Los es­fuer­zos de Tai­wán con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do

El Nuevo Diario - - Opinión - JAIME CHIN-MU WU

La pre­ven­ción de los de­li­tos del cri­men or­ga­ni­za­do ha si­do du­ran­te mu­cho tiem­po una de las po­lí­ti­cas cla­ves pa­ra la se­gu­ri­dad de Tai­wán. El Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia ha ve­ni­do tra­ba­jan­do en la pro­mo­ción y di­vul­ga­ción de va­rias he­rra­mien­tas, que han ser­vi­do pa­ra com­ba­tir es­ta ame­na­za, co­mo son la so­fis­ti­ca­ción de la in­ves­ti­ga­ción y pre­ven­ción de de­li­tos, la in­te­gra­ción de re­cur­sos de di­fe­ren­tes agen­cias gu­ber­na­men­ta­les y de­par­ta­men­ta­les, y la par­ti­ci­pa­ción en la pro­mo­ción de la en­mien­da pa­ra me­jo­rar las le­yes y re­gu­la­cio­nes re­le­van­tes a es­ta pan­de­mia.

Pe­ro es­ta ar­dua ta­rea no ha si­do na­da fá­cil, ya que la re­co­pi­la­ción de evi­den­cias so­bre la par­ti­ci­pa­ción de tai­wa­ne­ses en de­li­tos de frau­de o cri­men or­ga­ni­za­do en el ex­te­rior es po­ca, pe­ro en au­men­to, las agen­cias de se­gu­ri­dad y la Po­li­cía es­tán cla­ras que es­te ti­po de de­li­to es­tá al­ta­men­te re­la­cio­na­do con la cons­tan­te pro­ba­bi­li­dad de re­in­ci­den­cia del de­lin­cuen­te y pa­ra evi­tar que eso su­ce­da, los sos­pe­cho­sos con an­te­ce­den­tes pe­na­les re­la­cio­na­dos con ello son re­gis­tra­dos en una ba­se de da­tos, don­de se rea­li­za un pro­fun­do y sis­te­má­ti­co aná­li­sis de in­for­ma­ción, y de es­ta for­ma de­ter­mi­nar si es­tos sos­pe­cho­sos es­tán in­vo­lu­cra­dos en de­li­tos de cri­men or­ga­ni­za­do en el ex­te­rior y si es así te­ner he­rra­mien­tas pa­ra po­der brin­dar una res­pues­ta in­me­dia­ta, que im­pi­da que si­gan co­me­tien­do di­cho cri­men. En el año 2016, el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia jun­to con el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, la Fis­ca­lía Su­pe­rior y el De­par­ta­men­to de Po­li­cía pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal, en­tre otras agen­cias tai­wa­ne­sas, es­ta­ble­cie­ron la “Pla­ta­for­ma de coor­di­na­ción in­ter­de­par­ta­men­tal pa­ra pro­ce­sar ca­sos de frau­de en las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes a tra­vés del es­tre­cho en otros paí­ses”, es­ta pla­ta­for­ma se ha con­ver­ti­do en una he­rra­mien­ta in­no­va­do­ra y pri­mor­dial pa­ra per­se­guir y pro­ce­sar to­dos los ca­sos de frau­des trans­fron­te­ri­zos a tra­vés del es­tre­cho. Otro pro­gra­ma que ha ve­ni­do a re­for­zar es­ta lu­cha, es el pro­gra­ma “Agen­te de en­la­ce de la Po­li­cía, ba­sa­do en mi­sio­nes” cu­yo ob­je­ti­vo es pro­mo­ver la co­la­bo­ra­ción en­tre Tai­wán y la Po­li­cía del país per­ti­nen­te y de es­ta ma­ne­ra po­der usar la ex­pe­rien­cia de Tai­wán en la lu­cha con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do en to­das su ra­mi­fi­ca­cio­nes. Pa­ra ello, el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res ha desa­rro­lla­do el me­ca­nis­mo de “In­for­me so­bre ad­ver­ten­cia pre­via, arres­to, de­ten­ción y re­pa­tria­ción so­bre el ciu­da­dano tai­wa­nés in­vo­lu­cra­do en frau­des en el ex­te­rior”, el cual per­mi­te a las ofi­ci­nas de re­pre­sen­ta­ción, em­ba­ja­das y a la Po­li­cía de Tai­péi co­la­bo­rar de an­te­mano con ba­se en el in­ter­cam­bio pre­vio de la in­for­ma­ción de ad­ver­ten­cia so­bre de­li­tos trans­fron­te­ri­zos.

En los úl­ti­mos años, Tai­wán ha da­do un pa­so gi­gan­te es es­ta lu­cha, mo­ti­va­do por lo avan­za­do que son las re­gu­la­cio­nes que ri­gen los de­li­tos del cri­men or­ga­ni­za­do en to­das sus mo­da­li­da­des en las le­gis­la­cio­nes ex­tran­je­ras, pro­mul­gan­do la in­cor­po­ra­ción del de­li­to de frau­de agra­va­do, la­va­do de di­ne­ro y cual­quier otra trans­gre­sión a su Có­di­go Pe­nal, pa­ra con­tar con una le­gis­la­ción más acor­de y en con­so­nan­cia con las le­yes de otros paí­ses. En los nue­vos Ar­tícu­los se le­ga­li­za el cas­ti­go re­gla­men­ta­rio que re­ci­bi­rá cual­quier ciu­da­dano por co­me­ter al­gu­nos de esos de­li­tos, con pe­nas que van des­de 6 me­ses co­mo mí­ni­mo, has­ta sie­te años de en­car­ce­la­mien­to y el otor­ga­mien­to de una mul­ta eco­nó­mi­ca con­si­de­ra­ble­men­te al­ta. En los úl­ti­mos años, Tai­wán ha fir­ma­do “Acuer­dos so­bre asis­ten­cia ju­di­cial mu­tua en asun­tos cri­mi­na­les” con di­ver­sos paí­ses de Amé­ri­ca, Áfri­ca y Asia, un me­ca­nis­mos más pa­ra con­ti­nuar y pro­fun­di­zar la ar­dua lu­cha con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do. Ha­ce tres años, el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia se unió ofi­cial­men­te a la Red de Asia/ Pa­cí­fi­co de Agen­cias In­ter­mi­nis­te­ria­les de Re­cu­pe­ra­ción de Ac­ti­vos (abre­via­do ARIN-AP) con­vir­tién­do­se en un ac­ti­vo Es­ta­do miem­bro. Co­mo par­te de es­ta in­men­sa pla­ta­for­ma, se acre­cien­ta y for­ta­le­ce el com­par­ti­mien­to de la in­ter­ac­ción, el in­ter­cam­bio y la ex­pe­rien­cia con au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes de to­do el mun­do. Por su am­plia par­ti­ci­pa­ción en mu­chos sec­to­res de gran im­por­tan­cia, a tra­vés de pro­gra­mas de desa­rro­llo y coo­pe­ra­ción en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, las au­to­ri­da­des tai­wa­ne­sas es­tán siem­pre dis­pues­tas a co­la­bo­rar con el cum­pli­mien­to de la for­mu­la­ción de car­gos pa­ra com­ba­tir los de­li­tos trans­fron­te­ri­zos y el cri­men or­ga­ni­za­do.

Con to­das es­tas he­rra­mien­tas y me­ca­nis­mos de lu­cha con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do y to­das sus derivaciones, Tai­wán de­mues­tra su com­pro­mi­so y en­tu­sias­mo pa­ra bus­car la paz y la se­gu­ri­dad no so­lo de sus ciu­da­da­nos, sino, del mun­do en­te­ro.

Ma­na­gua, mar­tes 14 de no­viem­bre de 2017 * Em­ba­ja­dor Re­pú­bli­ca de Chi­na (Tai­wán).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.