LI­LIA PICCININI

La exi­to­sa em­pren­de­do­ra que ha crea­do im­por­tan­tes plataformas pa­ra nue­vos ta­len­tos

Hola Nicaragua - - 30 Minutos Con - Tex­to: BYAN­KA NARVÁEZ

LI­LIA PICCININI po­co a po­co se ha con­ver­ti­do en una de las fi­gu­ras más re­co­no­ci­das cuan­do en Ni­ca­ra­gua se ha­bla de em­pren­di­mien­to. A sus 27 años, esta mu­jer tra­ba­ja­do­ra, ca­ri­ta­ti­va y que siem­pre apues­ta por ayu­dar a los de­más por me­dio de su tra­ba­jo, ha pa­sa­do por va­rias fa­ce­tas en es­te her­mo­so ca­mino de la vi­da. Des­de es­tar fren­te a las cá­ma­ras de televisión has­ta con­ver­tir­se en em­pre­sa­ria y pro­duc­to­ra de even­tos de gran ca­li­dad a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

Des­de ha­ce un año ha for­ja­do con mu­cha pa­sión su mar­ca “Lá­zu­li” y ha pro­pues­to en el país no­ve­do­sas lí­neas de ne­go­cios pa­ra em­pren­de­do­res co­mo la fe­ria «El Pop Up”. Co­noz­ca­mos más de esta be­lla em­pren­de­do­ra, pro­duc­to­ra, que en al­gún mo­men­to de su vi­da so­ñó con ser pre­si­den­ta de la na­ción que la vio na­cer:

—¿Cuál eran tus as­pi­ra­cio­nes cuán­do eras pe­que­ña?

—Des­de pe­que­ña es­ta­ba cons­cien­te que lo que yo que­ría ha­cer era crear mu­chos cam­bios en la vi­da de los de­más. Mi ma­má siem­pre di­ce que yo era de com­par­tir­lo to­do”

—En tu se­cun­da­ria te plan­teas­te una me­ta cla­ra, ¿cuál era?

—Es­ta­ba co­mo en ter­cer o se­gun­do año del co­le­gio, cuan­do su­pe que mis más gran­de as­pi­ra­ción era tra­ba­jar en po­lí­ti­ca y al­go que siem­pre de­sea­ba era ser pre­si­den­ta…En ese en­ton­ces me da­ba un po­co de pe­na o miedo ma­ni­fes­tar­lo abier­ta­men­te por el qué di­rán. Fue has­ta ha­ce po­co que pu­de ma­ni­fes­tar es­te de­seo en un even­to de la or­ga­ni­za­ción Vo­ces Vi­ta­les Ni­ca­ra­gua. De­sea­ba mu­cho que Dios me sor­pren­die­ra con el ca­mino que abri­ría pa­ra mí y le pe­día que siem­pre tu­vie­se al­go que ver con ayu­dar a otras per­so­nas a tra­vés de mi tra­ba­jo, a tra­vés de cual­quier pro­yec­to o mi­sión.

—¿Con­ti­núas con ese sue­ño de sen­tar­te en una si­lla pre­si­den­cial?

—No pue­do ne­gar­te que siem­pre es uno de mis más gran­des sue­ños, pe­ro aho­ra mis­mo no es­toy pen­san­do en op­tar por ese ca­mino. Es­toy en el mo­men­to de ha­cer to­do lo que me gus­ta, de apro­ve­char to­das las opor­tu­ni­da­des que ten­go pa­ra desa­rro­llar­me, apren­der, no quie­ro te­ner cer­ca­na­men­te una ca­rre­ra po­lí­ti­ca, ten­go ape­nas 27 años y creo que en ca­so de de­ci­dir­lo ha­cer, fal­ta mu­cho pa­ra eso. Igual­men­te si me to­ca­ra ha­cer lo que ha­go por el res­to de mi vi­da, es­ta­ría fe­liz y sa­tis­fe­cha. So­lo Él sa­be los pla­nes que tie­ne pa­ra uno y me de­jo lle­var.

—Pa­sas­te tres años sien­do par­te de un no­ti­cie­ro na­cio­nal, ¿por qué de­ci­des cam­biar?

—Por mo­ti­vos per­so­na­les. De­ci­dí no con­ti­nuar con la res­pon­sa­bi­li­dad que con­lle­va es­tar pre­sen­te con la televisión to­dos los días y po­der de­di­car más tiem­po a mi re­la­ción de pa­re­ja y otros tra­ba­jos en los que ya es­ta­ba in­vo­lu­cra­da de­trás de las cá­ma­ras, me­ra­men­te en la pro­duc­ción de los even­tos”.

—Tu­vis­te la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar con Is­mael Ca­la, ¿có­mo se dio ese epi­so­dio en tu vi­da?

—Real­men­te es la eta­pa más in­ten­sa que he vi­vi­do has­ta el mo­men­to en pro­duc­ción. Tra­je a Ca­la dos ve­ces a Ni­ca­ra­gua y a raíz del tra­ba­jo que hi­ce pa­ra ellos, Ca­la En­ter­pri­ses me con­tra­ta pa­ra ma­ne­jar y pro­du­cir sus even­tos de con­fe­ren­cias en La­ti­noa­mé­ri­ca y Es­ta­dos Uni­dos. Ese y otros tra­ba­jos que tu­ve en pro­duc­ción en­ri­que­cie­ron mu­chí­si­mo mi co­no­ci­mien­to y so­bre to­do ex­pe­rien­cia en el te­ma.

—Aho­ra em­pren­des un nue­vo pro­yec­to lla­ma­do Lá­zu­li, ¿qué nos pue­des con­tar al res­pec­to?

—“Lá­zu­li ini­cia ori­gi­nal­men­te ha­ce un po­co más de un año cuan­do hi­ce una ad­qui­si­ción per­so­nal de ca­mi­se­tas. Me gus­ta­ron tan­to que lue­go de in­ves­ti­gar y dar­me cuen­ta que en Ni­ca­ra­gua na­die las ha­bía lle­va­do aún, de­ci­dí in­tro­du­cir el pro­duc­to y fue un «boom». Hoy en un día ya es­ta­mos ex­plo­ran­do con prints di­se­ña­dos por no­so­tros y gra­cias a Dios han te­ni­do una gran acep­ta­ción. Tam­bién lo­gra­mos con­quis­tar una me­ta más que era abrir nues­tra tien­da con un con­cep­to no­ve­do­so, un Pop Up Sto­re, con más de 5 mar­cas ade­más de Lá­zu­li.

—Tus mo­de­los de ne­go­cios se han con­ver­ti­do en plataformas de pro­yec­ción pa­ra otros em­pren­de­do­res, ¿có­mo te sen­tís?

—Sa­tis­fac­ción ab­so­lu­ta. Ha si­do in­creí­ble te­ner la po­si­bi­li­dad de abrir es­tos es­pa­cios y po­der ayu­dar a pro­yec­tar ne­go­cios y em­pren­di­mien­tos a tra­vés de es­tas plataformas co­mo la tien­da Pop Up Sto­re de Lá­zu­li y la fe­ria El Pop Up. Po­der­les brin­dar has­ta cier­to pun­to y a me­di­da de nues­tras po­si­bi­li­da­des, ase­so­ría, acom­pa­ña­mien­to y apo­yo. Mu­chas per­so­nas se acer­can a la fe­ria pa­ra con­ver­sar con los ex­po­si­to­res que par­ti­ci­pan y ob­te­ner mo­ti­va­ción y áni­mo pa­ra aven­tu­rar­se a em­pren­der.

—¿Cuál es tu fra­se que siem­pre te de­cís pa­ra mo­ti­var­te en­tre tan­tos pro­yec­tos?

—No ten­go una fra­se es­pe­cí­fi­ca, pe­ro sí hay al­go que siem­pre re­cuer­do y re­pi­to a mi mis­ma. So­bre to­do cuan­do du­do, o pa­so por al­gu­na si­tua­ción que pa­re­ce di­fí­cil. Mis pa­pás y mi abue­li­ta ma­ter­na des­de muy pe­que­ña me re­pe­tían: «Vos na­cis­te con una es­tre­lla». Adop­té esta de­cla­ra­ción pa­ra dar­me una pal­ma­di­ta en la es­pal­da, pa­ra au­to mo­ti­var­me, creer y te­ner fe en que sí pue­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.