión y el con­su­mo cre­ce­rán, la eco­no­mía cre­ce­rá, la re­cau­da­ción fis­cal cre­ce­rá y el des­em­pleo se re­du­ci­rá.

Re­cor­de­mos que la in­ver­sión na­cio­nal y ex­tran­je­ra se atrae con se­gu­ri­dad fí­si­ca y ju­rí­di­ca, una es­truc­tu­ra im­po­si­ti­va que sea com­pe­ti­ti­va y una es­truc­tu­ra de pre­cios de mer­ca­do que pro­mue­va la ren­ta­bi­li­dad de la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va. Y en paí­ses don­de la se­gu­ri­dad de la in­ver­sión y las le­yes del mer­ca­do es­tán ga­ran­ti­za­das, el te­ma im­po­si­ti­vo, in­clu­yen­do la po­lí­ti­ca aran­ce­la­ria se vuel­ve un fac­tor de­ter­mi­nan­te.

So­lo co­mo una anéc­do­ta le desea­mos co­men­tar que cuan­do es­tu­vi­mos al fren­te del Ban­co Cen­tral y tu­vi­mos que ne­go­ciar la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca na­cio­nal con el Fon­do Mo­ne­ta­rio, el equi­po ne­go­cia­dor del Fon­do, que nor­mal­men­te par­tía de una me­ta de dé­fi­cit del sec­tor pú­bli­co, nun­ca nos acep­ta­ba una re­duc­ción en ta­sa im­po­si­ti­va al­gu­na, a me­nos que la mis­ma fue­se com­pen­sa­da con una re­duc­ción en el ni­vel del gas­to pú­bli­co o con un in­cre­men­to en otras ta­sas im­po­si­ti­vas. In­clu­so cuan­do con­ver­sá­ba­mos de re­du­cir y uni­fi­car los aran­ce­les a las im­por­ta­cio­nes, pa­ra in­cen­ti­var una ma­yor com­pe­ten­cia en el mer­ca­do lo­cal y en el in­ter­na­cio­nal, al­go que mu­cho les gus­ta, es­tas re­duc­cio­nes te­nían que ser com­pen­sa­das de al­gu­na for­ma. Sin em­bar­go, ello no sig­ni­fi­ca que el ar­gu­men­to con­cep­tual del “supply si­de eco­no­mics” no ten­ga va­li­dez. Po­si­ble­men­te la po­si­ción del Fon­do se de­bía o a que no creían en ese en­fo­que o a que no­so­tros es­tá­ba­mos enor­me­men­te en­deu­da­dos y pa­ra cre­cer ne­ce­si­tá­ba­mos de la coo­pe­ra­ción de los or­ga­nis­mos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les, ya que el mer­ca­do fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal no es­ta­ba dis­po­ni­ble pa­ra nues­tra eco­no­mía, y pa­ra ob­te­ner­la ne­ce­si­tá­ba­mos de su “ben­di­ción”.

Pe­ro cuan­do las eco­no­mías se van for­ta­le­cien­do y ya no re­quie­ren de la “ben­di­ción” for­mal o in­for­mal del FMI o son eco­no­mías muy desa­rro­lla­das, po­nen o tra­tan de po­ner en prác­ti­ca es­te en­fo­que del “supply si­de eco­no­mics”.

La ló­gi­ca y la po­pu­la­ri­dad de es­te en­fo­que nos vie­ne del eco­no­mis­ta Art­hur B. Laf­fer, quien va­rias ve­ces nos ha di­cho que él desa­rro­lló es­te con­cep­to so­bre la ser­vi­lle­ta de un res­tau­ran­te, al di­bu­jar la fa­mo­sa “Cur­va de Laf­fer”. Es­ta cur­va nos di­ce que cuan­do in­cre­men­ta­mos las ta­sas im­po­si­ti­vas par­tien­do de ta­sas ex­tre­ma­da­men­te ba­jas, in­cre­men­ta­mos los ni­ve­les de re­cau­da­ción, pe­ro que lle­ga un mo­men­to en el que, si con­ti­nua­mos con es­ta po­lí­ti­ca, los ni­ve­les de re­cau­da­ción em­pie­zan a caer. Es la fa­mo­sa “ley de los ren­di­mien­tos de­cre­cien­tes”, apli­ca­ble a to­do ex­ce­so.

A nues­tra eco­no­mía le in­tere­sa que a la eco­no­mía mun­dial y a sus “lo­co­mo­to­ras” les va­ya bien, pues a no­so­tros nos irá bien, ya que así cre­ce­rá la de­man­da por nues­tras ex­por­ta­cio­nes.

Y es­to es es­pe­cial­men­te cier­to en el ca­so de la eco­no­mía de los Es­ta­dos Uni­dos por el ta­ma­ño de su mer­ca­do y por su cer­ca­nía geo­grá­fi­ca. Por eso cree­mos que es im­por­tan­te que com­pren­da­mos la ló­gi­ca de es­te en­fo­que y las con­di­cio­nes pa­ra que sea exi­to­so.

¿Có­mo sur­ge el fe­nó­meno de la “Cur­va de Laf­fer”? El fe­nó­meno sur­ge por­que cuan­do las ta­sas im­po­si­ti­vas son ex­ce­si­va­men­te ele­va­das, los con­tri­bu­yen­tes, es­pe­cial­men­te las em­pre­sas, bus­can có­mo pa­gar me­nos im­pues­tos pa­ra ser com­pe­ti­ti­vos y tras­la­dan sus ope­ra­cio­nes a otros paí­ses con es­truc­tu­ras tri­bu­ta­rias más com­pe­ti­ti­vas a ni­vel in­ter­na­cio­nal (en es­te ca­so el “bench­mar­king” fun­cio­na a la per­fec­ción).

Es­ta de­ci­sión, ra­cio­nal des­de el pun­to de vis­ta de la di­rec­ción su­pe­rior de la em­pre­sa, trae con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co na­cio­nal, la ge­ne­ra­ción de em­pleo y la mis­ma re­cau­da­ción fis­cal. Es co­mo dis­pa­rar­nos a nues­tro pro­pio pie. Ade­más, es­ta si­tua­ción nos crea otro pro­ble­ma, ya que pro­duc­tos y ser­vi­cios que an­tes eran pro­du­ci­dos a ni­vel na­cio­nal, aho­ra son im­por­ta­dos creán­do­nos un ma­yor dé­fi­cit co­mer­cial en la ba­lan­za de pa­gos, lo cual nos lle­va a un ma­yor ni­vel de en­deu­da­mien­to ex­terno o a una pér­di­da de re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les. Sin em­bar­go, el pro­ble­ma de las re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les no se pre­sen­ta si te­ne­mos la suer­te de emi­tir una mo­ne­da que sea con­si­de­ra­da co­mo una mo­ne­da “re­ser­va” a ni­vel in­ter­na­cio­nal, que­dán­do­nos úni­ca­men­te con el pro­ble­ma del en­deu­da­mien­to ex­terno, que pue­de lle­gar a ser muy de­li­ca­do.

Aho­ra us­ted me di­rá, “pe­ro Noel, si el diag­nós­ti­co y la so­lu­ción son tan sen­ci­llos, ¿Cuál es el pro­ble­ma?” El pro­ble­ma es de ca­rác­ter po­lí­ti­co y de ex­pec­ta­ti­vas en el tiem­po, ya que, nor­mal­men­te, el im­pac­to en los ni­ve­les de re­cau­da­ción tie­ne dos eta­pas, la in­me­dia­ta que se­ría una me­nor re­cau­da­ción que po­dría lle­var­nos a re­duc­cio­nes en cier­to ti­po de gas­to pú­bli­co que no son del agra­do de cier­tos sec­to­res de la po­bla­ción, o agru­pa­cio­nes po­lí­ti­cas, y el efec­to po­si­ti­vo en la in­ver­sión, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, el em­pleo y en la re­cau­da­ción, que po­dría to­mar un po­co de tiem­po. Ade­más, mu­chas ve­ces, los sec­to­res que no creen o no sim­pa­ti­zan con es­te en­fo­que, rea­li­zan, pa­ra eva­luar­lo, un aná­li­sis muy es­tá­ti­co y de muy cor­to pla­zo, con­cen­trán­do­se úni­ca­men­te en el mon­to de la re­duc­ción en la re­cau­da­ción en el cor­tí­si­mo pla­zo, sin to­mar en cuen­ta el be­ne­fi­cio po­ten­cial que se ob­ten­dría al re­cu­pe­rar la in­ver­sión, la pro­duc­ción, el em­pleo y la re­cau­da­ción que han emi­gra­do pro­duc­to de las ex­ce­si­vas ta­sas im­po­si­ti­vas y no so­lo eso, sino que tam­po­co con­si­de­ran el efec­to po­si­ti­vo al evi­tar que esa mi­gra­ción con­ti­núe, por­que, de no cam­biar­se las ta­sas im­po­si­ti­vas, con­ti­nua­ría. Por eso, el que to­ma es­te ti­po de de­ci­sio­nes, de­be es­tar con­ven­ci­do de los be­ne­fi­cios, ya que de lo con­tra­rio, si to­ma­das las de­ci­sio­nes lue­go “fla­quea”, se ve­rá en el peor de to­dos los mun­dos. A no­so­tros, co­mo di­ji­mos al ini­cio, nos con­vie­ne que es­ta re­for­ma fun­cio­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.