HAZEL CUA­DRA

En­tra­mos en el ho­gar de la re­co­no­ci­da chef y pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión

Hola Nicaragua - - Contenido - Tex­to: JOSHY CAS­TI­LLO Pro­duc­ción: MA­RIA ELE­NA CUA­DRA Fo­to­gra­fía: YORSH SANS Ma­qui­lla­je y pei­na­do: ALEX MI­LLER

«Los me­dios me abrie­ron una pla­ta­for­ma que no ha­bía pen­sa­do y el res­tau­ran­te ya lo veo como al­go pa­ra mí, algún día. Aho­ra más bien es­toy vien­do co­sas que in­clu­yan al tu­ris­mo de Ni­ca­ra­gua, que in­clu­yan a nues­tro país como un des­tino tu­rís­ti­co gas­tro­nó­mi­co»

HAZEL CUA­DRA es un ros­tro co­no­ci­do en la te­le­vi­sión na­cio­nal. Su pro­gra­ma de co­ci­na y re­ce­tas en un ca­nal na­cio­nal ya al­can­zó la ma­du­rez al cum­plir sie­te años al ai­re. Su vi­da gi­ra en torno a la co­mi­da, al­go que la apa­sio­na y que la tie­ne su­mer­gi­da en ese mun­do de co­lo­res por pu­ra ca­sua­li­dad. Pe­ro Hazel tam­bién es la ma­dre de dos prin­ce­sas So­fía y Sa­bri­na, de sie­te y tres años res­pec­ti­va­men­te, que tu­ve la di­cha de co­no­cer bre­ve­men­te y que me en­can­ta­ron por su edu­ca­ción y su inocen­cia al lle­gar ves­ti­das con un “tu­tú”, pues ve­nían de su cla­se de bai­le. Un breve sa­lu­do y su en­tu­sias­mo por ir a ju­gar con sus ami­gui­tas del re­si­den­cial me re­cor­dó esa par­te tan tier­na de esa edad. Ca­sa­da ha­ce 12 años con Ernesto Cardenal, Hazel ha­bla fuer­te y cla­ro; “Aun­que sue­ne cli­ché, Ernesto es mi com­ple­men­to, es lo más im­por­tan­te en mi vi­da, por lar­go”.

—Em­pe­ce­mos por tu his­to­ria de amor, ¿cuán­do co­no­cis­te a tu es­po­so?

—He­mos si­do ami­gos to­da la vi­da, cre­ci­mos jun­tos, esa es la ba­se de nues­tra re­la­ción. Tie­nes que ver a la per­so­na con la que es­tás ca­sa­da como un ami­go, a ve­ces per­de­mos esa no­ción. Ernesto me tran­qui­li­za, me en­fo­ca, hay ve­ces soy una tri­qui­tra­ca (pe­tar­do), an­do en to­do, como mu­jer es inevi­ta­ble, en es­ta ge­ne­ra­ción de la que soy par­te, que que­re­mos to­do, yo quie­ro ab­so­lu­ta­men­te to­do, la mejor ma­dre, la mejor es­po­sa, la mejor aman­te, quie­ro es­tar fla­ca, ser tra­ba­ja­do­ra, lu­cir­me como em­pre­sa­ria, y quie­ro via­jar, y quie­ro va­gar, es una reali­dad in­ne­ga­ble de que hay una si­tua­ción que uno tie­ne que ver cómo ma­ne­jar y es el ba­lan­ce, cómo ba­lan­cea­mos dar­le tiem­po a Ernesto, a mí mis­ma, y por su­pues­to a nuestros hi­jos, y a nues­tra fa­mi­lia y a los ami­gos. Tie­nes tan­tas res­pon­sa­bi­li­da­des como mu­jer que es di­fí­cil ha­cer­lo so­la o ca­si im­po­si­ble, y allí en­tra­mos en esa di­fi­cul­tad te­rri­ble como mu­je­res: ba­jo ningún pun­to pue­do ha­cer­lo sin Ernesto, sin el apo­yo de él. No lo po­dría ma­ne­jar to­do tan bien sin su apo­yo.

—¿Cómo pa­sa­ron de ami­gos a no­vios?

—Se fue dan­do poco a poco. Fue sur­gien­do, no nos di­mos cuen­ta. La gen­te co­men­zó a no­tar­lo an­tes que no­so­tros. El ini­cio fue com­pli­ca­do porque yo te­nía mie­do, le pu­se mu­chos pe­ros, porque pen­sa­ba que po­día­mos arrui­nar una amistad de años, Ernesto es bien sen­ci­llo y prác­ti­co, yo le pon­go men­te a to­do. Yo di­je mejor no. En­ton­ces su es­tra­te­gia fue se­guir­me la co­rrien­te. Ja­la­mos tres años has­ta que nos ca­sa­mos. —

Ten­go en­ten­di­do que se tu­vie­ron que se­pa­rar, ¿por qué?

—Ernesto y yo de­sa­rro­lla­mos una co­ne­xión que no ha­bía sen­ti­do con na­die. Pe­ro me fui del país porque mis pa­dres tu­vie­ron que mu­dar­se, en­ton­ces la si­tua­ción se com­pli­có un poco. Los ce­los, los chis­mes, hubo co­sas como eso pe­ro na­da im­por­tan­te. En tres años de no­viaz­go pu­di­mos de­fi­nir mu­chas co­sas y fue im­por­tan­te.

—¿Es­tan­do fue­ra desa­rro­llas­te tu gus­to por la co­ci­na?

—Fue por ca­sua­li­dad. Nos fui­mos a Ma­di­son, Wis­con­sin y yo le ayu­da­ba a co­ci­nar a mi ma­má. En mi fa­mi­lia to­dos co­ci­nan. Y allí me hi­zo click. Di­je voy a es­tu­diar co­ci­na. Pe­ro mi pa­pá me di­jo, me pi­dió o me exi­gió mejor di­cho, que pri­me­ro es­tu­dia­ra ad­mi­nis­tra­ción y des­pués, si to­da­vía me gus­ta­ba la co­ci­na, lo

es­tu­dia­ra. Así que es­tu­dié ad­mi­nis­tra­ción y mer­ca­deo.

—¿Y tus pla­nes con Ernesto se­guían?

—Cla­ro. Pa­só al­go in­te­re­san­te. Yo es­tu­dié en Es­ta­dos Uni­dos mi carrera de ad­mi­nis­tra­ción. Un año an­tes de que me gra­dua­ra de mi carrera, a Ernesto lo acep­tan en mi Uni­ver­si­dad pa­ra su MBA. En­ton­ces di­ji­mos va­mos a vi­vir jun­tos, mi fa­mi­lia no es­tu­vo de acuer­do. Y pa­ra ter­mi­nar el con­flic­to nos ca­sa­mos. Te­nía­mos un año de ca­sa­dos, me gra­dúe, se­guí en el Cor­don Blue en Aus­tin, Te­xas, mien­tras Ernesto ter­mi­na­ba su maes­tría. Re­gre­sa­mos a Ni­ca­ra­gua con la ilu­sión de abrir mi pro­pio res­tau­ran­te. Co­mien­zo a ar­mar­lo, bus­co to­do, mien­tras, es­ta­mos bus­can­do be­bés. En to­do es­to sal­go em­ba­ra­za­da en fe­bre­ro del 2008. Es­toy pre­pa­ran­do una bo­da y me co­mien­zan unos do­lo­res y pier­do al be­bé. Al tiem­po, vuel­vo a sa­lir em­ba­ra­za­da y lo pier­do nue­va­men­te. Allí si fue un bal­de de agua fría.Te­nía ca­si tres me­ses de em­ba­ra­zo.

—¿Cómo su­pe­ras­te eso?

—Co­mien­za to­do un pro­ce­so, nos va­mos a los Es­ta­dos Uni­dos,

nos so­me­te­mos a un tra­ta­mien­to, fue al­go sen­ci­llo, pe­ro nos lle­vó unos me­ses, ti­po pe­lí­cu­la con calendario y to­do y sa­li­mos em­ba­ra­za­dos de So­fía y na­ce en el 2009. Fue un pe­rio­do bas­tan­te di­fí­cil pa­ra no­so­tros como pareja.

—¿Te ha­ce sen­tir bien con­tar­lo?

—Me gus­ta ha­blar­lo porque es un te­ma del cual se es­cu­cha poco. En lo personal, me ayu­da mu­cho leer his­to­rias de mu­je­res ins­pi­ra­do­ras, his­to­rias que me mo­ti­van a se­guir ade­lan­te. No sé si pe­co de abier­ta, al com­par­tir estas ex­pe­rien­cias, pe­ro es­pe­ro que a al­guien más le sir­va, porque en to­do ma­tri­mo­nio hay mo­men­tos di­fí­ci­les.

—¿Y tus pla­nes, dónde que­da­ron?

To­do en pau­sa.

—¿Qué pa­só con el res­tau­ran­te?

—So­fía tie­ne seis me­ses y un res­tau­ran­te como yo lo que­ría, me lle­va­ba mu­cho tiem­po. En eso re­ci­bo una lla­ma­da de un nue­vo ca­nal que es­tá ha­cien­do cas­ting pa­ra un pro­gra­ma de co­ci­na. Me ofre­cen asis­tir, pe­ro di­go que no porque nun­ca an­tes ha­bía he­cho te­le­vi­sión. Pe­ro le co­men­to a Ernesto y me di­ce que ten­go que ir. De­sem­pol­va­mos una cá­ma­ra donde mi ma­má y practicamos to­do el fin de se­ma­na. Lle­gué al ca­nal e hi­ce el cas­ting. Me sen­tí bien có­mo­da. Me lla­ma­ron esa mis­ma tar­de que hi­cié­ra­mos un con­tra­to. Así em­pe­cé, eso fue ha­ce sie­te años.

—¿Qué otras co­sas te ves ha­cien­do ade­más de la te­le?

—Los me­dios me abrie­ron una pla­ta­for­ma que no ha­bía pen­sa­do y el res­tau­ran­te ya lo veo como al­go pa­ra mí, algún día. Aho­ra más bien es­toy vien­do co­sas que in­clu­yan al tu­ris­mo de Ni­ca­ra­gua, que in­clu­yan a nues­tro país como un des­tino tu­rís­ti­co gas­tro­nó­mi­co.

—Has si­do par­te de pro­gra­mas in­ter­na­cio­na­les como Tra­vel Chan­nel.

—Fue al­go ra­ro como to­do en mi vi­da. Te­nía el lan­za­mien­to de la re­vis­ta Simply Gour­met ese día y me lla­ma Alex Cua­dra y me di­ce que la gen­te de TC es­tá aquí y quie­ren con­tac­tar­me pa­ra ha­cer un pro­gra­ma que es como co­mi­da de ca­lle en sie­te paí­ses y bus­can un host del país. Nos reu­ni­mos des­pués del lan­za­mien­to y pu­de ha­cer un pro­gra­ma que se tras­mi­tió en los Es­ta­dos Uni­dos y des­pués sa­lió lo de La­tin Kit­chen con unas re­ce­tas. Y son co­sas como esas que me gus­ta­ría ha­cer.

—¿Crees que es­tos cam­bios como co­mer más sa­lu­da­ble, o el te­ma de las re­des, por ejem­plo, co­lo­can a Ni­ca­ra­gua en otro ni­vel?

—El gi­ro que ha da­do la gas­tro­no­mía en ge­ne­ral nos be­ne­fi­cia a to­dos, como país cla­ro. Aho­ra se bus­ca co­mer sa­lu­da­ble, na­da pro­ce­sa­do. Afor­tu­na­da­men­te

exis­ten mu­chas op­cio­nes pa­ra es­to. Con un res­tau­ran­te po­des ha­cer mu­chos cam­bios en el sen­ti­do de atraer el ojo ha­cia eso. En Pe­rú Gas­tón Acu­rio ini­ció es­ta re­vo­lu­ción cuan­do abrió su res­tau­ran­te, él di­jo por qué cuan­do vie­ne un ex­tran­je­ro a Pe­rú lo lle­va­mos a un res­tau­ran­te fran­cés o es­pa­ñol. Y di­jo quie­ro que la co­mi­da pe­rua­na es­te en to­do el mun­do, como una me­ca gas­tro­nó­mi­ca, lo vie­ron como lo­co, aho­ra es to­da una fi­gu­ra, fa­mo­sí­si­mo.

—¿Cómo pro­yec­ta­mos el país como des­tino cu­li­na­rio?

—La úni­ca ma­ne­ra de con­se­guir al­go ge­nuino es uti­li­zan­do nuestros pro­duc­tos. La gas­tro­no­mía se tra­ta de cómo in­no­var con los mis­mos pro­duc­tos. En Gua­ca­li­to hi­ci­mos una fies­ta pa­tria con co­mi­da nues­tra, uti­li­zan­do so­lo pro­duc­tos ni­ca­ra­güen­ses. Hi­ce unos ca­ma­ro­nes que le lla­mé “Ca­ma­ro­nes al In­dio”, era una es­pe­cie de In­dio Vie­jo, con cal­do de ca­ma­rón, los ca­ma­ro­nes los mariné con na­ran­ja agria y achio­te, ese sa­bor de no­so­tros, los hi­ce a la plan­cha como chan­chi­to fri­to, en­ci­ma de una rueda de In­dio Vie­jo de ca­ma­rón, en el cen­tro una pa­pa, y en­ci­ma un chi­mi­chu­rri de hier­ba­bue­na.

—¡Ha­ces tan­tas co­sas! ¿Cómo te des­co­nec­tas, cómo creas tu ba­lan­ce?

—Me en­can­ta leer, me des­co­nec­ta com­ple­ta­men­te.

—Ha­ble­mos de tu rol como ma­má.

—Tra­to de que mis hi­jas lle­ven cier­to orden porque su pa­pá es muy com­pla­cien­te. Pa­ra mí es im­por­tan­te que sean muy agra­de­ci­das con lo que tie­nen, que va­lo­ren to­do lo que tie­nen, que la fa­mi­lia es muy im­por­tan­te, son ellas dos na­da más, esa unión que tie­nen como her­ma­nas. Gra­cias a Dios han cre­ci­do como ni­ñas muy bue­nas per­so­nas. Quie­ro que crez­can apre­cian­do, va­lo­ran­do pa­ra que pue­dan ayu­dar en algún mo­men­to. Y de­fi­ni­ti­va­men­te soy mejor ma­má porque tra­ba­jo, me fas­ci­na, me llena, me gus­ta tra­ba­jar.

—¿Tu lugar fa­vo­ri­to?

— El mar.

—¿Tu mo­men­to fa­vo­ri­to?

—De no­che,

—¿Tu pla­ti­llo fa­vo­ri­to?

—El que­si­llo con cacao, me ma­ta.

«Tra­to de que mis hi­jas lle­ven cier­to orden porque su pa­pá es muy com­pla­cien­te. Pa­ra mí es im­por­tan­te que sean muy agra­de­ci­das con lo que tie­nen, que va­lo­ren to­do lo que tie­nen, que la fa­mi­lia es muy im­por­tan­te»

Hazel Cua­dra es un ros­tro co­no­ci­do en la te­le­vi­sión na­cio­nal. Su pro­gra­ma de co­ci­na y re­ce­tas en un ca­nal na­cio­nal ya al­can­zó la ma­du­rez al cum­plir sie­te años al ai­re. Su vi­da gi­ra en torno a la co­mi­da, al­go que la apa­sio­na y que la tie­ne su­mer­gi­da en ese mun­do de co­lo­res por pu­ra ca­sua­li­dad.

Ca­sa­da ha­ce 12 años con Ernesto Cardenal, Hazel ha­bla fuer­te y cla­ro, “Aun­que sue­ne cli­ché, Ernesto es mi com­ple­men­to, es lo más im­por­tan­te en mi vi­da, por lar­go”.

«Ernesto me tran­qui­li­za, me en­fo­ca, a ve­ces soy una tri­qui­tra­ca, an­do en to­do, como mu­jer es inevi­ta­ble, en es­ta ge­ne­ra­ción de la que soy par­te, que que­re­mos to­do, ser la mejor ma­dre, la mejor es­po­sa...»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.