DIA­NA DE GA­LES

Dos dé­ca­das han pa­sa­do des­de aquel trá­gi­co ac­ci­den­te en el que per­dió la vi­da uno de los íco­nos hu­ma­ni­ta­rios más in­flu­yen­tes de la his­to­ria 20 AÑOS DE LA MUER­TE QUE CON­MO­CIO­NÓ AL MUN­DO

Hola Nicaragua - - Contenido - (SI­GUE)

20 años de la par­ti­da de una prin­ce­sa irre­pe­ti­ble

DES­DE QUE Lady Dia­na Spen­cer, prin­ce­sa de Ga­les, fa­lle­ció en Pa­rís ha­ce aho­ra 20 años, el mun­do en­te­ro no ha de­ja­do de re­cor­dar­la. Mu­chas fue­ron las imá­ge­nes que la ex mu­jer de Car­los de In­gla­te­rra de­jó gra­ba­das en la me­mo­ria de to­dos aque­llos que la ad­mi­ra­ron, bien por ser una de las mu­je­res con más es­ti­lo que han exis­ti­do ja­más, por su ca­rác­ter so­li­da­rio o por­que su­po po­ner en ja­que a la to­do­po­de­ro­sa Ca­sa Real Bri­tá­ni­ca. Fue­ra por lo que fue­se, la “Prin­ce­sa del Pue­blo”, co­mo la de­no­mi­nó Tony Blair, si­gue aca­pa­ran­do las por­ta­das y pro­ta­go­ni­zan­do las pri­me­ras pá­gi­nas de los prin­ci­pa­les me­dios de co­mu­ni­ca­ción del mun­do. Dia­na apa­re­ció en de­ce­nas de por­ta­das de ¡HO­LA! des­de que fue pre­sen­ta­da en so­cie­dad, en 1981, con mo­ti­vo de su com­pro­mi­so con el prín­ci­pe de Ga­les. La hi­ja de los con­des de Spen­cer no sa­bía aún que aca­ba­ría con­vir­tién­do­se en un icono de mo­der­ni­dad, re­bel­día y so­li­da­ri­dad; pa­san­do a for­mar par­te del ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de mul­ti­tud de ge­ne­ra­cio­nes que cre­cie­ron con su fi­gu­ra.

Lady Dia­na Fran­ces Spen­cer na­ció en San­dring­ham, el 1 de ju­lio de 1961, en el seno de una de las fa­mi­lias con más abo­len­go de la aris­to­cra­cia in­gle­sa. Pe­ro a la tier­na edad de 5 años su­frió el aban­dono de su ma­dre, Fran­ces Ruth Bur­ke Ro­che, cuan­do esta aban­do­nó a su ma­ri­do, John Spen­cer VIII, con­de de Spen­cer y a sus cin­co hi­jos. Du­ran­te su ju­ven­tud asis­tió a va­rios cen­tros edu­ca­ti­vos, has­ta que el ba­llet aca­pa­ró su aten­ción y se ma­tri­cu­ló en una aca­de­mia pa­ra cum­plir su sue-

ño de ser una de las me­jo­res bai­la­ri­nas de In­gla­te­rra.

Lo que aún no sa­bía la cán­di­da Dia­na es que años más tar­de es­cri­bi­ría una de las pá­gi­nas más con­tro­ver­ti­das de la his­to­ria de Reino Uni­do. Fue una mu­jer ade­lan­ta­da a su tiem­po que hu­yó del lu­gar en el que fue des­di­cha­da, en una bús­que­da per­ma­nen­te de la fe­li­ci­dad. Se co­deó con lí­de­res mun­dia­les, co­mo Nel­son Man­de­la o la ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta, que con­ta­ron con su co­la­bo­ra­ción pa­ra cam­biar el rum­bo de un mun­do in­jus­to con los más ne­ce­si­ta­dos. Aban­de­ró las cau­sas más ur­gen­tes y usó la aten­ción me­diá­ti­ca, que tan bien sa­bía uti­li­zar, pa­ra po­ner el acen­to so­bre ellas. Pe­ro la per­so­na que cam­bia­ría pa­ra siem­pre el rum­bo de su vi­da fue Car­los.

El prín­ci­pe de Ga­les man­te­nía una re­la­ción ocul­ta con Ca­mi­lla Ro­se­mary Shand, que es­ta­ba ca­sa­da con An­drew Par­ker-Bow­les. La rei­na no veía con bue­nos ojos que el fu­tu­ro so­be­rano an­du­vie­se me­ti­do en una re­la­ción de ese es­ti­lo y qui­so bus­car­le una mu­jer que le ofre­cie­se es­ta­bi­li­dad, se­gu­ri­dad y que lo acom­pa­ña­se en la di­fí­cil ta­rea de rei­nar. La ele­gi­da fue Dia­na, pro­pues­ta a la rei­na ma­dre por su abue­la lady Fer­moy. El pri­mo­gé­ni­to de Isa­bel II apos­tó por ella, de­ci­dió rom­per su re­la­ción con Ca­mi­lla y co­men­zar a cons­truir su vi­da jun­to a una mu­jer a la que en­con­tró dul­ce, en­can­ta­do­ra y que le ser­vi­ría co­mo apo­yo en su ca­mino ha­cía el trono in­glés. Des­pués de 118 años sin que los in­gle­ses pre­sen­cia­sen la bo­da de un prín­ci­pe de Ga­les, la cor­te ac­ti­vó el pro­to­co­lo pa­ra que la ima­gen de la no­via real sea acep­ta­da por la opi­nión pú­bli­ca.

«Tu­vi­mos la gran suer­te de te­ner­la co­mo ma­dre. Ella fue un mag­ní­fi­co ejem­plo pa­ra no­so­tros»

Una bo­da de cuen­to de ha­das

El 29 de ju­lio de 1981 el re­pi­car de las cam­pa­nas de la ca­te­dral de San Pa­blo de Lon­dres anun­cia­ba la que se­ría la bo­da del si­glo. Car­los de In­gla­te­rra, prín­ci­pe de Ga­les y he­re­de­ro de la Co­ro­na bri­tá­ni­ca se ca­sa­ba con Dia­na Spen­cer, en una ce­re­mo­nia que con­gre­gó a más de un mi­llar de in­vi­ta­dos. Su his­to­ria de amor ha­bía con­quis­ta­do al mun­do en­te­ro y los más de 750 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res que si­guie­ron, a tra­vés de la televisión, la trans­mi­sión de la ce­re­mo­nia sin­tie­ron el sue­ño de Dia­na co­mo su­yo y qui­sie­ron vi­vir­lo has­ta el final.

La no­via lle­gó jun­to a su pa­dre en el mis­mo ca­rrua­je que el rey Jor­ge V uti­li­zó en su co­ro­na­ción. Unas 3.500 per­so­nas la es­pe­ra­ban en los al­re­de­do­res del tem­plo y en­lo­que­cie­ron de emo­ción cuan­do la vie­ron apa­re­cer. El cuen­to de ha­das lle­ga­ba al clí­max de su desa­rro­llo. En el in­te­rior de la ca­te­dral le es­pe­ra­ba su pro­me­ti­do, que pa­ra la oca­sión se en­fun­dó el uni­for­me de la Ma­ri­na Real. Des­pués de dar­se el “sí, quie­ro”, pa­sea­ron su amor por las ca­lles de la ca­pi­tal in­gle­sa has­ta que se fun­die­ron en un be­so an­te sus súb­di­tos en el bal­cón del pa­la­cio de Buc­king­ham. En ese mo­men­to, la mul­ti­tud vi­to­reó a los fu­tu­ros re­yes de In­gla­te­rra. Aquel fe­liz día cul­mi­nó con un ban­que­te pa­ra 120 in­vi­ta­dos, que de­gus­ta­ron de­li­cio­sos pla­tos y una sun­tuo­sa tar­ta rea­li­za­da por la Es­cue­la de Co­ci­na de la Ma­ri­na Real. El pas­tel te­nía un me­tro y me­dio de al­tu­ra y pe­sa­ba 100 ki­los. Los re­pos­te­ros uti­li­za­ron pa­ra el re­lleno ma­za­pán, guin­das, man­te­qui­lla, hue­vos, fru­tas y ron; que tu­vie­ron ma­ce­ran­do des­de tres me­ses an­tes de la bo­da. Pa­ra la de­co­ra­ción se em­plea­ron or­quí­deas blan­cas, co­mo un sím­bo­lo del pu­ro amor.

Pe­ro el ma­tri­mo­nio de Dia­na y Car­los no fue un ca­mino de ro­sas, ya que los en­ga­ños y las in­fi­de­li­da­des, por am­bas par­tes, se su­ce­die­ron con fre­cuen­cia. La prin­ce­sa se sen­tía des­gra­cia­da al la­do de un hom­bre que no la ha­cía fe­liz y co­men­zó a mos­trar sin pu­dor su tris­te­za. En 1992, des­pués de que la pren­sa ai­rea­se que en va­rias oca­sio­nes ha­bía in­ten­ta­do qui­tar­se la vi­da, Dia­na rom­pió a llo­rar du­ran­te un ac­to ins­ti­tu­cio­nal. Su ma­tri­mo­nio ha­cía aguas y so­lo era cues­tión de tiem­po pa­ra que la Ca­sa Real anun­cia­se el di­vor­cio de los prín­ci­pes de Ga­les.

“EN MI MA­TRI­MO­NIO ÉRA­MOS TRES”

En 1995 Dia­na ofre­ció a la BBC una de sus en­tre­vis­tas más de­mo­le­do­ras. Sus de­cla­ra­cio-

nes acer­ca de la con­vi­ven­cia con su ma­ri­do hi­cie­ron tem­blar los ci­mien­tos del pa­la­cio de Buc­king­ham. La prin­ce­sa del pue­blo des­gra­nó los sin­sa­bo­res de es­tar ca­sa­da con el fu­tu­ro rey de In­gla­te­rra. Des­ta­pó la re­la­ción ex­tra­ma­ri­tal con Ca­mi­lla Par­ker-Bow­les con la sen­ten­cia de que en su ma­tri­mo­nio “éra­mos tres” y que le aca­rreó se­ve­ros epi­so­dios de bu­li­mia.

Dia­na ha­bló lar­go y ten­di­do so­bre su re­la­ción con Ja­mes He­witt al que ca­li­fi­có de “gran apo­yo” en los mo­men­tos di­fí­ci­les, aun­que afir­mó que se sin­tió “frus­tra­da” cuan­do es­te pu­bli­có un li­bro en el que des­cri­bía la “es­pe­cial” re­la­ción que man­tu­vo con ella. “Ha­bía mu­cha ima­gi­na­ción y no me gus­tó que un ami­go mío hi­cie­ra di­ne­ro a mi cos­ta”, ase­gu­ró al pe­rio­dis­ta quien se atre­vió a pre­gun­tar si le ha­bía si­do in­fiel a Car­los con He­witt y esta res­pon­dió que “sí, por­que me sen­tí de­cep­cio­na­da”. El di­vor­cio de­fi­ni­ti­vo en­tre Car­los de In­gla­te­rra y Dia­na Spen­cer fue fir­ma­do el 28 de agos­to de 1996.

LA RE­LA­CIÓN CON SUS HI­JOS

Quie­nes más han su­fri­do la au­sen­cia de la prin­ce­sa Dia­na han si­do sus hi­jos. Gui­ller­mo y Enrique han vi­vi­do es­tas dos dé­ca­das echan­do de me­nos a su ma­dre en los mo­men­tos cla­ve de sus vi­das, co­mo la bo­da del pri­mo­gé­ni­to con Ka­te Midd­le­ton o el na­ci­mien­to de sus nie­tos, Jor­ge y Carlota.

La prin­ce­sa siem­pre se com­por­tó con sus hi­jos co­mo una ma­dre nor­mal que es­tu­vo en los mo­men­tos más ín­ti­mos de sus re­to­ños. Se en­car­ga­ba de ba­ñar­los y acos­tar­los, co­mo un ri­tual que se re­pe­tía to­das las no­ches. Tam­bién or­ga­ni­za­ba di­ver­ti­das ex­cur­sio­nes al par­que de atrac­cio­nes y par­ti­ci­pa­ba jun­to a ellos en mul­ti­tud de ac­ti­vi­da­des es­co­la­res, mos­trán­do­se co­mo una ma­dre más, sin tra­ta­mien­tos ni re­ve­ren­cias.

Le gus­ta­ba ocu­par­se de su edu­ca­ción y dis­ta­ba mu­cho de las nor­mas de pa­la­cio. Dia­na qui­so que los jó­ve­nes prín­ci­pes cre­cie­sen en un am­bien­te nor­mal y que apren­die­sen que no to­dos

Maes­tra de guar­de­ría, siem­pre aten­ta a los más pe­que­ños, Dia­na de Ga­les es­ta­ba fas­ci­na­da an­te el na­ci­mien­to de su pri­mer hi­jo, cuan­do aún no ha­bía cum­pli­do vein­tiún años. Gui­ller­mo Arturo Fe­li­pe Luis na­ció el 21 de ju­nio de 1982... y tu­vo que es­pe­rar dos años has­ta po­der con­tar con un com­pa­ñe­ro de jue­gos, su her­mano, el prín­ci­pe Harry.

eran tan pri­vi­le­gia­dos co­mo ellos. Por es­te mo­ti­vo les acom­pa­ñó a co­no­cer a per­so­nas sin ho­gar y cen­tros que se ocu­pa­ban de los más ne­ce­si­ta­dos. Un gol­pe de reali­dad pa­ra el com­ple­to desa­rro­llo per­so­nal y pro­fe­sio­nal de sus hi­jos.

Gui­ller­mo te­nía 15 años y Enrique so­lo 13 cuan­do re­ci­bie­ron la no­ti­cia del fa­lle­ci­mien­to de su ma­dre, lo que les su­mió en una si­tua­ción di­fí­cil de di­ge­rir y de la que no han po­di­do hablar has­ta hoy. Tan­to Wi­lliam co­mo Harry han de­ve­la­do sus sen­ti­mien­tos más ín­ti­mos so­bre es­te he­cho y han con­fe­sa­do pú­bli­ca­men­te que, des­de aquel mo­men­to, se sien­ten más uni­dos co­mo her­ma­nos.

El Du­que de Cam­brid­ge con­tó en una en­tre­vis­ta que lle­va­ba 20 años sin acep­tar aque­lla tra­ge­dia, que le en­tris­te­cía que “nun­ca va­ya a co­no­cer a mis hi­jos” y aña­dió que aho­ra “pue­do hablar de ella tran­qui­la­men­te y de una ma­ne­ra más abier­ta y ho­nes­ta”. Su her­mano Harry co­men­tó que no que­ría pen­sar en su ma­dre por­que le en­tris­te­cía. El se­gun­do hi­jo de Car­los de In­gla­te­rra pro­cla­mó, a mo­do de ejem­plo, que ha­bía pe­di­do la ayu­da de psi­có­lo­gos pa­ra su­pe­rar el trau­ma que le ator­men­ta­ba des­de la ado­les­cen­cia.

EL ES­TI­LO DIA­NA

Des­de que la prin­ce­sa de Ga­les se con­vir­tió en un ído­lo de ma­sas, su es­ti­lo ha si­do co­pia­do al de­ta­lle. Uno de los di­se­ños que más ríos de tin­ta hi­zo co­rrer fue el co­no­ci­do co­mo “vestido de la ven­gan­za”. La mis­ma noche que Car­los de In­gla­te­rra con­fe­só pú­bli­ca­men­te las aflic­cio­nes de su ma­tri­mo­nio con Dia­na, esta hi­zo su apa­ri­ción en una fies­ta en­fun­da­da en un es­pec­ta­cu­lar LBD de chi­fón ne­gro de la di­se­ña­do­ra Ch­ris­ti­na Stam­bou­lian. Al día si­guien­te los ti­tu­la­res le da­ban to­do el pro­ta­go­nis­mo a la prin­ce­sa que no que­ría per­der ni un mi­nu­to más de su vi­da. Has­ta ese mo­men­to el fé­rreo pro­to­co­lo de la Ca­sa Real obli­ga­ba a la jo­ven a lu­cir aniña­dos mo­de­los de to­na­li­da­des pas­tel. Otra co­sa eran los ves­ti­dos ga­la, cu­yos di­se­ños han mar­ca­do to­da una épo­ca y que la ma­dre de Gui­ller­mo y Enrique lu­ció co­mo na­die an­te los per­so­na­jes más in­flu­yen­tes del mun­do y en las

fies­tas más os­ten­to­sas.

Cat­he­ri­ne Wal­ker, su mo­dis­ta de ca­be­ce­ra, creó di­se­ños tan icó­ni­cos co­mo el “vestido El­vis” de co­lor blan­co y cua­ja­do de per­las, con el que hi­zo su apa­ri­ción es­te­lar en los Bri­tish Fashion Awards de 1989 y es­tá ex­pues­to en el Vic­to­ria & Al­bert Museum. El di­se­ño azul cie­lo que uti­li­zó en el fes­ti­val de Can­nes de 1987 y el tra­je cóc­tel tam­bién en co­lor azul, con cue­llo hal­ter y un ver­ti­gi­no­so es­co­te en uve ob­tu­vie­ron el aplau­so uná­ni­me de la pren­sa y el pú­bli­co.

Con el pa­so de los años su per­so­na­li­dad fue ma­du­ran­do y co­men­zó a ex­pe­ri­men­tar con su es­ti­lo, sin de­jar de la­do su con­di­ción de prin­ce­sa real. Dia­na tam­bién se de­can­tó por otros cos­tu­re­ros co­mo Vic­tor Edels­tein, di­se­ña­dor del vestido de ter­cio­pe­lo azul con el que bai­ló con el ac­tor John Tra­vol­ta en la Ca­sa Blan­ca. Otros fue­ron Bru­ce Old­field, que fir­mó el mo­de­lo pli­sa­do en co­lor pla­ta bau­ti­za­do co­mo el “Di­nasty Di” y el ja­po­nés Ha­chi crea­dor del vestido-jo­ya de es­co­te asi­mé­tri­co y rea­li­za­do en cris­tal, al que Dia­na adop­tó co­mo una im­pron­ta per­so­nal en su es­ti­lo.

Pe­ro una vez que ter­mi­nó la his­to­ria de su amor con Car­los, Dia­na uti­li­zó la mo­da pa­ra lan­zar sus men­sa­jes al mun­do en­te­ro y se con­vir­tió en una mu­jer de rom­pe y ras­ga, in­de­pen­dien­te, li­bre y con ai­res de triun­fa­do­ra. Des­te­rró de los ves­ti­do­res de Ken­sing­ton aque­llos looks ano­di­nos y co­men­zó a co­lec­cio­nar ves­ti­dos de las ex­clu­si­vas fir­mas que mar­ca­ron un an­tes y un des­pués en la his­to­ria mun­dial del di­se­ño.

La “prin­ce­sa de co­ra­zo­nes” acor­tó sus fal­das, re­ba­jó sus es­co­tes y pi­só con pa­so fir­me en ca­da apa­ri­ción, en­te­rran­do pa­ra siem­pre a la an­ti­gua ‘Shy Di’. Su ami­go Gian­ni Ver­sa­ce creó pa­ra ella looks im­pac­tan­tes, co­mo el dos pie­zas es­ti­lo Jac­kie Ken­nedy en ro­sa chi­cle, el azul eléc­tri­co y es­co­te asi­mé­tri­co con el que se pre­sen­tó a una ce­na en Aus­tra­lia; o el vestido lar­go de se­da, ta­chue­las y aba­lo­rios con el que po­só pa­ra el fo­tó­gra­fo Pa­trick De­mar­che­lier en 1991.

25 ME­TROS DE CO­LA

Pe­ro es sin du­da su vestido de bo­da el que per­du­ra en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de me­dio mun­do. Los tes­ti­gos de la ce­re­mo­nia vie­ron a una no­via enamo­ra­da, pa­ra la que ha­bían crea­do el vestido más ro­mán­ti­co en la his­to­ria de las bo­das reales. Da­vid y Elisabeth Ema­nuel fue­ron los en­car­ga­dos de co­ser­le a la fu­tu­ra prin­ce­sa de Ga­les un tra­je ela­bo­ra­do en ta­fe­tán de se­da co­lor mar­fil, ador­na­do con 10.000 per­las, man­gas de fa­rol, es­co­te con vo­lan­tes, fal­da abu­llo­na­da y

La prin­ce­sa lo­gró cau­ti­var a los di­se­ña­do­res más pres­ti­gio­sos del mun­do por su in­na­ta ele­gan­cia y sus gran­des do­sis de «gla­mour»

Con el tiem­po, se con­vir­tió en una mu­jer adul­ta, preo­cu­pa­da por los de­más, cons­cien­te de que exis­tían un gran nu­me­ro de per­so­nas que no po­dían go­zar de las ven­ta­jas que ella po­día dis­fru­tar. En el año 1985, Dia­na ya ha­bía con­traí­do ma­tri­mo­nio con el he­re­de­ro al Trono y cum­pli­do con su de­ber de ase­gu­rar su­ce­so­res, al dar­le a su es­po­so dos hi­jos. A par­tir de es­te mo­men­to, ella bus­có su rol so­cial más allá de ser ma­drey es­po­sa del prín­ci­pe.

una fas­tuo­sa co­la que al­can­za­ba los 25 me­tros de lar­go. El pro­pio Da­vid Ema­nuel con­fe­só años des­pués que to­dos los bo­ce­tos que se des­car­ta­ban eran des­trui­dos pa­ra que no tras­cen­die­se nin­gún de­ta­lle a la pren­sa y tu­vie­ron que pre­pa­rar otro di­se­ño di­fe­ren­te al ori­gi­nal, por si se pro­du­cía al­gu­na fil­tra­ción. Que­rían que aquel vestido fue­se una au­tén­ti­ca sor­pre­sa pa­ra el mun­do en­te­ro.

LA TIA­RA SPEN­CER

Por su ran­go, la fu­tu­ra rei­na de In­gla­te­rra tu­vo a su al­can­ce ca­si to­do el jo­ye­ro de su sue­gra, el que es­tá pla­ga­do de es­pec­ta­cu­la­res di­se­ños de or­fe­bre­ría, rea­li­za­dos con al­gu­nas de las ge­mas más es­pec­ta­cu­la­res.

Una de las jo­yas más im­por­tan­tes en la vi­da de Lady Di fue su ani­llo de pe­di­da. Se tra­ta de un di­se­ño de la jo­ye­ría Ga­rrad, li­ga­da du­ran­te dé­ca­das a la Fa­mi­lia Real bri­tá­ni­ca, com­pues­to por un im­po­nen­te za­fi­ro de

Dia­na uti­li­zó la mo­da pa­ra lan­zar sus men­sa­jes al mun­do en­te­ro y se con­vir­tió en una mu­jer de rom­pe y ras­ga, in­de­pen­dien­te, li­bre y con ai­res de triun­fa­do­ra

azul in­ten­so de 18 ki­la­tes, ro­dea­do por 14 pe­que­ños dia­man­tes. Es­te mis­mo ani­llo fue el que uti­li­zó Gui­ller­mo de In­gla­te­rra pa­ra pe­dir en ma­tri­mo­nio a Ka­te Midd­le­ton.

La Tia­ra Spen­cer, que Dia­na lu­ció el día de su bo­da, es­tá rea­li­za­da en oro, pla­ta y dia­man­tes de di­fe­ren­tes ta­ma­ños, cin­co de ellos en la par­te cen­tral. Esta jo­ya fa­mi­liar del si­glo XVIII im­pac­ta por sus mo­ti­vos flo­ra­les y los ar­cos de me­dia lu­na que ro­dean to­da la es­truc­tu­ra. La dia­de­ma, que ha si­do lu­ci­da por to­das las mu­je­res de la di­nas­tía Spen­cer, des­apa­re­ció el día de la muer­te de Dia­na.

La rei­na Isa­bel sa­bía de la pa­sión que su nue­ra sen­tía por las per­las y por ese mo­ti­vo de­ci­dió re­ga­lar­le la Tia­ra Cam­brid­ge. La Lo­ver´s Knot tie­ne un di­se­ño neo­clá­si­co, con dia­man­tes ta­lla bri­llan­te y per­las en for­ma de go­ta. Se­gún con­fe­só Dia­na, la pri­me­ra vez que la lu­ció ter­mi­nó con un “te­rri­ble do­lor de ca­be­za” por el tin­ti­neo con­ti­nuo de la per­las. Tras el di­vor­cio de los prín­ci­pes de Ga­les, la tia­ra re­gre­só al jo­ye­ro real y fue la du­que­sa de Cam­brid­ge la que la res­ca­tó pa­ra lu­cir­la en ac­tos ofi­cia­les. LADY DIOR

En 1995 vi­si­tó un hos­pi­tal in­fan­til en Bir­ming­ham lu­cien­do un pe­que­ño bol­so de la fir­ma Dior. El com­ple­men­to fue un re­ga­lo

de la mai­son fran­ce­sa a su­ge­ren­cia de la pri­me­ra da­ma fran­ce­sa, Ber­na­det­te Chi­rac, ya que Lady Di iba a pre­si­dir una ce­na de ga­la en Pa­rís, con mo­ti­vo de una ex­po­si­ción de Paul Ce­zan­ne, pa­tro­ci­na­da por LVMH. Los di­rec­ti­vos de la fir­ma de­ci­die­ron re­edi­tar un ele­gan­te bol­so de can­na­ge, de cu­yas asas col­ga­ban unos charms con las le­tras que for­ma­ban el nom­bre de Dior. Des­pués de aque­lla ve­la­da la prin­ce­sa lu­ció en va­rias oca­sio­nes aquel bol­so con­vir­tién­do­lo en un fe­nó­meno de ma­sas. Tal fue el cla­mor po­pu­lar so­bre aquel di­se­ño que la fir­ma se vio obli­ga­da a sa­car­lo a la ven­ta con el nom­bre de Lady Dior.

EL TÚ­NEL DE L’AL­MA

El 31 de agos­to de 1997 la prin­ce­sa Dia­na de Ga­les fa­lle­ció en Pa­rís en un te­rri­ble ac­ci­den­te de trán­si­to. Por aquel en­ton­ces la ex mu­jer de Car­los man­te­nía una re­la­ción con Do­di Al-Fa­yed, que tam­bién per­dió la vi­da en el si­nies­tro.

Lady Di se en­con­tra­ba en la ci­ma de su cambio y aque­lla re­la­ción iba a su­po­ner su re­na­cer. Gra­cias al di­vor­cio pu­do li­be­rar­se de una his­to­ria que, pa­ra los ojos del mun­do ha­bía si­do de en­sue­ño, pe­ro que pa­ra ella fue una vul­gar patraña. La “prin­ce­sa del pue­blo” le plan­tó ca­ra a la mis­mí­si­ma rei­na Isa­bel y to­mó las rien­das de su exis­ten­cia. To­da una re­vo­lu­ción que hi­zo que la pren­sa es­pe­cia­li­za­da se arro­di­lla­ra

an­te ella.

Dia­na ha­bía con­se­gui­do ser la bue­na de la pe­lí­cu­la. Ju­gó to­das sus car­tas y ga­nó, con­si­guien­do que la vie­sen co­mo una víc­ti­ma de Car­los y Ca­mi­lla. Fue una mu­jer a la que el mun­do le tu­vo com­pa­sión y esta se lo pu­so por mon­te­ra. Por eso pa­sea­ba su amor por los cin­co con­ti­nen­tes y no se se­pa­ra­ba de Do­di, el hom­bre que en ese mo­men­to la ha­cía in­men­sa­men­te fe­liz. Dia­na se sen­tía, por pri­me­ra vez en mu­cho tiem­po, real­men­te ama­da.

Pe­ro el des­tino qui­so que la fe­li­ci­dad de la prin­ce­sa se trun­ca­se pa­ra siem­pre. Des­pués de una bre­ve es­tan­cia en el ho­tel Ritz de la ca­pi­tal fran­ce­sa, la pa­re­ja de­ci­dió con­ti­nuar con su his­to­ria en otra par­te. Pe­ro un chi­va­ta­zo aler­tó a un gru­po de pa­pa­raz­zis que aguar­da­ba la sa­li­da de la pa­re­ja pa­ra se­guir­les y con­se­guir una bue­na ins­tan­tá­nea. Se tra­ta­ba de la prin­ce­sa Dia­na y una ima­gen su­ya con su nue­vo amor se co­ti­za­ba muy al­to. En un in­ten­to de des­pis­tar a los fo­tó­gra­fos, Lady Di y Do­di de­ci­die­ron sa­lir del ho­tel por la puer­ta de atrás don­de les es­pe­ra­ba un Mer­ce­des. Pe­ro va­rios fo­to­pe­rio-

(SI­GUE)

Ya eran ma­ri­do y mu­jer. Arri­ba, los no­vios en aquel día que pa­re­cía el co­mien­zo de to­da una vi­da. El prín­ci­pe Car­los no pu­do evitar su­su­rrar a Dia­na: «Es­tás ma­ra­vi­llo­sa», a lo que ella res­pon­dió: «Ma­ra­vi­llo­sa pa­ra ti». El es­pec­ta­cu­lar vestido de bo­da, obra de los jó­ve­nes di­se­ña­do­res Da­vid y Eli­za­beth Ema­nuel, en­sal­za­ba la be­lle­za de la no­via.

El pri­mo­gé­ni­to de Isa­bel II apos­tó por ella, de­ci­dió rom­per su re­la­ción con Ca­mi­lla y co­men­zar a cons­truir su vi­da jun­to a una mu­jer a la que en­con­tró dul­ce, en­can­ta­do­ra y que le ser­vi­ría co­mo apo­yo en su ca­mino ha­cia el trono in­glés.

En 1995 Dia­na ofre­ció a la BBC una de sus en­tre­vis­tas más de­mo­le­do­ras. Sus de­cla­ra­cio­nes acer­ca de la con­vi­ven­cia con su ma­ri­do hi­cie­ron tem­blar los ci­mien­tos del pa­la­cio de Buc­king­ham. La prin­ce­sa del pue­blo des­gra­nó los sin­sa­bo­res de es­tar ca­sa­da con el fu­tu­ro rey de In­gla­te­rra. Des­ta­pó la re­la­ción ex­tra­ma­ri­tal con Ca­mi­lla Par­ker-Bow­les con la sen­ten­cia de que en su ma­tri­mo­nio “éra­mos tres” y que le aca­rreó se­ve­ros epi­so­dios de bu­li­mia.

Dia­na ex­pu­so pú­bli­ca­men­te su ayu­da y preo­cu­pa­ción ha­cia los más des­afor­tu­na­dos; en­tre ellos, en­fer­mos ter­mi­na­les y dis­ca­pa­ci­ta­dos. En el año 1987 era pre­si­den­ta de más de 20 aso­cia­cio­nes de­di­ca­das a la ca­ri­dad, in­clu­so de­ci­dió apren­der el len­gua­je a ba­se de se­ñas que uti­li­zan los sor­do­mu­dos pa­ra co­mu­ni­car­se y así ser par­te de la Bri­tish Deaf As­so­cia­tion (Aso­cia­ción

Bri­tá­ni­ca pa­ra Sor­dos)

Arri­ba, Dia­na jun­to a su ído­lo y ejem­plo a se­guir, la ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta. El hos­pi­cio cons­trui­do por la re­li­gio­sa na­ci­da en Ma­ce­do­nia ins­pi­ró a la prin­ce­sa a em­pren­der un «tour» en In­dia. Iz­quier­da, el inol­vi­da­ble en­cuen­tro con el Pa­pa Juan

Pa­blo II.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.