El va­ti­ci­nio apo­ca­líp­ti­co de Ru­bén

El Nuevo Diario - - Opinión - JORGE EDUARDO ARELLANO

“Apa­sio­na­do dis­cur­so de in­dig­na­ción mo­ral y an­he­los de jus­ti­cia” –ca­li­fi­ca Ar­man­do Var­gas Ara­ya, “¿Por qué?” –el cuen­to más di­rec­to, me­mo­ra­ble e im­pac­tan­te de Ru­bén Da­río– em­pa­ren­ta­do por la fac­tu­ra y el con­te­ni­do crí­ti­co con “La can­ción del oro” de cua­tro años atrás. Apa­re­ció en El He­ral­do de Cos­ta Rica el 17 de mar­zo de 1892 y no es un mo­nó­lo­go –aunque lo pa­rez­ca– sino un ines­pe­ra­do diá­lo­go, pues al fi­nal el in­ter­lo­cu­tor, lec­tor u oyen­te le pre­gun­ta su nom­bre al pro­ta­go­nis­ta y es­te le responde en acla­ra­to­ria for­ma con­tun­den­te. Gus­ta­vo Ale­mán Bo­la­ños fue el pri­me­ro en va­lo­rar­lo ha­cia 1923. “Ae­da, can­tó la ca­tás­tro­fe en una sim­ple pro­sa; ¿can­tó?, no, con­tó, re­la­tó […] di­jo todo el poe­ma fu­tu­ro del mun­do pa­vo­ri­za­do […] Ve lo que ven­drá, y lo di­ce es­ten­tó­rea­men­te, en for­ma de pe­ro­ra­ta. Anun­cia, en fin, un apo­ca­lip­sis ve­rí­di­co, tan­gi­ble, pal­pa­ble, cu­yas es­ce­nas van a desa­rro­llar­se en la so­bre­haz de la tie­rra […] Na­da más hace el au­tor que con­den­sar una vas­ta epo­pe­ya en po­cas lí­neas ági­les”.

Bre­ve y cla­ro, brutal y tras­cen­den­te –es de­cir, in­con­ce­bi­ble en sus pre­de­ce­so­res mo­der­nis­tas fa­lle­ci­dos pre­ma­tu­ra­men­te– se ha con­si­de­ra­do uno de los re­le­van­tes cuen­tos so­cia­les del si­glo XIX en nues­tra América por tra­tar el mun­do del tra­ba­jo y la ex­plo­ta­ción del opri­mi­do. As­pec­tos pre­sen­tes en dos cuen­tos del pe­río­do chi­leno: “El far­do” y “Mor­bo et um­bra”. Luis Iñi­go Ma­dri­gal des­lin­da “¿Por qué?” del Da­río can­tor de prin­ce­sas y reyes, ca­rac­te­ri­zán­do­lo co­mo “uno de los más fuer­tes y re­vo­lu­cio­na­rios, de los más vi­go­ro­sos tex­tos po­pu­lis­tas de la épo­ca”. Da­río contrapone la os­ten­ta­ción y el lu­jo de los po­de­ro­sos a las mi­se­rias de los des­he­re­da­dos. Habla de los ba­jos sa­la­rios; mal­di­ce a la democracia si la democracia es ese es­ta­do y no otro. Cul­pa del al­coho­lis­mo pro­le­ta­rio a los po­see­do­res de la ri­que­za, et­cé­te­ra, pa­ra ter­mi­nar con una pa­vo­ro­sa y san­grien­ta vi­sión de la re­vuel­ta que tras­to­ca­rá ese or­den in­jus­to.

Roberto Agui­lar Leal, por su par­te, afir­ma que Da­río reite­ra en “¿Por qué?” la ti­ra­nía del oro en las re­la­cio­nes hu­ma­nas (‘Na­da va­le ya sino el oro mi­se­ra­ble’) y la ve­na­li­dad de los in­te­lec­tua­les al ser­vi­cio de los opu­len­tos [‘Los es­cri­to­res son los vio­li­nes que to­can los grandes po­ten­ta­dos’]. La no­ta nue­va la da el tono pro­fun­da­men­te vio­len­to con que el pro­ta­go­nis­ta in­vi­ta a la revancha: ‘Yo qui­sie­ra una tem­pes­tad de san­gre, yo qui­sie­ra que so­na­ra ya la ho­ra de la reha­bi­li­ta­ción de la jus­ti­cia so­cial […] Por pri­me­ra vez en sus cuen­tos, Da­río adop­ta una ac­ti­tud fu­tu­ris­ta en el que anun­cia in­mi­nen­tes cam­bios so­cia­les: El si­glo que vie­ne ve­rá la ma­yor de las re­vo­lu­cio­nes que han en­san­gren­ta­do la tie­rra’, di­ce al ini­cio del re­la­to, y más ade­lan­te: ‘La Com­mu­ne, la In­ter­na­cio­nal, el nihi­lis­mo, eso es po­co; fal­ta la enor­me y ver­da­de­ra coa­li­ción’”. La in­vo­ca­ción ini­cial es sin­to­má­ti­ca –“¡Oh, señor! El mun­do an­da muy mal. La so­cie­dad se des­qui­cia […] ¿El pez gran­de se co­me al chi­co? Sea; pe­ro pron­to ten­dre­mos el desquite” […]; y abar­ca la com­pli­ci­dad del cle­ro: “To­das las ti­ra­nías se ven­drán al sue­lo: la ti­ra­nía po­lí­ti­ca, la ti­ra­nía eco­nó­mi­ca, la ti­ra­nía re­li­gio­sa. Por­que el cu­ra es tam­bién alia­do de los ver­du­gos del pue­blo. Él canta su te­deum y re­za su pa­ter­nós­ter, más por el mi­llo­na­rio que por el des­gra­cia­do. Pe­ro los anun­cios del ca­ta­clis­mo es­tán ya a la vis­ta de la hu­ma­ni­dad y la hu­ma­ni­dad no los ve; lo que ve­rá bien se­rá el es­pan­to y el horror del día de la ira” […] Tras es­te va­ti­ci­nio fi­nal, el in­ter­lo­cu­tor le pre­gun­ta: “–¿Pe­ro quién eres tú? ¿Por qué gri­tas así? / –Yo me lla­mo Juan La­nas y no ten­go un cen­ta­vo”.

Es­te per­so­na­je de ori­gen po­pu­lar ya ha­bía si­do uti­li­za­do por Gu­tié­rrez Ná­je­ra en la pie­za na­rra­ti­va ti­tu­la­da pre­ci­sa­men­te “Juan La­nas” (1880): una con­ven­cio­nal his­to­ria amorosa. Ze­ro­lo de­fi­ne a Juan La­nas: “Hom­bre apo­ca­do, que se pres­ta con fa­ci­li­dad a todo cuan­to se quie­re ha­cer de él”. Mas Da­río en “¿Por qué?” lo trans­for­ma en al­go muy dis­tin­to: una terrible de­nun­cia de la reali­dad y, al mis­mo tiem­po, pro­fé­ti­ca. Bre­ve y cla­ro, brutal y tras­cen­den­te fue ca­li­fi­ca­do –no sin atino– de dos­toiesys­kiano. Y el mis­mo Ale­mán Bo­la­ños la ha­bía vuel­to a di­fun­dir, pe­ro con el título “El desquite (cuen­to pro­fé­ti­co)”: “Poe­ma­do en ro­jo, […] es un va­ti­ci­nio de lo que, an­dan­do el tiem­po, ha­bía de acon­te­cer. En efec­to, la re­vo­lu­ción bol­che­vi­que en Ru­sia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.