¿A quié­nes cul­par?

El Nuevo Diario - - Pasión - ED­GAR TIJERINO M. ti­je­re­tean­do@yahoo.com

EN­TRE YAN­QUIS. Gian­car­lo Stan­ton, Gary Sán­chez y Gley­ber To­rres, dis­pu­sie­ron de opor­tu­ni­da­des pa­ra cam­biar el desen­la­ce del cuar­to jue­go, pe­ro fa­lla­ron, igual que el “as” Se­ve­rino en la ter­ce­ra ba­ta­lla. El má­na­ger Boo­ne es acu­sa­do de ex­ce­si­va to­le­ran­cia con abri­do­res va­ci­lan­tes. To­do eso es cier­to, pe­ro ¿qué hay de la cul­pa de los Me­dias Ro­jas por ser me­jo­res?

De­trás de una eli­mi­na­ción, so­bre to­do, cuan­do que­das a un ba­ta­zo opor­tuno de ha­ber­la evi­ta­do pro­lon­gan­do el sus­pen­so, sal­tan a la vis­ta múl­ti­ples cues­tio­na­mien­tos. ¿Por qué fal­tó as­tu­cia en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos? ¿Cuán­tos mo­vi­mien­tos fue­ron errá­ti­cos y cuán­tos apro­pia­dos? ¿Qué pe­lo­te­ros yan­quis en­vuel­tos en gran­des ex­pec­ta­ti­vas se hun­die­ron?... ¡Ah, si Stan­ton hu­bie­ra res­pon­di­do ex­plo­si­va­men­te co­mo el Reg­gie Jack­son de la Se­rie Mun­dial de 1977! Si Luis Se­ve­rino hu­bie­ra si­do una fo­to­co­pia de­re­cha de aquel Ed­die Ford, si la ilu­mi­na­ción fren­te a las in­tui­cio­nes no le hu­bie­ra fa­lla­do el má­na­ger Aa­ron Boo­ne, si el bull­pen yan­qui hu­bie­ra si­do tan de­ci­si­vo co­mo se cre­yó. En­tre tan­tos “si hu­bie­ra”, los Yan­quis no es­ta­rían aho­ra ocul­tos en­tre sus es­com­bros, mi­ran­do co­mo los Me­dias Ro­jas, sus fe­ro­ces ri­va­les, fes­te­jan su pro­yec­ción a la se­rie por el ban­de­rín de la Li­ga Ame­ri­ca­na re­tan­do a los for­mi­da­bles As­tros de Hous­ton. ¿Stan­ton, aver­gon­za­do y li­mi­ta­do a cua­tro hits sin tras­cen­den­cia en 18 tur­nos con seis pon­ches y ce­ro em­pu­ja­das? En su pri­me­ra se­rie postem­po­ra­da con los Yan­quis, an­tes de ser des­truc­ti­vo en la Se­rie Mun­dial de 1977, Reg­gie fue re­du­ci­do a dos hits en 18 tur­nos por el pi­cheo de Kan­sas, pa­ra 125 pun­tos. ¿Y qué de­cir del es­tu­pen­do Moo­kie Betts, sin jon­ro­nes ni em­pu­ja­das y con pro­me­dio de 242 pun­tos en nue­ve jue­gos de pla­yoff du­ran­te tres años? Ese Stan­ton que fue lí­der jon­ro­ne­ro, im­pul­sa­dor y en slug­gin de los Yan­quis, no fue vis­to en es­ta se­rie con Bos­ton. Ahí es­tá Barry Bonds, quien se ini­ció en postem­po­ra­da con 167 y 148 pun­tos y so­lo co­nec­tó un jon­rón a lo lar­go de 27 jue­gos en sus cin­co pri­me­ras se­ries en­tre 1990 y el 2000; y el gran­dio­so Ted Wi­lliams, su­mer­gi­do en 200 pun­tos, sin ex­tra­ba­ses y ape­nas una em­pu­ja­da en sie­te jue­gos fren­te a los Cardenales en lo que fue su úni­ca Se­rie Mun­dial en 1946. Hay más ca­sos com­pa­ra­ti­vos en nau­fra­gios, aun­que no sa­can a Stan­ton del círcu­lo de cul­pa­bles.

TO­DO SA­LIÓ MAL

Aun­que J. A Happ lle­gó a los Yan­quis pa­ra pro­por­cio­nar sie­te triun­fos sin per­der, la fi­gu­ra cum­bre del pi­cheo, por en­ci­ma del ja­po­nés Ma­sahi­ro Ta­na­ka, fue Se­ve­rino, ga­na­dor de 19 jue­gos, quien pe­se a su ba­jón de vol­ta­je, si­guió sien­do el bra­zo más con­fia­ble. Ca­si se sa­ca so­lo des­pués de ser agre­di­do en el ter­cer jue­go, y el pro­mo­cio­na­do bull­pen yan­qui, no fue bien uti­li­za­do por Boo­ne, quien to­le­ró mu­cho a Se­ve­rino y Sa­bat­hia, con tan­tos bra­zos dis­po­ni­bles. So­lo dos ve­ces el tra­ba­jo se ex­ten­dió has­ta lle­gar a Chap­man. En los dos úl­ti­mos jue­gos, los Yan­quis co­nec­ta­ron cin­co hits en ca­da uno, sin jon­ro­nes. El equi­po del ré­cord de 267 jon­ro­nes, des­apa­re­ció sú­bi­ta­men­te, y una de las apro­xi­ma­cio­nes fue el ba­ta­zo de Sán­chez que hu­bie­ra ga­na­do el jue­go en el no­veno. Cuan­do to­do va a sa­lir mal, no hay for­ma de evi­tar­lo, di­ce Murphy. El ini­cia­lis­ta de Bos­ton Ste­ve Pear­ce, que con­si­guió más mé­ri­tos de sal­va­men­to que Craig Kim­brel, al sa­car un úl­ti­mo out di­fi­ci­lí­si­mo en es­ti­ra­da asom­bro­sa, ter­mi­nó de de­mos­trar que los cul­pa­bles de la eli­mi­na­ción yan­qui, fue­ron los Me­dias Ro­jas mos­tran­do su su­pe­rio­ri­dad.

GIAN­CAR­LO STAN­TON APOR­TÓ PO­CO A LA OFEN­SI­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.