YAS­SER SALTY

En­tre­vis­ta con el top wed­ding planner de Ni­ca­ra­gua

Hola Nicaragua - - Contenido - (SI­GUE)

«Al final uno se da cuen­ta que to­das van con la mis­ma ilu­sión: que sea la noche per­fec­ta y so­ña­da»

«Ha si­do un via­je sú­per di­ver­ti­do, en es­to pa­sa de to­do, por­que se tra­ba­ja con tan­ta pre­sión que re­sul­ta muy de­man­dan­te y ago­ta­dor, pe­ro ver rea­li­za­das tus ideas, tus sue­ños y que a la gen­te le en­can­te, no tie­ne pre­cio»

INI­CIÓ, ca­sual e ines­pe­ra­da­men­te, con pe­que­ñas ac­ti­vi­da­des en la pla­ni­fi­ca­ción y de­co­ra­ción de even­tos, pe­ro nun­ca ima­gi­nó que ese pa­sa­tiem­po ter­mi­na­ría sien­do el sue­ño de su vi­da. En sus más de 15 años en esta ac­ti­vi­dad ha organizado más de 150 bo­das que le ge­ne­ra­ron in­con­ta­bles ex­pe­rien­cias, mu­chí­si­mos ami­gos y, lo me­jor de to­do, le per­mi­tie­ron ver he­cho reali­dad el sue­ño de to­das las no­vias. —Hay una ten­den­cia en­tre los mi­llen­nials a pla­near sus bo­das sin la ayu­da de na­die, ¿có­mo ves eso? —Siem­pre se ne­ce­si­ta ayu­da. Hay mu­chos de­ta­lles que a la gen­te se le pue­den ir de las ma­nos. La se­ma­na an­te­rior a la bo­da es caó­ti­ca, por lo que la no­via ne­ce­si­ta al­guien que es­té pen­dien­te de ella. Son mu­chas las pe­ni­ten­cias que uno tie­ne que ha­cer pa­ra que to­do flu­ya de ma­ne­ra tran­qui­la y los no­vios so­los no pue­den, ne­ce­si­tan un apo­yo pro­fe­sio­nal. En­ton­ces sir­ve mu­cho con­tra­tar a al­guien, por­que la idea es que ese día se re­la­jen, es­tén tran­qui­los y se ol­vi­den del es­trés. —¿Cuál di­rías que es tu par­te fa­vo­ri­ta en el pro­ce­so de planeación? —La llu­via de ideas y crear los con­cep­tos, por­que ca­da no­via es úni­ca y tie­ne su es­ti­lo. Co­mo di­se­ña­dor de even­tos, yo tam­bién ten­go mi es­ti­lo y el re­to jun­tar a am­bos. Al­go que me iden­ti­fi­ca mu­cho es ju­gar, ha­cer mez­clas, me gus­ta que las no­vias ten­gan di­fe­ren­tes ideas, que se abran a pro­bar co­sas in­no­va­do­ras. Ya no se usa que to­do sea muy es­tric­to, aho­ra es más re­la­ja­do e igual es bo­ni­to. De­fi­ni­ti­va­men­te, la par­te ini­cial de di­se­ñar la bo­da es lo que más dis­fru­to. —¿Sen­tís que te has po­si­cio­na­do en el mer­ca­do? —En Ni­ca­ra­gua, es­tos úl­ti­mos años nos he­mos de­di­ca­do a lo que es, más que to­do, el mon­ta­je de even­tos. Hay bue­nos pro­vee­do­res que pue­den ha­cer co­sas muy lin­das, ele­gan­tes o co­sas más rús­ti­cas y has­ta ca­sua­les. Eso sí, hay que bus­car los pro­vee­do­res co­rrec­tos, por­que hay mu­cha gen­te que se es­tá me­tien­do en es­to y hay que te­ner cui­da­do. Siem­pre bus­co

pro­vee­do­res y gen­te con ex­pe­rien­cia, con bue­nas re­fe­ren­cias, por­que no hay me­jor pu­bli­ci­dad que el “bo­ca en bo­ca”. —Ca­da bo­da es dis­tin­ta, ¿has te­ni­do una anéc­do­ta cu­rio­sa que re­cuer­des? —Una vez, mien­tras la no­via es­ta­ba en la igle­sia, llo­vía y co­mo era una bo­da en ex­te­rio­res prác­ti­ca­men­te tu­vi­mos que re­di­se­ñar­la, pe­ro se pu­do, se hi­zo. Es un tra­ba­jo que rea­li­zas ba­jo pre­sión y mu­chas ve­ces tie­nes que cam­biar rá­pi­da­men­te de plan, pe­ro si tie­nes al equi­po co­rrec­to, se pue­de. Que llue­va una ho­ra an­tes, o mien­tras la no­via es­tá en la igle­sia, y reha­cer la bo­da des­de ce­ro es uno de los ma­yo­res re­tos. —Si tu­vie­ras que ha­cer una bo­da en un lu­gar exó­ti­co, ¿cuál ele­gi­rías? —En Ni­ca­ra­gua te­ne­mos her­mo­sas pla­yas, mon­ta­ñas y pai­sa­jes. Sue­ño con tra­ba­jar, por ejem­plo, en la Is­la de Ome­te­pe, un lu­gar pa­ra­di­sía­co; al igual que el Ca­ri­be ni­ca­ra­güen­se. —¿Has pla­nea­do bo­das de la fa­rán­du­la ni­ca­ra­güen­se? —Tu­ve la opor­tu­ni­dad y el gran ho­nor de ha­cer la bo­da de Xio­ma­ra Blan­dino y otras per­so­na­li­da­des. Al final, uno se da cuen­ta que to­das lle­gan con la mis­ma ilu­sión: que sea la noche per­fec­ta y so­ña­da; y uno tra­ta de com­pla­cer­las, lo que se con­vier­te en una ta­rea muy de­li­ca­da. Se tra­ba­ja con una par­te muy sen­si­ble de las per­so­nas, por­que es un even­to úni­co e irre­pe­ti­ble, en­ton­ces hay que “echar­la to­da”, co­mo de­ci­mos aquí, pa­ra lo­grar to­do lo que ellas ima­gi­na­ron. —Hoy en día, una bo­da sin bue­nas fo­tos es co­mo si no hu­bie­ra ocu­rri­do, ¿qué im­por­tan­cia le das a es­te te­ma?, te­nien­do en cuen­ta que aho­ra con las re­des so­cia­les to­do el mun­do quie­re te­ner las me­jo­res fo­tos. —El fo­tó­gra­fo es fun­da­men­tal, por­que ge­ne­ra las imá­ge­nes que te que­da­rán pa­ra el res­to de la vi­da. Por eso hay que in­ver­tir en uno bueno, más con lo que bien di­ces de las re­des so­cia­les. A las no­vias les di­go que es una in­ver­sión que va­le la pe­na, por­que real­za to­do. En­tre las par­tes fun­da­men­ta­les de una bo­da in­clu­yo al fo­tó­gra­fo, la de­co­ra­ción y la co­mi­da. —¿Tie­nes al­gún co­le­ga en el cuál te ins­pi­res? —Me gus­ta mu­cho un ar­gen­tino que se llama Mar­tin Roig, que ha­ce be­lle­zas, Pres­ton Bai­ley, que es un re­fe­ren­te en Cen­troa­mé­ri­ca. En nues­tra re­gión hay muy bue­nos pla­ni­fi­ca­do­res de even­tos y bo­das. —Fue­ra del aje­treo que te ge­ne­ra la pla­ni­fi­ca­ción de bo­das, ¿qué te gus­ta ha­cer pa­ra des­pe­jar­te? —Eso es im­por­tan­te por­que se tra­ta de un tra­ba­jo muy es­tre­san­te, tan­to men­tal co­mo fí­si­ca­men­te, por lo que hay que tra­tar de dor­mir y co­mer bien. Me gus­ta ha­cer ejer­ci­cio, ir a la pla­ya o a la mon­ta­ña. —Ha­blan­do del 2017, ¿cuál crees que es la ten­den­cia en las bo­das? —Aho­ra to­do es más re­la­ja­do, los pro­to­co­los son más sim­ples. Vie­ne mu­cho lo que es la mez­cla de mue­bles, ac­ce­so­rios, ya no tan­tas flo­res, sino ele­men­tos de­co­ra­ti­vos en tu me­sa. Aho­ra se bus­ca que se

«En Ni­ca­ra­gua, te­ne­mos her­mo­sas pla­yas, mon­ta­ñas y pai­sa­jes. Sue­ño con tra­ba­jar, por ejem­plo, en la Is­la de Ome­te­pe, un lu­gar pa­ra­di­sía­co; al igual que el Ca­ri­be ni­ca­ra­güen­se»

vean más ca­sua­les, lo sú­per for­mal va pa­san­do. To­do es­tá más millennial, por­que son ellos los que se es­tán ca­san­do; son bo­das mu­cho más per­so­na­li­za­das en cuan­to a la co­mi­da, la mú­si­ca y la de­co­ra­ción. El co­lor jue­ga un pa­pel im­por­tan­te por­que aho­ra pi­den mu­cha va­rie­dad, ya no so­la­men­te el blan­co y otro que lo acom­pa­ñe. —Si te fue­ras a ca­sar, ¿te gus­ta­ría pla­near tu bo­da o de­jar­la en ma­nos de otro? —Siem­pre di­go que me gus­ta­ría que sean los pro­vee­do­res y mi equi­po quie­nes me ha­gan la bo­da, pues co­mo ya me co­no­cen yo de­ja­ría que ellos me sor­pren­dan (Ri­sas).

Con­ver­sa­mos con la men­te maes­tra de los me­jo­res y más gla­mu­ro­sos even­tos de Ni­ca­ra­gua

El re­co­no­ci­do wed­ding planner con­ver­só con ¡HO­LA! so­bre sus ini­cios, su fi­lo­so­fía de vi­da y los re­tos que le fal­tan por cum­plir en su ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.