INS­PI­RA­CIÓN AL PO­DER

NUES­TRA IN­FOR­MA­CIÓN TRAS­CIEN­DE FRON­TE­RAS, ROM­PE ES­QUE­MAS Y BRIN­DA UN MEN­SA­JE FRATERNO A NUES­TROS LEC­TO­RES

Hola Nicaragua - - News - EDI­TOR EN JE­FE ¡HO­LA! AMÉ­RI­CA CEN­TRAL @mmon­geq

LA REAL Aca­de­mia Es­pa­ño­la ex­pre­sa en su dic­cio­na­rio, va­rias de­fi­ni­cio­nes pa­ra el ver­bo ins­pi­rar. 1.In­fun­dir o ha­cer na­cer en el áni­mo o la men­te afec­tos, ideas o de­sig­nios. 2.Sen­tir­se mo­ti­va­do por al­guien o al­go pa­ra el desa­rro­llo de la pro­pia crea­ción.

3.En­con­trar un mo­de­lo en al­go o en al­guien.

Y es que más que un ver­bo, es un im­por­tan­te frag­men­to de nues­tro ADN. ¿Por qué? Co­mo us­ted sa­be, en el mun­do hay to­da cla­se de me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Al­gu­nos in­for­man, otros ofre­cen en­tre­te­ni­mien­to, y otros, más sen­sa­cio­na­lis­tas, se en­car­gan de des­truir, re­cu­rren a ru­mo­res, mal in­for­man y uti­li­zan mor­tí­fe­ros ad­je­ti­vos que ponen en du­da el ho­nor de sus pro­ta­go­nis­tas.

Si hay al­go que he apren­di­do du­ran­te mi tra­yec­to­ria co­mo Edi­tor Je­fe de es­ta pu­bli­ca­ción, es la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad que co­mo me­dio, te­ne­mos pa­ra apor­tar un sen­ti­do po­si­ti­vo a la so­cie­dad cen­troa­me­ri­ca­na. Y es­to lo vi­vi­mos mes a mes, cuan­do nos en­fren­ta­mos al com­ple­jo pro­ce­so de pla­ni­fi­car nues­tras edi­cio­nes. Ca­da una de las his­to­rias que le pre­sen­ta­mos es cui­da­do­sa­men­te ana­li­za­da. Man­te­ne­mos un com­pro­mi­so fir­me por pu­bli­car ar­tícu­los que ins­pi­ren, que mo­ti­ven, bus­ca­mos en­tre­vis­tas que de­jen hue­lla en nues­tros lec­to­res. Es­tos años en el mun­do edi­to­rial me han de­ja­do una gran lec­ción. To­dos, ab­so­lu­ta­men­te to­dos, te­ne­mos una his­to­ria que con­tar. Co­no­cer el la­do más per­so­nal y la in­ti­mi­dad de los gran­des per­so­na­jes de nues­tros paí­ses ha si­do una ma­ra­vi­llo­sa ex­pe­rien­cia que me ha he­cho cre­cer en to­do sen­ti­do. Es por eso que en es­te edi­to­rial apro­ve­cho pa­ra agra­de­cer­le a to­dos nues­tros per­so­na­jes por su con­fian­za, por per­mi­tir­nos en­trar a sus ca­sas, co­no­cer sus anéc­do­tas, sus mo­men­tos más di­fí­ci­les y por su­pues­to, por pre­sen­tar­nos a sus fa­mi­lias, a sus com­pa­ñe­ros de ba­ta­llas, sus pa­dres, hi­jos, nie­tos y to­do el en­torno que los ro­dea. Me sien­to com­ple­ta­men­te or­gu­llo­so de di­ri­gir un me­dio co­mo ¡HO­LA! que ofre­ce un con­te­ni­do po­si­ti­vo, fres­co, sin tin­tes de po­lé­mi­ca y cu­yo ob­je­ti­vo es y se­rá siem­pre, lle­var un men­sa­je fraterno a ca­da uno nues­tros mi­les de lec­to­res en to­da la re­gión. Dis­fru­to mu­chí­si­mo ca­da vez que una lec­to­ra se acer­ca o me es­cri­be a mi correo, ce­lu­lar o re­des so­cia­les pa­ra dar­me su opi­nión de nues­tras en­tre­vis­tas ¡Me de­bo a us­te­des! Y créan­me que cuan­do es­cri­bo y en­tre­vis­to, lo ha­go de co­ra­zón, por­que es­ta re­vis­ta es, sin du­da, el me­jor ca­nal que ten­go pa­ra cons­truir un mun­do me­jor.

An­tes de des­pe­dir­me, mi eterno agra­de­ci­mien­to a Ste­fa­nía Fer­nán­dez, Miss Uni­ver­so 2009, quien no du­dó ni un se­gun­do en com­par­tir con no­so­tros las fo­to­gra­fías ex­clu­si­vas de su ro­mán­ti­ca bo­da en Car­ta­ge­na de In­dias. Es­pe­ro que dis­fru­te ca­da una de las pá­gi­nas de es­te ejem­plar, no ol­vi­de com­par­tir­lo con sus ami­gas o fa­mi­lia­res, que to­dos se en­te­ren lo que pa­sa en el mun­do ¡HO­LA! ¡Has­ta la pró­xi­ma! Mau­ri­cio Mon­ge

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.