¿Có­mo se­rá el fu­tu­ro del tra­ba­jo pa­ra las mu­je­res?

El Nuevo Diario - - Opinión - MONSERRAT BUSTELO

Un 72% de mu­je­res y un 77% de hom­bres de nues­tra re­gión cree que la ro­bó­ti­ca y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ha­rán des­apa­re­cer más pues­tos de tra­ba­jos de los que crea­ra. Es­tos da­tos los arro­ja la en­cues­ta de opi­nión La­ti­ba­ro­me­tro del 2017 rea­li­za­da a po­bla­ción adulta de 18 paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na y la cual re­pre­sen­ta a más de 600 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de nues­tra re­gión. Si bien exis­te mu­cha in­cer­ti­dum­bre de lo que pa­sa­ra en el fu­tu­ro, pa­re­cie­ra ser que las mu­je­res son un po­qui­to más op­ti­mis­tas del mis­mo. Es­to me lle­va a una pre­gun­ta de mu­cha re­le­van­cia pa­ra nues­tra re­gión: ¿Có­mo las trans­for­ma­cio­nes en cur­so de au­to­ma­ti­za­ción y di­gi­ta­li­za­ción afec­ta­rán las opor­tu­ni­da­des de las mu­je­res en el mer­ca­do la­bo­ral? En par­ti­cu­lar, ¿es­tas trans­for­ma­cio­nes ayu­da­ran a re­du­cir o au­men­tar las brechas de gé­ne­ro exis­ten­tes en el mer­ca­do la­bo­ral re­fe­ren­tes a par­ti­ci­pa­ción, desa­rro­llo pro­fe­sio­nal y sa­la­rios?

En el pre­sen­te, sa­be­mos que exis­ten brechas con­si­de­ra­bles a fa­vor de los hom­bres res­pec­to al ni­vel sa­la­rial y los ni­ve­les de em­pleo. Adi­cio­nal­men­te, exis­ten di­fe­ren­cias en los ti­pos de ac­ti­vi­da­des que los hom­bres y las mu­je­res rea­li­zan en el lu­gar de tra­ba­jo. En­ton­ces, ¿es la nue­va trans­for­ma­ción di­gi­tal una opor­tu­ni­dad o una ame­na­za pa­ra avan­zar en la igual­dad de gé­ne­ro en el mer­ca­do la­bo­ral? Ex­plo­re­mos un po­co los dis­tin­tos ti­pos de re­vo­lu­cio­nes di­gi­ta­les que es­ta­mos ob­ser­van­do, pa­ra ahon­dar un po­co más en el te­ma: (i) tec­no­lo­gías de au­to­ma­ti­za­ción y (ii) tec­no­lo­gías de in­ter­me­dia­ción.

Por un la­do, exis­ten las tec­no­lo­gías de au­to­ma­ti­za­ción, co­mo los ro­bots y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, que son aque­llas que pue­den re­em­pla­zar em­pleos y ta­reas. Has­ta el mo­men­to se ha ob­ser­va­do que la in­fil­tra­ción de es­tas tec­no­lo­gías ha si­do más co­mún en sec­to­res co­mo la agri­cul­tu­ra y la ma­nu­fac­tu­ra, sec­to­res que es­tán pre­do­mi­nan­te­men­te do­mi­na­dos por hom­bres. Pe­ro en el fu­tu­ro, se es­pe­ra que la au­to­ma­ti­za­ción se ex­ten­de­rá, aun­que en di­fe­ren­tes gra­dos, en to­dos los sec­to­res y la ma­yo­ría de las ocu­pa­cio­nes, in­clui­das aque­llas que son tra­di­cio­nal­men­te do­mi­na­das por las mu­je­res, co­mo los ser­vi­cios.

Ba­jo es­te es­ce­na­rio in­cier­to, tan­to mu­je­res co­mo hom­bres tie­nen mu­cho pa­ra per­der de es­ta re­vo­lu­ción di­gi­tal. En­ton­ces se es­pe­ra que los efec­tos de la di­gi­ta­li­za­ción en el tra­ba­jo de­pen­dan fun­da­men­tal­men­te de las ha­bi­li­da­des. Se ha es­ti­ma­do que los em­pleos que ten­drán ma­yor cre­ci­mien­to son aque­llos re­la­cio­na­dos con los ser­vi­cios so­cia­les de sa­lud y edu­ca­ción, el cual pue­de abrir una ven­ta­na la­bo­ral pa­ra las mu­je­res quie­nes se con­cen­tran en es­tos ru­bros. Por otra par­te, exis­ten per­sis­ten­tes di­fe­ren­cias de gé­ne­ro en el cam­po de es­tu­dio en­tre hom­bres y mu­je­res, que pue­den sig­ni­fi­car que las mu­je­res se be­ne­fi­cien me­nos de las nue­vas opor­tu­ni­da­des de em­pleo que se pro­yec­tan en ocu­pa­cio­nes re­la­cio­na­das con las áreas de Cien­cia, Tec­no­lo­gía, In­ge­nie­ra y Ma­te­má­ti­cas, co­no­ci­das co­mo STEM por sus si­glas en in­gles. Por otro la­do, se en­cuen­tran las ‘tec­no­lo­gías de in­ter­me­dia­ción’, que ha­cen re­fe­ren­cia a las pla­ta­for­mas de la eco­no­mía gig, co­mo Airbnb, Uber y Up­work. Es­tas tec­no­lo­gías jun­tan a ofe­ren­tes con de­man­dan­tes de ser­vi­cios, re­du­cien­do de ma­ne­ra ra­di­cal los cos­tos de transac­ción. Es­tas tec­no­lo­gías per­mi­ten una ma­yor li­ber­tad en el lu­gar y el mo­men­to en que se lle­va a ca­bo el tra­ba­jo. La fle­xi­bi­li­dad y la elec­ción de dón­de, cuán­do y có­mo tra­ba­jar fa­ci­li­tan la com­bi­na­ción del tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do con las res­pon­sa­bi­li­da­des de cui­da­do, las cua­les con ma­yor fre­cuen­cia asu­men las mu­je­res. Co­mo con­se­cuen­cia, es­tas tec­no­lo­gías pue­den fo­men­tar la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en la fuer­za la­bo­ral. En prin­ci­pio, es­tas tec­no­lo­gías han re­du­ci­do las ba­rre­ras de en­tra­da pa­ra las mu­je­res en in­dus­trias tra­di­cio­nal­men­te do­mi­na­das por hom­bres, co­mo la con­duc­ción de ta­xis, en­tre otras. Pro­yec­cio­nes pa­ra Es­ta­dos Uni­dos es­ti­man que los tra­ba­ja­do­res gigs cre­ce­rán ex­po­nen­cial­men­te pa­ra el 2027.

Sin em­bar­go, las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les pue­den ero­sio­nar los de­re­chos de las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res. Al ser cla­si­fi­ca­dos co­mo in­de­pen­dien­tes, no se tie­ne de­re­cho a la pa­ga por en­fer­me­dad o va­ca­cio­nes, pen­sio­nes o sub­si­dios por ma­ter­ni­dad/pa­ter­ni­dad. A su vez, es­tas tec­no­lo­gías pue­den arras­trar las brechas de ge­ne­ro ob­ser­va­das en el mer­ca­do de tra­ba­jo más tra­di­cio­nal que co­no­ce­mos: brechas sa­la­ria­les, y se­gre­ga­cio­nes de ta­reas por gé­ne­ro. Una in­ves­ti­ga­ción re­cien­te de Stan­ford, la Uni­ver­si­dad de Chica­go y Uber, ba­sa­das en evi­den­cias de un mi­llón de con­duc­to­res de via­jes com­par­ti­dos en Uber en Es­ta­dos Uni­dos, su­gie­re que los hom­bres ga­nan apro­xi­ma­da­men­te un 7 por cien­to más por ho­ra que las mu­je­res en pro­me­dio. Evi­den­cia en UK su­gie­re que las tra­ba­ja­do­ras gigs se con­cen­tran ma­yo­ri­ta­ria­men­te en los sec­to­res ad­mi­nis­tra­ti­vo, de aten­ción y de ayu­da do­més­ti­ca.

Lo cier­to es que es­te es re­cién el co­mien­zo y aún no exis­te un pro­fun­do en­ten­di­mien­to del po­ten­cial im­pac­to de las tec­no­lo­gías de au­to­ma­ti­za­ción e in­ter­me­dia­ción en las brechas de gé­ne­ro y en par­ti­cu­lar, fal­ta mu­cha evi­den­cia pa­ra la re­gión. Y aquí vuel­vo a una de las pre­gun­tas ini­cia­les: ¿es la nue­va trans­for­ma­ción di­gi­tal una opor­tu­ni­dad o una ame­na­za pa­ra avan­zar en la igual­dad de gé­ne­ro en el mer­ca­do la­bo­ral? Co­mo gru­po BID ve­mos co­mo una opor­tu­ni­dad el co­men­zar a de­ba­tir so­bre el fu­tu­ro del tra­ba­jo y tra­zar un ma­pa más equi­ta­ti­vo del mer­ca­do la­bo­ral. Sin in­ves­ti­ga­ción y ac­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, las ba­rre­ras que las mu­je­res en­fren­tan po­drían in­clu­so au­men­tar.

* Es­pe­cia­lis­ta en la Di­vi­sión de Gé­ne­ro y Di­ver­si­dad del BID. Es­te ar­tícu­lo fue pu­bli­ca­do en el blog ¿Y si ha­bla­mos de igual­dad? del BID,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.