S.M. FE­LI­PE VI CE­LE­BRA SU 50 ANIVER­SA­RIO CO­MO UN REY MO­DERNO, PRU­DEN­TE Y COM­PRO­ME­TI­DO CON EL PUE­BLO ES­PA­ÑOL

Des­cu­bri­mos las cla­ves de su per­so­na­li­dad y los acon­te­ci­mien­tos más im­por­tan­tes de su vi­da en un ex­cep­cio­nal re­por­ta­je

Hola Nicaragua - - Contenido - Tex­to: CAR­LES NA­VA­RRO Fo­to­gra­fías: GETTY IMA­GES, AR­CHI­VO ¡HO­LA!

“ENCARNO UNA mo­nar­quía re­no­va­da pa­ra un tiem­po nue­vo”. Es­tas eran las in­ten­cio­nes del re­cién pro­cla­ma­do Fe­li­pe VI co­mo rey de Es­pa­ña an­te un país que es­ta­ba de­sen­can­ta­do con la ins­ti­tu­ción. Fe­li­pe de Bor­bón asu­mió el car­go con con­vic­ción, en­te­re­za y va­len­tía. Fe­li­pe Juan Pablo Alfonso de To­dos los San­tos de Bor­bón y Gre­cia na­ció en Ma­drid, el 30 de enero de 1968, en la clí­ni­ca de Nues­tra Se­ño­ra de Lo­re­to. Fue el ter­cer hi­jo de los en­ton­ces re­yes de Es­pa­ña, Juan Car­los y So­fía y el tan es­pe­ra­do he­re­de­ro de la Co­ro­na des­pués de que el ma­tri­mo­nio hu­bie­se da­do a luz a sus her­ma­nas, las in­fan­tas Ele­na y Cris­ti­na. El bau­ti­zo del re­cién na­ci­do, cu­yos pa­dri­nos fue­ron la exi­lia­da rei­na Vic­to­ria Eugenia y el con­de de Barcelona, se ce­le­bró en Zar­zue­la en pre­sen­cia del ge­ne­ral Fran­cis­co Fran­co.

¡JO PA­PÁ, QUÉ MES!

Des­de muy pe­que­ño, Fe­li­pe de Bor­bón tu­vo que for­mar­se pa­ra desem­pe­ñar el pa­pel que la his­to­ria le ha­bía reservado. A prin­ci­pios del mes de fe­bre­ro, y des­pués de una com­pli­ca­da vi­si­ta al País Vas­co de los re­yes de Es­pa­ña, su abue­la la rei­na Fe­de­ri­ca de Gre­cia fa­lle­ció en Ma­drid du­ran­te una ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca. La ago­nía del en­tie­rro se alar­gó tan­to por tra­tar­se de un miem­bro de la exi­lia­da fa­mi­lia real grie­ga, que el ca­dá­ver de la mo­nar­ca he­le­na ya­ce­ría una se­ma­na en una sa­li­ta de la Zar­zue­la, has­ta que el go­bierno grie­go per­mi­tió una es­tan­cia de so­la­men­te unas ho­ras pa­ra en­te­rrar a la di­fun­ta en Ta­toi jun­to a su ma­ri­do, el rey Pablo. Pe­ro la prue­ba de fue­go fue el 23 de fe­bre­ro de 1981 cuan­do su pa­dre, el rey, le obli­gó a que­dar­se des­pier­to jun­to a él pa­ra so­lu­cio­nar el golpe de Es­ta­do que ha­bía da­do el te­nien­te co­ro­nel An­to­nio Te­je­ro aque­lla tar­de. Se­gún cuen­ta José Luis de Vi­la­llon­ga en su li­bro Mis

con­ver­sa­cio­nes con el rey, Juan Car­los I qui­so que su hi­jo le vie­ra “ejer­cer el ofi­cio de ser rey y apren­die­se en una no­che más de lo que iba a apren­der en la vi­da”. A lo que Fe­li­pe, de 13 años de edad, des­pués de dor­mir­se va­rias ve­ces en una bu­ta­ca del des­pa­cho real, le es­pe­tó a su pa­dre: ¡Jo pa­pá, qué mes!

Pe­ro apar­te de sus vi­ven­cias co­mo prín­ci­pe de As­tu­rias, car­go que ju­ró a los 18 años el 30 de enero de 1986, su edu­ca­ción fue guiada por los me­jo­res tu­to­res. Co­men­zó en el co­le­gio San­ta Ma­ría de los Ro­sa­les, des­pués se mar­chó a Ca­na­dá pa­ra com­ple­tar su for­ma­ción an­tes de en­trar en la Uni­ver­si­dad de De­re­cho en Ma­drid y fi­na­li­zó su pre­pa­ra­ción con un más­ter en Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les en la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town de Was­hing­ton.

Co­mo fu­tu­ro Ca­pi­tán de las Fuer­zas Ar­ma­das Es­pa­ño­las, don Fe­li­pe pa­só por la Aca­de­mia Ge­ne­ral Mi­li­tar de Za­ra­go­za, la Es­cue­la Na­val de Marín y la Aca­de­mia Ge­ne­ral del Ai­re de San Javier y a los 18 años de edad, reali­zó su ins­truc­ción co­mo guar­dia­ma­ri­na en el bu­que es­cue­la Juan Se­bas­tián El­cano.

El de­por­te siem­pre ha si­do una de las gran­des pa­sio­nes del rey de Es­pa­ña. Con­su­ma­do es­quia­dor, siem­pre que pue­de se es­ca­pa jun­to a su fa­mi­lia a al­gu­nas de las es­ta­cio­nes de esquí más im­por­tan­tes del mun­do co­mo Ba­que­ria Be­ret, la ca­na­dien­se Whistler o la fran­ce­sa Co­cher­bel. Pe­ro si hay un de­por­te en el que Fe­li­pe VI ha de­mos­tra­do gran des­tre­za, ese es la vela. Con su velero Ai­fos, el so­be­rano ha par­ti­ci­pa­do en la Co­pa del Rey de Vela que se ce­le­bra ca­da año en Pal­ma de Ma­llor­ca y en la que ha con­se­gui­do gran­des triun­fos. Tan­to es así que tu­vo el honor de ser el aban­de­ra­do del equi­po es­pa­ñol en los Jue­gos Olím­pi­co de Barcelona de 1992.

DE ISA­BEL A EVA

Fe­li­pe de Bor­bón siem­pre ha si­do un rom­pe­co­ra­zo­nes. Mu­chas son las jó­ve­nes con las que se le ha re­la­cio­na­do sen­ti­men­tal­men­te, pe­ro nin­gu­na ha si­do tan re­cor­da­da co­mo Isa­bel Sar­to­rius. Cul­ta, li­cen­cia­da en Cien­cias Po­lí­ti­cas por la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton y po­lí­glo­ta, la hi­ja del mar­qués de Ma­ri­ño se po­si­cio­nó co­mo rei­na de Es­pa­ña sien­do la fa­vo­ri­ta de la opi­nión pú­bli­ca. Pe­ro un 25 de agos­to de 1991, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción anun­cia­ron el fin de una re­la­ción que nun­ca tu­vo un com­pro­mi­so ofi­cial y Fe­li­pe de Bor­bón vol­vía a es­tar sol­te­ro.

Des­pués de la es­pa­ño­la, la lis­ta de con­quis­tas por par­te del mo­nar­ca ha si­do lar­ga y de lo más va­ria­da. Los nom­bres que más so­na­ron en las re­dac­cio­nes de to­do el país y que, por tan­to, sal­ta­ron a la pa­les­tra, con­tem­pla­ban va­rias mo­de­los, al­gu­na que otra aris­tó­cra­ta y has­ta una ac­triz de Holly­wood co­mo Gwy­neth Pal­trow. Pe­ro nin­gu­na es­tu­vo tan cer­ca de ce­ñir­se la co­ro­na co­mo la “inapro­pia­da” Eva San­num.

El he­re­de­ro es­pa­ñol y la mo­de­lo no­rue­ga se co­no­cie­ron gra­cias al prín­ci­pe Haa­kon. A par­tir de ese ins­tan­te co­men­zó una re­la­ción en­tre am­bos que nun­ca tu­vo el vis­to bueno de don Juan Car­los ya que no que­ría que la fu­tu­ra rei­na de los es­pa­ño­les, hu­bie­se po­sa­do en ro­pa in­te­rior pa­ra va­rios ca­tá­lo­gos de len­ce­ría. Pe­ro a Fe­li­pe po­co pa­re­cía im­por­tar­le el pa­sa­do de su pre­sun­ta no­via y es­ta­ba dis­pues­to a lu­char por ella con to­das sus fuer­zas. Los des­en­cuen­tros en el pa­la­cio de la Zar­zue­la, en­tre pa­dre e hi­jo, eran fre­cuen­tes y la ten­sión se po­día cor­tar con un cu­chi­llo. La con­fir­ma­ción del noviazgo vino en la bo­da de los prín­ci­pes Haa­kon y Me­te-Ma­rit. Tan­to Fe­li­pe co­mo Eva es­ta­ban in­vi­ta­dos y aun­que, por ra­zo­nes de ran­go y cla­se, en­tra­ron ca­da uno por su cuen­ta en la ca­te­dral de Os­lo, des­pués en el ban­que­te se les pu­do ver re­la­ja­dos, tran­qui­los pe­ro so­bre to­do, juntos. Es­pa­ña con­tu­vo la res­pi­ra­ción des­de la bo­da no­rue­ga. La opi­nión pú­bli­ca no veía con buenos ojos aque­lla re­la­ción. Don Juan Car­los tu­vo que dar un pu­ñe­ta­zo so­bre la me­sa y ti­rar de sus con­se­je­ros más cer­ca­nos pa­ra que el prín­ci­pe hi­cie­se ca­so a la ra­zón y no al co­ra­zón. El te­ma se con­vir­tió en un asun­to de Es­ta­do y has­ta el en­ton­ces pre­si­den­te del Go­bierno, José Ma­ría Az­nar se vio obli­ga­do a in­ter­ve­nir.

«Sus cua­li­da­des son nu­me­ro­sas y su for­ta­le­za, su dig­ni­dad y sen­si­bi­li­dad siem­pre me han im­pre­sio­na­do”. Así des­cri­bía el prín­ci­pe de As­tu­rias a Eva San­num a un gru­po de pe­rio­dis­tas, de­jan­do cla­ro que su re­la­ción ha­bía ter­mi­na­do y que se iba a cen­trar en su pre­pa­ra­ción pa­ra ser Je­fe del Es­ta­do.

“DÉJAME TER­MI­NAR”

“Pre­ten­do abor­dar el ma­tri­mo­nio con una per­so­na de la que me sien­ta enamo­ra­do”. Y esa per­so­na fue Le­ti­zia Or­tiz, pre­sen­ta­do­ra del in­for­ma­ti­vo de TVE y la que, des­de hacía va­rios me­ses, ocu­pa­ba el co­ra­zón del prín­ci­pe de As­tu­rias. Su his­to­ria co­mien­za en ca­sa del pe­rio­dis­ta Pe­dro Er­qui­cia y el fle­cha­zo en­tre am­bos fue in­me­dia­to. Des­pués coin­ci­die­ron en va­rias oca­sio­nes co­mo la en­tre­ga de los pre­mios Prín­ci­pe de As­tu­rias en Oviedo o la ca­tás­tro­fe del Pres­ti­ge

en Ga­li­cia. Na­die sos­pe­cha­ba que la ague­rri­da pe­rio­dis­ta y el fu­tu­ro rey de Es­pa­ña es­ta­ban juntos, so­lo el equi­po de se­gu­ri­dad de la Zar­zue­la, que se ocu­pó de que la no­ti­cia no tras­cen­die­ra a la opi­nión pú­bli­ca. Pe­ro fi­nal­men­te, el 1 de no­viem­bre de 2003, la Fa­mi­lia Real anun­ció el com­pro­mi­so del hi­jo del he­re­de­ro al trono con la pe­rio­dis­ta. La ciu­da­da­nía co­men­za­ba a po­ner­le ca­ra a la fu­tu­ra prin­ce­sa de As­tu­rias y to­dos que­rían co­no­cer más de­ta­lles de la mu­jer que le ha­bía ro­ba­do el co­ra­zón a

Fe­li­pe de Bor­bón. Po­cos días des­pués, el pa­la­cio de El Pardo fue el es­ce­na­rio pa­ra que la pa­re­ja de no­vios se pre­sen­ta­se de ma­ne­ra ofi­cial. Ella iba ves­ti­da de Ar­ma­ni y él lucía un tra­je he­cho a me­di­da. Pa­sea­ron an­te la pren­sa acre­di­ta­da son­rien­tes, cóm­pli­ces y aca­ra­me­la­dos. Sa­bían que eran el cen­tro de atención de me­dio mun­do y ha­bían en­sa­ya­do mu­cho pa­ra aquel mo­men­to. A las pre­gun­tas de los in­for­ma­do­res, mos­tra­ron los re­ga­los que se ha­bían en­tre­ga­do con mo­ti­vo de la pe­di­da. La pro­me­ti­da del prín­ci­pe eli­gió unos ge­me­los de oro y za­fi­ros y una “jo­ya li­te­ra­ria”, El don­cel de don Enrique el do­lien­te, una no­ve­la ca­ba­lle­res­ca de 1850 es­cri­ta por Ma­riano José de La­rra. El prín­ci­pe, por su par­te, re­ga­ló a Le­ti­zia una alian­za de oro y dia­man­tes, co­no­ci­da co­mo la Alian­za de la Eter­ni­dad y un co­llar de per­las y za­fi­ros que ha­bía per­te­ne­ci­do a su fa­mi­lia. Aque­lla ma­ña­na Le­ti­zia es­ta­ba ner­vio­sa ya que era la pri­me­ra vez que se con­ver­tía en la pro­ta­go­nis­ta de la no­ti­cia. Él, más acos­tum­bra­do a la atención me­diá­ti­ca, cui­da­ba de que su fu­tu­ra mu­jer es­tu­vie­se a gus­to ayu­dán­do­la en to­do mo­men­to. Tan­to fue así, que en uno de los par­la­men­tos de Le­ti­zia en el que re­sal­ta­ba “el ejem­plo impagable de la rei­na” pa­ra su inmersión en la Fa­mi­lia Real, él la in­te­rrum­pió pa­ra echar­le un ca­po­te y Le­ti­zia le es­pe­tó el fa­mo­so “déjame ter­mi­nar”. To­do fue per­fec­to y las dos fa­mi­lias po­sa­ron pa­ra la pos­te­ri­dad en un am­bien­te re­la­ja­do y fe­liz. El he­re­de­ro de la Co­ro­na es­ta­ba com­pro­me­ti­do y so­lo que­da­ba ce­le­brar la bo­da.

BO­DA PA­SA­DA POR AGUA

El 22 de ma­yo de 2004, Ma­drid ama­ne­ció nu­bla­do y la ca­te­dral de la Al­mu­de­na es­ta­ba en­ga­la­na­da pa­ra aco­ger la bo­da del prín­ci­pe de As­tu­rias. To­das las Ca­sa Reales del mun­do qui­sie­ron acom­pa­ñar al he­re­de­ro de don Juan Car­los en su bo­da con la be­lla pe­rio­dis­ta lu­cien­do sus me­jo­res ga­las. Al en­la­ce se in­vi­tó a to­dos los re­pre­sen­tan­tes del mun­do de la po­lí­ti­ca, la cul­tu­ra, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, el de­por­te e in­clu­so acu­die­ron po­lí­ti­cos ex­tran­je­ros co­mo los pre­si­den­tes de El Sal­va­dor, Ecua­dor, Ni­ca­ra­gua, Pa­na­má y Cos­ta Ri­ca así co­mo al di­ri­gen­te por­tu­gués, Jor­ge Sam­paio o Nel­son Man­de­la ex­pre­si­den­te de Su­dá­fri­ca y su es­po­sa, Graça Ma­chel. Des­pués de la co­mi­ti­va que acom­pa­ña­ba al no­vio has­ta el tem­plo re­li­gio­so y que fi­na­li­za­ba don Fe­li­pe del bra­zo de la rei­na So­fía, sa­lió del Pa­la­cio Real un Rolls Roy­ce que pro­te­gía a la no­via de una in­ce­san­te llu­via que ti­ño de gris el en­la­ce. Le­ti­zia lucía un es­pec­ta­cu­lar di­se­ño de Ma­nuel Per­te­gaz, la tia­ra pru­sia­na y unos pen­dien­tes de dia­man­tes que fue­ron un ob­se­quio de sus sue­gros. La ce­re­mo­nia, ofi­cia­da por el car­de­nal ar­zo­bis­po de Ma­drid, An­to­nio Ma­ría Rou­co Varela dio pa­so a un ban­que­te nupcial a ba­se de ja­món serrano, que­so man­che­go, ho­jal­dre de ma­ris­cos, ca­pón con sal­sa de es­tra­gón y una tar­ta nupcial de mousse de cho­co­la­te, biz­co­cho a ba­se de acei­te de oli­va y al­men­dras. Fru­to de es­ta unión na­cie­ron sus dos hi­jas: Leo­nor, prin­ce­sa de As­tu­rias y su her­ma­na, la in­fan­ta So­fía.

TRA­JES A ME­DI­DA

Fe­li­pe VI siem­pre se ha ca­rac­te­ri­za­do por lu­cir un es­ti­lo per­fec­to y to­dos los años ocu­pa los pri­me­ros pues­tos de las lis­tas de los hom­bres más ele­gan­tes del mun­do. Sus tra­jes, rea­li­za­dos siem­pre a me­di­da tie­nen el se­llo per­so­nal de Jai­me Ga­llo, uno de los sas­tres más im­por­tan­tes de Ma­drid. En su ta­ller de cos­tu­ra re­ci­be los en­car­gos de los hom­bres más po­de­ro­sos de Es­pa­ña y su ma­nu­fac­tu­ra se ca­rac­te­ri­za por un cor­te im­pe­ca­ble, unos te­ji­dos de pri­me­ra ca­li­dad y unos diseños que nun­ca pa­san de mo­da. Otro de los mo­dis­tos que siem­pre co­se pa­ra el mo­nar­ca es­pa­ñol es Cecilio Ser­na y que cuen­ta con un ta­ller en pleno cen­tro de la ca­pi­tal de Es­pa­ña. Ser­na fue el ar­tí­fi­ce del pri­mer tra­je mi­li­tar del en­ton­ces prín­ci­pe y ha di­se­ña­do, con­fec­cio­na­do y co­si­do los uni­for­mes que ha lu­ci­do en al­gu­nas de las bo­das reales de los úl­ti­mos años, co­mo las de las in­fan­tas, la de Gui­ller­mo Ale­jan­dro y Má­xi­ma o Joaquín y Mary Do­nald­son.

Pe­ro cuan­do el so­be­rano tie­ne la agen­da des­pe­ja­da de ac­tos pú­bli­cos, le gus­ta ves­tir ro­pa más có­mo­da y li­ge­ra. Los te­ja­nos son su pren­da fa­vo­ri­ta y los com­bi­na con ca­mi­sas de co­lo­res cla­ros y de dis­cre­tos es­tam­pa­dos y bla­zers de to­nos pas­tel. El cal­za­do que sue­le uti­li­zar Fe­li­pe de Bor­bón son mocasines de co­lor ma­rrón, có­mo­dos y ca­sua­les so­bre to­do pa­ra sus sa­li­das con su mu­jer al ci­ne y a ce­nar en restaurantes del cen­tro de Ma­drid.

LOS RE­TOS DE SU REI­NA­DO

Fe­li­pe VI tu­vo que co­ger las rien­das de la Ca­sa Real des­pués de los es­cán­da­los que la sal­pi­ca­ron, co­mo la ca­ce­ría de su pa­dre en Bots­wa­na jun­to a la prin­ce­sa Co­rin­na zu Sayn-Witt­gens­tein o el ca­so Noos.

En el dis­cur­so de su en­tro­ni­za­ción des­ta­có que ve­la­ría “por la dig­ni­dad de la ins­ti­tu­ción, pre­ser­va­ría su pres­ti­gio y ob­ser­va­ría una con­duc­ta ín­te­gra, ho­nes­ta y trans­pa­ren­te”. Y es­ta fue unas de las pri­me­ras me­di­das que pu­so en mar­cha apar­tan­do a su her­ma­na, la in­fan­ta Cris­ti­na y a su ma­ri­do Iña­ki Ur­dan­ga­rín, de la agen­da pú­bli­ca de la Fa­mi­lia Real cuan­do el ma­tri­mo­nio se vio sal­pi­ca­do por ca­sos de co­rrup­ción.

La ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca que ha vi­vi­do Es­pa­ña en los úl­ti­mos años, tam­po­co han ayu­da­do pa­ra que los re­yes ha­yan po­di­do desem­pe­ñar su la­bor con nor­ma­li­dad. La au­sen­cia de go­bierno y los cons­tan­tes co­mi­cios elec­to­ra­les, obli­ga­ron en más de una oca­sión a can­ce­lar di­ver­sas vi­si­tas de Es­ta­do a paí­ses co­mo Ara­bia Sau­dí, Ja­pón o Co­rea del Sur.

Pe­ro, sin du­da, el gran re­to al que ha te­ni­do que en­fren­tar­se el rey de Es­pa­ña ha si­do el de la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña. Los ase­so­res del mo­nar­ca, du­ran­te los me­ses pre­vios a la con­sul­ta so­be­ra­nis­ta, in­ten­si­fi­ca­ron sus vi­si­tas a di­cha Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma vi­si­tan­do prác­ti­ca­men­te to­das sus pro­vin­cias y lan­zan­do men­sa­jes de uni­dad y con­vi­ven­cia en ca­da uno de sus dis­cur­sos. Fe­li­pe VI cum­ple 50 años. Me­dia vi­da de­di­ca­da al ser­vi­cio de su país y sien­do tes­ti­go de ex­cep­ción de los acon­te­ci­mien­tos más im­por­tan­tes de la his­to­ria re­cien­te. Se ha co­dea­do con per­so­na­li­da­des de la ta­lla de Ba­rack Oba­ma, Vla­di­mir Pu­tin, la rei­na de In­gla­te­rra o el pa­pa Fran­cis­co. Ha im­pul­sa­do una po­lí­ti­ca de trans­pa­ren­cia pa­ra que su rei­na­do sea lo más cla­ro po­si­ble y ha pues­to a es­ta ins­ti­tu­ción mi­le­na­ria al ser­vi­cio de una Es­pa­ña “en la que no se rom­pan nun­ca los puen­tes del en­ten­di­mien­to”.

En el dis­cur­so de su en­tro­ni­za­ción des­ta­có que ve­la­ría “por la dig­ni­dad de la ins­ti­tu­ción, pre­ser­va­ría su pres­ti­gio y ob­ser­va­ría una con­duc­ta ín­te­gra, ho­nes­ta y trans­pa­ren­te”.

El 22 de ma­yo de 2004, Ma­drid ama­ne­ció nu­bla­do y la ca­te­dral de la Al­mu­de­na es­ta­ba en­ga­la­na­da pa­ra aco­ger la bo­da del prín­ci­pe de As­tu­rias. To­das las Ca­sa Reales del mun­do qui­sie­ron acom­pa­ñar al he­re­de­ro de don Juan Car­los en su bo­da con la be­lla...

Fue el ter­cer hi­jo de los en­ton­ces re­yes de Es­pa­ña, Juan Car­los y So­fía y el tan es­pe­ra­do he­re­de­ro de la Co­ro­na des­pués de que el ma­tri­mo­nio hu­bie­se da­do a luz a sus her­ma­nas, las in­fan­tas Ele­na y Cris­ti­na. El bau­ti­zo del re­cién na­ci­do, cu­yos pa­dri­nos...

Me­dia vi­da de­di­ca­da al ser­vi­cio de su país y sien­do tes­ti­go de ex­cep­ción de los acon­te­ci­mien­tos más im­por­tan­tes de la his­to­ria re­cien­te. Se ha co­dea­do con per­so­na­li­da­des de la ta­lla de Ba­rack Oba­ma, Vla­di­mir Pu­tin, la rei­na de In­gla­te­rra o el pa­pa...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.