¿Qué de­be mo­ti­var­te a ad­qui­rir un se­gu­ro de vi­da-ries­go?

El Nuevo Diario - - Especial Seguros - END/

FUN­CIO­NA­MIEN­TO. Los de­no­mi­na­dos se­gu­ros de ries­go ase­gu­ran un ca­pi­tal a los be­ne­fi­cia­rios del ase­gu­ra­do en ca­so de que es­te fa­llez­ca o ten­ga un ac­ci­den­te que le in­ca­pa­ci­te ejer­cer sus fun­cio­nes la­bo­ra­les.

Exis­ten dos ti­pos de se­gu­ros de vi­da: Vi­da Aho­rro y Vi­da Ries­go, en es­ta edi­ción nos cen­tra­re­mos en la im­por­tan­cia de op­tar por con­tra­tar un se­gu­ro de vi­da-ries­go. ¿Cómo es­ta­mos en cuan­to a cul­tu­ra de pro­tec­ción de nues­tra vi­da?, es una im­por­tan­te re­fle­xión que de­be­ría res­pon­der a la ne­ce­si­dad de res­guar­dar nues­tra es­ta­bi­li­dad in­di­vi­dual así co­mo el ga­ran­ti­zar un ali­vio pa­ra nues­tros fa­mi­lia­res, y es que ha­bla­mos de que son po­cas las per­so­nas que cuen­tan con un se­gu­ro de vi­da. Es­ta pó­li­za pue­de ser con­tra­ta­da por cual­quier per­so­na de ma­ne­ra in­di­vi­dual, o bien in­cluir a su nú­cleo fa­mi­liar.

Los se­gu­ros de vi­da pue­den cla­si­fi­car­se de acuer­do con su du­ra­ción en tem­po­ra­rios o de vi­da en­te­ra. Por su ti­po de pri­ma, es­ta pue­de ser ni­ve­la­da, don­de el pa­go es cons­tan­te, y a pri­ma de ries­go, don­de au­men­ta de acuer­do con la edad del ase­gu­ra­do; o la can­ti­dad de ase­gu­ra­dos que cu­bre la pó­li­za (se­gu­ros in­di­vi­dua­les, co­lec­ti­vos o de va­rias ca­be­zas). Los mon­tos pue­den va­riar de acuer­do con ca­da ase­gu­ra­do­ra. Pe­ro, ¿cuál de­be­ría ser la ra­zón prin­ci­pal pa­ra op­tar por un se­gu­ro de es­te ti­po?, el pro­pó­si­to de que per­mi­ten mi­ti­gar el im­pac­to eco­nó­mi­co an­te un he­cho ines­pe­ra­do o fa­lle­ci­mien­to, es­pe­cial­men­te si el ase­gu­ra­do es el sos­tén eco­nó­mi­co del ho­gar, así se ex­po­ne en una in­for­ma­ción com­par­ti­da al res­pec­to en el si­tio web Ges­tión. En ca­so de fa­lle­ci­mien­to, los be­ne­fi­cia­rios o he­re­de­ros ac­ce­den a una in­dem­ni­za­ción pa­ra man­te­ner su es­ti­lo de vi­da. En es­te pun­to, la su­ma ase­gu­ra­da co­rres­pon­dien­te a los be­ne­fi­cia­rios va a ser equi­va­len­te al 25% de la su­ma ase­gu­ra­da del ti­tu­lar de la pó­li­za.

La in­dem­ni­za­ción se de­no­mi­na ca­pi­tal ase­gu­ra­do. Por lo ge­ne­ral, las ase­gu­ra­do­ras pi­den que el ase­gu­ra­do ten­ga una edad en­tre 18 y 69 años. Es­te se­gu­ro cu­bre la muer­te por cual­quier cau­sa, la que pue­de ser na­tu­ral o ac­ci­den­tal, en los ca­sos de muer­te na­tu­ral de­be ser pro­du­ci­da por una en­fer­me­dad que sur­ja pos­te­rior a la fe­cha de ini­cio de la vi­gen­cia de la pó­li­za. En el ca­so que la per­so­na que­da­se in­ca­pa­ci­ta­da to­tal­men­te pa­ra la­bo­rar, la com­pa­ñía le de­be en­tre­gar al ase­gu­ra­do una su­ma co­rres­pon­dien­te al se­gu­ro bá­si­co, que pue­de ron­dar un pe­rio­do de en­tre­ga dis­tri­bui­dos en cin­co años.

A TE­NER EN CUEN­TA

Las ase­gu­ra­do­ras afir­man que, gra­cias a la com­bi­na­ción de la pre­vi­sión y la so­li­da­ri­dad del sis­te­ma, el ase­gu­ra­do ob­tie­ne una co­ber­tu­ra in­me­dia­ta por im­por­tan­tes mon­tos, aun cuan­do los apor­tes in­di­vi­dua­les son re­du­ci­dos. La edad de la pa­re­ja y de los hi­jos, así co­mo del res­to de per­so­nas que de­pen­dan del ase­gu­ra­do, si hay al­guno de sus miem­bros con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad, el nú­me­ro de per­so­nas que se sus­ten­tan con el suel­do de aquel o la can­ti­dad eco­nó­mi­ca ne­ce­sa­ria pa­ra que aque­llas pue­dan sa­lir ade­lan­te, son al­gu­nos de los pa­rá­me­tros que se de­be de te­ner en cuen­ta a la ho­ra de ele­gir un se­gu­ro de vi­da u otro. Tam­bién es im­por­tan­te que el in­di­vi­duo ten­ga cla­ro en qué con­sis­ti­rán las nor­ma­ti­vas del se­gu­ro al que se va a afi­liar, la fia­bi­li­dad que le ten­ga a la em­pre­sa es fun­da­men­tal.

A la ho­ra de con­tra­tar una pó­li­za de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas es pre­ci­so lle­nar una de­cla­ra­ción de sa­lud, de­bién­do­se ase­gu­rar que con­ten­ga to­das las cir­cuns­tan­cias co­no­ci­das por el to­ma­dor, que pu­die­ran in­fluir en la va­lo­ra­ción del ries­go. La ocul­ta­ción de da­tos po­drá con­lle­var la res­ci­sión del con­tra­to. Por otra par­te, hay pó­li­zas que per­mi­ten in­clu­so be­ne­fi­ciar al ase­gu­ra­do en vi­da, por ejem­plo com­ple­men­tan­do la ju­bi­la­ción (cuan­do al­guien que pa­ga su se­gu­ro de vi­da du­ran­te mu­chos años y lle­ga a la ve­jez sin te­ner que preo­cu­par­se por el bie­nes­tar eco­nó­mi­co de su fa­mi­lia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.