América La­ti­na y el Ca­ri­be: una re­gión que en­ve­je­ce rá­pi­do

El Nuevo Diario - - Opinión - ÁL­VA­RO AL­TA­MI­RANO MONTOYA

América La­ti­na y el Ca­ri­be en­ve­je­ce más rá­pi­do que el res­to del mun­do. Un nue­vo es­tu­dio del BID des­ta­ca que, en las pró­xi­mas dé­ca­das, países co­mo Ni­ca­ra­gua, México y Chi­le en­ve­je­ce­rán hasta tres ve­ces más rá­pi­do que al­gu­nos países eu­ro­peos. Sin em­bar­go, a pe­sar de que te­ne­mos mu­chos más da­tos y pro­yec­cio­nes so­bre el en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal que so­bre el im­pac­to de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, a me­nu­do la tec­no­lo­gía opa­ca a la de­mo­gra­fía en los ti­tu­la­res so­bre el fu­tu­ro del tra­ba­jo, pues exis­te el mi­to de que vi­vi­mos en una re­gión jo­ven. Si la reali­dad es que los adul­tos ma­yo­res se es­tán con­vir­tien­do en un seg­men­to tan im­por­tan­te de la po­bla­ción, ¿qué pa­sa­rá con los mer­ca­dos la­bo­ra­les de nues­tros países?

EN­VE­JE­CER EN CON­DI­CIO­NES DE PO­BRE­ZA

Da­da la per­sis­ten­cia de la in­for­ma­li­dad la­bo­ral y la pro­vi­sión li­mi­ta­da de me­ca­nis­mos de pro­tec­ción so­cial, nues­tra re­gión co­rre el ries­go de en­ve­je­cer en con­di­cio­nes de po­bre­za. Aún con la pro­li­fe­ra­ción de pen­sio­nes no con­tri­bu­ti­vas, se es­ti­ma que 4 de ca­da 10 adul­tos ma­yo­res en América La­ti­na y Ca­ri­be no re­ci­ben nin­gún ti­po de pen­sión por ve­jez, y a quie­nes sí re­ci­ben pen­sión mu­chas ve­ces no les al­can­za pa­ra es­ca­par de la po­bre­za. Aunque ni la in­for­ma­li­dad ni el tra­ba­jo en la ve­jez son fe­nó­me­nos no­ve­do­sos en la re­gión, cam­bios cul­tu­ra­les y de­mo­grá­fi­cos re­la­ti­va­men­te re­cien­tes traen ele­men­tos nue­vos al con­tex­to re­gio­nal. Entre ellos, se pue­den men­cio­nar la re­duc­ción del ta­ma­ño de las fa­mi­lias y la in­ser­ción la­bo­ral fe­me­ni­na, que, a pe­sar de ser lo­gros so­cia­les im­por­tan­tes, li­mi­tan la pro­vi­sión tra­di­cio­nal de cui­da­dos den­tro del ho­gar (las fa­mi­lias so­lían re­pre­sen­tar una red de se­gu­ri­dad pa­ra el bie­nes­tar de las per­so­nas ma­yo­res). Adi­cio­nal­men­te, los avan­ces en pre­ven­ción y aten­ción mé­di­ca per­mi­ten vi­vir vi­das más lar­gas, por lo que cre­ce­rá el por­cen­ta­je de per­so­nas que al­can­zan la lla­ma­da ‘cuar­ta edad’ (mien­tras que la es­pe­ran­za de vi­da era de 69 años pa­ra los hom­bres y 76 años pa­ra las mu­je­res en el año 2000, se es­ti­ma que pa­ra el año 2050 los hom­bres vi­vi­rán un pro­me­dio de 80 años y las mu­je­res un pro­me­dio de 84 años). Es­tos ele­men­tos se tra­du­ci­rán en in­cre­men­tos subs­tan­cia­les en el gas­to pú­bli­co en sa­lud y pen­sio­nes du­ran­te las pró­xi­mas dé­ca­das. Ade­más, los mer­ca­dos la­bo­ra­les de­be­rán adap­tar­se pa­ra dar­le opor­tu­ni­da­des a los adul­tos ma­yo­res, que aho­ra ten­drán la ne­ce­si­dad de tra­ba­jar du­ran­te más años.

LEC­CIO­NES DE OTROS PAÍSES

Qui­zás po­de­mos apren­der al­gu­nas lec­cio­nes del país más en­ve­je­ci­do del pla­ne­ta, Ja­pón. La su­per­en­ve­je­ci­da so­cie­dad ni­po­na in­tro­du­jo en el año 2000 un pro­gra­ma de se­gu­ros pa­ra es­que­mas de cuidado mé­di­co de lar­go pla­zo, en don­de los ase­gu­ra­dos co­mien­zan a pa­gar men­sua­li­da­des a par­tir de los 40 años y pue­den ac­ce­der a los be­ne­fi­cios a par­tir de los 65 años (lue­go de so­me­ter­se a al­gu­nos exá­me­nes pa­ra de­fi­nir su ele­gi­bi­li­dad). La mi­tad de es­ta ini­cia­ti­va se fi­nan­cia por las con­tri­bu­cio­nes de los con­tri­bu­yen­tes y la otra mi­tad por el go­bierno. Ade­más de pro­mo­ver la co­ber­tu­ra de pro­tec­ción so­cial a la ve­jez, la in­tro­duc­ción de es­te pro­gra­ma pro­mo­vió la in­ser­ción la­bo­ral de los fa­mi­lia­res de los ase­gu­ra­dos, ac­tuan­do im­plí­ci­ta­men­te co­mo una po­lí­ti­ca ac­ti­va de mer­ca­do la­bo­ral.

Con una ta­sa de en­ve­je­ci­mien­to tan al­ta co­mo la de Ja­pón, no sor­pren­de que, du­ran­te el pe­río­do de 2002 a 2016, la profesión que más cre­ció en es­te país fue la de ser­vi­cios de cuidado de la sa­lud. De he­cho, las mu­ni­ci­pa­li­da­des ja­po­ne­sas ya es­tán re­clu­tan­do adul­tos ma­yo­res me­nos en­ve­je­ci­dos (co­mo los se­xa­ge­na­rios) pa­ra em­pren­der ac­ti­vi­da­des li­ge­ras den­tro de los cen­tros ge­riá­tri­cos. Las pre­vi­sio­nes de de­man­da de tra­ba­ja­do­res pa­ra otros países, co­mo es el caso de Es­ta­dos Uni­dos, co­rro­bo­ran que las ocu­pa­cio­nes que van a ser ca­da día más de­man­da­das se­rán aque­llas re­la­cio­na­das con ser­vi­cios mé­di­cos y cuidado de per­so­nas ma­yo­res.

¿QUÉ HA­CER CON UNA RE­GIÓN EN­VE­JE­CI­DA?

La pro­vi­sión de sa­lud y la pro­tec­ción an­te el ries­go de po­bre­za en la ve­jez se­rán re­tos in­elu­di­bles pa­ra las po­lí­ti­cas pú­bli­cas en América La­ti­na y el Ca­ri­be, ya que en­ve­je­ce­re­mos más rá­pi­do que al­gu­nas eco­no­mías más desa­rro­lla­das y con ma­yor co­ber­tu­ra de pro­tec­ción so­cial en la ve­jez. An­te es­tos desafíos, el Es­ta­do de­be ver a la tec­no­lo­gía co­mo una alia­da pa­ra brin­dar opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les a los adul­tos ma­yo­res que se­gui­rán tra­ba­jan­do des­pués de la edad tra­di­cio­nal de re­ti­ro, fa­ci­li­tan­do el apren­di­za­je a lo lar­go de la vi­da. Ade­más, los países se ve­rán obli­ga­dos a re­pen­sar el es­ta­do de bie­nes­tar pa­ra adop­tar­lo a la reali­dad de una re­gión en­ve­je­ci­da.

* Con­sul­tor de la Di­vi­sión de Mer­ca­dos La­bo­ra­les del BID. Es­te ar­tícu­lo se pu­bli­có en el blog Fac­tor tra­ba­jo del BID.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.