MA­RI­SOL CASTILLO

Hola Nicaragua - - 30 minutos con - Texto: BYANKA NARVÁEZ Pro­duc­ción: ALE­XAN­DER GAR­CÍA Lo­ca­ción: SHOW­ROOM NI­CA­RA­GUA Fo­to­gra­fía: JOSSELINE PARRALES

DETALLISTA Y PER­FEC­CIO­NIS­TA son par­te de los ad­je­ti­vos que acom­pa­ñan a Ma­ri­sol Castillo, quien es di­se­ña­do­ra de mo­das en Ni­ca­ra­gua y re­cien­te­men­te re­gre­só de Es­pa­ña tras es­tu­diar su maes­tría. Tras dos años de au­sen­cia en el país que la vio na­cer, Castillo re­gre­só con el re­to de ver re­na­cer sus pie­zas de ro­pa, mis­mas a las que ella des­cri­be con un es­ti­lo ju­ve­nil y fe­me­nino a la vez. Aho­ra, tras la crea­ción de un es­pa­cio que ella ideó en don­de pro­mue­ve ta­len­to y di­se­ño, con­ti­núa en su ar­duo pro­ce­so creativo y es­te año es­pe­ra tras­cen­der fron­te­ras con sus crea­cio­nes.

—¿Có­mo lle­gas­te al ma­ra­vi­llo­so mun­do de la mo­da y el di­se­ño?

—Des­de pe­que­ña nun­ca me ima­gi­né que iba a ser una di­se­ña­do­ra de mo­das. De he­cho, tras ter­mi­nar mi se­cun­da­ria, co­men­cé a es­tu­diar de­re­cho, pe­ro des­pués de dos años de­ci­dí cam­biar de ca­rre­ra y a pe­sar de que mis pa­pás no es­ta­ban de acuer­do, de­ci­dí to­mar el re­to.

—¿Por qué sen­tis­te que el de­re­cho no era lo tu­yo?

—Qui­zá en ese mo­men­to es­ta­ba de­ma­sia­do pe­que­ña, pe­ro vien­do el pén­sum de la ca­rre­ra no me ha­lla­ba, no era lo mío. Hasta el día de hoy es una pro­fe­sión que me gus­ta, pe­ro no pa­ra desa­rro­llar­la.

—Ter­mi­nas tu ca­rre­ra de di­se­ño y mo­das en Ni­ca­ra­gua, ¿qué pa­só des­pués en tu vi­da?

—Ter­mino mi ca­rre­ra en el 2012, y jus­to an­tes de ter­mi­nar­la de­ci­do em­pe­zar mi pro­pia mar­ca, por­que es una ca­rre­ra que tenés que em­pren­der acá en Ni­ca­ra­gua. Co­mo cin­co me­ses an­tes de sa­lir, con to­do el co­no­ci­mien­to que te­nía, en­ton­ces de­ci­dí sa­car mi lí­nea de tra­jes de ba­ño, de he­cho así fue co­mo me co­no­cie­ron a ini­cios, des­pués co­men­cé con otros ti­pos de di­se­ños co­mo lo eran de cóc­tel, ga­la y hasta de no­vias.

—¿En qué mo­men­to de­ci­des ir­te a es­tu­diar al ex­tran­je­ro?

—Cuan­do me de­ci­do ir a es­tu­diar ya te­nía dos o tres años de es­tar con mi ate­lier, que en ese en­ton­ces lo que­ría po­si­cio­nar co­mo MC. Yo ne­ce­si­ta­ba es­tu­diar por­que me sen­tía abru­ma­da, nun­ca ha­bía sa­li­do, es­ta­ba es­tu­dian­do mo­das y es al­go que ne­ce­si­tas sa­lir, ver otras ten­den­cias, otras cul­tu­ras, em­pa­par­te de co­sas.

—Tu sue­ño era ir­te a es­tu­diar a Ma­drid, ¿al fi­nal co­mo ter­mi­nas­te en Bar­ce­lo­na?

—Fue un re­to co­men­zar a bus­car op­cio­nes. Yo vi­ví con mi pa­pá en Es­pa­ña cuan­do te­nía 11 a 14 años, vi­ne aquí a cum­plir los 15, por­que a mi pa­pá lo man­da­ron de de­le­ga­do mi­li­tar a Ma­drid, en­ton­ces a mí me en­can­tó y di­je quie­ro vol­ver. Es un país que me gus­ta­ba pa­ra es­tu­diar.

—¿Có­mo fue la ex­pe­rien­cia en Bar­ce­lo­na?

—La ex­pe­rien­cia in­creí­ble, la ver­dad que yo es­ta­ba emo­cio­na­ba, me su­pe ajus­tar muy bien, apro­ve­ché el tiem­po, y sa­qué mil y un cur­sos es­tan­do allá, a par­te de mi maes­tría. En la maes­tría es­tá­ba­mos es­tu­dian­tes de mu­chí­si­mas na­cio­na­li­da­des.

Di­se­ña­do­ra de mo­das y em­pren­de­do­ra, re­gre­só de Es­pa­ña tras es­tu­diar su maes­tría pa­ra bri­llar con un no­ve­do­so con­cep­to

—¿Có­mo se dio ese pro­ce­so de vol­ver a na­cer en Ni­ca­ra­gua?

—Cuan­do ven­go a Ni­ca­ra­gua ten­go ocho mil mi­llo­nes de ideas y de he­cho cuan­do ven­go a re­to­mar mi mar­ca era si o si, por­que yo me fui dos años, pe­ro Ma­ri­sol castillo se pier­de del ma­pa. Al fi­nal pen­sé en ha­cer un es­pa­cio pa­ra di­se­ña­do­res, y Ma­ri­sol Castillo es­tá den­tro de ese es­pa­cio, en­ton­ces así fue na­cien­do la idea de pro­mo­ver el ta­len­to na­cio­nal, por­que tan­to yo co­mo otras mar­car se en­cuen­tran en el mis­mo di­le­ma que no tie­nen co­mo co­mer­cia­li­zar los pro­duc­tos, ha­cer un es­pa­cio bo­ni­to, que sea es­pe­cia­li­za­do, que ca­da quien se vea or­de­na­do, de ahí na­ce la idea de Show­room Ni­ca­ra­gua.

—¿Fue muy di­fí­cil co­men­zar a de­jar fluir las ideas de nue­vo?

—Es di­fí­cil. Des­pués de un año y me­dio, apar­te de que no ha­bía es­ta­do di­se­ñan­do, es­tu­ve más en­fo­ca­da a la ad­mi­nis­tra­ción, mar­ke­ting y es co­mo ma­nos a la obra, vol­vés al di­se­ño y la crea­ti­vi­dad que te vuel­va a na­cer. A lo in­me­dia­to me de­di­có a la pro­duc­ción de una nue­va co­lec­ción, que fue la que pre­sen­té en la aper­tu­ra del Show­room Ni­ca­ra­gua.

—¿Cuá­les son tus pro­yec­tos ac­tual­men­te?

—Aho­ri­ta es­toy en la pre­pa­ra­ción de mi pro­pia co­lec­ción, que es una fu­sión de un mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co, con una épo­ca de los años 70, pe­ro un es­ti­lo en par­ti­cu­lar y es una co­lec­ción pri­ma­ve­ra ve­rano. Des­pués de Ni­ca­ra­gua Di­se­ña ire­mos a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.