De la abun­dan­cia del co­ra­zón ha­bla Fa­ce­book

El Nuevo Diario - - Fama - KAR­LA ICA­ZA M. el­po­der­de­la­mor2016@gmail.com

El otro día que en­tré a Fa­ce­book me to­pé con un co­men­ta­rio que una ami­ga ha­bía pues­to en su es­ta­do. De­cía bar­ba­ri­da­des so­bre una per­so­na; no me dio pe­re­za leer has­ta al fi­nal por­que real­men­te me sor­pren­dió mu­chí­si­mo to­do lo que de­cía. No es al­guien que veo muy a me­nu­do, pe­ro nun­ca me ima­gi­né que de ella sa­lie­ran co­sas tan feas. Aho­ra con las re­des so­cia­les es­ta­mos más cer­ca de las per­so­nas y nos da­mos cuen­ta de co­sas que tal vez an­tes, cuan­do con­ver­sá­ba­mos en per­so­na, no sa­lían a luz. Des­pués de leer el co­men­ta­rio, me acor­dé de un prin­ci­pio que di­ce “de la abun­dan­cia del co­ra­zón ha­bla la bo­ca¨. Ma­teo 12:34. ¿Pe­ro có­mo “mas­ti­ca­mos” es­to? Si to­ma­mos un re­ci­pien­te y le co­men­za­mos a echar des­per­di­cios, co­mi­da po­dri­da, etc. y lue­go lo lle­na­mos de agua, lo que sal­drá de él se­rá agua su­cia. Nues­tro co­ra­zón es un re­ci­pien­te que tie­ne una en­tra­da y una sa­li­da. Si lo lle­na­mos de re­sen­ti­mien­tos, ren­co­res, ira, in­cre­du­li­dad, en­vi­dia, ma­los pen­sa­mien­tos, etc., lle­ga­rá un mo­men­to que lo que sal­ga de nues­tra bo­ca se­rá amar­gu­ra, ne­ga­ti­vi­dad, pe­si­mis­mo, que­ja, crí­ti­ca, etc. Por mu­cho tiem­po lu­ché con los re­sen­ti­mien­tos y con la ne­ga­ti­vi­dad, mi es­po­so me de­cía a ca­da ra­to que cui­da­ra lo que es­ta­ba sa­lien­do de mi bo­ca; él ya ha­bía en­con­tra­do es­te prin­ci­pio y lo ha­bía en­ten­di­do y me po­nía fu­rio­sa cuan­do me lo de­cía. Al ca­bo de los años me di cuen­ta que te­nía ra­zón, pe­ro no so­lo eso, co­men­cé a ver que en la me­di­da que yo echa­ba “agua lim­pia” en el re­ci­pien­te su­cio, en esa me­di­da el agua que sa­lía se iba vien­do ca­da vez más trans­pa­ren­te.

¿A qué me re­fie­ro con echar “agua lim­pia” en el re­ci­pien­te? Les com­par­to un par de ejem­plos de lo que yo he he­cho:

1

Lim­pié el agua su­cia del re­sen­ti­mien­to y los ren­co­res con el per­dón. Yo to­mé la de­ci­sión de per­do­nar y Dios se en­car­gó de sa­nar mi co­ra­zón.

2

La ne­ga­ti­vi­dad es al­go que yo ca­si lo traía en mis ge­nes, es­to ha­cía que es­tu­vie­ra lle­na de te­mo­res e in­se­gu­ri­da­des. No sé qué me hu­bie­ra pa­sa­do cuan­do me diag­nos­ti­ca­ron un cán­cer de seno ha­ce dos años, si un tiem­po atrás yo no hu­bie­ra co­men­za­do a lle­nar de agua lim­pia (fe) mi co­ra­zón te­me­ro­so. La fe lim­pia to­do te­mor e in­se­gu­ri­dad. Cuan­do yo re­ci­bí el diag­nós­ti­co, con­tra­rio a pen­sar ne­ga­ti­va­men­te de lo que es­ta­ba por ve­nir, tu­ve fe y de mi bo­ca sa­lie­ron pa­la­bras y ac­cio­nes que con­ta­gia­ron a mi es­po­so, a mis hi­jos, a mis pa­dres, her­ma­nos y ami­gos, de tal ma­ne­ra que esa cir­cuns­tan­cia tan di­fí­cil la en­fren­ta­mos to­dos de una ma­ne­ra po­si­ti­va: “Lle­na de agua lim­pia”.

Pa­ra lim­piar el co­ra­zón te­ne­mos que co­men­zar por re­no­var nues­tra men­te que es don­de es­tá la ba­ta­lla. Re­no­va­mos nues­tra men­te de di­fe­ren­tes for­mas: oran­do, le­yen­do la Bi­blia y li­bros que nos edi­fi­quen, ro­deán­do­nos de per­so­nas sa­bias; es­cu­chan­do mú­si­ca y vien­do pe­lí­cu­las que ten­gan men­sa­jes po­si­ti­vos, prin­ci­pios de vi­da, que nos de­jen al­go bueno. Pa­ra no­so­tros la mú­si­ca ha si­do un fac­tor im­por­tan­te en nues­tra vi­da en los úl­ti­mos tres años. Cuan­do yo sien­to te­mor, voy y bus­co una can­ción con men­sa­je que lo con­tra­rres­te; aquí les de­jo una es­tro­fa de una de mis fa­vo­ri­tas que en es­pa­ñol se lla­ma “No más es­cla­vos (del te­mor)”, de Jo­nat­han y Me­lis­sa Hel­ser:

“Abris­te el mar, así que pue­do ca­mi­nar bien a tra­vés de él To­dos mis mie­dos fue­ron aho­ga­dos en per­fec­to Amor Me res­ca­tas­te, así que pue­do le­van­tar­me y can­tar

Soy un hi­jo de Dios”.

Lim­piar el re­ci­pien­te no es ta­rea de una so­la vez, es al­go que te­ne­mos que ha­cer to­dos los días, por­que mien­tras es­te­mos en es­ta tie­rra, dia­ria­men­te es­ta­re­mos ex­pues­tos a la su­cie­dad; al­guien nos ha­ce da­ño, nos en­fren­ta­mos a pro­ble­mas, las no­ti­cias ne­ga­ti­vas es­tán por to­dos la­dos, etc. pe­ro co­mo di­ce Pro­ver­bios 4:23, “So­bre to­das las co­sas cui­da tu co­ra­zón, por­que és­te de­ter­mi­na el rum­bo de tu vi­da.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.