VIC­TO­RIA SWA­ROVS­KI

Es una co­no­ci­da can­tan­te aus­tria­ca e in­ter­pre­ta el te­ma prin­ci­pal de la pe­lí­cu­la «Las Cró­ni­cas de Nar­nia 3» Lle­vó un vestido de 800.000 eu­ros, 500.000 cris­ta­les y 45 ki­los de pe­so

Hola Nicaragua - - Contenido - Fo­tos: CH­RIS SINGER/JOHAN­NES KERNMAYER/GETTYIMAGES/GTRES

En­tra­mos a la bo­da de la he­re­de­ra del im­pe­rio de cris­ta­les

TO­DA no­via bri­lla en el día de su bo­da, pe­ro en el ca­so de Vic­to­ria Swa­rovs­ki, he­re­de­ra del lu­jo­so im­pe­rio de cris­ta­les Swa­rovs­ki, es­to se ha cum­pli­do de ma­ne­ra li­te­ral. Vic­to­ria, quien, ade­más de ser una fa­mo­sa can­tan­te en su Aus­tria na­tal, es hi­ja de Ale­xan­dra y Paul Swa­rovs­ki, se ca­sa­ba el pa­sa­do 16 de ju­nio con el in­ver­sor in­mo­bi­lia­rio Wer­ner Mürz, die­ci­sie­te años ma­yor que ella, en un ro­mán­ti­co en­la­ce ce­le­bra­do en la ca­te­dral de San Gius­to, de Tries­te, Ita­lia.

Su ape­lli­do ya ha­cía pre­sa­giar que su vestido se­ría úni­co, que lu­ci­ría los bri­llan­tes cris­ta­les de la fir­ma de su fa­mi­lia, y que al des­cu­brir el se­cre­to de su tra­je «des­lum­bra­ría» a to­dos. Y así fue. La jo­ven, de vein­ti­trés años, lu­ció un im­pre­sio­nan­te di­se­ño crea­do por el fi­li­pino Michael Cin­co, va­lo­ra­do en 795.000 eu­ros y ador­na­do con 500.000 cris­ta­les co­si­dos con mi­mo a lo lar­go de un vo­lu­mi­no­so vestido de no­via de 45 kg de pe­so he­cho con tul, en­ca­je y flo­res cor­ta­das al lá­ser, y con de­ta­lles de efec­to ta­tua­je, que ter­mi­na­ba en

La no­via, que es so­bri­na de Fio­na Swa­rovs­ki, lu­ció un vestido con­fec­cio­na­do en tul, con de­ta­lles de en­ca­je, flo­res cor­ta­das con lá­ser, una co­la de seis me­tros y un

ve­lo de ocho me­tros de lar­go

una lar­guí­si­ma co­la de seis me­tros.

La no­via com­ple­tó su es­ti­lis­mo con unos zapatos de Jimmy Choo, que lle­va­ban gra­ba­dos en la sue­la las ini­cia­les de la pa­re­ja; un ra­mo sen­ci­llo y la me­le­na re­co­gi­da en un mo­ño ba­jo ador­na­do por un lar­go ve­lo de ocho me­tros de lar­go, que hi­zo que ca­mi­na­ra ha­cia el al­tar con­ver­ti­da en una au­tén­ti­ca prin­ce­sa Swa­rovs­ki.

La pa­re­ja, que se co­no­ció en el 2010 y que se dio el «sí, quie­ro» an­te 250 in­vi­ta­dos —en­tre ellos, la pre­sen­ta­do­ra Syl­vie Meis—, eli­gió pa­ra la pos­te­rior ce­le­bra­ción el ho­tel Fa­le­sia, en Por­to­pic­co­lo, a unos vein­te ki­ló­me­tros de la ca­te­dral, don­de los asis­ten­tes dis­fru­ta­ron de una ce­na ex­clu­si­va al ai­re li­bre ador­na­da por cien­tos de cris­ta­les Swa­rovs­ki mien­tas ob­ser­va­ban la pues­ta de sol.

Vic­to­ria y Wer­ner, que se com­pro­me­tie­ron el pa­sa­do mes de ma­yo, no so­lo con­ta­ron con una im­pre­sio­nan­te tar­ta nupcial de cin­co pi­sos ador­na­da con flo­res ver­des y blan­cas, sino tam­bién con

un es­pec­tácu­lo de pi­ro­tec­nia que dio pa­so al bai­le, mo­men­to en el que la no­via de­ci­dió cam­biar su vestido por uno más sen­ci­llo, aun­que de­co­ra­do tam­bién, ob­via­men­te, con cris­ta­les. Tras la ce­le­bra­ción, Vic­to­ria mos­tró su ale­gría en las re­des so­cia­les, don­de cuen­ta con más de 160.000 se­gui­do­res: «¡He di­cho SÍ al amor de mi vi­da!», co­men­tó.

Sin du­das, una ce­le­bra­ción úni­ca que se pro­lon­gó du­ran­te tres días. Co­men­zó el jue­ves 15 con una ce­na de ga­la en el Fa­li­sia Re­sort & Spa, don­de la no­via vis­tió un vestido ro­jo del mis­mo di­se­ña­dor, tam­bién con cris­ta­les in­crus­ta­dos. Un even­to en el que a los in­vi­ta­dos se les exi­gió un sin­gu­lar «dress co­de»: vestido ro­jo pa­ra ellas y blan­co pa­ra ellos. El día de la ce­re­mo­nia y el sá­ba­do, los no­vios dis­fru­ta­ron de un «brunch» pa­ra des­pe­dir a sus in­vi­ta­dos an­tes de po­ner rum­bo a su lu­na de miel por la cos­ta fran­ce­sa.

En­tre los in­vi­ta­dos al en­la­ce, Vic­to­ria y Wer­ner Mürz con­ta­ron con la pre­sen­ta­do­ra y mo­de­lo Syl­vie Meis, ex­mu­jer del ex­ma­dri­dis­ta Ra­fael van der Vaart

Vic­to­ria, de vein­ti­trés años, y el in­ver­sor in­mo­bi­lia­rio Wer­ner Mürz, die­ci­sie­te años ma­yor que ella, se ca­sa­ron en la ca­te­dral de San Gius­to, en Tries­te (Ita­lia)

Arri­ba, de­ta­lles de las in­vi­ta­cio­nes de bo­da que Vic­to­ria Swa­rovs­ki y el in­ver­sor in­mo­bi­lia­rio Wer­ner Mürz en­via­ron a sus 250 in­vi­ta­dos. A la iz­quier­da, la no­via con­tem­pla ilu­sio­na­da su vestido de no­via, en una ima­gen en la que tam­bién se ve el di­se­ño ro­jo que lu­ció en la fies­ta pre­via a la bo­da. Aba­jo, la he­re­de­ra del im­pe­rio Swa­rovs­ki en­tran­do en la ca­te­dral de San Gius­to, en Tries­te (Ita­lia), don­de se ca­só con «el amor de su vi­da», tal y co­mo con­fe­sa­ría des­pués en las re­des so­cia­les A la iz­quier­da de es­tas lí­neas, una no­via bri­llan­te en to­do el sen­ti­do de la pa­la­bra, pues el vestido de no­via de Vic­to­ria, hi­ja de Ale­xan­dra y Paul Swa­rovs­ki, te­nía co­si­dos 500.000 cris­ta­les de Swa­rovs­ki. La jo­ven no se de­di­ca al ne­go­cio fa­mi­liar, sino a la mú­si­ca, es ju­ra­do del pro­gra­ma «Got Ta­lent» Ale­ma­nia y ga­na­do­ra del «¡Mi­ra quién bai­la!» de la televisión ale­ma­na el año pa­sa­do

Jun­to a es­tas lí­neas, la en­tra­da de la no­via a la igle­sia, en don­de se pue­de apre­ciar el ma­jes­tuo­so vestido y la gran sor­pre­sa de los in­vi­ta­dos, que mó­vil en mano re­tra­ta­ron el mo­men­to. Arri­ba a la de­re­cha, el ro­mán­ti­co be­so de los re­cién ca­sa­dos. Aba­jo, la pre­sen­ta­do­ra y mo­de­lo Syl­vie Meis y la di­se­ña­do­ra de mo­da aus­tria­ca Ma­ri­na Hoer­man­se­der

A la de­re­cha, la fe­li­ci­dad de Vic­to­ria tras ca­sar­se con Wer­ner, al que co­no­ció en 2010. Arri­ba, la tía de la no­via Fio­na Swa­rovs­ki y su ma­ri­do, el ex­mi­nis­tro de Fi­nan­zas aus­tria­co Karl-Heinz Gras­ser. So­bre es­tas lí­neas, el mo­men­to del lan­za­mien­to del ra­mo. A la iz­quier­da, los no­vios cor­tan­do su tar­ta nupcial de cin­co

pi­sos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.