MAX Y LAU­REN

Tras ca­si cua­tro años de no­viaz­go, la mo­de­lo ni­ca­ra­güen­se y el em­pre­sa­rio se ca­sa­ron, ro­dea­dos por sus fa­mi­lia­res y ami­gos

Hola Nicaragua - - Contenido - Texto: JOSHY CAS­TI­LLO Fo­to­gra­fías: YORCH SANZ

En­tra­mos a su ro­mán­ti­ca bo­da en Granada

«So­mos me­jo­res ami­gos, com­par­ti­mos to­do, nos ex­tra­ña­mos, es un sen­ti­mien­to que no de­be­ría ha­cer fal­ta«

LA BO­DA de Lau­ren Lawson y Max Lacayo fue la bo­da que ca­da jo­ven sue­ña, co­mo ese cuen­to de ha­das con que cre­ce­mos. Max Lacayo apuesto, profesional y Lau­ren, be­llí­si­ma, profesional, or­ga­ni­za­da, jó­ve­nes ro­mán­ti­cos que de­ci­die­ron dar un pa­so im­por­tan­te: unir sus vi­das en ma­tri­mo­nio.

Des­de las in­vi­ta­cio­nes de bo­da has­ta los de­ta­lles pa­ra los in­vi­ta­dos ex­tran­je­ros, to­do fue par­te de una pla­nea­ción que ini­ció el día que se com­pro­me­tie­ron. Lau­ren es sú­per or­ga­ni­za­da y eso se no­tó en ca­da pin­ce­la­da de los pre­pa­ra­ti­vos. Más de cua­tro­cien­tos in­vi­ta­dos fue­ron tes­ti­gos de una bo­da ima­gi­na­da en to­dos los por­me­no­res, en la que los no­vios se preo­cu­pa­ron de ca­da de­ta­lle y de que ca­da in­vi­ta­do dis­fru­ta­ra al má­xi­mo to­dos los mo­men­tos que trans­cu­rrie­ron en la ce­re­mo­nia.

La ce­na de en­sa­yo, el ri­to re­li­gio­so, la re­cep­ción y el Sun­day Fun­day fue­ron par­te de una idea­da e ilu­sio­na­da bo­da, crea­da co­mo el even­to más lin­do del mun­do. Ca­da de­ta­lle tie­ne una re­la­ción con la vi­da de los no­vios y sus fa­mi­lias. La can­ción de los no­vios: “Tu amor eterno” de Car­los Vi­ves, más ro­mán­ti­co, im­po­si­ble.

Pa­dres, ma­dres, abue­los y ami­gos fue­ron par­te si­len­cio­sa de un día que tu­vo ca­si 365 días de en­sa­yo. Días an­tes del gran día, ¡HO­LA! con­ver­só con Lau­ren y Max, de­fi­ni­ti­va­men­te com­pro­ba­mos que el amor es­ta­ba en el ai­re.

—Lau­ren, ¿ha­ce cuán­to ini­ció to­do el pro­ce­so de los pre­pa­ra­ti­vos?

—La em­pe­cé a pla­ni­fi­car dos se­ma­nas des­pués de que nos com­pro­me­ti­mos. Hu­bo al­gu­nos im­pre­vis­tos con las fe­chas por ejem­plo. Cam­bia­mos las fe­chas dos ve­ces. Pri­me­ro era en Ac­ción de Gra­cias pe­ro ha­bía un cho­que con otra bo­da en esa fe­cha en la mis­ma igle­sia y ho­tel. Pe­ro yo soy muy prác­ti­ca y pien­so que to­do se re­suel­ve siem­pre. Las amis­ta­des

«La ce­re­mo­nia re­li­gio­sa es la fe de que nues­tro ma­tri­mo­nio se­rá du­ra­de­ro, eterno, por eso es muy im­por­tan­te pa­ra

no­so­tros»

nos aler­ta­ron de pla­ni­fi­car lo pri­mor­dial: el ve­nue, la igle­sia, el fotógrafo, el vi­deó­gra­fo y el DJ. Tal vez se me es­ca­pan al­gu­nas co­sas pe­ro eso fue lo pri­me­ro. El 17 de di­ciem­bre fue la fe­cha es­co­gi­da. Y fui muy afor­tu­na­da en re­ser­var con los pro­vee­do­res. Hay ca­tor­ce bo­das el mis­mo día.

—¿Y por qué es­co­gie­ron Granada?

—Que­ría­mos al­go fres­co pa­ra los in­vi­ta­dos, al­go que sor­pren­die­ra a la gen­te. Es la ciu­dad na­tal de mis fa­mi­lia­res, es una ciu­dad en­can­ta­do­ra, vi­va de co­lo­res, ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial, se pres­ta pa­ra mu­cho. Es una ciu­dad que in­vi­ta a nue­vas ideas. La mi­sa fue en la Igle­sia de Gua­da­lu­pe y la re­cep­ción en el Ho­tel Granada. Con el de­co­ra­dor pu­de pla­ni­fi­car y en­la­zar mis ideas de ni­ñez.

—¿Acu­dis­te a un wed­ding plan­ner o lo ma­ne­jas­te vos so­la?

—Entre mi ma­má y yo pla­ni­fi­ca­mos pe­ro le en­car­gué a una coor­di­na­do­ra pa­ra no es­tre­sar­me el día de la bo­da. Me re­la­cio­né muy bien con ella por­que yo uso in­glés y

«Entre mi ma­má y yo pla­ni­fi­ca­mos to­do, pe­ro le en­car­gué a una coor­di­na­do­ra pa­ra no es­tre­sar­me el día de la bo­da»

«La ce­re­mo­nia pa­ra no­so­tros es muy im­por­tan­te, la pa­la­bra de Dios, pa­la­bras de sa­bi­du­ría pa­ra las pa­re­jas, es un mo­men­to es­pi­ri­tual pa­ra re­fle­xio­nar de lo

pro­fun­do de nues­tra re­la­ción»

es­pa­ñol y co­no­ce bien las cos­tum­bres nor­te­ame­ri­ca­nas, nos en­ten­di­mos en to­do y el te­ma de los in­vi­ta­dos ex­tran­je­ros que es im­por­tan­te, pa­ra que los in­vi­ta­dos es­tén muy a gus­to.

—No de­jas­te por fue­ra nin­gún de­ta­lle, Lau­ren.

—¡Así es! Hi­ce por ejem­plo unas ca­nas­ti­tas con pro­duc­tos ni­ca­ra­güen­ses pa­ra po­ner en las ha­bi­ta­cio­nes de los in­vi­ta­dos de afue­ra. Ca­je­tas, ja­leas, Flor de Ca­ña, flor de Ja­mai­ca, miel, a los va­si­tos de la miel mi abue­li­ta les hi­zo unas cu­bier­tas te­ji­das, un de­ta­lle ma­ra­vi­llo­so que lo apre­cié mu­chí­si­mo y me en­can­tó.

—¿Cuán­tos in­vi­ta­dos?

—En­lis­ta­dos 417. Te­ne­mos aba­ni­cos pa­ra los in­vi­ta­dos a la igle­sia por el ca­lor de Granada, bas­tan­tes aba­ni­cos. La ce­re­mo­nia pa­ra no­so­tros es muy im­por­tan­te, la pa­la­bra de Dios, pa­la­bras de sa­bi­du­ría pa­ra las pa­re­jas, es un mo­men­to es­pi­ri­tual pa­ra re­fle­xio­nar de lo pro­fun­do de nues­tra re­la­ción, lo que nos ha pa­sa­do, la fe de que nues­tro ma­tri­mo­nio se­rá lar­go y du­ra­de­ro, eterno, y se lo en­co­men­da­mos a Dios.

—Su­pon­go que hay vo­tos es­pe­cia­les….

— Hay un speech en la ce­re­mo­nia agra­de­cien­do a to­dos los que vi­nie­ron a la bo­da. No es al­go lar­go pe­ro sí a la ho­ra de los ani­llos te­ne­mos unas fra­ses que nos di­re­mos, es muy im­por­tan­te que ven­ga del co­ra­zón. Que­re­mos al­go muy na­tu­ral, que nos sal­ga en ese mo­men­to, muy es­pon­tá­neo, lo que sen­ti­mos en ese mo­men­to.

—¿Có­mo es­co­gis­te la mú­si­ca?

—Es una ce­re­mo­nia muy emo­cio­nan­te por­que hay pia­nis­ta, vio­li­nis­ta, so­prano, Karla Ma­tus del Con­ser­va­to­rio Na­cio­nal. No soy de lá­gri­ma fá­cil pe­ro me di­je­ron que se me van a sa­lir las lá­gri­mas cuan­do ca­mi­ne ha­cia el al­tar. Es­co­gí una can­ción muy es­pe­cial pa­ra mí que se lla­ma “Por mil años más” de Ch­ris­ti­na Pe­rri (A thou­sands years, la can­ción de la sa­ga Twi­light).

—¿Max par­ti­ci­pa en es­tas de­ci­sio­nes?

—Es una sor­pre­sa. Es se­cre­to, el no sa­be cuál es pe­ro la le­tra de la can­ción, “te ama­re por mil años”, tie­ne que ver con la vi­sión de nues­tra re­la­ción, una re­la­ción a lar­go pla­zo, por eso quie­ro que sue­ne cuan­do yo entre a la igle­sia. Por eso la ele­gí. La ma­yo­ría uti­li­za la mar­cha nup­cial. Te­ne­mos una sor­pre­si­ta al fi­nal y co­mo sé que es­ta en­tre­vis­ta sa­le has­ta

«Mi ma­dre es mi cen­tro, to­das las creen­cias y va­lo­res que ten­go me las en­se­ñó mi ella, una se­ño­ra lu­cha­do­ra con un co­ra­zón de oro, no se­ría la mu­jer que soy si no fue­ra por mi ma­má»

«No soy de lá­gri­ma fá­cil pe­ro se me sa­lie­ron las lá­gri­mas cuan­do ca­mi­né ha­cia el al­tar»

«Es­co­gí al di­se­ña­dor Harry Ga­ray por­que me en­can­ta su es­ti­lo y es ta­len­to ni­ca­ra­güen­se. Es el ves­ti­do que ha­bía ima­gi­na­do: di­fe­ren­te, es­pal­da es­co­ta­da, en­ca­je, gui­pu­re, blan­co con­cha de hue­vo, co­la has­ta los to­bi­llos, ve­lo su­til, trans­pa­ren­te, pe­dre­ría»

fe­bre­ro en­ton­ces lo com­par­to: qui­si­mos ha­cer al­go di­fe­ren­te la sa­li­da de los no­vios y ele­gi­mos “Vi­va la Vi­da” de Cold Play y esa va a ser la can­ción de sa­li­da, to­do mun­do ale­gre, con vio­lín, piano, gui­ta­rra, he­mos vis­to esos de­ta­lles.

—Cuén­ta­nos de las da­mas de ho­nor y los ca­ba­lle­ros.

—Max tie­ne mu­chos me­jo­res ami­gos. Y me gus­ta por­que pu­de in­cor­po­rar mu­chas amigas de in­fan­cia en­ton­ces in­cor­po­ré sie­te da­mas y sie­te ca­ba­lle­ros y son dos flo­wers girls y dos pa­jes. Son dos pa­res de pa­dri­nos, pa­re­jas ca­sa­das, unos tíos bien que­ri­dos de Max y otros dos me­jo­res ami­gos de Max tam­bién, bien que­ri­dos por no­so­tros.

—¿Se tras­la­da­rán a Granada?

—Hay una es­tra­te­gia en to­do es­to. Co­mo hay in­vi­ta­dos de to­dos la­dos, cos­tum­bres, grin­gas, cos­tum­bres co­lom­bia­nas, cos­tum­bres ni­cas en­ton­ces hay una cos­tum­bre co­lom­bia­na que hay que ben­de­cir los ani­llos en la ca­sa de los no­vios y va­mos a apro­ve­char pa­ra ben­de­cir la ca­sa que no la he­mos ben­de­ci­do. Va­mos a ben­de­cir las arras, el ro­sa­rio.. —Ha­ble­mos del ves­ti­do, ¿cuál es el es­ti­lo? ¿Max no tie­ne idea? —Max no tie­ne idea del ves­ti­do. Es­co­gí al

«La mi­sa fue en la Igle­sia de Gua­da­lu­pe y la re­cep­ción en el Ho­tel Granada. Con el de­co­ra­dor pu­de pla­ni­fi­car y en­la­zar mis ideas de ni­ñez.» «Hi­ci­mos unas ca­nas­ti­tas con pro­duc­tos ni­ca­ra­güen­ses pa­ra po­ner en las ha­bi­ta­cio­nes de los in­vi­ta­dos de afue­ra. Ca­je­tas, ja­leas, Flor de Ca­ña, flor de Ja­mai­ca, miel...»

di­se­ña­dor Harry Ga­ray por­que me en­can­ta su es­ti­lo y es ta­len­to ni­ca­ra­güen­se. Es el ves­ti­do que ha­bía ima­gi­na­do: di­fe­ren­te, es­pal­da es­co­ta­da, en­ca­je, gui­pu­re, blan­co con­cha de hue­vo, co­la has­ta los to­bi­llos, ve­lo su­til, trans­pa­ren­te, pe­dre­ría. Sin em­bar­go, to­do lo que que­re­mos es es­tar con la fa­mi­lia y dis­fru­tar del día es­pe­ra­do. —¿Qué es­pe­ras de ese día? —Ten­go an­sias y emo­ción. Nos im­por­ta que la fe­li­ci­dad de los no­vios se trans­mi­ta a to­dos los in­vi­ta­dos, que

Max: «Los vo­tos po­nen a prue­ba el te­ma de la unión fa­mi­liar, la crea­ción de una fa­mi­lia nue­va» ¿Hi­jos? Yo quie­ro de dos a cua­tro, Lau­ren quie­re de tres a cua­tro. En dos tan­das»

nues­tro amor se ma­ni­fies­te a to­dos. —¿Quién ha si­do tu prin­ci­pal apo­yo du­ran­te to­do es­te pro­ce­so? —Mi ma­dre es mi cen­tro, to­das las creen­cias y va­lo­res que ten­go me las en­se­ñó mi ma­dre, una ma­dre lu­cha­do­ra con un co­ra­zón de oro, no se­ría la mu­jer que soy si no fue­ra por mi ma­má. —¿Dón­de tie­nen pla­nea­do ir de lu­na de miel? —Aún no sa­be­mos dón­de va­mos a ir, es­ta­mos pen­san­do en ir­nos en marzo. Po­dría ser Je­ru­sa­lén, Es­pa­ña, Su­dá­fri­ca, un sa­fa­ri o na­dar con ti­bu­ro­nes, Max y yo so­mos aven­tu­re­ros, que­re­mos dis­fru­tar que es­ta­mos jó­ve­nes y con mu­cha ener­gía. —Max, ¿qué emo­cio­nes te­nés dos días an­tes? —Una co­sa que me gus­tó mu­cho fue cuan­do me me­dí el tra­je. Me gus­tó tan­to que no me lo que­ría qui­tar. —¿Qué par­te de los pre­pa­ra­ti­vos te pa­re­ció im­por­tan­te? —Las char­las pre-ma­tri­mo­nia­les. Te po­nen en pers­pec­ti­va la im­por­tan­cia del com­pro­mi­so que vas a ad­qui­rir pa­ra el res­to de la vi­da. —¿Ha­brá sor­pre­sas? —Sí, mu­chas. Ha­brá un show de bai­les co­lom­bia­nos. —¿Y qué hay de tus vo­tos? —Los vo­tos po­nen a prue­ba el te­ma de la unión fa­mi­liar, la crea­ción de una fa­mi­lia nue­va. —¿Han pen­sa­do en hi­jos? —Yo quie­ro de dos a cua­tro, Lau­ren quie­re de tres a cua­tro. En dos tan­das.

La pa­re­ja eli­gió la her­mo­sa y em­ble­má­ti­ca ciu­dad de Granada pa­ra lle­var a ca­bo el sa­cra­men­to más im­por­tan­te de sus vi­das. Lau­ren, la gua­pí­si­ma ex­mo­de­lo y rei­na de be­lle­za, llo­ró, tal y co­mo le pre­di­je­ron, cuan­do en­tró a la igle­sia y vio los ojos de su pa­dre. Es­cu­char la can­ción “Por mil años

más” y su ves­ti­do de en­sue­ño, hi­zo que las lá­gri­mas de emo­ción sa­lie­ran a flo­te.

Los no­vios en pleno pro­ce­so de pre­pa­ra­ti­vos ho­ras an­tes de la ce­re­mo­nia. Eli­sa Lawson, la her­ma­na y mano de­re­cha de la no­via, ayu­dó a man­te­ner to­do ba­jo con­trol al igual que sus

otras da­mas y amigas de la in­fan­cia.

La gua­pí­si­ma ex­mo­de­lo po­só es­pec­ta­cu­lar co­mo una ver­da­de­ra princesa. Su ves­ti­do fue con­fec­cio­na­do por el ni­ca­ra­güen­se Harry Ga­ray.

Max po­sa son­rien­te jun­to a su pa­dre y men­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.