CRIS­TIA­NA FRIXIONE

La ra­dian­te y gua­pí­si­ma Miss Ni­ca­ra­gua 2006

Hola Nicaragua - - Contenido - Tex­to: AMANDA RO­DAS Pro­duc­ción: ALE­XAN­DER GAR­CÍA Fo­to­gra­fía: ERICK MONTERROSA Ves­tua­rio: CRIS­TIA­NA’S CLO­SET Ca­be­llo: JUA­NES ES­TI­LIS­TAS Ma­qui­lla­je: JAC­KE­LI­NE GAR­CÍA Jo­yas: FERNÀN JO­YAS Ves­tua­rio Ni­ños: EPK

El uni­ver­so de una ex­rei­na de be­lle­za

«Sien­to que a la be­lle­za se le da hoy otro en­fo­que y me en­can­ta la idea de esta aper­tu­ra. De es­tar en con­di­cio­nes de de­cir: bueno yo pue­do ser bo­ni­ta den­tro de mi es­truc­tu­ra.»

«Siem­pre es­toy en la televisión, pre­ten­do con­ti­nuar ahí, es­tar pre­sen­te con mi pú­bli­co, en Ni­ca­ra­gua»

PA­RE­CE SER que a Cris­tia­na Frixione nun­ca se le ha qui­ta­do la co­ro­na. La be­lla mu­jer si­gue bri­llan­do en to­dos los ro­les de su vi­da, ya sea co­mo ma­dre, em­pre­sa­ria, in­fluen­cer, con­duc­to­ra de TV o con su me­jor re­cuer­do, ha­ber si­do Miss Ni­ca­ra­gua 2006.

Ha con­se­gui­do que sus pla­nes se con­cre­ten co­mo ella quie­re. De jo­ven ella no as­pi­ra­ba a ser par­te del mun­do de las misses y de la va­ni­dad que lo ro­dea, ya que es­ta­ba en­fo­ca­da en el de­por­te, pues fue una muy bue­na bas­quet­bo­lis­ta y com­pi­tió en pri­me­ra di­vi­sión; pe­ro siem­pre tu­vo la “es­pi­ni­ta” de que­rer es­tar en un con­cur­so de be­lle­za. Y así, co­mo to­do un pro­yec­to de vi­da, la es­bel­ta y be­lla mu­jer ini­ció un plan pa­ra po­ten­ciar sus bue­nas cua­li­da­des y me­jo­rar otras con el pro­pó­si­to de en­trar a Miss Ni­ca­ra­gua 2006, lo que lo­gró con ro­tun­do éxi­to.

Gra­dua­da de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas, a sus 33 años es­tá ca­sa­da y lo­gró for­mar una fa­mi­lia con dos be­llos hi­jos (una de 3 años y el otro de 4 me­ses), crear su pro­pia mar­ca, Bou­ti­que Cris­tia­na’s Clo­set; y con­ver­tir­se en una in­fluen­cer

muy que­ri­da. —Si pu­die­ra de­fi­nir­se con una pa­la­bra, ¿có­mo lo ha­ría? —(Ri­sas). Di­ría que soy muy per­se­ve­ran­te. —Po­dría­mos de­cir que a sus 33 años tie­ne to­do lo que se po­dría lla­mar ple­ni­tud. —No pue­do ne­gar que me sien­to ple­na,sin em­bar­go, en el ca­mino siem­pre sur­gen sue­ños que uno va con­si­de­ran­do pa­ra ha­cer­los reali­dad. Por aho­ra mi vi­da es fe­li­ci­dad. —Mu­chos la co­no­cen co­mo ga­na­do­ra pe­ro no co­no­cen sus raí­ces ¿De qué fa­mi­lia vie­ne? —De una muy uni­da, nu­me­ro­sa y re­ser­va­da. Éra­mos tres her­ma­nos, el úni­co hom­bre mu­rió ha­ce tres años en un ac­ci­den­te de trán­si­to; he­mos que­da­do dos mu­je­res, mi her­ma­na, la ma­yor, y yo. So­mos una fa­mi­lia ca­tó­li­ca y esa tra­ge­dia nos unió más, por lo que va­lo­ra­mos mu­cho es­tar jun­tos y com­par­tir. —Ha­ble­mos de su eta­pa co­mo Miss. ¿Qué con­si­de­ra que la lle­vó a ga­nar la co­ro­na? —Ir al con­cur­so era una me­ta por cum­plir. Tra­ba­jé con un plan­ci­to en el que de­fi­ní mis cua­li­da­des, las áreas que de­bías tra­ba­jar y co­men­cé un en­tre­na­mien­to pa­ra po­der ir al tor­neo final, el con­cur­so de Miss. Lo hi­ce al es­ti­lo que sé por ser de­por­tis­ta, tra­ba­jar en pla­nes nos ayu­da a or­de­nar to­do. —¿Cuán­to to­mó ese plan?

—Un año en­te­ro. Me de­di­qué al gim­na­sio con un en­tre­na­dor pro­fe­sio­nal pa­ra tra­ba­jar la par­te fí­si­ca, to­mé un cur­so de ora­to­ria y fui a un co­le­gio pa­ra ven­cer el miedo a hablar en pú­bli­co. Eso me per­mi­tió re­for­zar la par­te que me cos­ta­ba mu­cho. —¡Y lo lo­gró!

—¡Sí! En­tré al con­cur­so, ahí nos pre­pa­ra­ron en otras áreas, ma­qui­lla­je, eti­que­ta, ves­tua­rio… to­do muy bien organizado. —Con to­do es­te pro­ce­so de en­tre­na­mien­to y el ha­ber ga­na­do la co­ro­na en el 2006, se­gu­ro que tie­ne una opi­nión ¿có­mo ve hoy en día los cer­tá­me­nes de be­lle­za? —Veo un cambio a ni­vel mun­dial. El úl­ti­mo con­cur­so de Miss Uni­ver­so fue sú­per sorpresivo, pues se vio otro per­fil de can­di­da­tas, que no eran só­lo 90, 60 90, sino que te­nían una be­lle­za in­te­gral, es ad­mi­ra­ble. Sien­to que a la be­lle­za se le da hoy otro en­fo­que y me en­can­ta la idea de esta aper­tu­ra. De es­tar en con­di­cio­nes de de­cir: bueno yo pue­do ser bo­ni­ta den­tro de mi es­truc­tu­ra. —Y us­ted, ¿có­mo mi­ra la be­lle­za?

—La veo co­mo al­go in­te­gral, con con­te­ni­do, no es sim­ple­men­te una ca­ra lin­da, sino aque­lla que tie­ne una his­to­ria, idio­ma y al­go que mo­ti­va a mu­je­res y a la so­cie­dad con un men­sa­je. Es­to es lo que ne­ce­si­ta el país, más men­sa­jes po­si­ti­vos y no que sea so­lo lo ma­te­rial y lo fí­si­co. —Si le die­ran la opor­tu­ni­dad de vol­ver a par­ti­ci­par en Miss Ni­ca­ra­gua, ¿lo vol­ve­ría ha­cer? —De­fi­ni­ti­va­men­te sí. El con­cur­so me abrió mu­chas puer­tas, me brin­dó la opor­tu­ni­dad de dar­me a co­no­cer, de me­jo­rar co­mo per­so­na y de des­ta­car mis cua­li­da­des a tra­vés de un desa­rro­llo per­so­nal, in­terno y ex­terno. —En su vi­da per­so­nal, ¿qué fue pri­me­ro, el tí­tu­lo de em­pre­sa­ria o de ma­dre? —Pri­me­ro fui em­pre­sa­ria. Ha­ce cua­tro años ini­cié mi ne­go­cio, Cris­tia­na’s Clo­set; y lue­go fue mi pro­yec­to de ma­dre. Mi pri­mer be­bé cum­pli­rá tres años en no­viem­bre y son real­men­te lin­das las ex­pe­rien­cias. El te­ner un ne­go­cio pro­pio me ha da­do la opor­tu­ni­dad de ma­ne­jar el tiem­po pa­ra es­tar con mis hi­jos, por­que aho­ra ten­go un tierno de 4 me­ses. Es­pe­ro de­cir­le más ade­lan­te ten­go 25 años con mi ne­go­cio… —¿A quién di­ri­ge sus pro­pues­tas de ro­pa?

—No es a las de 90, 60, 90, si me en­fo­ca­ra en ellas es­ta­ría en ban­ca ro­ta, pues es muy es­ca­so en el mun­do ese ti­po de mu­jer. No­so­tras ex­pre­sa­mos nues­tra be­lle­za de di­fe­ren­tes ma­ne­ras, por lo cual en la tien­da brin­da­mos una ase­so­ría per­so­na­li­za­da que per­mi­te des­ta­car las vir­tu­des y di­si­mu­lar las áreas que te­ne­mos que di­si­mu­lar. Más que ven­der una pie­za de ro­pa, ven­de­mos un con­cep­to to­tal. —Su­pon­go que su gus­toes­tá in­mer­so en la tien­da. —Ha­go to­das las com­pras, soy la que via­ja y se­lec­cio­na ca­da una de las pie­zas de acuer­do a las ten­den­cias ac­tua­les de la mo­da, en el mun­do y en las pa­sa­re­las. —¿Có­mo es su es­ti­lo?

—Bas­tan­te ele­gan­te, sexy pe­ro dis­tin­gui­do.

—¿Y có­mo lo­gra equi­li­brar los tres ro­les? —Es sú­per di­fí­cil, me cos­tó más con una hi­ja y aho­ra que ten­go dos, ima­gí­ne­se. Creo que es un cambio drás­ti­co en la vi­da, por­que es lin­do pe­ro sa­cri­fi­cas mu­cho de tu tiem­po.Sin em­bar­go con­si­de­ro que mu­cho tie­ne que ver la or­ga­ni­za­ción del mis­mo pa­ra po­der de­di­car­te a ellos, por­que al final del día, son la prio­ri­dad. Pe­ro ob­via­men­te tie­nes que tra­ba­jar, te­ner una vi­da pro­pia, ro­dear­te, uno tie­ne que ser fe­liz pa­ra ha­cer fe­liz a los de­más. —Un día en su ru­ti­na… —De­pen­de de mi hi­jo. Le doy pe­cho ex­clu­si­vo, por lo que me le­van­tó con él a las 4.15 de la ma­ña­na. A las 5 sal­go a co­rrer con un gru­po de ami­gos. Re­gre­so ti­po 6. Me ba­ño y or­ga­ni­zo los queha­ce­res nor­ma­les de la ca­sa. Lue­go mi hi­ja va al kin­der, la voy a de­jar o, en oca­sio­nes, la lle­van . Pa­so un ra­ti­to con mi es­po­so y lue­go pue­do es­tar en mi ca­sa con el be­bé y a las 11 de la ma­ña­na abro la tien­da. Re­gre­so a al­mor­zar, si no ten­go un even­to. Tra­ba­jo co­mo maes­tra de ce­re­mo­nias y mo­de­lo. Ha­ga fo­tos pa­ra cam­pa­ñas o pa­ra mi tien­da. Tam­bién es­toy en Pri­me­ra Ho­ra, una re­vis­ta que sa­le en la ma­ña­na en uno de los ca­na­les más vis­tos de Ni­ca­ra­gua, pe­ro ten­go la fle­xi­bi­li­dad de que voy cuan­do pue­do. To­do va flu­yen­do, es­toy la ma­yo­ría del tiem­po en­tre la tien­da, mi ca­sa y or­ga­ni­zan­do even­tos o las re­des de mi tien­da; yo me en­car­go de to­do, de en­con­trar lo­ca-

ción, ma­qui­lla­je, ves­tua­rio, mon­tar los con­cep­tos. Pe­ro es lo que me gus­ta, en­ton­ces, dis­fru­to ha­cién­do­lo, esa es la reali­dad. —Ya con dos hi­jos, po­dría dar­nos sus se­cre­tos pa­ra es­tar tan be­lla. —To­da mi vi­da he si­do de­por­tis­ta, mis múscu­los tie­nen me­mo­ria, eso per­mi­te que cuan­do uno tie­ne un be­bé to­do se vuel­va a aco­mo­dar en su lu­gar. Du­ran­te el em­ba­ra­zo hi­ce ejer­ci­cio has­ta don­de me per­mi­tían los doc­to­res. Co­rrí y, aun­que se di­ce que no se lo de­be­ría ha­cer, mi gi­ne­có­lo­go me lo per­mi­tió. El pe­li­gro es caerse, por lo que hay que ha­cer­lo con mu­cho cui­da­do. No subí mu­cho de pe­so, so­lo lo ne­ce­sa­rio pa­ra que mis be­bés na­cie­ran bien y am­bos fue­ron par­tos na­tu­ra­les. —En­ton­ces po­dría­mos de­cir que el ejer­ci­cio es la cla­ve… —El car­dio es sú­per im­por­tan­te. Co­rro de cin­co a diez ki­ló­me­tros cua­tro o cin­co ve­ces por se­ma­na. Me la­vo la ca­ra to­das las no­ches, me apli­co mis cre­mas y to­mo mu­chí­si­ma agua, pues creo que es una par­te del se­cre­to pa­ra con­tro­lar la an­sie­dad a la ho­ra de co­mer y de te­ner una piel sa­lu­da­ble.

No te voy a men­tir, no quie­ro so­nar co­mo esa gen­te que di­ce: “yo voy al McDo­nald´s to­dos los días y es­toy fla­ca”. Co­mo ba­lan­cea­do y me doy cier­tos gus­tos. Es­toy dan­do pe­cho, a mi hi­ja le di año y me­dio y eso le ayu­da a uno a re­cu­pe­rar­se, por­que se con­su­men mu­chas ca­lo­rías al ama­man­tar. —¿Cuá­les son sus pró­xi­mos pro­yec­tos? —En lo fa­mi­liar, tal vez en un año pe­dir el ter­cer be­bé. En mi tien­da ten­go la idea de abrir su­cur­sa­les. Aho­ri­ta só­lo ten­go una en la ca­pi­tal, pe­ro ten­go pla­nes de ex­pan­dir­me al nor­te o al oc­ci­den­te del país. En el as­pec­to pro­fe­sio­nal es­toy tra­ba­jan­do fuer­te­men­te en mis re­des so­cia­les co­mo in­fluen­cer; ten­go bas­tan­tes pro­yec­tos de cam­pa­ñas, más que to­do con clien­tes que quie­ren que les re­pre­sen­te co­mo em­ba­ja­do­ra de su mar­ca. Es­toy en la televisión y pre­ten­do con­ti­nuar ahí, es­tar pre­sen­te con mi pú­bli­co, en Ni­ca­ra­gua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.