¿QUIÉN EDU­CA A NUESTROS HI­JOS?

Hola Nicaragua - - Opinión - Pilar Sor­do Psi­có­lo­ga y con­fe­ren­cis­ta in­ter­na­cio­nal

CA­DA VEZ me to­ca con más fre­cuen­cia com­par­tir y pre­sen­ciar es­te ti­po de dis­cu­sión tanto en las fa­mi­lias como en los co­le­gios y por qué no de­cir­lo en uni­ver­si­da­des tam­bién. En algún mo­men­to de nues­tras his­to­rias le fui­mos no­so­tros mis­mos qui­tan­do po­der y tran­qui­li­dad a los pro­fe­so­res y nos co­lo­ca­mos en trin­che­ras opues­tas ca­si sin­tien­do que so­mos enemi­gos en vez de en­ten­der que la mi­sión edu­ca­ti­va es co­la­bo­ra­ti­va y no com­pe­ti­ti­va. Los niños de hoy tie­nen dos ca­rac­te­rís­ti­cas que no­so­tros, los adul­tos cuan­do niños no te­nía­mos: son más in­te­li­gen­tes que no­so­tros y tie­nen me­nos mie­dos que no­so­tros. Só­lo con esas dos ca­rac­te­rís­ti­cas sa­ben per­fec­ta­men­te dónde y cómo sacar pro­ve­cho de las si­tua­cio­nes y al per­ci­bir tan­tas vi­sio­nes edu­ca­ti­vas como per­so­nas in­vo­lu­cra­das en su edu­ca­ción, se vuel­ven unos ma­ni­pu­la­do­res que « ma­ne­jan» como quie­ren to­dos los po­los que los es­tán edu­can­do. En el es­tu­dio del « No quie­ro Cre­cer», se con­cluía que pa­ra edu­car bien a un hi­jo, se ne­ce­si­ta­ban cin­co co­sas im­por­tan­tes: ter­nu­ra, fir­me­za, fuer­za de vo­lun­tad , pa­cien­cia y sen­ti­do del hu­mor. Esas con­di­cio­nes par­ten for­mán­do­se des­de la ca­sa sin duda, creo de co­ra­zón que a los pa­dres se nos ol­vi­dó que la pri­me­ra res­pon­sa­bi­li­dad edu­ca­ti­va la te­ne­mos no­so­tros y ele­gi­mos un co­le­gio pa­ra que só­lo nos ayu­de en esa ta­rea pe­ro no de­bie­ra ha­cer­la por no­so­tros. Es asom­bro­so como ca­da vez con ma­yor fre­cuen­cia se es­cu­cha a pa­pás y ma­más de­cir­le a pro­fe­so­res: “dí­ga­le us­ted que es­tu­die, que se cor­te el pe­lo , que se ba­ñe etc, «, trans­mi­tien­do en ese men­sa­je la sen­sa­ción de que no sa­be­mos qué ha­cer con nuestros niños. La ex­pre­sión de lí­mi­tes es una con­di­ción amo­ro­sa den­tro de la edu­ca­ción y pa­ra eso ne­ce­si­ta­mos a los maes­tros, palabra que de­bie­ra re­em­pla­zar a la de pro­fe­so­res si que­re­mos co­men­zar a ubi­car­los en la ver­da­de­ra im­por­tan­cia so­cial que tie­nen. Re­cu­pe­rar el va­lor de los y las maes­tras , va más allá de lo eco­nó­mi­co, lo cual, sin duda, hay que re­gu­lar y me­jo­rar pe­ro el re­co­no­ci­mien­to tie­ne que ver con de­vol­ver­les la au­to­ri­dad que no­so­tros mis­mos les qui­ta­mos y eso par­te des­de la ca­sa y de cómo nuestros hi­jos ven cómo nos re­la­cio­na­mos con la es­cue­la co­ti­dia­na­men­te. De­bié­ra­mos tra­ba­jar en equi­po, te­ner la mis­ma vi­sión, com­par­tir ideas y cre­cer jun­tos en fa­mi­lia, es­cue­la pa­ra que nuestros niños no ma­ni­pu­len am­bos fren­tes y so­lo pier­dan ellos al no te­ner cla­ro quién los edu­ca de ver­dad. Los lí­mi­tes y el amor par­ten des­de la ca­sa , ese es el lugar nú­me­ro uno pa­ra trans­for­mar a nuestros hi­jos en bue­nas per­so­nas que sean un apor­te a los paí­ses donde vi­vi­mos. En esa ta­rea los pa­dres y ma­dres te­ne­mos la obli­ga­ción de pen­sar muy bien a quién o a que es­ta­ble­ci­mien­to edu­ca­cio­nal le va­mos a en­tre­gar la res­pon­sa­bi­li­dad de que nos acom­pa­ñe en esa ta­rea a lo lar­go del cre­ci­mien­to de nuestros niños. Si no coin­ci­di­mos con los va­lo­res o la for­ma, lo mejor se­rá bus­car el lugar que nos per­mi­ta tra­ba­jar en con­jun­to. To­do es­to pa­ra no per­der la pers­pec­ti­va de lo que real­men­te es im­por­tan­te y que tie­ne que ver con que to­do lo ha­ce­mos pa­ra con­for­mar niños y jó­ve­nes ac­ti­vos y no­bles pa­ra la so­cie­dad que les to­ca vi­vir.

«Los lí­mi­tes y el amor par­ten des­de la ca­sa , ese es el lugar nú­me­ro uno pa­ra trans­for­mar a nuestros hi­jos en bue­nas per­so­nas que sean un

apor­te a los paí­ses donde vi­vi­mos»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.