Una ge­ne­ra­ción de ni­ñas pre­pa­ra­das pa­ra la in­clu­sión digital

El Nuevo Diario - - Opinión - CRIS­TI­NA POM­BO*

Soy una fir­me cre­yen­te en la in­no­va­ción y el uso de tec­no­lo­gías pa­ra apa­lan­car el desa­rro­llo so­cial. Más que un man­tra, es prag­ma­tis­mo ba­sa­do en da­tos. Las opor­tu­ni­da­des de pro­gre­so so­cial e in­no­va­ción que las tec­no­lo­gías abren son por de­más am­plias pa­ra te­rre­nos co­mo la sa­lud o la edu­ca­ción, y así lo mos­tra­mos en es­ta re­cien­te pu­bli­ca­ción. Pe­ro cuan­do se tra­ta de apro­ve­char­las pa­ra ce­rrar la bre­cha de gé­ne­ro y au­men­tar la par­ti­ci­pa­ción de mu­je­res en in­dus­trias de tec­no­lo­gías dis­rup­ti­vas, el re­to pa­re­ce te­ner su ori­gen mu­cho an­tes de lo ima­gi­na­do. Por un la­do, sa­be­mos que las mu­je­res tie­nen 20% me­nos po­si­bi­li­dad de ocu­par un pues­to di­rec­ti­vo en la in­dus­tria de las co­mu­ni­ca­cio­nes mó­vi­les, un sec­tor fuer­te­men­te re­la­cio­na­do con ca­rre­ras STEM (Cien­cia, Tec­no­lo­gía, In­ge­nie­ría y Ma­te­má­ti­cas, en in­glés). Por el otro, tam­bién sa­be­mos que los hom­bres son tres ve­ces más pro­pen­sos que las mu­je­res a es­tar in­tere­sa­dos en esas ca­rre­ras. ¿Có­mo entonces pro­mo­ver la in­cur­sión de las mu­je­res en el cam­po cien­tí­fi­co-tec­no­ló­gi­co des­de ni­ñas y de qué prác­ti­cas po­de­mos apren­der? De acuer­do a un es­tu­dio de Mi­cro­soft que eva­luó a 11,500 ni­ñas de to­da Eu­ro­pa, aque­llas con modelos fe­me­ni­nos, cu­ya la­bor se desa­rro­lla en el cam­po cien­tí­fi­co-tec­no­ló­gi­co mues­tran un ín­di­ce de in­te­rés en ma­te­rias STEM que ca­si du­pli­ca al de las que no co­no­cen ejem­plos de mu­je­res que tra­ba­jen en es­te sec­tor (41 vs. 26%). Sin em­bar­go, dos ter­ce­ras par­tes de las ni­ñas en­tre­vis­ta­das no iden­ti­fi­can a nin­gu­na mu­jer que des­ta­que en esas ac­ti­vi­da­des. Hay chi­cas que lo­gran iden­ti­fi­car modelos de li­de­raz­go gra­cias a la co­nec­ti­vi­dad. To­mi­sin Ogun­nu­bi, la jo­ven co­di­fi­ca­do­ra ni­ge­ria­na que creó una apli­ca­ción pa­ra ayu­dar en la lo­ca­li­za­ción de ni­ños per­di­dos, di­ce se­guir a Mi­che­lle Oba­ma y Oprah Win­frey. “Es­te ti­po de mu­je­res han lo­gra­do ser exi­to­sas a pe­sar de los pre­jui­cios de gé­ne­ro y ra­za; verlas ac­tuar me ha­ce creer que no im­por­ta có­mo el mun­do me ha­ga sen­tir o có­mo la gen­te me tra­te, sino que yo pue­do ha­cer lo que le di­ga a mi men­te que ha­ga”, ex­pre­só To­mi­sin. Los modelos a se­guir tam­bién se fo­men­tan en el ho­gar don­de las ni­ñas cre­cen. Un es­tu­dio del Ban­co In­ter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) en­cuen­tra que no hay di­fe­ren­cia en el desem­pe­ño en ma­te­má­ti­cas en­tre ni­ños y ni­ñas, cu­yas ma­dres cuen­tan con edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria, in­de­pen­dien­te­men­te de si la ma­dre es­tu­dió una carrera STEM. Es­to su­gie­re que el am­bien­te y el modelo a se­guir en ca­sa es un de­ter­mi­nan­te im­por­tan­te a la ho­ra de rom­per o man­te­ner la bre­cha de gé­ne­ro en ma­te­má­ti­cas. No sor­pren­de­ría que su­ce­da lo mis­mo en áreas re­la­cio­na­das. La in­cur­sión en cien­cia y tec­no­lo­gía de mu­je­res y ni­ñas es­tá vin­cu­la­da con el ac­ce­so y co­nec­ti­vi­dad a la web en con­di­cio­nes igua­les y se­gu­ras. Pe­ro de acuer­do a un es­tu­dio de la OCDE, exis­ten al­re­de­dor de 250 millones de mu­je­res con me­nos ac­ce­so a In­ter­net en com­pa­ra­ción a los hom­bres. Por tan­to, las agen­das di­gi­ta­les que deseen im­pul­sar al in­ter­net co­mo un ins­tru­men­to de em­po­de­ra­mien­to de las ni­ñas y mu­je­res de­ben par­tir de una ba­se di­fe­ren­cia­da en el ac­ce­so. Adi­cio­nal­men­te, es ne­ce­sa­rio re­co­no­cer que los ries­gos aso­cia­dos al in­ter­net que en­fren­tan las ni­ñas y mu­je­res di­fie­ren am­plia­men­te de aque­llos de los hom­bres, so­bre to­do en as­pec­tos re­la­cio­na­dos al abuso se­xual y la vio­len­cia de gé­ne­ro. De acuer­do con la Unesco, 73% de las mu­je­res ya han en­fren­ta­do al­gún ti­po de vio­len­cia digital, 9 millones de ellas en la Unión Eu­ro­pea no su­pe­ra­ban los 15 años. Or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Fun­da­ción Ka­ris­ma, en Co­lom­bia, se de­di­can a pro­mo­ver los de­re­chos hu­ma­nos en un mun­do digital, in­clu­yen­do el uso de in­ter­net co­mo un es­pa­cio li­bre de ame­na­zas pa­ra las mu­je­res, don­de pue­dan in­no­var, ex­pre­sar opi­nio­nes, ad­mi­nis­trar ne­go­cios y par­ti­ci­par en la so­cie­dad en igua­les con­di­cio­nes que los hom­bres. Afor­tu­na­da­men­te ca­da vez es ma­yor el aba­ni­co de ini­cia­ti­vas pa­ra fo­men­tar opor­tu­ni­da­des y am­bien­tes pro­pi­cios que po­ten­cien la re­vo­lu­ción digital en­tre ni­ñas y mu­je­res. Or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les co­mo la Unión In­ter­na­cio­nal de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes (ITU por sus si­glas en in­glés) jun­to con Uni­ted Na­tions EQUALS cam­paign pro­mue­ven el em­po­de­ra­mien­to de las ni­ñas y mu­je­res jó­ve­nes y las alien­ta a con­tem­plar una vi­da pro­fe­sio­nal en el cam­po cre­cien­te de las Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y Co­mu­ni­ca­ción (TIC). A ni­vel lo­cal, or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Girls Who Code tra­ba­jan pa­ra ce­rrar la bre­cha de gé­ne­ro en tec­no­lo­gía a tra­vés de pro­gra­mas de ha­bi­li­da­des de co­di­fi­ca­ción pa­ra ni­ñas. Pa­ra­le­la­men­te, li­bros co­mo Cuen­tos de bue­nas Nn­ches pa­ra ni­ñas re­bel­des, Ti­cas sin mie­do y Hola Ruby po­nen en el cen­tro de la ima­gi­na­ción de las ni­ñas el po­der de la cien­cia y la tec­no­lo­gía a tra­vés de his­to­rias ins­pi­ra­cio­na­les de mu­je­res ex­tra­or­di­na­rias. Entonces, si el in­te­rés de las ni­ñas por la cien­cia y la tec­no­lo­gía se du­pli­ca cuan­do tie­nen re­fe­ren­tes fe­me­ni­nos, ce­le­bre­mos y mul­ti­pli­que­mos esos ejem­plos, con ba­se en un ac­ce­so digital igua­li­ta­rio. Por es­tos días, re­ci­bi­mos gran­des no­ti­cias en es­te sen­ti­do: por pri­me­ra vez en la his­to­ria, el pre­mio Nobel en Fí­si­ca y Quí­mi­ca fue otor­ga­do a dos mu­je­res en un mis­mo año. Don­na Stric­kland, Pre­mio Nobel de Fí­si­ca 2018, es la pri­me­ra mu­jer en ga­nar el pres­ti­gio­so re­co­no­ci­mien­to des­de 1963 y la ter­ce­ra en re­ci­bir­lo en la his­to­ria. Fran­ces Ar­nold, ga­lar­do­na­da el Pre­mio Nobel en Quí­mi­ca 2018 jun­to a un nor­te­ame­ri­cano y un bri­tá­ni­co, se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer en ga­nar el “nobel” de la tec­no­lo­gía en 2016. ¿Po­dre­mos es­pe­rar más no­ti­cias así en los pró­xi­mos años?

* Ase­so­ra de eco­no­mía digital en la Ge­ren­cia del Sec­tor So­cial del Ban­co In­ter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo (BID). Es­te ar­tícu­lo se pu­bli­có en el blog Los pri­me­ros pa­so del BID.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.