ANA MAR­CE­LA Y SA­MUEL

EL DÚO DE DI­SE­ÑA­DO­RES HA­BLA EN EX­CLU­SI­VA SO­BRE SUS LO­GROS, SUE­ÑOS Y SU MA­YOR PRO­YEC­TO DE VI­DA: SU HER­MO­SA FA­MI­LIA

Hola Nicaragua - - Contenido - Tex­to: AMANDA RO­DAS Pro­duc­ción: ALE­XAN­DER GAR­CÍA Fo­to­gra­fías: LESTHER QUI­ROZ

Nos des­cu­bren su ple­ni­tud co­mo es­po­sos y nos pre­sen­tan a su fa­mi­lia

«Vi­vi­mos muy pre­sio­na­dos por el tra­ba­jo y las ex­pec­ta­ti­vas que crea­mos. A un rit­mo tan al­to, la vi­da se vuel­ve muy cor­ta, por lo que hay que dar­le un tiem­po a to­do»

EL AMOR y el tra­ba­jo con­for­man un bi­no­mio cu­yo re­sul­ta­do lo pue­de des­cri­bir una so­la pa­la­bra: éxi­to. Un cla­ro ejem­plo de ello es la pa­re­ja de di­se­ña­do­res in­te­gra­da por Sa­muel Res­tre­po y Ana Mar­ce­la Ro­sa­les de Res­tre­po. Una pa­re­ja que ha es­ta­do al fren­te de la in­no­va­ción y la crea­ti­vi­dad del di­se­ño en Ni­ca­ra­gua.

La es­pe­cia­li­za­ción y la ca­li­dad en el de­sa­rro­llo de sus pro­yec­tos, en los que la in­ter­ac­ción del di­se­ño grá­fi­co, in­dus­trial, arquitectura y de co­mu­ni­ca­ción es­tra­té­gi­ca; apor­tan las cua­li­da­des que los han lle­va­do a crear ten­den­cias en nues­tro país. Ama­ro­me no es so­lo una em­pre­sa o agen­cia de pu­bli­ci­dad, es una for­ma de vi­da, de aten­ción al clien­te, de com­pro­mi­so y, so­bre to­do, de in­no­va­ción. Ca­da pro­yec­to tie­ne un de­ta­lle que lo di­fe­ren­cia y lo ha­ce úni­co.

En su ca­sa no se ha­bla del tra­ba­jo, ya que es el mo­men­to de com­par­tir con sus hi­jos y de en­con­trar­se en las ac­ti­vi­da­des que más dis­fru­tan. Es­te jus­to equi­li­brio les ha per­mi­ti­do des­cu­brir múl­ti­ples fa­ce­tas co­mo fa­mi­lia y com­pren­der la im­por­tan­cia del res­pe­to mutuo y a las pe­que­ñas di­fe­ren­cias que ha­cen a la vi­da di­ver­ti­da e in­tere­san­te. En­tre­vis­ta­mos a los lí­de­res de es­ta gran mar­ca, que nos ha­blan so­bre sus dos gran­des pa­sio­nes: la fa­mi­lia y el di­se­ño.

—En ba­se a la gran tra­yec­to­ria que po­seen, ¿qué opi­nión les me­re­ce ac­tual­men­te el di­se­ño en el país?

—Ha cam­bia­do mu­cho en los úl­ti­mos años, po­dría­mos de­cir que se ha es­pe­cia­li­za­do. Uno de los gran­des re­tos fue adap­tar­se a las nue­vas ten­den­cias mun­dia­les, pe­ro apor­tan­do un es­ti­lo pro­pio y re­pre­sen­ta­ti­vo de la crea­ti­vi­dad ni­ca­ra­güen­se. Hoy ve­mos jó­ve­nes lle­nos de ins­pi­ra­ción que han com­pren­di­do la ri­que­za an­ces­tral de los ar­te­sa­nos del país, del ar­te y de to­das las for­mas de ex­pre­sión que brin­da nues­tra cultura.

Que­dan gran­des pa­sos a dar, aún de­be­mos re­for­zar nues­tra iden­ti­dad ar­tís­ti­ca, pa­ra ha­cer­la úni­ca y re­co­no­ci­ble en to­do el mun­do. Cree­mos que el tra­ba­jo y la de­di­ca­ción son fac­to­res que no po­de­mos de­jar a un la­do. El es­tu­dio per­ma­nen­te es y se­rá la me­jor he­rra­mien­ta del di­se­ño en nues­tro país.

—¿Quié­nes fue­ron sus men­to­res?

—In­dis­cu­ti­ble­men­te los men­to­res más re­pre­sen­ta­ti­vos fue­ron nues­tros pa­dres y su ejem­plo. En es­ta eta­pa de nues­tra vi­da, com­pren­de­mos que ser pa­dres no es fá­cil y que apren­de­mos en el ca­mino, de los acier­tos y erro­res.

Nues­tros hi­jos son el mo­tor de ca­da ma­ña­na y la es­pe­ran­za de cons­truir un fu­tu­ro me­jor.

—¿Cuá­les son las he­rra­mien­tas de tra­ba­jo que no se se­pa­ran de us­te­des?

—El buen hu­mor. Bueno, ca­da uno tie­ne sus pe­que­ños gus­tos, pe­ro una li­bre­ría con ar­tícu­los pa­ra di­bu­jo es un lu­gar don­de po­de­mos pa­sar ho­ras.

—¿Tie­nen al­gún lu­gar don­de en­cuen­tran la ins­pi­ra­ción?

—El mar es uno de los lu­ga­res don­de pue­des des­pe­jar la men­te, mien­tras que otras ve­ces la ins­pi­ra­ción lle­ga con só­lo apa­gar el ce­lu­lar y po­ner bue­na mú­si­ca.

Otro de los es­pa­cios en los que en­con­tra­mos esos momentos es

«El mar es uno de los lu­ga­res don­de pue­des des­pe­jar la men­te, mien­tras que otras ve­ces la ins­pi­ra­ción lle­ga con só­lo apa­gar el ce­lu­lar y po­ner

bue­na mú­si­ca»

cuan­do co­ci­na­mos, es el tra­ba­jo crea­ti­vo más com­ple­to y más gra­ti­fi­can­te.

—¿Cuen­tan con al­gún di­se­ño “es­con­di­do” que sue­ñan con crear?

—Siem­pre es­ta­mos com­par­tien­do ideas so­bre có­mo trans­for­mar la ca­sa; aun­que no las lle­ve­mos a ca­bo, ex­plo­rar op­cio­nes es di­ver­ti­do. Uno de nues­tros pro­yec­tos son las ofi­ci­nas fi­na­les de Ama­ro­me, un lu­gar don­de la in­ter­ac­ción en­tre tra­ba­jo, con­vi­vir y en­se­ñar es­tén de la mano.

Sa­muel ha si­do pro­fe­sor por más de 11 años y siem­pre ha que­ri­do te­ner un lu­gar pa­ra desa­rro­llar di­fe­ren­tes pro­ce­sos de edu­ca­ción no for­mal.

—¿Qué es lo que más les emo­cio­na de un di­se­ño?

—El di­se­ño es un pro­ce­so muy di­ná­mi­co, pues in­vo­lu­cra di­fe­ren­tes fac­to­res que se van com­ple­men­tan­do y evo­lu­cio­nan­do. Mu­chas ve­ces, aun­que ten­gas una idea de lo que quie­res, el re­sul­ta­do fi­nal es di­fe­ren­te. Pe­ro no es un pro­ce­so in­di­vi­dual sino que re­quie­re una par­ti­ci­pa­ción y una re­tro­ali­men­ta­ción cons­tan­te.

Por eso, nues­tro equi­po de tra­ba­jo en Ama­ro­me abar­ca tan­tas áreas y es­tá con­for­ma­do por los me­jo­res pro­fe­sio­na­les, con los cua­les po­de­mos dis­fru­tar del di­se­ño, aun­que sea un tra­ba­jo ar­duo y en mu­chas oca­sio­nes ago­ta­dor, por los tiem­pos de en­tre­ga en el mun­do de la pu­bli­ci­dad.

—¿Es di­fe­ren­te el di­se­ño mas­cu­lino al fe­me­nino?

—Di­ga­mos que es com­ple­men­ta­rio y en es­to se ha ba­sa­do nues­tro tra­ba­jo, en un ba­lan­ce de am­bas per­cep­cio­nes. Cree­mos que na­da es ab­so­lu­to y que ca­da vi­sión es co­rrec­ta, pe­ro el ca­mino pa­ra lo­grar­lo es di­fe­ren­te.

El di­se­ño es muy per­so­nal y la ex­pe­rien­cia de vi­da in­flu­ye en el re­sul­ta­do. Par­tir sin es­te­reo­ti­pos y de­jar que flu­ya la crea­ti­vi­dad per­mi­te que, al fi­nal, el re­sul­ta­do en mu­chos ca­sos sea ines­pe­ra­do.

—¿Con cuá­les de sus tra­ba­jos se sien­ten más sa­tis­fe­chos?

—To­dos son un re­fle­jo del mo­men­to y de las cir­cuns­tan­cias es­pe­cia­les en las fue­ron crea­dos. Los que más nos gus­tan son los even­tos que he­mos rea­li­za­do, en los que idea­mos am­bien­tes que man­te­ne­mos en se­cre­to pa­ra el clien­te. Así, su ex­pe­rien­cia al ver­los con­clui­dos y vi­vir­los es más in­ten­sa.

—¿Có­mo han plas­ma­do sus gus­tos per­so­na­les en el di­se­ño de su ca­sa?

—Nues­tra ca­sa ha cam­bia­do du­ran­te los úl­ti­mos años, po­dría­mos de­cir que ha evo­lu­cio­na­do con la con­vi­ven­cia y las nue­vas ne­ce­si­da­des co­mo fa­mi­lia. Nos gus­tan los aca­ba­dos in­dus­tria­les, pe­ro tie­ne an­ti­guos ele­men­tos de ma­de­ra. Una fu­sión en­tre dos con­cep­tos de

di­se­ño que re­fle­ja un po­co ca­da una de nues­tras per­so­na­li­da­des y co­mo es­tas se com­ple­men­tan. Áreas al ai­re li­bre don­de los ni­ños pue­dan ju­gar, ven­ta­nas gran­des con cuar­tos lu­mi­no­sos y, al­go muy ca­rac­te­rís­ti­co de la ca­sa, los te­chos ti­po te­rra­za des­de los cua­les se pue­de ver Ma­na­gua y el vol­cán Ma­sa­ya.

—¿Cuá­les son las ten­den­cias que se es­tán vien­do es­te año?

—Hay for­mas or­gá­ni­cas y sua­ves, con una ten­den­cia a los con­cep­tos em­plea­dos en los años 90. Es cu­rio­so co­mo en el di­se­ño los ci­clos se re­pi­ten.

La fu­sión en­tre lo clá­si­co “co­lo­nial” y los ele­men­tos mo­der­nos tam­bién es muy em­plea­da, po­si­ble­men­te en la bús­que­da de un es­ti­lo na­cio­nal.

—Há­blen­nos de su lu­gar fa­vo­ri­to… ¿Dón­de se des­co­nec­tan?

—La co­ci­na siem­pre ha si­do el pun­to de reunión de la ca­sa. Es­pe­ra­mos que a los ni­ños se les des­pier­te el gus­to por crear sus pro­pios y co­lo­ri­dos pla­tos, pe­ro se­gui­mos lu­chan­do con­tra las ver­du­ras.

—¿A qué no se re­sis­ten?

—Vino, que­so, pe­lí­cu­la y li­bro. Aun­que si va en ese or­den no se lee na­da. De­pen­de tam­bién del mo­men­to. Los es­pa­cios fa­mi­lia­res son im­por­tan­tes, la ex­pe­rien­cia de ver cre­cer a nues­tros hi­jos, con los pe­que­ños cam­bios de ca­da día, es una ma­ra­vi­lla .

Com­par­tir una ce­na con ami­gos en un lu­gar tran­qui­lo, si co­ci­na­mos en­tre to­dos, me­jor; y com­par­tir con hu­mor, cuan­do se pue­de, las co­sas de la vi­da. Vi­vi­mos muy pre­sio­na­dos por el tra­ba­jo y las ex­pec­ta­ti­vas que crea­mos. A un rit­mo tan al­to, la vi­da se vuel­ve muy cor­ta, por lo que hay que dar­le un tiem­po a to­do.

—¿Cuál es su mo­men­to más fa­mi­liar?

—Los domingos son de la fa­mi­lia, de­ja­mos li­bre el día pa­ra que ca­da uno en­cuen­tre su mo­men­to y pro­pon­ga un plan.

—¿Y con su es­po­sa?

—Por aho­ra son momentos com­par­ti­dos con los ni­ños pe­ro, con la com­pli­ci­dad de mi sue­gra, lo­gra­mos es­ca­par­nos unas ho­ras, pa­ra to­mar un vino. La di­ná­mi­ca de nues­tro tra­ba­jo nos ha­ce es­tar en con­ti­nua co­mu­ni­ca­ción y el pro­ce­so de crea­ción es uno de los momentos más im­por­tan­tes, to­do es nue­vo y el lien­zo es­tá en blan­co.

—¿Có­mo es la di­ná­mi­ca la­bo­ral en­tre us­ted y Ana Mar­ce­la?

—Ca­da uno tie­ne una fun­ción den­tro de la em­pre­sa, pe­ro to­do es­tá ba­sa­do en el mutuo res­pe­to de nues­tras opi­nio­nes y en la par­ti­ci­pa­ción del equi­po de Ama­ro­me, una ofi­ci­na de puer­tas abier­tas, don­de las idea flu­yen. Cuan­do se pre­sen­ta un pro­ble­ma lo tra­ba­ja­mos en equi­po, pa­ra que la so­lu­ción sea la más efec­ti­va. Ser fran­cos y cons­truc­ti­vos

con nues­tros pen­sa­mien­tos y apor­tes al tra­ba­jo es lo más im­por­tan­te, es un equi­po, no una com­pe­ten­cia.

—Con tan­to aje­treo, ¿cuál es la cla­ve pa­ra lo­grar un ba­lan­ce?

—Com­pren­sión, res­pe­to y de­di­ca­ción.

Com­pren­der que siem­pre ten­dre­mos nues­tros pun­tos de vis­ta y cri­te­rios, pe­ro que en es­to ra­di­ca lo in­tere­san­te y en­ri­que­ce­dor de nues­tros apor­tes a la so­lu­ción de un pro­ble­ma o a la con­cep­tua­li­za­ción de una idea.

Res­pe­to, co­mo en el víncu­lo de pa­re­ja y de fa­mi­lia, don­de ca­da uno tie­ne sus días bue­nos y ma­los, sin que es­to sig­ni­fi­que que se ha­ya per­di­do la ar­mo­nía, sino que, al con­tra­rio, se re­fuer­za y cre­ce. De­di­ca­ción pa­ra ha­cer bien las co­sas y bus­car el equi­li­brio en­tre el tra­ba­jo, la fa­mi­lia y la vi­da de pa­re­ja. Ca­da uno re­quie­re su mo­men­to y aten­ción a los de­ta­lles pa­ra ha­cer­lo úni­co y es­pe­cial.

—¿Hay pro­yec­tos nue­vos que deseen com­par­tir con ¡HO­LA!?

—Ama­ro­me evo­lu­cio­na cons­tan­te­men­te. Nues­tra he­te­ro­ge­nei­dad en las áreas del di­se­ño, la co­mu­ni­ca­ción en las re­des so­cia­les y de eje­cu­ción; nos lleva al si­guien­te pa­so en la di­ver­si­fi­ca­ción de los ser­vi­cios de ase­so­ría en co­mu­ni­ca­ción. Es­ta­mos afian­zan­do nues­tro lu­gar co­mo alia­dos es­tra­té­gi­cos de nues­tros clien­tes, ofre­cien­do una vi­sión am­plia en el ma­ne­jo de su mar­ca y su es­tra­te­gia cor­po­ra­ti­va. Tam­bién te­ne­mos en de­sa­rro­llo un área de ase­so­rías a em­pren­de­do­res, pa­ra con­tri­buir al cre­ci­mien­to del país.

—¿Qué fal­ta ha­cer en el país. ¿En qué ac­cio­nes qui­sie­ran es­tar in­vo­lu­cra­dos?

—Que­re­mos de­cir que po­de­mos crear co­sas di­fe­ren­tes, en las que ha­ya un or­gu­llo por el tra­ba­jo bien rea­li­za­do y que és­te sea re­co­no­ci­do en la re­gión.

Es una trans­for­ma­ción que lleva tiem­po y re­quie­re tra­ba­jo, pe­ro so­bre to­do que los jó­ve­nes se pre­pa­ren, que es­tu­dien pa­ra po­der apor­tar a ese cam­bio. La ex­pe­rien­cia es el bien más pre­cia­do y el que más cues­ta, só­lo con el tiem­po nos da­mos cuen­ta de su va­lor.

Ins­pi­rar so­bre es­ta ne­ce­si­dad, con los he­chos y los pro­yec­tos rea­li­za­dos, es uno de los re­tos en los cua­les nos em­pe­ña­mos co­mo fa­mi­lia y co­mo Ama­ro­me.

«Siem­pre es­ta­mos com­par­tien­do ideas so­bre có­mo trans­for­mar la ca­sa; aun­que no las lle­ve­mos a ca­bo, ex­plo­rar op­cio­nes es di­ver­ti­do»

La es­pe­cia­li­za­ción y la ca­li­dad en el de­sa­rro­llo de sus pro­yec­tos,en los que la in­ter­ac­ción de­los di­se­ños grá­fi­co, in­dus­trial, de arquitectura y de co­mu­ni­ca­ción es­tra­té­gi­ca;apor­tan las cua­li­da­des que las han lle­va­do a crear ten­den­cias en nues­tro país. Ama­ro­me no es so­lo una em­pre­sa o agen­cia de pu­bli­ci­dad, es

una for­ma de vi­da, de aten­ción al clien­te, de com­pro­mi­so y, so­bre to­do, de in­no­va­ción

En una sin­ce­ra en­tre­vis­ta, los lí­de­res de Ama­ro­ne, nos ha­blan so­bre sus dos gran­des pa­sio­nes: la fa­mi­lia y el di­se­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.