Si­gue el mis­te­rio del ase­si­na­to de Ken­nedy

El Nuevo Diario - - Opinión - ADOL­FO MI­RAN­DA SÁENZ*

El pre­si­den­te John F. Ken­nedy fue uno de los pre­si­den­tes más li­be­ra­les y pro­gre­sis­tas en la his­to­ria de EE. UU. Amado por su pue­blo, se en­ca­mi­na­ba a una se­gu­ra re­elec­ción cuan­do fue ase­si­na­do. Ken­nedy te­nía va­rios enemi­gos por su amis­tad con Mar­tin Lut­her King (tam­bién ase­si­na­do) y su apo­yo a la lu­cha de los ne­gros por la igual­dad; por ha­ber­se ne­ga­do a in­va­dir Cu­ba; su de­ci­sión de re­du­cir las tro­pas en­via­das a Viet­nam; qui­tar­le a los gran­des ban­cos la fun­ción de im­pri­mir bi­lle­tes; su per­se­cu­ción a la ma­fia; apar­tar de la po­lí­ti­ca el Ejér­ci­to, que con su an­te­ce­sor Ei­sen­ho­wer ha­bía si­do el ver­da­de­ro de­fi­ni­dor de la po­lí­ti­ca; y en ge­ne­ral ser li­be­ral y pro­gre­sis­ta, eran mo­ti­vos su­fi­cien­tes pa­ra que gen­te po­de­ro­sa desea­ra su muer­te. Ken­nedy re­co­no­cía los de­re­chos ci­vi­les, la igual­dad de los ne­gros, y los sen­ta­ba en las es­cue­las, res­tau­ran­tes y de­más si­tios ex­clu­si­vos de los blan­cos; afec­ta­ba las in­men­sas ga­nan­cias de la in­dus­tria mi­li­tar y de los ban­que­ros; re­sul­ta­ba de­ma­sia­do irri­tan­te pa­ra los sec­to­res con­ser­va­do­res del país. Ken­nedy fue ase­si­na­do el 22 de no­viem­bre de 1963. Se ha di­cho que los ra­cis­tas, los di­ri­gen­tes del exi­lio cu­bano, la ma­fia, el FBI, la CIA, el Ser­vi­cio Se­cre­to y los al­tos man­dos del Ejér­ci­to ten­drían mo­ti­vos pa­ra ase­si­nar­lo. Des­de el prin­ci­pio se hi­zo sos­pe­cho­so el es­fuer­zo de dar por des­con­ta­do que el ase­sino Lee Har­vey Os­wald ac­tuó so­lo; fue cap­tu­ra­do el mis­mo día y ase­si­na­do al día si­guien­te por Jack Rugby, un hom­bre aso­cia­do a la ma­fia y cap­tu­ra­do de in­me­dia­to, pa­ra apa­re­cer pron­to ahor­ca­do en su cel­da. Pa­ra ca­llar las vo­ces de in­dig­na­ción por la fal­ta de una in­ves­ti­ga­ción efi­cien­te, el pre­si­den­te Lin­don John­son nom­bró una co­mi­sión en­ca­be­za­da por el pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma, Earl Wa­rren. Su in­for­me de­cla­ró a Os­wald co­mo úni­co res­pon­sa­ble, pe­ro el fis­cal Jim Ga­rri­son en­con­tró mu­chas la­gu­nas, contradicciones y erro­res en el in­for­me. El ele­va­do nú­me­ro de he­ri­das pro­du­ci­das por el aten­ta­do no po­dían ha­ber­se pro­du­ci­do por úni­ca­men­te los tres dis­pa­ros de Os­wald. Pa­ra ello, era ne­ce­sa­rio que una de las ba­las de Os­wald hu­bie­ra rea­li­za­do más de una de­ce­na de he­ri­das ser­pen­tean­do des­de el cuer­po de Ken­nedy pri­me­ro has­ta el del­go­ber­na­dor Con­nally des­pués, re­bo­tan­do nu­me­ro­sas ve­ces y rea­li­zan­do brus­cos cam­bios de tra­yec­to­ria: es la lla­ma­da “teo­ría de una so­la ba­la” o “la ba­la má­gi­ca”. Ga­rri­son des­cu­brió que te­nía que ha­ber al me­nos un cuar­to dis­pa­ro, y, por tan­to, un se­gun­do ti­ra­dor. En una con­fe­sión gra­ba­da, un ex­mi­li­tar y agen­te de la CIA, Ja­mes Fi­les, con víncu­los en la ma­fia y en­tre­na­dor de los cu­ba­nos que des­em­bar­ca­ron en Bahía de Co­chi­nos, con­fe­só ha­ber he­cho el cuar­to dis­pa­ro for­man­do par­te de una cons­pi­ra­ción. Ga­rri­son des­cu­brió có­mo en el In­for­me Wa­rren fal­ta­ron las de­cla­ra­cio­nes de im­por­tan­tes tes­ti­gos, otras de­cla­ra­cio­nes se mo­di­fi­ca­ron, hu­bo de­ta­lles cla­ves pa­sa­dos por al­to; la con­fe­sión de Fi­les y los in­di­cios de que Os­wald per­te­ne­ció a la CIA, apun­ta­rían a una cons­pi­ra­ción a ni­vel de los ser­vi­cios se­cre­tos nor­te­ame­ri­ca­nos, im­pli­can­do a la CIA, el FBI, mi­li­ta­res, gen­te de la ma­fia y del exi­lio cu­bano. Hu­bo fu­ria con­tra Ga­rri­son y lo­gra­ron ca­llar­lo con hos­ti­ga­mien­to a su fa­mi­lia. Se prohi­bió in­ves­ti­gar más el ca­so y ar­chi­va­ron co­mo “in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da” o “se­cre­to má­xi­mo” to­da la do­cu­men­ta­ción. Pe­ro un Co­mi­té Se­lec­to de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes acep­tó va­rias con­clu­sio­nes de Ga­rri­son y di­jo en un re­por­te en 1979 que Ken­nedy “fue pro­ba­ble­men­te ase­si­na­do co­mo re­sul­ta­do de una cons­pi­ra­ción”, pe­ro no iden­ti­fi­có quié­nes fue­ron los cons­pi­ra­do­res. Des­pués de 25 años, Trump or­de­nó la des­cla­si­fi­ca­ción de más de 2,800 do­cu­men­tos re­la­cio­na­dos con el ase­si­na­to, pe­ro ce­dió an­te la pre­sión de la CIA y el FBI pa­ra man­te­ner cla­si­fi­ca­dos mi­les de do­cu­men­tos adi­cio­na­les otor­gán­do­les me­ses ex­tras pa­ra re­vi­sar­los. En los do­cu­men­tos en­tre­ga­dos fal­tan ho­jas, otras tie­nen am­plias sec­cio­nes ta­cha­das, y se­gu­ra­men­te otro tan­to pa­sa­rá con los “pen­dien­tes de re­vi­sión”. Es inex­pli­ca­ble que al pue­blo es­ta­dou­ni­den­se se le nie­gue co­no­cer la ver­dad so­bre el ase­si­na­to de un pre­si­den­te. Su hermano Ro­bert, años des­pués, as­pi­ró a la pre­si­den­cia y fue tam­bién ase­si­na­do. ¿Cuán­tas co­sas ocul­ta la gen­te po­de­ro­sa en los Es­ta­dos Uni­dos?

* Abo­ga­do, pe­rio­dis­ta y es­cri­tor www.adol­fo­mi­ran­da­saenz.blogs­pot.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.