30 MIN CON

Di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res, ar­qui­tec­ta, aman­te de la or­ga­ni­za­ción, es­po­sa y ma­dre

Hola Nicaragua - - Contenido - Tex­to: BYAN­KA NAR­VÁEZ Pro­duc­ción: ALE­XAN­DER GAR­CÍA Fo­to­gra­fía: DANNY GON­ZA­LEZ Lo­ca­ción: HIL­TON PRIN­CESS

Ali­cia Ro­ble­to

CO­MO UNA mu­jer apa­sio­na­da al di­se­ño, or­ga­ni­za­da y ca­paz de em­pren­der va­rias ta­reas a la vez, así se des­cri­be así mis­ma Ali­cia Ro­ble­to. Es­ta ar­qui­tec­ta del di­se­ño nun­ca de­ja de tra­ba­jar, aún mien­tras es­tá to­man­do un ca­fé en un lu­gar, su men­te co­mien­za a vo­lar en co­mo ella trans­for­ma­ría ese es­pa­cio en una ver­da­de­ra obra de ar­te. Lu­cha­do­ra y con ple­na con­fian­za en los pla­nes de Dios, Ali­cia aho­ra es­tá ca­sa­da con el amor de su vi­da, tie­ne dos be­llos hi­jos y em­pren­de un pro­yec­to que pa­ra ella pue­de ser con­si­de­ra­do su be­bé más pe­que­ño. Es­ta es su his­to­ria.

—¿Có­mo eras de pe­que­ña?

—Yo siem­pre vi­ví acá en Ni­ca­ra­gua. Siem­pre fui muy vi­sual en to­das las co­sas y me lla­ma­ba la aten­ción to­dos los co­lo­res. Tam­bién des­de pe­que­ña bai­lé y eso in­flu­yó mu­cho en mí, por­que íba­mos al tea­tro, veía lu­ces, veía mun­do, la crea­ti­vi­dad y siem­pre es­tu­ve in­vo­lu­cra­da en cla­ses de ar­te y eso in­flu­yó bas­tan­te.

—¿Una de tus pa­sio­nes ha si­do el bai­le?

—Des­de los tres años y me­dio has­ta los 19 que me fui a la uni­ver­si­dad es­tu­ve en cla­ses de bai­le. Pri­me­ro es­tu­ve en ba­llet por cua­tro años y lue­go prac­ti­qué jazz con­tem­po­rá­neo. Fue al­go muy pa­sio­nal por­que in­clu­so yo di­je que que­ría se­guir ha­cien­do es­to co­mo pa­sión mía, por­que pa­ra mí siem­pre fue al­go artístico. Fui­mos un gru­po muy bo­ni­to en la com­pa­ñía.

—La uni­ver­si­dad pa­ra vos fue un sue­ño, ¿por qué?

—La uni­ver­si­dad pa­ra mí no era uni­ver­si­dad, era mi sue­ño ha­cer di­se­ño. Cuan­do te­nía 15 años le di­je a mi pa­pá que que­ría ha­cer un cur­so en Nue­va York en Par­sons por un mes. Ahí de­fi­ni­ti­va­men­te di­je es­to es lo que quie­ro ha­cer. Al­go con es­pa­cio, al­go con di­se­ños, al­go con crea­ción, de ele­men­tos, en­ton­ces me de­ci­dí a es­tu­diar arquitectura de in­te­rio­res.

—¿Y lo lo­gras­te?

—Es­tu­dié en Rin­gling College of Art and De­sign, en Flo­ri­da. Es­tu­ve un año en esa uni­ver­si­dad y me fui a Es­pa­ña por nue­ve años, me fui so­la sin ami­gos… Siem­pre he si­do muy aven­ta­da a lo que me apa­sio­na y no lo pien­so mu­cho.

—¿En qué mo­men­to de­ci­des re­gre­sar a Ni­ca­ra­gua?

—Mi no­vio es nor­te­ame­ri­cano y a pe­sar de que es­tu­ve le­jos cua­tro años, en un mo­men­to de­ci­de ir­se a Es­pa­ña. Tras tres años de es­tar jun­tos y via­jar por to­da Eu­ro­pa, de­ci­di­mos re­gre­sar al país.

—¿Por qué Ni­ca­ra­gua y no otro país?

—Pen­sa­mos en Es­ta­dos Uni­dos, por­que él es de Or­lan­do. Él es uno de diez hi­jos, su fa­mi­lia fue­mi­sio­ne­ra y an­du­vo de país en país, así que no es un pro­ble­ma ir­se de un lu­gar a otro. Los dos te­ne­mos nues­tro pro­pio ne­go­cio, nun­ca ha si­do una im­po­si­ción que­dar­nos por un tra­ba­jo, siem­pre ha si­do va­mos a lo­grar­lo.

—¿Qué pa­só en tu re­gre­so?

—Re­gre­sa­mos a Ni­ca­ra­gua, nos ca­sa­mos, un año des­pués si­go tra­ba­jan­do en un pro­yec­to gran­de que es Gua­ca­li­to, que es­tá de ce­ro. Ahí era un po­co de arquitectura e in­te­rio­res y tra­ba­jé mu­cho, con cons­truc­to­res ame­ri­ca­nos, me­xi­ca­nos, la­ti­noa­me­ri­ca­nos, Ca­na­dien­ses, ha­bía mu­cha fu­sión, Ese pro­yec­to yo lo vi des­de que ha­bía pol­vo y aho­ra es un re­sort, fue co­mo mi pro­yec­to en Ni­ca­ra­gua muy per­so­nal, es­tu­ve in­vo­lu­cra­da en el di­se­ño… En un mo­men­to de­ci­di­mos unir fuer­za y ba­jo un es­tu­dio da­mos dos ser­vi­cios, des­de ha­ce cin­co años es­toy ope­ran­do con el es­tu­dio Hor­net­head.

—Lue­go vie­ne la lle­ga­da de tu hi­jo…

—El na­ci­mien­to de mi hi­jo fue muy dra­má­ti­co por­que él na­ció con un pro­ble­ma en el co­ra­zón ha­ce cua­tro años. Ape­nas arran­ca­mos el es­tu­dio y na­ce mi hi­jo con cua­tro mal­for­ma­cio­nes en el co­ra­zón. En­ton­ces eso fue un cam­bio, Dios nos di­jo se van a te­ner que ir a Es­ta­dos Uni­dos y aca­ba­mos de amue­blar ca­sa, de po­ner el es­tu­dio, pe­ro no­so­tros so­mos mu­cho de por al­go es­tá pa­san­do, tu­vi­mos que aga­rrar nues­tras co­sas e ir­nos.

—¿Có­mo fue su tra­ta­mien­to?

—Él na­ce en Ni­ca­ra­gua y le tu­vi­mos que ha­cer dos ope­ra­cio­nes en el se­gun­do día de na­ci­do a co­ra­zón abier­to. Fue muy du­ro en el mo­men­to. Soy una per­so­na po­si­ti­va, fue una ex­pe­rien­cia lin­da pa­ra mí por­que fue un re­to de fe, yo soy muy bue­na a lo que Dios quie­ra, pe­ro fue­ron momentos sú­per du­ros, por­que fue­ron de­ci­sio­nes rá­pi­das. A los tres me­ses nos tu­vi­mos que ir, es­tu­vo con tan­que de oxí­geno, con mu­chas co­sas de­li­ca­das. Tras su re­cu­pe­ra­ción, re­gre­san de nue­vo a Ni­ca­ra­gua, ¿qué los mo­ti­vo a re­gre­sar? A los dos años de es­tar en Es­ta­dos Uni­dos sal­go em­ba­ra­za­da y en ese mo­men­to nos plan­tea­mos com­pra­mos ca­sa o nos re­gre­sa­mos a Ni­ca­ra­gua. Te­nien­do es­te tra­ba­jo tan in­ten­so, yo creo ca­da ele­men­to que di­se­ño, no es so­lo po­ner una pa­red, ha­cer al­go que ya exis­te, es un pro­ce­so muy in­ten­so.

Vie­ne mi ni­ña, en­ton­ces a los 8 me­ses, de­ci­di­mos re­gre­sa­mos a Ni­ca­ra­gua. Ya sa­bía­mos que que­ría­mos en­fo­car­nos en la em­pre­sa, el es­tu­dio y ha­ce un año re­gre­sa­mos, pe­ro sien­to que han si­do co­mo cin­co, han si­do mu­chos pro­yec­tos.

—¿Có­mo lo­gras ren­dir en to­dos tus fa­ce­tas?

—A mí me en­can­ta la or­ga­ni­za­ción, es la cla­ve del éxi­to, na­da es im­po­si­ble si te or­ga­ni­zas, aun si te­nés ni­ños y te­nien­do 8 pro­yec­tos en cur­so y ade­más te­nien­do otro pro­yec­to en cur­so per­so­nal, creo que to­do mun­do fun­cio­na di­fe­ren­te or­ga­ni­zán­do­se.

—¿Qué men­sa­je das a los lec­to­res de ¡HO­LA! pa­ra se­guir sus sue­ños?

—Yo creo que el no pue­do es al­go de per­so­na­li­dad, hay gen­te que sim­ple­men­te no lo quie­re ha­cer. Si se pue­de ha­cer si te or­ga­ni­zas, si se pue­de… Hay que que­brar las re­glas y hay que vi­vir tus sue­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.