HER­MA­NAS SA­LI­NAS

Las ar­qui­tec­tas abren su co­ra­zón en una emo­ti­va en­tre­vis­ta y nos re­ve­lan el se­cre­to de­trás de su ame­na re­la­ción

Hola Nicaragua - - Contenido - Tex­to: AMANDA RO­DAS Pro­duc­ción: ALE­XAN­DER GAR­CÍA Fo­to­gra­fía: YORCH SANS Pei­na­do y ma­qui­lla­je: FE­RRER HAIR STU­DIO | JIMMY RI­VAS MON­TIEL

Más que her­ma­nas, ami­gas y con­fi­den­tes

«Nos en­can­ta nues­tro tra­ba­jo, nos lle­na y en mu­chas oca­sio­nes se vuel­ve par­te de nues­tras reunio­nes fa­mi­lia­res. De­fi­ni­ti­va­men­te, tra­ba­jar jun­tas nos une co­mo her­ma­nas por­que pa­sa­mos mu­cho tiem­po de ca­li­dad»

SON UN BI­NO­MIO de mu­je­res ni­ca­ra­güen­ses que edi­fi­can los pro­yec­tos más “so­ña­dos” del país. Muy com­pa­ti­bles, no só­lo por ser her­ma­nas sino por ser ar­qui­tec­tas, tra­ba­ja­do­ras y muy com­pro­me­ti­das en desa­rro­llos im­por­tan­tes pa­ra Ni­ca­ra­gua; sin de­jar de la­do la só­li­da amis­tad que han cons­trui­do pa­ra en­ten­der­se en to­dos los ám­bi­tos de sus vi­das.

Isol­da de 30 años e Hilaria de 33, son dos ta­len­to­sas ar­qui­tec­tas con una vas­ta pre­pa­ra­ción en el ex­tran­je­ro. La pri­me­ra es­tu­dió una maes­tría en arquitectura en la Uni­ver­si­dad de Tu­la­ne, New Or­leans y se es­pe­cia­li­zó en Arquitectura Bio­cli­má­ti­ca y Me­dio Am­bien­te en la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca en Madrid en 2014. Hilaria cur­só una maes­tría en arquitectura en la Uni­ver­si­dad de Tu­la­ne, don­de ob­tu­vo la dis­tin­ción “Outs­tan­ding The­sis School” y un Exe­cu­ti­ve MBA de IN­CAE Bu­si­ness School. Isol­da, que es aman­te de las ar­tes vi­sua­les y de la na­tu­ra­le­za, ha to­ma­do cur­sos de pin­tu­ra con gra­fi­to, óleo y acua­re­la; a Hilaria le gus­tan mu­cho el ur­ba­nis­mo y los te­mas re­la­cio­na­dos al em­pren­di­mien­to. Vie­nen de una fa­mi­lia de bri­llan­tes ar­qui­tec­tos, por lo cual la pro­fe­sión co­rre por sus ve­nas. Hilaria es­tá ca­sa­da con An­drés Cua­dra, tie­ne una hi­ja cu­yo nom­bre es Isol­da por su her­ma­na, que no es so­lo su so­cia sino tam­bién su me­jor ami­ga. Am­bas son mu­je­res ex­tro­ver­ti­das y tra­tan de ser prác­ti­cas en ca­da mo­men­to, ha­cen un gran equi­po de tra­ba­jo. Se com­ple­men­tan por te­ner vir­tu­des dis­tin­tas que las ha­cen cre­cer tan­to en el tra­ba­jo co­mo en su vi­da per­so­nal.

—Sien­do her­ma­nas lo­gra­ron cons­truir una mar­ca pro­pia, ¿Có­mo na­ció to­do?

—Hilaria: En reali­dad so­mos la se­gun­da ge­ne­ra­ción en la em­pre­sa. Mi pa­pá, Mario Sa­li­nas, es el fun­da­dor de la fir­ma Sa­li­nas & Gaetani Ar­qui­tec­tos (SA­GA), fun­da­da en 1991. Yo me in­cor­po­ré en el 2007, en 2009 lo hi­zo Isol­da y, fi­nal­men­te, en 2013 se nos unió mi her­mano Die­go. Nues­tra par­ti­ci­pa­ción en el ne­go­cio orien­ta los di­se­ños ha­cia la sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal y la ca­li­dad es­té­ti­ca; por lo que cuen­tan con ele­men­tos de arquitectura bio­cli­má­ti­ca y son cer­ti­fi­ca­bles LEED.

Es­te año la com­pa­ñía ob­tu­vo la cer­ti­fi­ca­ción B, que es­tá re­ser­va­da pa­ra “Las me­jo­res em­pre­sas en el mun­do y pa­ra el mun­do”. Es de­cir que en SA­GA los in­di­ca­do­res de ren­ta­bi­li­dad son tan im­por­tan­tes co­mo los de sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal y de res­pon­sa­bi­li­dad con nues­tros co­la­bo­ra­do­res y las co­mu­ni­da­des. Cree­mos que las em­pre­sas hoy en día de­ben ser ren­ta­bles, pe­ro tam­bién es ne­ce­sa­rio que con­tri­bu­yan a me­jo­rar el mun­do.

—Con­si­de­ro que los ar­qui­tec­tos crean sue­ños y me pa­re­ce que cons­tru­yen se­gún lo que sue­ñan las per­so­nas, ¿Se ven así?

—Isol­da: Sí. Cuan­do un clien­te nos bus­ca te­ne­mos que po­ner­nos en sus za­pa­tos pa­ra ha­cer nues­tra su ilu­sión, apor­tan­do las ideas de nues­tros sue­ños. En la ofi­ci­na nos apa­sio­na­mos con ca­da pro­yec­to, lo pen­sa­mos y lo con­ce­bi­mos co­mo pro­pio. So­ña­mos con la esen­cia que que­re­mos trans­mi­tir, con la ex­pe­rien­cia que que­re­mos pro­yec­tar y con las sen­sa­cio­nes que que­re­mos sean per­ci­bi­das en ca­da nue­va obra.

Hilaria: «Es­toy muy in­vo­lu­cra­da en las or­ga­ni­za­cio­nes re­la­cio­na­das al di­se­ño y de­sa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio, tam­bién al de­sa­rro­llo de la mu­jer»

Hilaria: «Quie­ro se­guir cul­ti­van­do la re­la­ción con mis her­ma­nos, que son mis me­jo­res ami­gos, los prin­ci­pa­les alia­dos y mi for­ta­le­za pro­fe­sio­nal. Que mi nú­cleo fa­mi­liar con­ti­núe cre­cien­do. Ha­cer pro­yec­tos ca­da vez más sos­te­ni­bles»

—¿Cuál es su ciudad ideal cuan­do ha­bla­mos de arquitectura?

—Isol­da: Madrid, por­que ofre­ce ca­li­dad de vi­da. No por sus edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos sino por sus múl­ti­ples par­ques que son muy ex­ten­sos, sus ave­ni­das pea­to­na­les, sus ca­lles con co­mer­cio lo­cal, sus pla­zas lle­nas de vi­da, de ri­sas, de historias, sus in­nu­me­ra­bles mu­seos y su cultura. La arquitectura va más allá de los edi­fi­cios, de­be crear es­pa­cios que pro­mue­van in­ter­ac­ción so­cial, la ami­ga­bi­li­dad y con­tri­bu­yan a lo­grar una vi­da más pla­cen­te­ra.

—¿Hay di­fe­ren­cia en­tre di­se­ñar pa­ra un usua­rio ex­terno que pa­ra us­te­des mis­mas?

—Hilaria: No, so­mos igual de exi­gen­tes en am­bos ca­sos. (Son­ríe)

—¿Han di­se­ña­do pa­ra us­te­des?

—Isol­da: Si, mu­chas co­sas. Ha­ce po­co di­se­ña­mos un Eco-re­sort en una fin­ca que tie­ne mi pa­pá en la pla­ya del Pa­cí­fi­co. Es un pro­yec­to que nos en­can­tó tan­to que lo ins­cri­bi­mos a los pre­mios Hol­cim de sos­te­ni­bi­li­dad. En es­te pro­yec­to pu­si­mos en prác­ti­ca cri­te­rios y es­tra­te­gias de pro­duc­ción de ener­gía re­no­va­ble y re­uti­li­za­ción de aguas gri­ses. Ade­más Hilaria vi­ve en Tra­mon­to Con­do­mi­nios, un pro­yec­to que di­se­ña­mos y desa­rro­lla­mos, con ca­sas que tie­nen una ven­ti­la­ción cruzada en los prin­ci­pa­les es­pa­cios. Tam­bién ofre­ce­mos com­bos eco­ló­gi­cos de ener­gía y agua. En la ca­sa de Hilaria hay pa­ne­les so­la­res, ca­len­ta­dor de agua so­lar, lu­ces Led y ai­res in­ver­ter. Con eso ha lo­gra­do re­du­cir su fac­tu­ra de ener­gía en un 50%. El pro­yec­to fue se­lec­cio­na­do co­mo fi­na­lis­ta en los Pre­mios Obra Ce­mex es­te año. ¡Ve­re­mos có­mo nos va!

—¿Se con­si­de­ran exi­gen­tes?

Hilaria: Su­ma­men­te. Te­ne­mos un al­to gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad y cum­pli­mien­to.

—¿Có­mo con­si­guen ba­lan­cear la re­la­ción en­tre her­ma­nas y co­le­gas?

—Hilaria: Nos en­can­ta nues­tro tra­ba­jo, nos lle­na y en mu­chas oca­sio­nes se vuel­ve par­te de nues­tras reunio­nes fa­mi­lia­res. De­fi­ni­ti­va­men­te, tra­ba­jar jun­tas nos une co­mo her­ma­nas por­que pa­sa­mos mu­cho tiem­po de ca­li­dad. Los via­jes de tra­ba­jo se vuel­ven bue­nas opor­tu­ni­da­des pa­ra com­par­tir tiem­po de her­ma­nas y nues­tras va­ca­cio­nes son bue­nas ex­cu­sas pa­ra vi­si­tar lu­ga­res con la arquitectura que nos in­tere­sa.

—Ade­más de su pro­fe­sión, ¿qué otras ac­ti­vi­da­des rea­li­zan?

—Hilaria: Es­toy muy in­vo­lu­cra­da en las or­ga­ni­za­cio­nes re­la­cio­na­das al di­se­ño y de­sa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio, tam­bién al de­sa­rro­llo de la mu­jer. Ac­tual­men­te soy presidente de la Red de Em­pre­sa­rias de Ni­ca­ra­gua, que con­cen­tra a más de 370 My­pi­mes di­ri­gi­das por mu­je­res. Es­ta or­ga­ni­za­ción bus­ca me­jo­rar las con­di­cio­nes pa­ra es­te ti­po de em­pre­sas e im­pul­sar su cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Soy presidente de Ni­ca­ra­gua Green Buil­ding Coun­cil, co­mo re­pre­sen­tan­te

de CADUR, don­de ocu­pó un pues­to en la jun­ta di­rec­ti­va. El NGBC es el ca­pí­tu­lo lo­cal del World Green Buil­ding Coun­cil que, pre­sen­te en más de 70 paí­ses, se en­car­ga de pro­mo­ver la cons­truc­ción sos­te­ni­ble y las cer­ti­fi­ca­cio­nes LEED.

—Isol­da: Bai­le, vi­da de ami­gos, ir a con­cier­tos, even­tos de ar­te y una con­ti­nua pre­pa­ra­ción en las ma­te­rias del di­se­ño sos­te­ni­ble. A fi­na­les de mes es­ta­ré to­man­do el exa­men pa­ra ob­te­ner el tí­tu­lo LEED AP.

—¿Cuál es el tiem­po de la fa­mi­lia?

Isol­da: Los al­muer­zos to­dos los días en ca­sa de mis pa­pas. Es ca­si un “MUST”. Nos reuni­mos ca­si siem­pre mi her­mano Die­go, mi ma­má, pa­pá, mi her­ma­na y mi be­lla so­bri­na.

—¿Có­mo vi­sua­li­zan su fu­tu­ro?

Isol­da: Pre­pa­rán­do­me pro­fe­sio­nal­men­te. Me in­tere­sa te­ner mi acre­di­ta­ción co­mo “LEED AP BD &Cons­truc­tion”. LEED es un pro­gra­ma de li­de­raz­go en ener­gía y di­se­ño me­dioam­bien­tal pro­mo­vi­do por el Con­se­jo Ver­de de Cons­truc­ción de los Es­ta­dos Uni­dos. La im­ple­men­ta­ción de los cri­te­rios de di­se­ño de LEED ge­ne­ra gran­des aho­rro de agua y luz a los clien­tes y rea­li­za gran­des apor­tes al me­dioam­bien­te, por mi­ti­gar los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co. Ya ten­go la acre­di­ta­ción LEED Green As­so­cia­te, pe­ro de­seo se­guir es­ca­lan­do en la es­pe­cia­li­za­ción. Tam­bién me in­tere­sa em­pe­zar, en unos años, a dar cla­ses en uni­ver­si­da­des lo­ca­les so­bre te­mas de di­se­ños sos­te­ni­bles. En el ám­bi­to per­so­nal, mi no­vio y yo que­re­mos adop­tar un ni­ño en los pró­xi­mos tres años, ya ve­re­mos más ade­lan­te si ten­dré mis pro­pios hi­jos.

—Hilaria: Se­guir cul­ti­van­do la re­la­ción con mis her­ma­nos, que son mis me­jo­res ami­gos, los prin­ci­pa­les alia­dos y mi for­ta­le­za pro­fe­sio­nal. Que mi nú­cleo fa­mi­liar con­ti­núe cre­cien­do. Ha­cer pro­yec­tos ca­da vez más sos­te­ni­bles.

Isol­da: «Los al­muer­zos to­dos los días en ca­sa de mis pa­pas. Es ca­si un “must”. Nos reuni­mos ca­si siem­pre mi her­mano Die­go, mi ma­má, pa­pá, mi her­ma­na y mi be­lla so­bri­na»

Ca­da una desem­pe­ña una fun­ción di­fe­ren­te en be­ne­fi­cio de su em­pre­sa. Hilaria es una per­so­na ló­gi­ca y ra­cio­nal, su apor­te es esen­cial pa­ra el de­sa­rro­llo de pro­pues­tas ar­qui­tec­tó­ni­cas. Isol­da se en­fo­ca en el pen­sa­mien­to con­cep­tual y en lo­grar la be­lle­za es­té­ti­ca; mien­tras que su her­mano Die­go de­di­ca su ta­rea a los cos­tos y la ren­ta­bi­li­dad del pro­yec­to. El apor­te de ca­da uno es in­dis­pen­sa­ble pa­ra lo­grar un buen pro­duc­to fi­nal y los clien­tes apre­cian el tra­ba­jo rea­li­za­do por

to­do el equi­po.

Son un bi­no­mio de mu­je­res ni­ca­ra­güen­ses que edi­fi­can los pro­yec­tos más “so­ña­dos” del país. Muy com­pa­ti­bles, no só­lo por ser her­ma­nas sino por ser ar­qui­tec­tas, tra­ba­ja­do­ras y muy com­pro­me­ti­das en desa­rro­llos im­por­tan­tes pa­ra Ni­ca­ra­gua; sin de­jar de la­do la só­li­da amis­tad que han cons­trui­do pa­ra en­ten­der­se en to­dos los ám­bi­tos de sus vi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.