20 años de la de­ten­ción de Au­gus­to Pi­no­chet

El Nuevo Diario - - Opinión - GUSTAVOADOLFO VAR­GAS*

El arres­to del dic­ta­dor chi­leno en Lon­dres, mar­có ju­ris­pru­den­cia glo­bal en ma­te­ria de crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad. Via­jó a Eu­ro­pa pa­ra so­me­ter­se a una ope­ra­ción de co­lum­na y sien­do se­na­dor vi­ta­li­cio en Chi­le, pen­sa­ba que go­za­ba de in­mu­ni­dad di­plo­má­ti­ca.

Sin in­for­mar al Reino Uni­do, reali­zó un via­je pri­va­do, co­yun­tu­ra que apro­ve­chó el juez es­pa­ñol Bal­ta­zar Gar­zón, emi­tien­do or­den in­ter­na­cio­nal de de­ten­ción, so­li­ci­tan­do su ex­tra­di­ción a Es­pa­ña, por una que­re­lla cri­mi­nal en el mar­co de la “Ope­ra­ción Cón­dor”, la coor­di­na­ción de las dic­ta­du­ras la­ti­noa­me­ri­ca­nas pa­ra per­se­guir y eli­mi­nar opo­si­to­res.

La de­ten­ción de Pi­no­chet, de­jó de­mos­tra­do que los jue­ces pue­den ac­tuar con­tra vio­la­do­res de los de­re­chos hu­ma­nos de ter­ce­ros paí­ses, bus­can­do la jus­ti­cia trans­na­cio­nal. Fue­ron 503 días de re­clu­sión, y aun­que el Reino Uni­do fi­nal­men­te no au­to­ri­zó el tras­la­do a Es­pa­ña, el ca­so cum­ple más de 20 años.

Se­gún Nao­mi Roht Arria­za, pro­fe­so­ra ti­tu­lar de De­re­cho de­la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia Ha­ting Co­lle of Law, con el ca­so Pi­no­chet, “se em­pe­zó a re­va­li­dar la jus­ti­cia uni­ver­sal co­mo for­ma com­ple­men­ta­ria de jus­ti­cia in­ter­na­cio­nal, al la­do de la emer­gen­te Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal (el Es­ta­tu­to de Ro­ma se fir­ma el mis­mo año que la de­ten­ción) de­los tri­bu­na­les ad hoc”. Ex­pli­ca que, la cau­sa dio es­pe­ran­za a víc­ti­mas de con­flic­tos de vie­ja da­ta y que los abo­ga­dos em­pe­za­ron a lle­var ca­sos a tri­bu­na­les ex­tran­je­ros, co­mo los de Bél­gi­ca y Es­pa­ña. Se­ña­la que: “Los mi­li­ta­res y ex je­fes de Es­ta­do de va­rios paí­ses (Es­ta­dos Uni­dos, Gua­te­ma­la e Is­rael), can­ce­lan via­jes, li­mi­tan­do sus mo­vi­mien­tos por te­mor a las ór­de­nes de arres­to”. “Los jue­ces sin em­bar­go, si­guen en­con­tran­do las for­mas de avan­zar con la jus­ti­cia”.

An­to­ni Re­mi­ro Bro­tons (ca­te­drá­ti­co emé­ri­to de De­re­cho In­ter­na­cio­nal en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid), ar­gu­ye: “Cier­ta­men­te, la so­li­ci­tud de ex­tra­di­ción a Es­pa­ña del ge­ne­ral Pi­no­chet cuan­do se en­con­tra­ba en el Reino Uni­do fue un he­cho de es­pe­cial tras­cen­den­cia en la in­te­li­gen­cia de la per­se­cu­ción de los crí­me­nes in­ter­na­cio­na­les ba­sa­do en el prin­ci­pio de ju­ris­dic­ción uni­ver­sal”. Car­men Hertz (abo­ga­da de de­re­chos hu­ma­nos chi­le­na y ac­tual dipu­tada por el Par­ti­do Co­mu­nis­ta), coin­ci­de que: “Has­ta la de­ten­ción de Pi­no­chet en Lon­dres, en tér­mi­nos de jus­ti­cia se ha­bía avan­za­do muy po­co en Chi­le. La doc­tri­na in­ter­na­cio­nal de los de­re­chos hu­ma­nos y el de­re­cho hu­ma­ni­ta­rio eran ig­no­ra­dos por los tri­bu­na­les. Su arres­to en 1998, mar­có un pun­to de in­fle­xión”. En ma­yo de 2000, dos me­ses des­pués del re­torno de Pi­no­chet a Chi­le, la Cor­te de Ape­la­cio­nes de San­tia­go apro­bó su desafue­ro co­mo se­na­dor vi­ta­li­cio y el mi­li­tar pu­do ser in­ves­ti­ga­do y pro­ce­sa­do por la jus­ti­cia lo­cal.

La par­la­men­ta­ria in­di­ca que: “Aun­que fi­nal­men­te fue so­bre­seí­do por su­pues­tas do­len­cias men­ta­les, al ser en­via­do a Chi­le se pro­du­jo en el po­der ju­di­cial una di­ná­mi­ca dis­tin­ta”. “De al­gu­na ma­ne­ra los jue­ces sin­tie­ron la obli­ga­ción de ejer­ci­tar sus fa­cul­ta­des ju­ris­dic­cio­na­les y reivin­di­car su pa­pel an­te la so­cie­dad bas­tan­te de­te­rio­ra­do has­ta en­ton­ces”.

Roht-arria­za, opi­na: “El me­jor y más gran­de le­ga­do del ca­so Pi­no­chet es esa in­ter­re­la­ción de la jus­ti­cia na­cio­nal y la ju­ris­dic­ción uni­ver­sal”. En­fren­tó un pa­no­ra­ma po­lí­ti­co, me­diá­ti­co y ju­rí­di­co di­fe­ren­te, con víc­ti­mas en­va­len­to­na­das, con jue­ces aver­gon­za­dos por­que no ha­bían lo­gra­do ju­gar su pa­pel ade­cua­da­men­te y con un com­pro­mi­so del Go­bierno de en­jui­ciar­lo en ca­sa”.

En­tre el 23 de sep­tiem­bre y el 16 de oc­tu­bre de 1998, des­en­ca­de­na­ron un arres­to que es­tre­me­ció los ci­mien­tos del in­ci­pien­te sis­te­ma de jus­ti­cia uni­ver­sal: el Co­mi­té Ju­di­cial de la Cá­ma­ra de los Lo­res, que en 2005 fue el Tri­bu­nal Su­pre­mo de fac­to de Reino Uni­do.

Su de­ten­ción via­bi­li­zó juz­gar­lo por la “Ope­ra­ción Cón­dor”, re­for­zan­do la transición chi­le­na, su re­torno per­mi­tió a la jus­ti­cia chi­le­na pro­ce­sar­lo, y al Juez Juan Guz­mán, le to­có pro­bar que el Po­der Ju­di­cial chi­leno po­día re­cu­pe­rar su dig­ni­dad. La Cor­te Su­pre­ma, ra­ti­fi­có la sen­ten­cia que de­cla­ra la con­fis­ca­ción de los bie­nes que el fa­lle­ci­do dic­ta­dor ro­bó al Es­ta­do.

Al fa­lle­cer, el10 de di­ciem­bre de 2006, el ge­ne­ral ins­ta­la­do en el po­der con el cruen­to gol­pe de Es­ta­do de 1973, acu­mu­la­ba acu­sa­cio­nes por crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad, así co­mo por ac­tos de co­rrup­ción, con un en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to ca­mu­fla­do con cuen­tas se­cre­tas, abier­tas con pa­sa­por­tes fal­sos, en el Ban­co Riggs. Sin em­bar­go, el dic­ta­dor se fue de es­te mun­do sin ser con­de­na­do por la jus­ti­cia.

Vein­te años des­pués del arres­to del ex­dic­ta­dor en Lon­dres, el ba­lan­ce de la evo­lu­ción po­lí­ti­ca-eco­nó­mi­ca y so­cial de Chi­le mues­tra a un país go­ber­na­do por los he­re­de­ros del pi­no­che­tis­mo, don­de cam­pean re­ce­tas neo­li­be­ra­les, gran­jeán­do­se aplau­sos del Ban­co Mun­dial co­mo ejem­plo pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, mien­tras en el tras­fon­do per­vi­ve el país más de­sigual de la re­gión.

* Di­plo­má­ti­co, Ju­ris­ta y Po­li­tó­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.