CORALIA LEETS

ni­ca­ra­güen­se La sen­sa­cio­nal di­se­ña­do­ra

Hola Nicaragua - - News - Tex­to: JOSHY CAS­TI­LLO Fo­to­gra­fías: YORCH SANS Pro­duc­ción: MA­RÍA ELE­NA CUA­DRA Lo­ca­ción: ATE­LIER CORALIA LEETS Ma­qui­lla­je y pei­na­do: TRES JO­LIE

CORALIA LEETS de­jó su ama­da Ni­ca­ra­gua en me­dio de la tur­bu­len­cia del país, allá por los años 70 y no vol­vió has­ta mu­chos años des­pués con sus es­pec­ta­cu­la­res di­se­ños.

El ate­lier Coralia Leets Je­we­llery es una re­co­no­ci­da mar­ca in­ter­na­cio­nal que se en­cuen­tra en más de quin­ce paí­ses y en más de 60 tien­das en los Es­ta­dos Uni­dos. Ama­zon y Saks la la ven­den on­li­ne.

Coralia es ni­ca­ra­güen­se, le en­can­ta el ga­llo pin­to, el que­so y dis­fru­ta tan­to de su país que pien­sa ra­di­car­se en él den­tro de al­gu­nos años. Por aho­ra co­la­bo­ra con Apro­quen pa­ra apo­yar a los ni­ños que­ma­dos, el 10% de sus uti­li­da­des van a UNI­CEF y apo­ya a más de 25 or­ga­ni­za­cio­nes en Or­lan­do, don­de re­si­de, en Nue­va York y en Chica­go; a or­ga­ni­za­cio­nes que in­ves­ti­gan la cu­ra del cán­cer, co­mo el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes del Cán­cer en Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia. “Creo que de­bes de­vol­ver a la co­mu­ni­dad, cuan­do es­tas arri­ba en el ele­va­dor, tie­nes que man­dar­lo pa­ra aba­jo” afir­ma Coralia. “Ayu­da­mos des­de la Aso­cia­ción del Cán­cer has­ta al co­le­gio que ne­ce­si­ta los za­pa­tos pa­ra el equi­po del fút­bol”. —Coralia, ¿có­mo em­pe­zas­te con el di­se­ño de jo­yas? —Em­pe­cé con 79 dó­la­res. Com­pré pie­dras y to­do lo ne­ce­sa­rio, hi­ce unas pie­zas, las ven­dí y rein­ver­tí. Lue­go me en­te­ré que en un show, en Or­lan­do, ven­de­rían pie­dras pre­cio­sas y se­mi pre­cio­sas. Un su­pli­dor me dio un cré­di­to de 2500 dó­la­res a trein­ta días y creé la pri­me­ra co­lec­ción de 30 pie­zas. Hi­ce­la pri­me­ra ven­ta en la ca­sa de una per­so­na con mu­cho di­ne­ro, cuan­do ya ha­bía crea­do el nom­bre de mi em­pre­sa: Coralia Leets De­signs. Ha­cía shows en las ca­sas de las clien­tas. Co­men­cé a abrir mer­ca­dos y de­ci­dí es­tar en to­dos los shows de la Flo­ri­da. Pe­ro en 2001 se pro­du­jo el ata­que a las To­rres Ge­me­las y se ge­ne­ró una si­tua­ción de tris­te­za, na­da se mo­vía. Yo aún tra­ba­ja­ba pa­ra una em­pre­sa gran­de de una ami­ga pe­ro de­jé el em­pleo en 2002. Lue­go abrí mi pri­me­ra tien­da en Or­lan­do, el 18 de abril de 2002. Era muy pe­que­ña pe­ro in­vi­té a to­do mun­do, por lo que de­bie­ron ha­cer fi­la pa­ra en­trar. En un año la gen­te cre­yó en mi mar­ca. —¿Qué es lo que la ha­ce es­pe­cial? —Pien­so en lo que les gus­ta­ría a las mu­je­res. Ha­go pie­zas en oro con jo­ye­ros lo­ca­les de has­ta ocho mil dó­la­res. —Cuén­te­me de los shows a los que asis­te pa­ra pro­mo­ver las jo­yas, ¿có­mo lle­go allí? —En 2005 hu­bo un show Prêt-àpor­ter en Pa­rís y me di­je: yo voy, no ven­dí na­da pe­ro sem­bré la se­mi­lla. En 2006 fui a Tur­quía, bus­qué or-

fe­bres y re­gre­sé a Pa­rís con un pro­duc­to di­fe­ren­te, al que pre­sen­té en Nue­va York y re­sul­tó un boom. Mis Tear­drops, un di­se­ño de pla­ta ba­ña­da en oro y pie­dras, son mi fir­ma, pues con ellos me hi­ce fa­mo­sa. Bloo­ming­da­le´s pu­so, en ex­clu­si­vi­dad, una pla­ca con mi nom­bre. En­tre 2009 y 2014 abrí más de 350 ne­go­cios en los Es­ta­dos Uni­dos. Es de­cir que mi fir­ma ya es­ta­ba en las tien­das gran­des y en las pe­que­ñas bou­ti­ques. Pe­ro el ne­go­cio se me sa­lió de las ma­nos en el small bu­si­ness. Es­ta­ba en Ja­pón, Ara­bia Sau­di­ta, Es­pa­ña, en quin­ce tien­das del Cor­te In­glés, Du­bái, ofi­ci­nas en Or­lan­do, en cua­tro show­rooms en Londres, Atlan­ta, Nue­va York y Es­pa­ña. Pe­ro co­men­za­ron a co­piar mis di­se­ños unas per­so­nas con las que me en­fras­qué en una ba­ta­lla le­gal que du­ró dos años y me hi­zo re­con­si­de­rar la ex­ten­sión de la em­pre­sa. —¿Es­ta si­tua­ción la de­tu­vo en el di­se­ño? —Pa­ra na­da. De­ci­dí ir­me a Ita­lia y Ale­ma­nia y ha­cer di­se­ños que no pue­dan co­piar, ten­go un su­pli­dor in­dio con el que tra­ba­jo has­ta el día de hoy. —¿Có­mo fue que de­ci­dió in­ver­tir en Ni­ca­ra­gua? —En 2013 vi­nea pa­sar unos días al Mo­kul y me plan­tea­ron que trai­ga las jo­yas de Co­ra­liaLeets a Gua­ca­li­to. Lue­go me ofre­cie­ron la opor­tu­ni­dad de po­ner otra tien­da en Pla­za La Fe, el Mall del sur de Ma­na­gua. —¿Allí tam­bién ini­ció su re­la­ción con Apro­quen? —La vi­da me ha da­do mu­cho, me ayu­dó a co­no­cer más al ser hu­mano y me re­ga­ló la sa­bi­du­ría pa­ra des­cu­brir lo que an­tes no po­día, por­que no te­nía tiem­po. Mi di­rec­ción era una ae­ro­lí­nea y dor­mía en un ho­tel. Tra­ba­ja­ba y no lo dis­fru­ta­ba. Las que­ma­du­ras te mar­can, pe­ro sí pa­ra un adul­to es di­fí­cil pa­ra un ni­ño de­be ser te­rri­ble. Siem­pre di­go: “si tie­nes pan y man­te­qui­lla, te ha­ces un sánd­wich de pan con man­te­qui­lla. Ha­ces la di­fe­ren­cia”. —¿Qué la ins­pi­ra cuan­do di­se­ña? —Siem­pre pien­so en la mu­jer que no tie­ne tiem­po, en la mu­jer co­mo yo, que tra­ba­ja, que quie­re an­dar pre­sen­ta­ble, que su es­ti­lo de vi­da no es co­mo el de los tiem­pos de an­tes, cuan­do se te­nían di­fe­ren­tes ti­pos de jo­yas. Por eso pien­so en una pie­za que sir­va pa­ra to­dos los días, es

«Mi pa­dre Ser­gio Leets vi­ve en Ni­ca­ra­gua, en Ca­ta­ri­na pues le en­can­ta el cli­ma. Mi ma­dre, Coralia Ale­mán, vi­ve muy cer­ca de mí y nos apo­ya­mos mu­tua­men­te; soy la ma­yor de cua­tro her­ma­nos»

lo que me pi­den las clien­tas, que quie­ren an­dar sen­ci­llas, con pie­zas que pue­dan uti­li­zar de día y de no­che —Co­lo­res, es­ti­los, com­bi­na­cio­nes de are­tes, co­lla­res y pul­se­ras; ¿có­mo crea es­to? —Tra­ba­jo con 27 co­lo­res, se­gún el mer­ca­do pue­den ser neu­tros, fuer­tes o mo­no­cro­má­ti­cos. —Los gus­tos de los mer­ca­dos va­rían de acuer­do a las cul­tu­ras. ¿Hay lu­ga­res, es­pa­cios, fi­gu­ras o si­tua­cio­nes que la ayu­dan a ins­pi­rar­se? —Cla­ro, uno de ellos es mi país. Cuan­do creé el look mi­ni­ma­lis­ta pen­sé que las de­co­ra­cio­nes en ese mo­men­to es­ta­ban muy car­ga­das. Bus­qué al­go más mi­ni­ma­lis­ta, di­fe­ren­te, es­ti­lo Nue­va York. —¿Có­mo fue que creó las pul­se­ras que di­cen Ni­ca­ra­gua, Ma­sa­ya, Gra­na­da, León? —Yo ha­bía sa­ca­do una co­lec­ción pa­ra Eu­ro­pa con los nom­bres de las prin­ci­pa­les ciu­da­des. Fue­ron muy exi­to­sas. La gen­te com­pra­ba las de sus ciu­da­des fa­vo­ri­tas. En Ni­ca­ra­gua pen­sé en las ciu­da­des de las que nos sen­ti­mos or­gu­llo­sos. Pa­ra mí fue im­por­tan­te crear al­go per­so­na­li­za­do, un sím­bo­lo de su de­par­ta­men­to, que fue­ra tren­ding y bien fas­hio­nis­ta. El clien­te siem­pre es­tá en la bús­que­da de al­go in­no­va­dor. —¿Cuál cree que se­rá su pró­xi­mo pa­so? —La­ti­noa­mé­ri­ca tie­ne un gran po­ten­cial. Es­ta­mos tra­ba­jan­do, es­tu­dian­do el mer­ca­do y el com­por­ta­mien­to del con­su­mi­dor. Pri­me­ro nos que­re­mos en­fo­car­nos en Cen­troa­mé­ri­ca pa­ra con­ver­tir­la, co­mo di­se­ña­do­ra ni­ca­ra­güen­se, en una mar­ca na­cio­nal. —Ha­ble­mos de la fa­mi­lia, ¿sus pa­dres vi­ven muy cer­ca? —Mi pa­dre Ser­gio Leets vi­ve en Ni­ca­ra­gua, en Ca­ta­ri­na pues le en­can­ta el cli­ma. Mi ma­dre, Coralia Ale­mán, vi­ve muy cer­ca de mí y nos apo­ya­mos mu­tua­men­te; soy la ma­yor de cua­tro her­ma­nos.

—¿Ex­tra­ña Ni­ca­ra­gua? —Mis años más be­llos fue­ron los de des­pués del te­rre­mo­to. Vi­vía­mos en una fin­ca de la ca­rre­te­ra Sur. Esos olo­res a cam­po, a flo­res y a ani­ma­les; que se mez­clan con los del agua de los la­gos y la­gu­nas, es una com­bi­na­ción úni­ca. Nun­ca he sen­ti­do el per­fu­me que se sien­te en el ai­re de Ni­ca­ra­gua; el olor de la co­ci­na con sus fo­go­nes y la co­mi­da ca­se­ra forman par­te de nues­tras raí­ces. —¿Cree que Ni­ca­ra­gua tie­ne po­ten­cial pa­ra el em­pren­di­mien­to? —El ni­ca­ra­güen­se es un em­pren­de­dor na­to, des­de el que sa­ca un fo­gón afue­ra de su ca­sa, has­ta el que tie­ne una gran em­pre­sa; tie­ne ini­cia­ti­va y es­pí­ri­tu em­pren­de­dor. De­be­mos apo­yar a los jó­ve­nes, co­no­ci­dos y des­co­no­ci­dos; al am­bu­lan­te que bus­ca ven­der su pro­duc­to no le po­de­mos ce­rrar las puer­tas, ni por su apa­rien­cia ni por su co­lor. —¿Es­tá di­se­ñan­do nue­vos pro­duc­tos con ele­men­tos ni­ca­ra­güen­ses? —Es­toy di­se­ñan­do ro­pa con lino, es­co­jo los hi­los pa­ra mis bor­da­dos, mis eti­que­tas di­rán Ma­de in Ni­ca­ra­gua y las lle­va­ré a los Es­ta­dos Uni­dos. Igual­men­te es­toy ha­cien­do bol­sos con me­ca­te ni­ca­ra­güen­se, muy mo­der­nos y be­llos.

«Nun­ca he sen­ti­do el per­fu­me que se sien­te en el ai­re de Ni­ca­ra­gua; el olor de la co­ci­na con sus fo­go­nes y la co­mi­da ca­se­ra forman par­te de nues­tras raí­ces»

(SI­GUE)

«Es­toy di­se­ñan­do ro­pa con lino, es­co­jo los hi­los pa­ra mis bor­da­dos, mis eti­que­tas di­rán Ma­de in Ni­ca­ra­gua y las lle­va­ré a los Es­ta­dos Uni­dos. Igual­men­te es­toy ha­cien­do bol­sos con me­ca­te ni­ca­ra­güen­se, muy mo­der­nos y be­llos»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.