En el ca­lle­jón de mi­se­rias

El Nuevo Diario - - Opinión - PUN­TO Y APAR­TE ED­GAR TIJERINO M.

Leo en El Nue­vo Dia­rio que la Fis­ca­lía es­tá pi­dien­do 21 años de cár­cel pa­ra los nue­ve es­tu­dian­tes de la UNAN, so­bre­vi­vien­tes del ata­que sin mi­se­ri­cor­dia, he­cho a la igle­sia Di­vi­na Mi­se­ri­cor­dia en ju­lio. En el li­bro “El oto­ño del pa­triar­ca”, Gar­cía Már­quez se re­fie­re al ca­lle­jón de las mi­se­rias, apun­tan­do que es más lar go y más som­brío que la ver­dad. Es pre­ci­sa­men­te ese el si­tio en el que nos en­con­tra­mos con los po­de­ro­sos hu­yen­do de la ver­dad, y una se­ñal más, la en­vía la Fis­ca­lía con esa pre­ten­sión, mien­tras los ban­qui­llos de los res­pon­sa­bles de la bru­tal re­pre­sión, per­ma­ne­cen va­cíos, co­mo si los eje­cu­to­res de la bar­ba­rie fue­ran fan­tas­mas. ¿Có­mo es po­si­ble que se ha­ble de re­con­ci­lia­ción con la con­ti­nui­dad de es­tos pro­ce­di­mien­tos ar­bi­tra­rios, que man­tie­nen al país en ve­loz de­te­rio­ro, ma­nos arri­ba? Sien­do el so­me­ti­mien­to, el man­da­mien­to fun­da­men­tal de un sis­te­ma au­to­ri­ta­rio, qui­tán­do­le a su pro­pia mi­li­tan­cia la li­ber­tad de pen­sar, y mu­cho me­nos de atre­ver­se a su­ge­rir o cues­tio­nar, uno en­tien­de que la fis­ca­lía so­lo se cua­dre al re­ci­bir ór­de­nes. Pe­ro ¿qué hay de la con­di­ción hu­ma­na y de la dig­ni­dad?

ATRA­VE­SAN­DO POR LO AB­SUR­DO

Si tan so­lo por un mo­men­to, la gen­te de la Fis­ca­lía pen­sa­ra que cual­quie­ra de ese jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rios que pe­lean bra­va­men­te por cam­biar el pre­sen­te pen­san­do en su fu­tu­ro, es uno de sus hi­jos, po­si­ble­men­te re­fle­xio­na­ran so­bre la san­ción que es­tán pi­dien­do. Se­gu­ra­men­te no ve­rían a es­tos jó­ve­nes co­mo “te­rro­ris­tas”—que ob­via­men­te no lo son—, y sal­ta­rían a las ca­lles cues­tio­nan­do y pro­tes­tan­do. No vi­mos ni una so­la lí­nea ofi­cial ni pa­la­bras, res­pon­dien­do a los enér­gi­cos se­ña­la­mien­tos he­chos por la exem­ba­ja­do­ra Lau­ra Do­gu so­bre ese as­pec­to. El si­len­cio ofi­cial fue elo­cuen­te. Lo de­cía to­do. Man­te­ner en pri­sión a tan­tos inocen­tes, so­lo de­seo­sos de con­tri­buir a un ur­gen­te y ne­ce­sa­rio cam­bio de sis­te­ma, ex­po­nien­do sus vi­das y des­per­tan­do a una so­cie­dad, es una ab­sur­di­dad co­mo di­ría Ca­mus, so­lo per­mi­si­ble cuan­do se uti­li­za el atro­pe­llo a los de­re­chos hu­ma­nos, in­dis­cri­mi­na­da­men­te. Los acu­sa­dos co­lo­ca­dos an­to­ja­di­za­men­te en los ban­qui­llos, son so­bre­vi­vien­tes del sal­va­jis­mo, no de­lin­cuen­tes, co­mo lo han cer­ti­fi­ca­do di­fe­ren­tes or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les ex­per­tos en es­tas con­si­de­ra­cio­nes y, so­bre to­do, no­so­tros, tes­ti­gos di­rec­tos.

RE­CON­CI­LIA­CIÓN CON­DI­CIO­NA­DA

No se pue­de ha­blar de re­con­ci­lia­ción, sin ha­ber da­do los pri­me­ros pa­sos ha­cia la de­mo­cra­ti­za­ción bus­ca­da, y es esen­cial, el ce­se de la re­pre­sión, que in­clu­ye tan­tas per­se­cu­cio­nes, ame­na­zas y ase­dios, co­mo el vis­to re­cien­te­men­te en la Upo­li, con­vir­tién­do­la en zo­na mi­li­ta­ri­za­da. La to­ma de ro­ton­das, los des­plie­gues po­li­cia­les en ba­rrios ca­pi­ta­li­nos, la mul­ti­pli­ca­ción de la in­se­gu­ri­dad en to­dos los rin­co­nes, in­di­can cla­ra­men­te que la re­con­ci­lia­ción pre­ten­di­da, es con­di­cio­na­da. No se ha vis­to un so­lo mo­vi­mien­to pa­ra apli­car la jus­ti­cia co­lo­can­do so­bre el ta­pe­te, uno por uno, los ca­sos de más de 400 muer­tos. No se pue­de pen­sar en re­con­ci­lia­ción, con la jus­ti­cia ven­da­da y amor­da­za­da, mo­vién­do­se so­lo en un la­do de la ace­ra, des­nu­da y en­clen­que. No hay ma­ne­ra de blo­quear la ver­dad, de­cía Gand­hi, ni con ex­tre­mas me­di­das re­pre­si­vas, ni con alar­des de po­der mi­li­tar. Es lo que aquí tratan inú­til­men­te de ha­cer mien­tras tran­si­ta­mos el ca­lle­jón de las mi­se­rias, con el hu­ma­nis­mo des­hi­la­cha­do, dis­tan­tes de una di­vi­na mi­se­ri­cor­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.