LA­RA TRUMP

En­tre­vis­ta ex­clu­si­va con la es­po­sa de Eric Trump

Hola Nicaragua - - Contenido - Tex­to: MAU­RI­CIO MON­GE Fo­to­gra­fías: NA­TAS­HA KERTES Coor­di­na­ción: OS­CAR PO­RRAS Ves­tua­rio: OS­CAR GAR­CIA-LO­PEZ Ma­qui­lla­je: MA­RI­SOL MOYSE Pei­na­do: FABIAN CIS­NE­ROS Jo­yas: YVEL Lo­ca­ción: MAN­SIÓN MARALAGO

La nue­ra del Pre­si­den­te Do­nald Trump po­sa es­pec­ta­cu­lar con di­se­ños de Os­car Ló­pez y com­par­te por pri­me­ra vez con­fi­den­cias de su vi­da

«Cuan­do Eric y yo nos co­no­ci­mos, ni si­quie­ra sa­bía su ape­lli­do. Nun­ca me pa­só por la men­te que nues­tra fa­mi­lia lle­ga­ría donde es­tá hoy, es ver­da­de­ra­men­te in­creí­ble»

AUN­QUE LOS OJOS del mun­do se han con­cen­tra­do so­bre Ivan­ka y Me­la­nia Trump, hay otra mu­jer en el clan que ha co­bra­do im­por­tan­cia en los úl­ti­mos días. Se tra­ta de La­ra, una ru­bia es­pec­ta­cu­lar de 1.80m, que go­za de un es­ti­lo im­pe­ca­ble y una ele­gan­cia na­tu­ral, ella es la es­po­sa de Eric Trump, el ter­cer hi­jo del ac­tual Pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos. Su ima­gen en­ca­ja a la per­fec­ción con la Pri­me­ra Fa­mi­lia del país más po­de­ro­so del mun­do. Du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral, La­ra, ju­gó un pa­pel de­ter­mi­nan­te que cam­bió su vi­da, pues ella for­mó par­te de la mo­nu­men­tal gi­ra que lle­vó a ca­bo to­da la fa­mi­lia en bus­ca de apo­yo pa­ra su sue­gro. Aman­te de los ani­ma­les, La­ra es un verdadero re­fe­ren­te de mo­da. ¡HO­LA! con­ver­só en ex­clu­si­va con la ra­dian­te pe­rio­dis­ta y pro­duc­to­ra pa­ra co­no­cer más de su vi­da, su his­to­ria de amor y los re­tos que en­fren­ta como un miem­bro más de la Pri­me­ra Fa­mi­lia.

—Po­dría­mos de­cir que tu his­to­ria de amor es un verdadero cuen­to de ha­das. Cuén­ta­nos, ¿cómo se co­no­cie­ron Eric y tú?

—Eric y yo nos co­no­ci­mos una no­che en la ciu­dad de Nueva York, como cual­quier otra pareja. Ese día sa­lí con unas ami­gas, y él con sus ami­gos, ¡cues­ta creer que ya han pa­sa­do nue­ve años des­de en­ton­ces! Lo pri­me­ro que me lla­mó la aten­ción de él fue su al­tu­ra, un plus de­fi­ni­ti­vo pa­ra al­guien como yo que mi­do 1.80 m.

—Cuan­do em­pe­za­ron a sa­lir me ima­gino que nun­ca te ima­gi­nas­te que ter­mi­na­rías sien­do par­te de la Pri­me­ra Fa­mi­lia de los Es­ta­dos Uni­dos.

—¡Por su­pues­to que no! Es más, cuan­do nos co­no­ci­mos, ni si­quie­ra sa­bía su ape­lli­do. Nun­ca me pa­só por la men­te que nues­tra fa­mi­lia lle­ga­ría donde es­tá hoy, es ver­da­de­ra­men­te in­creí­ble.

—Pa­ra mucha gen­te es más im­por­tan­te com­pro­me­ter­se y ca­sar­se que te­ner una mas­co­ta, pe­ro en tu ca­so, fue dis­tin­to. ¿Por qué fue tan im­por­tan­te pa­ra ti te­ner una an­tes de com­pro­me­ter­te?

—Como una aman­te de los ani­ma­les, creo que pue­des apren­der mu­cho de otra per­so­na vien­do cómo in­ter­ac­túa y se re­la­cio­na con tus mas­co­tas. Yo que­ría mu­cho te­ner un pe­rro, pe­ro, una vez que nos con­ver­ti­mos ofi­cial­men­te en pa­dres de nues­tro pe­rro, pu­de ver un la­do muy dis­tin­to de Eric. Él es una per­so­na in­creí­ble, que se preo­cu­pa por los de­más, y le im­por­ta mu­cho el bie­nes­tar de los ani­ma­les. Eso de­fi­ni­ti­va­men­te me hi­zo amar­lo aún mas.

—La­ra, una se­ma­na an­tes de tu bo­da, en el 2014, te caís­te de tu ca­ba­llo y te rom­pis­te las mu­ñe­cas. Mu­chas mu­je­res po­drían con­si­de­rar es­to como una pe­sa­di­lla an­tes del gran día. ¿Cómo ma­ne­jas­te ese mo­men­to? ¿Qué te mo­ti­vó a se­guir ade­lan­te con el ma­tri­mo­nio?

—Soy una ji­ne­te en­tu­sias­ta. Siem­pre he te­ni­do cla­ro los ries­gos que con­lle­va mon­tar a ca­ba­llo, pe­ro ja­más te ima­gi­na­rías que al­go así te pue­da pa­sar jus­to an­tes de tu bo­da. Evi­den­te­men­te fue un shock pa­ra mí. Me per­mi­tí llo­rar unas cuan­tas ho­ras, real­men­te es­ta­ba tris­te. ¿Qué no­via sue­ña con es­tar en­ye­sa­da el día de su bo­da? Sin em­bar­go, rá­pi­da­men­te me di cuen­ta que na­da ha­bía cam­bia­do, de igual ma­ne­ra iba a ca­sar­me con mi mejor ami­go y ten­dría la ce­le­bra­ción que ha­bía desea­do com­par­tir con mis se­res que­ri­dos. Así que de­ci­dí sa­cu­dir­me los ma­los pen­sa­mien­tos y se­guir ade­lan­te. El día de mi bo­da fue gran­dio­so, es­tu­vo tan lleno de amor que no me per­ca­té de que tu­vie­ra las mu­ñe­cas que­bra­das.

—Du­ran­te la cam­pa­ña de tu sue­gro, tuviste que tomar un des­can­so de tu tra­ba­jo como pro­duc­to­ra de “In­si­de Edi­tion”, ¿en algún

mo­men­to qui­sis­te aban­do­nar to­do el aje­treo de la cam­pa­ña y re­gre­sar a tu tra­ba­jo y a ca­sa con tus pe­rros?

—Ho­nes­ta­men­te, no. Dis­fru­té ca­da mi­nu­to del tra­ba­jo de cam­pa­ña de mi sue­gro. Una vez que sa­lí al co­ra­zón de los Es­ta­dos Uni­dos y co­no­cí a tan­ta gen­te ma­ra­vi­llo­sa a lo lar­go y an­cho, me di cuen­ta que es­to era más gran­de que una cam­pa­ña po­lí­ti­ca, más gran­de que una elec­ción, es­to era acer­ca de la gen­te de es­te país que que­ría tomar su país de re­gre­so. Ser una pe­que­ña par­te de al­go tan his­tó­ri­co, fue una lec­ción de hu­mil­dad y es­toy muy agra­de­ci­da de ha­ber te­ni­do esa opor­tu­ni­dad.

—La fa­mi­lia Trump siem­pre ha es­ta­do en el ojo pú­bli­co, aho­ra que eres par­te de ella, ¿cómo ma­ne­jas tu pri­va­ci­dad? To­man­do en cuen­ta que aho­ra tie­nes al Ser­vi­cio Se­cre­to muy cer­ca de ti.

—Afor­tu­na­da­men­te Eric y yo lle­va­mos una vi­da bas­tan­te nor­mal y eso ayu­da. Nues­tro si­tio fa­vo­ri­to es nues­tro ho­gar en las afue­ras de la ciu­dad de Nueva York, es muy si­len­cio­so y re­la­jan­te, so­lo no­so­tros dos y nuestros pe­rros. Tra­ta­mos de per­ma­ne­cer ahí la ma­yor can­ti­dad de tiem­po po­si­ble. La gen­te del Ser­vi­cio Se­cre­to es ma­ra­vi­llo­sa. Nos sen­ti­mos muy afor­tu­na­dos de te­ner hom­bres y mu­je­res ex­cep­cio­na­les con no­so­tros to­dos los días.

—Ser una fi­gu­ra pú­bli­ca im­pli­ca lu­cir ra­dian­te siem­pre. ¿Qué nos pue­des de­cir de tu pro­pio es­ti­lo?

—Tra­to de lu­cir lo mejor po­si­ble y de ha­cer­lo a mi ma­ne­ra. Creo que nues­tra Pri­me­ra Da­ma, Me­la­nia, y mi cu­ña­da, Ivan­ka, cuen­tan con un es­ti­lo im­pe­ca­ble. To­mo como inspiración el es­ti­lo de mu­chas mu­je­res, pe­ro como te di­go, tra­to de ha­cer­lo a mi ma­ne­ra. Pien­so que ca­da mu­jer es úni­ca y to­das lu­ci­mos be­llas cuan­do nos sen­ti­mos se­gu­ras y có­mo­das con no­so­tras mis­mas.

—Du­ran­te el pro­ce­so elec­to­ral, mu­chos me­dios de co­mu­ni­ca­ción hi­cie­ron én­fa­sis en tu ves­tua­rio, ¿a qué di­se­ña­do­res es­co­gis­te pa­ra ves­tir y por qué?

—Yo es­toy ex­tre­ma­da­men­te or­gu­llo­sa de te­ner el apo­yo de mi ami­go y ta­len­to­so di­se­ña­dor, Os­car Ló­pez. Los di­se­ños de Os­car son úni­cos y muy fe­me­ni­nos, sin caer en lo abier­ta­men­te sexy. Amo que su es­ti­lo en­ca­ja per­fec­to en mu­chos ti­pos dis­tin­tos de cuer­pos, mos­tran­do un poco de piel, pe­ro no de­ma­sia­do. A par­te, él es un gran ser hu­mano, muy ge­nuino. Fue

un verdadero honor lu­cir sus di­se­ños.

—Ten­go en­ten­di­do que Eric y tú ayu­da­ron a mu­chos niños con cán­cer en el Hos­pi­tal de St. Ju­de, me­dian­te la fun­da­ción Eric Trump. Aho­ra que de­ci­die­ron clau­su­rar­la, ¿cuá­les cau­sas te gus­ta­ría apo­yar?

—Mi­ra, des­de que ten­go me­mo­ria he ama­do mu­chí­si­mo a los ani­ma­les. Siem­pre he sen­ti­do que los ani­ma­les nos ne­ce­si­tan pa­ra que sea­mos su voz, ya que ca­re­cen de una. Por esa ra­zón, he co­la­bo­ra­do con nu­me­ro­sas or­ga­ni­za­cio­nes de bie­nes­tar ani­mal. Alien­to a las per­so­nas pa­ra que con­si­de­ren adop­tar un pe­rro en vez de com­prar uno. No so­lo sal­vas su vi­da, sino que te agra­de­ce­rán por siem­pre.

Eric y yo aún de­di­ca­mos nues­tro tiem­po y ener­gías pa­ra erra­di­car el cán­cer in­fan­til y se­gui­mos apo­yan­do al Hos­pi­tal de Niños de St. Ju­de. Los niños son el te­so­ro más va­lio­so de nues­tra so­cie­dad y ningún me­nor de­be­ría mo­rir en la flor de la vi­da.

—El 2017 ha si­do un año de cam­bios pa­ra ti. ¿Crees que es mo­men­to de em­pe­zar a con­si­de­rar au­men­tar la fa­mi­lia? ¿Sien­tes al­gu­na pre­sión por par­te de los Trump a te­ner hi­jos? ¡Ivan­ka tie­ne 3 y Do­nald Jr. tie­ne 5!

—Siem­pre nos he­mos ca­rac­te­ri­za­do por ha­cer las co­sas a nues­tra ma­ne­ra y así lo va­mos a ha­cer cuan­do de­ci­da­mos ini­ciar una fa­mi­lia. Por su­pues­to que que­re­mos te­ner hi­jos, pe­ro lo ha­re­mos en su mo­men­to. Afor­tu­na­da­men­te ya hay ocho nie­tos en la fa­mi­lia, así que creo que no exis­te pre­sión al­gu­na.

Pa­ra na­die es un se­cre­to que la cam­pa­ña pre­si­den­cial de tu sue­gro ha si­do una de las más con­tro­ver­sia­les en la his­to­ria de los Es­ta­dos Uni­dos. Ser par­te de es­te pro­ce­so te brin­dó un asien­to en pri­me­ra fi­la pa­ra vi­vir la ex­pe­rien­cia.

—¿Cuá­les crees que han si­do las vic­to­rias y de­sa­cier­tos de tu sue­gro du­ran­te el úl­ti­mo año?

—Me sien­to ex­tre­ma­da­men­te afor­tu­na­da de ha­ber te­ni­do ese asien­to en pri­me­ra fi­la en la his­to­ria de es­te país. Pue­do de­cir­te que ha si­do una de las me­jo­res

ex­pe­rien­cias de mi vi­da. Creo que ul­ti­ma­da­men­te mi sue­gro cam­bia­rá a los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra bien, re­cu­pe­ra­rá el or­gu­llo y se con­ver­ti­rá en uno de los me­jo­res pre­si­den­tes de Nor­tea­mé­ri­ca. Es muy la­men­ta­ble que la ma­la in­ten­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción fue­ra tan evi­den­te du­ran­te el pro­ce­so elec­to­ral. Mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses no con­fían en la pren­sa. Le doy cré­di­to a mi sue­gro por al­zar su voz y re­cla­mar tan­tos con­flic­tos an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Es ob­vio que los úl­ti­mos dos años no fue­ron fá­ci­les pa­ra nues­tra fa­mi­lia. Por su­pues­to que nos ha mar­ca­do, y nos si­gue mar­can­do, pe­ro a pe­sar de to­do, las crí­ti­cas nos han acer­ca­do aún más, nos ha he­cho una fa­mi­lia más fuer­te y yo es­toy muy agra­de­ci­da por eso.

—El pro­ce­so elec­to­ral del 2016 de­jó en una gran di­vi­sión a los Es­ta­dos Uni­dos, con mi­les de pro­tes­tas en con­tra de la ad­mi­nis­tra­ción Trump, des­de el Tras­pa­so de Po­de­res. ¿Cuál es tu men­sa­je pa­ra unir a to­das las mi­no­rías que con­vi­ven en es­te país?

—Creo que es­te país ya ha co­men­za­do a uni­fi­car­se. A to­das las per­so­nas, de to­dos los gé­ne­ros, creen­cias re­li­gio­sas y pre­fe­ren­cias se­xua­les, que son ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos, Do­nald Trump es su pre­si­den­te. Él de ver­dad quie­re tra­ba­jar por to­dos los es­ta­dou­ni­den­ses y me­jo­rar lo mejor po­si­ble es­te gran país. Sus in­ten­cio­nes ra­di­can en de­vol­ver el em­pleo, man­te­ner la se­gu­ri­dad y que sea­mos tra­ta­dos con justicia en to­do el mun­do. Los Es­ta­dos Uni­dos es un país que na­ció a par­tir de los in­mi­gran­tes y le da­mos la bien­ve­ni­da a quie­nes bus­can un fu­tu­ro pro­me­te­dor en es­ta tie­rra, eso sí, de­ben se­guir las re­glas y ha­cer­lo de for­ma le­gal.

—El mun­do ya tie­ne una opi­nión acer­ca de tu sue­gro, Do­nald Trump, ¿cómo es él como un miem­bro más de tu fa­mi­lia?

—Do­nald Trump es un hom­bre que an­te to­do, ama a su fa­mi­lia. Le en­can­ta con­tar his­to­rias y dis­fru­ta mu­cho las reunio­nes y ce­nas familiares. Te­ne­mos mu­chos mo­men­tos jun­tos y nos reí­mos de­ma­sia­do. Tie­ne un gran sen­ti­do del hu­mor y un co­ra­zón enor­me. Es una per­so­na in­creí­ble­men­te leal y nun­ca ol­vi­da a quie­nes lo han si­do con él. Me sien­to muy or­gu­llo­sa de te­ner a un sue­gro como Do­nald Trump.

La­ra, de 31 años, se ca­só con Eric Trump en 2014. Su exó­ti­ca be­lle­za e im­pe­ca­ble es­ti­lo han si­do su mejor car­ta de pre­sen­ta­ción. En es­ta edi­ción, nos ha­bla de su vi­da, su ro­mán­ti­ca his­to­ria de amor y el pa­pel que desa­rro­lló den­tro de la cam­pa­ña elec­to­ral de su

sue­gro, Do­nald Trump.

«Soy una bue­na per­so­na, muy real, tra­ba­ja­do­ra y con los pies en la tie­rra. So­lo me gus­ta ha­cer fe­liz a la gen­te», nos co­men­ta Pa­ris Hil­ton, jun­to a estas lí­neas, con tra­je de ba­ño de Bo­we­ne­ro y cha­que­ta

de Mis­so­ni

«Tra­to de lu­cir lo mejor po­si­ble y de ha­cer­lo a mi ma­ne­ra. Creo que nues­tra Pri­me­ra Da­ma, Me­la­nia, y mi cu­ña­da, Ivan­ka, cuen­tan con un es­ti­lo im­pe­ca­ble»

«Siem­pre nos he­mos ca­rac­te­ri­za­do por ha­cer las co­sas a nues­tra ma­ne­ra y así lo va­mos a ha­cer cuan­do de­ci­da­mos ini­ciar una fa­mi­lia. Por su­pues­to que que­re­mos te­ner hi­jos, pe­ro lo ha­re­mos en su mo­men­to»

Du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral, La­ra, ju­gó un pa­pel de­ter­mi­nan­te que cam­bió su vi­da, pues ella for­mó par­te de la mo­nu­men­tal gi­ra que lle­vó a ca­bo to­da la fa­mi­lia en bus­ca de apo­yo pa­ra su sue­gro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.