En un par­pa­deo, la pre­ca­rie­dad la­bo­ral se afian­zó en Nicaragua

El Nuevo Diario - - Opinión - JUAN MA­NUEL SÁNCHEZ RA­MÍ­REZ*

Tres me­ses atrás sen­tí en car­ne pro­pia la ines­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, por lo que de­ci­dí ex­plo­rar los pro­gra­mas de “ali­vio fi­nan­cie­ro” que ofre­cían los ban­cos. Ca­si al mis­mo tiem­po me en­te­ré que una ami­ga lle­gó un día a su tra­ba­jo y dos ho­ras des­pués le en­tre­ga­ron su car­ta de des­pi­do. Otro ami­go tu­vo que po­ner en “pau­sa” su ne­go­cio, des­pi­dien­do a cin­co per­so­nas. Des­de mi blog MGA2.0 de­ci­dí pre­gun­tar­le a los ma­na­guas ¿có­mo han si­do im­pac­ta­dos por es­ta cri­sis so­cio­po­lí­ti­ca? La idea era sa­ber ¿qué sien­ten?, ¿cuá­les creen que son las po­si­bles sa­li­das? y en es­pe­cial cap­tar su per­cep­ción so­bre su fu­tu­ro y el de Nicaragua. La en­cues­ta se reali­zó en­tre el 28 de agos­to y el 14 de sep­tiem­bre de es­te año, usan­do la pla­ta­for­ma Sur­vey­mon­key, y dis­tri­bui­da a tra­vés de mi fan pa­ge en Fa­ce­book.

Re­ci­bí un to­tal de 478 res­pues­tas pro­ve­nien­tes de 7 dis­tri­tos de la ciu­dad de Ma­na­gua, lo cual re­pre­sen­ta una mues­tra es­ta­dís­ti­ca de la po­bla­ción ca­pi­ta­li­na que ase­gu­ra un mar­gen de error del 5% y un ni­vel de con­fian­za del 95%.

El 50.1% de par­ti­ci­pan­tes de la en­cues­ta tie­nen de 26 a 50 años, es de­cir, to­dos los ciu­da­da­nos eco­nó­mi­ca­men­te ac­ti­vos. Otro 40%, per­te­ne­ce a la edad de 51 años a más y un 9.7% co­rres­pon­de a las eda­des de 15 a 25 años. Lo pri­me­ro que me di­ce la en­cues­ta es que las mu­je­res es­tán más dis­pues­tas que los hom­bres a ex­pre­sar y ha­blar de sus pro­ble­mas, pues el 65.05% de las res­pues­tas son de mu­je­res y un 33.26% son de hom­bres. Y el 1.68% co­rres­pon­dió al co­lec­ti­vo de la di­ver­si­dad se­xual.

Los ca­sos men­cio­na­dos al ini­cio me hi­cie­ron en­ten­der que la cri­sis no gol­peó so­lo a los más po­bres o los más vul­ne­ra­bles. La en­cues­ta mues­tra que 7 de ca­da 10 ca­pi­ta­li­nos ex­pre­san que la cri­sis los ha afec­ta­do mu­cho. Y dos de ca­da 10 in­di­can que los ha afec­ta­do al­go.

Es­tos da­tos de­jan bas­tan­te cla­ro que tam­bién se ha gol­pea­do fuer­te­men­te a la cla­se me­dia de Nicaragua. In­clu­so a los gran­des ca­pi­ta­les. Y cuan­do es­to su­ce­de, sin ser eco­no­mis­ta, pue­do de­cir que la cri­sis eco­nó­mi­ca en Nicaragua ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se por un buen ra­to.

La pri­me­ra afec­ta­ción de los ma­na­guas ha si­do la in­se­gu­ri­dad al sa­lir a las ca­lles, así lo ex­pre­san sie­te de ca­da diez ciu­da­da­nos que vi­ven en la ca­pi­tal. Pa­sa­mos de ser una ciu­dad se­gu­ra con ba­jas ta­sas de ho­mi­ci­dio y don­de la prin­ci­pal cau­sa de muer­te en las ca­lles era por los ac­ci­den­tes de trán­si­to, a una ciu­dad don­de en pro­me­dio se han ase­si­na­do a 2 per­so­nas por día en los úl­ti­mos 4 me­ses. Con la in­se­gu­ri­dad en las ca­lles, se per­dió la con­fian­za. Sin con­fian­za no hay in­ver­sión, sin in­ver­sión no hay em­pleo. Y así lo con­fir­ma la en­cues­ta, cuan­do tres de ca­da diez ciu­da­da­nos que es­ta­ba la­bo­ran­do in­di­can que per­die­ron sus em­pleos. Otros tres de ca­da diez in­di­can que sus con­tra­tos de tra­ba­jo per­ma­nen­te fue­ron cam­bia­dos a ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les o les mo­di­fi­ca­ron la jor­na­da la­bo­ral y has­ta les cam­bia­ron los be­ne­fi­cios la­bo­ra­les. Seis de ca­da diez ciu­da­da­nos in­di­can que se les dis­mi­nu­yó el in­gre­so. Cua­tro de ca­da diez de­cla­ran que tie­ne aho­ra me­nor ca­pa­ci­dad pa­ra pa­gar deu­das y que se dis­mi­nu­yó su po­der ad­qui­si­ti­vo. Tres de ca­da diez in­di­can que al­gún miem­bro de su fa­mi­lia ha te­ni­do que mi­grar por fal­ta de em­pleo o de al­ter­na­ti­vas pa­ra ge­ne­rar in­gre­sos. Per­der de un mo­men­to a otro la se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca ha pro­du­ci­do en los ca­pi­ta­li­nos di­ver­sos es­ta­dos de ín­do­le fí­si­co y emo­cio­nal, co­mo si­tua­cio­nes de es­trés, an­sie­dad, de­pre­sión, irri­ta­bi­li­dad, al­te­ra­cio­nes en el sue­ño, des­or­den ali­men­ta­rio. Así lo in­di­ca­ron seis de ca­da 10 ciu­da­da­nos, ma­yo­ri­ta­ria­men­te pa­dres o ma­dres de fa­mi­lia que de­ben ha­cer fren­te a los gas­tos fa­mi­lia­res. En to­dos los ca­sos nos en­con­tra­mos an­te cam­bios en nues­tros es­ti­los de vi­da y un in­cre­men­to de la pre­ca­rie­dad la­bo­ral que se afian­zó en Nicaragua de un día pa­ra otro, so­lo com­pa­ra­ble a es­tar vi­vien­do por va­rios días en el cie­lo, y de re­pen­te des­per­tar una ma­ña­na en el in­fierno.

Es­tá cla­ro que los ac­to­res po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y so­cia­les has­ta el día de hoy han per­di­do su ca­pa­ci­dad de res­tau­rar la de­mo­cra­cia sin in­cre­men­tar la “deu­da so­cial” al des­truir el bie­nes­tar de los ni­ca­ra­güen­ses.

* El au­tor es abo­ga­do. www.juan­ma­nuel­san­chez.net

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.