L

El Nuevo Diario - - Cronicas Del Mundo -

a rea­li­za­ción de pro­yec­tos de in­ver­sión chi­nos en América La­ti­na sue­le estar acom­pa­ña­da de vio­la­cio­nes de de­re­chos la­bo­ra­les, am­bien­ta­les y con­tra co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, se­gún un in­for­me de or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les di­vul­ga­do es­te jue­ves.

El in­for­me ana­li­za las prác­ti­cas de con­sor­cios y ban­cos de Chi­na en 18 pro­yec­tos en Argentina, Bo­li­via, Bra­sil, Ecua­dor y Pe­rú. Sus re­sul­ta­dos “de­mues­tran un pa­trón de com­por­ta­mien­to re­cu­rren­te” mar­ca­do por la vio­la­ción de los de­re­chos eco­nó­mi­cos, so­cia­les y cul­tu­ra­les re­co­no­ci­dos in­ter­na­cio­nal­men­te, sos­tie­ne el do­cu­men­to pre­sen­ta­do en Gi­ne­bra por la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos (FIDH), que de­nun­ció “la im­pu­ni­dad” ha­cia es­tas fal­tas.

La FIDH es un or­ga­nis­mo con se­de en Pa­rís que re­pre­sen­ta a 184 or­ga­ni­za­cio­nes de de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos de 112 países.

“Las vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos en que in­cu­rren las com­pa­ñías chi­nas no cons­ti­tu­yen he­chos ais­la­dos”, sub­ra­ya el in­for­me sus­cri­to por 21 aso­cia­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas, va­rias de ellas in­dí­ge­nas y am­bien­ta­lis­tas.

El re­por­te re­cuer­da que el Es­ta­do chino de­be cumplir con sus obli­ga­cio­nes de pro­mo­ver y pro­te­ger los de­re­chos hu­ma­nos “so­bre las ac­ti­vi­da­des ex­tra­te­rri­to­ria­les que desa­rro­llan sus em­pre­sas y sub­si­dia­rias” al lle­var a ca­bo sus pro­yec­tos en La­ti­noa­mé­ri­ca. El do­cu­men­to ex­pli­ca ade­más que, en va­rios pro­yec­tos, las em­pre­sas no im­ple­men­ta­ron pro­ce­sos de consulta y par­ti­ci­pa­ción de las co­mu­ni­da­des afec­ta­das por su eje­cu­ción, o es­tas fue­ron in­su­fi­cien­te­men­te in­for­ma­das so­bre su im­pac­to o al­can­ce. De he­cho, las co­mu­ni­da­des lo­ca­les y or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil cri­ti­can la fal­ta de trans­pa­ren­cia de esas com­pa­ñías chi­nas que, se­gún ale­gan, se tra­du­ce en la “im­po­si­bi­li­dad de co­no­cer in­for­ma­ción bá­si­ca so­bre los pro­yec­tos que les afec­tan, y hasta de co­mu­ni­car­se con las ins­ti­tu­cio­nes chi­nas que los ma­te­ria­li­zan”. Va­rias co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas han su­fri­do el im­pac­to de pro­yec­tos mi­ne­ros que las han obli­ga­do a des­pla­zar­se, con me­di­das ju­di­cia­les y me­dian­te des­alo­jos for­zo­sos, co­mo ha si­do el caso en Ecua­dor y Bo­li­via, se­gún el in­for­me.

O en Argentina, pro­yec­tos hi­dro­eléc­tri­cos afec­ta­rán pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y ar­queo­ló­gi­co de co­mu­ni­da­des ma­pu­ches. En otros ca­sos, co­mo el de la cons­truc­ción de una hi­dro­eléc­tri­ca en Bra­sil, el de­te­rio­ro de la ca­li­dad del agua y el cam­bio de com­por­ta­mien­to hi­dro­ló­gi­co han afectado los me­ca­nis­mos de su­per­vi­ven­cia -ca­za y pes­ca- de co­mu­ni­da­des lo­ca­les, que ade­más han su­fri­do pro­ble­mas gas­tro­in­tes­ti­na­les por la con­ta­mi­na­ción. Las prác­ti­cas “cues­tio­na­bles de ad­qui­si­ción de tie­rras” es­tán tam­bién entre los re­cla­mos. An­te la pers­pec­ti­va de que la pre­sen­cia chi­na se­gui­rá ex­pan­dién­do­se en la re­gión, las or­ga­ni­za­cio­nes in­vo­lu­cra­das en el in­for­me re­cla­man “un nue­vo es­que­ma de coope­ra­ción que di­fie­ra sus­tan­cial­men­te del mo­de­lo abu­si­vo” de los ban­cos mul­ti­la­te­ra­les y los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros tra­di­cio­na­les. Y, en de­fi­ni­ti­va, “un com­por­ta­mien­to so­cial y am­bien­tal­men­te responsable por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes chi­nas”.

PA­RÍS•AFP/

EL PAÍS CO­MU­NIS­TA SE­DU­CE CON IN­VER­SIO­NES MI­LLO­NA­RIAS A LOS GO­BIER­NOS DE PAÍSES EMER­GEN­TES Y EN DESA­RRO­LLO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.