ADRIA­NA DESEA LI­BER­TAD Y DEMOCRACIA PA­RA NI­CA­RA­GUA

EN­TRE­VIS­TA. La actual Miss Ni­ca­ra­gua con­ver­só con El Nue­vo Dia­rio des­de la ca­pi­tal del mun­do, Nue­va York, don­de se encuentra en cla­ses de en­tre­na­mien­to, an­tes de par­tir a Tai­lan­dia, don­de se efec­tua­rá el cer­ta­men de Miss Uni­ver­so.

El Nuevo Diario - - Portada - CARLOS SO­LÍS ENVIADO ESPECIAL •NUE­VA YORK

Yo lo que pien­so es que Ni­ca­ra­gua tie­ne que re­gre­sar a la paz, los jó­ve­nes tie­nen que se­guir usan­do su voz, es muy im­por­tan­te dar su opi­nión y siem­pre creer en lo que uno pien­sa. Siem­pre es im­por­tan­te unir­nos co­mo país y lle­gar a un acuer­do mu­tuo pa­ra te­ner una li­ber­tad con res­pon­sa­bi­li­dad”.

ADRIA­NA PA­NIA­GUA, MISS NI­CA­RA­GUA 2018.

Adria­na Pa­nia­gua re­sal­tó en en­tre­vis­ta que le gus­ta­ría ver una Ni­ca­ra­gua libre y con democracia, don­de el pue­blo pue­da ex­pre­sar li­bre­men­te sus pen­sa­mien­tos, ade­más, po­der ver al país uni­do y vi­vien­do en ar­mo­nía. La es­bel­ta chi­nan­de­ga­na des­ta­có tam­bién que si lle­ga­se a ganar la co­ro­na de Miss Uni­ver­so, se la de­di­ca­rá al pue­blo ni­ca­ra­güen­se y a la Vir­gen. Aprovechó la en­tre­vis­ta pa­ra pe­dir­le a la juventud ni­ca­ra­güen­se que nun­ca ca­llen su voz y, al con­tra­rio, que si­gan de­nun­cian­do lo que les pa­rez­ca in­jus­to.

¿QUÉ SIG­NI­FI­CA QUE TE HA­YAN NOM­BRA­DO MA­RIS­CAL EN EL DES­FI­LE DE LA HIS­PA­NI­DAD?

Me sien­to muy hon­ra­da, pa­ra mí es un or­gu­llo po­der re­pre­sen­tar a Ni­ca­ra­gua en es­te im­por­tan­te des­fi­le, le doy gracias a to­da la gen­te que me ha apo­ya­do y que me ha per­mi­ti­do lle­var a mi país muy en al­to en es­te im­por­tan­te des­fi­le.

¿EN QUÉ ES­TÁS EN­FO­CA­DA EN ES­TOS MO­MEN­TOS?

Por aho­ra es­toy en­fo­ca­da en ir a Miss Uni­ver­so, por­que es una res­pon­sa­bi­li­dad bien gran­de la que yo ten­go en re­pre­sen­tar a mi país, quie­ro ser una voz de alien­to pa­ra to­dos los ni­ca­ra­güen­ses.

¿QUÉ SIG­NI­FI­CA PA­RA VOS RE­PRE­SEN­TAR AL PUE­BLO DE NI­CA­RA­GUA?

Pa­ra mí es un or­gu- llo po­der re­pre­sen­tar a Ni­ca­ra­gua por­que sig­ni­fi­ca quiénes so­mos los ni­ca­ra­güen­ses, so­mos per­so­nas fuer­tes y per­se­ve­ran­tes. Con mi par­ti­ci­pa­ción en Miss Uni­ver­so quie­ro traer ale­gría a nues­tra gen­te en es­tos mo­men­tos di­fí­ci­les que es­ta­mos vi­vien­do.

¿TE HA SI­DO FÁ­CIL CON­CEN­TRAR­TE PA­RA ES­TE EVEN­TO, PAR­TIEN­DO DEL PRO­BLE­MA SO­CIO­PO­LÍ­TI­CO DEL PAÍS?

Bueno, ha si­do bien di­fí­cil po­der con­cen­trar­me por todo lo que es­ta­mos pa­san­do los ni­ca­ra­güen­ses, mu­chos pro­ble­mas si­co­ló­gi­cos, pe­ro te­ne­mos que ser fuer­tes. Lo más im­por­tan­te en es­tos mo­men­tos di­fí­ci­les es ro­dear­te de bue­nas per­so­nas que te apo­yen, es muy im­por­tan­te cuan­do uno se sien­te mal bus­car ayu­da.

¿QUÉ PEN­SÁS DE LA SI­TUA­CIÓN SO­CIO­PO­LÍ­TI­CA QUE SE VI­VE EN EL PAÍS?

Yo lo que pien­so es que Ni­ca­ra­gua tie­ne que re­gre­sar a la paz, los jó­ve­nes tie­nen que se­guir usan­do su voz, es muy im­por­tan­te dar su opi­nión y siem­pre creer en lo que uno pien­sa. Siem­pre es im­por­tan­te unir­nos co­mo país y lle­gar a un acuer­do mu­tuo pa­ra te­ner una li­ber­tad con res­pon­sa­bi­li­dad.

¿CÓ­MO TE GUS­TA­RÍA VER A NI­CA­RA­GUA?

Con democracia y paz.

¿CON­SI­DE­RÁS QUE MISS UNI­VER­SO ES UN EVEN­TO DE CA­RAS BO­NI­TAS Y CUER­POS ESBELTOS?

Yo sien­to que hoy en día los con­cur­sos de be­lle­zas han cam­bia­do, ya no es so­lo te­ner una ca­ra bo­ni­ta y ser una mu­jer in­te­li­gen­te, sino que tie­ne que ser una mu­jer que em­po­de­ra a las de­más, una mu­jer que se sien­te ca­paz de ha­cer todo lo que se pro­pon­ga, una mu­jer que pue­da ser em­pre­sa­ria, que pue­da te­ner una edu­ca­ción y que pue­da dar­le voz pa­ra los que no la tie­nen. Hoy en día Miss Uni­ver­so no so­lo bus­ca una ca­ra bo­ni­ta, al con­tra­rio, bus­ca una mu­jer que sea ca­paz, con de­ci­sio­nes pro­pias, que pue­dan ser ejem­plo pa­ra los de­más.

¿SI LLEGASES A GANAR EL MISS UNI­VER­SO, A QUIÉN LE DEDICARÍAS LA CO­RO­NA?

Por su­pues­to que a mi país y a la Vir­gen, la pa­tro­na de Ni­ca­ra­gua. Cuan­do ga­né Miss Ni­ca­ra­gua, yo le ofre­cí mi co­ro­na a la Vir­gen por­que sien­to que es muy im­por­tan­te saber que es­toy de la mano de ella, y es la que me guía en mi ca­mino.

¿QUÉ HAS HE­CHO EN ES­TOS DÍAS POR NUE­VA YORK?

He pa­sa­do en en­tre­na­mien­to, con la coach, Lu Sie­rra.

¿CÓ­MO ES UN DÍA RU­TI­NA­RIO DE ADRIA­NA PA­NIA­GUA?

Mi día nor­mal es le­van­tar­me a las 4 de la mañana. Ha­go dos ho­ras de ejer­ci­cios, lue­go a cla­ses de ora­to­ria, des­pués a cla­ses de pa­sa­re­las, a ve­ces a en­tre­vis­tas con me­dios de co­mu­ni­ca­ción y por último, ha­go mis man­da­dos per­so­na­les, la­vo mi ro­pa, ha­go el aseo del ho­gar, co­cino y sa­co a mi pe­rri­ta a ca­mi­nar.

¿SOS UNA CHA­VA­LA OR­DE­NA­DA?

Sí, soy una cha­va­la sú­per or­de­na­da. Me en­can­ta el or­den, or­deno mi cló­set por co­lo­res y man­ten­go todo lim­pio en la ca­sa y or­de­na­do.

¿QUÉ ES LO QUE MÁS EX­TRA­ÑÁS DE NI­CA­RA­GUA?

Extraño a mi fa­mi­lia, a todo el pue­blo de Ni­ca­ra­gua y la co­mi­da.

¿CUÁL ES TU PLA­TI­LLO NI­CA­RA­GÜEN­SE FAVORITO?

Car­ne en vaho.

¿QUÉ HA­CÍAS AN­TES DE CONVERTIRTE EN MISS NI­CA­RA­GUA?

Bueno, to­da mi vi­da he vi­vi­do en Chi­nan­de­ga, ven­go de una fa­mi­lia gran­de. Ten­go tres her­ma­nas y mis pa­dres. A los 15 años ga­né Miss Teen Ni­ca­ra­gua, lue­go par­ti­ci­pé en Cos­ta Rica don­de ga­né Miss Teen In­ter­na­cio­nal. Y des­de ese mo­men­to mi vi­da cam­bió, me con­ver­tí en una fi­gu­ra pú­bli­ca y un ejem­plo pa­ra to­dos los jó­ve­nes de mi país. Pe­ro an­tes de en­trar a Miss Ni­ca­ra­gua, tu­ve un pro­ce­so de cre­ci­mien­to per­so­nal, yo sa­bía que los es­tu­dios eran bien im­por­tan­tes pa­ra mí y por eso es­tu­dié Glo­bal Ma­na­ge­ment que es co­mo Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas. Lue­go de ha­ber­me gra­dua­do creé mi pro­pia em­pre­sa, des­pués for­mé mi pro­pia or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro, la cual se lla­ma Go­lon­dri­nas de Cris­to, don­de apo­yo a la co­mu­ni­dad más vul­ne­ra­ble de Apo­sen­ti­llo, en Chi­nan­de­ga.

¿TE CON­SI­DE­RÁS UNA MU­JER EM­PREN­DE­DO­RA?

La ver­dad que sí, me gus­ta apren­der y ayu­dar siem­pre a los de­más, lle­vo 7 años apo­yan­do y sien­do vo­lun­ta­ria en Ope­ra­ción Sonrisa en Ni­ca­ra­gua, don­de se ayu­da a niños que na­cen con pro­ble­mas de pa­la­dar y fi­su­ra la­bial. Ser Miss Ni­ca­ra­gua es una pla­ta­for­ma que te abre puer­tas pa­ra in­vi­tar a la gen­te a unir­se y tra­ba­jar por el bien co­mún. Más allá de la be­lle­za y de ser una rei­na, soy una per­so­na que se sien­te ín­te­gra y con mu­chas ga­nas de ayu­dar a mi país.

¿TE SEN­TÍS REA­LI­ZA­DA EN TU VI­DA?

Por su­pues­to, me sien­to ben­de­ci­da y afor­tu­na­da por lo que ten­go, por lo que he lo­gra­do. Es­pe­ro cre­cer más pa­ra se­guir sien­do una mu­jer exi­to­sa, pa­ra em­po­de­rar a las de­más mu­je­res de mi país.

¿QUÉ TE GUS­TA­RÍA HA­CER SI GANARAS LA CO­RO­NA?

Una de las co­sas que me gus­ta­ría ha­cer es em­po­de­rar a las mu­je­res, ha­blar­les a los jó­ve­nes y a los ado­les­cen­tes pa­ra que uti­li­cen su voz.

¿CÓ­MO LOS JÓ­VE­NES PUE­DEN UTI­LI­ZAR SU VOZ?

Que siem­pre di­gan lo que pien­san, que todo lo que creen y pien­san lo di­gan sin mie­do, que res­pe­ten la di­fe­ren­cia de las de­más per­so­nas, y que usen su voz con res­pon­sa­bi­li­dad.

¿QUÉ LES TRAÉS A LOS NICAS QUE ES­TÁN POR LOS ES­TA­DOS UNI­DOS?

Les trai­go la unión, te­ne­mos que estar uni­dos, los ni­ca­ra­güen­ses en cual­quier par­te del mun­do en que nos en­con­tre­mos siem­pre te­ne­mos que estar uni­dos

ADRIA­NA PA­NIA­GUA, MISS NI­CA­RA­GUA 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.