VI­VIAN PE­LLAS, SONIA CRUZ DE BOL­TO­DANO Y CHY­LO BOS­CHE LAS DA­MAS QUE CONTAGIAN CON SU LA­BOR SO­CIAL, ES­PI­RI­TUAL Y AR­TÍS­TI­CA

So­ña­do­ras, lle­nas de re­tos y aman­tes de Ni­ca­ra­gua, abren su co­ra­zón en ex­clu­si­va pa­ra nues­tra edi­ción 50

Hola Nicaragua - - Contenido - Tex­to: AMAN­DA RODAS Pro­duc­ción: ALE­XAN­DER GAR­CÍA Fo­to­gra­fías: SU­YEN TORREZ Lo­ca­ción: HA­BI­TAR­TE, RESERVA EL BA­JO Ma­qui­lla­je y peinado: PLA­TI­NUM BEAUTY SALON

Vi­vian: «La mues­tra de amor, el com­pro­mi­so, el tra­ba­jo y la trans­pa­ren­cia con la que he­mos tra­ba­ja­do, es la me­jor ga­ran­tía pa­ra in­ver­tir en una cau­sa co­mo és­ta, don­de Dios los re­com­pen­sa­rá»

SE DIS­TIN­GUEN por ser em­pren­de­do­ras, lle­nas de sue­ños, de creen­cias, de re­tos, pe­ro so­bre to­do por creer en la gen­te y en su país, Ni­ca­ra­gua. Lue­go de un par de años, ¡HO­LA! reúne a tres mu­je­res ejem­pla­res que ha­blan so­bre el amor a Dios, al pró­ji­mo y a la cul­tu­ra.

Vi­vian Pe­llas, fun­da­do­ra y pre­si­den­te eje­cu­ti­va de APROQUEN (Aso­cia­ción Pro Ni­ños Que­ma­dos de Ni­ca­ra­gua) di­ce que una de las ale­grías más gran­des que ha te­ni­do en su vi­da es es­te be­llo pro­yec­to. “Una de mis sa­tis­fac­cio­nes más in­men­sas es que Dios me ha da­do el pri­vi­le­gio de po­der ser­vir a mu­chas per­so­nas y es­pe­cial­men­te a los ni­ños de es­te país”.

Sonia Cruz de Bol­to­dano es una mu­jer que con­ta­gia con su es­pi­ri­tua­li­dad y re­co­rre to­do el mun­do lle­na de Fe y otro ni­vel de en­ten­di­mien­to mís­ti­co. “Siem­pre he si­do muy fan­ta­sio­sa. Mis cuen­tos fa­vo­ri­tos eran Ca­pe­ru­ci­ta Ro­ja, La Be­lla Dur­mien­te y Han­sel y Gre­tel. Lo que más dis­fru­ta­ba de esos li­bros eran las des­crip­cio­nes del bos­que, con ár­bo­les pro­tec­to­res y ro­dea­dos de flo­res. Tam­bién me gus­ta­ba zam­bu­llir­me en los li­bros de jar­di­nes de mi ma­má”, nos cuen­ta.

Su nom­bre es si­nó­ni­mo de buen gus­to. Chy­lo Bos­che, con un es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta, lo­gra evo­car en su ar­te or­den, be­lle­za y es­pi­ri­tua­li­dad. “Cual­quier lu­gar y to­do mo­men­to pue­den ser la cu­na de la ins­pi­ra­ción. Pa­ra mí, una mi­ra­da pue­de ser el de­to­nan­te de un arre­ba­to ar­tís­ti­co. To­do es ins­pi­ra­dor, pe­ro hay que sa­ber en­trar a esa di­men­sión”.

Es­tas tres mu­je­res de ins­pi­ra­ción nos abren una vez más las puer­tas de su vi­da.

VI­VIAN PE­LLAS:

“He si­do más hu­mil­de, acep­tan­do mis erro­res” —Del 2013, cuan­do por pri­me­ra vez le abrió las puer­tas a ¡HO­LA!, a 2017… ¿Qué ha cam­bia­do en la vi­da de Vi­vian Pe­llas? —Han cam­bia­do mu­chas co­sas. He ma­du­ra­do, he su­fri­do, he te­ni­do in­men­sas ale­grías, he per­do­na­do, me he ana­li­za­do pa­ra ser un me­jor ser hu­mano y he si­do más hu­mil­de, acep­tan­do mis erro­res.

—¿Có­mo lo­gra el equi­li­brio en­tre lo per­so­nal y Aproquen?

Sonia: «Que­re­mos que to­dos ha­bi­ten y go­cen de nues­tro po­ten­cial, en si­tios pri­vi­le­gia­dos de nues­tra be­lla Ni­ca­ra­gua. Dar lo me­jor de no­so­tros a to­dos, en pro de la armonía y el be­ne­fi­cio del mun­do, es nues­tra gran fe­li­ci­dad».

Chy­lo: «Sue­ño con más ar­tis­tas, más me­ce­nas y más mu­seos. Sue­ño con que ca­da maes­tro de la plás­ti­ca ni­ca­ra­güen­se com­par­ta su co­no­ci­mien­to,

en vez de guar­dar­lo ce­lo­sa­men­te has­ta lle­vár­se­lo a la tumba»

—No sé ni có­mo. Us­te­des se lo de­ben de ima­gi­nar. Dios me ayu­da, mi mi­sión es muy fuer­te y gra­cias a es­tar ro­dea­da de las per­so­nas que me quie­ren y me mo­ti­van es que pue­do con­ti­nuar en es­te ca­mino.

—Des­pués de 26 años de ta­rea, ¿qué sig­ni­fi­ca Aproquen en su vi­da?

APROQUEN es una de las ale­grías más gran­des que he te­ni­do en mi vi­da. Sé que Dios me dio una se­gun­da opor­tu­ni­dad, que hoy se la agra­dez­co pú­bli­ca­men­te y se lo agra­de­ce­ré has­ta el úl­ti­mo día de mi vi­da, ya que he po­di­do ver cre­cer a mis hi­jos, a mis nie­tos, com­par­tir mi vi­da con mi es­po­so Car­los, con mis pa­dres y con mi fa­mi­lia de APROQUEN. Me sien­to ha­la­ga­da y oja­lá que to­dos aque­llos que han con­tri­bui­do a es­ta obra se sien­tan igual, por­que son par­te de es­te mi­la­gro.

—¿Cuá­les son los mo­men­tos en los que con­sien­te a su ni­ña in­te­rior?

—Ten­go una ni­ña in­te­rior in­men­sa que me acom­pa­ñó to­da la vi­da. Mi co­ra­zón es de ni­ña. En ese as­pec­to soy un ser hu­mano dis­tin­to, pues me co­man­dan la ilu­sión y las ga­nas de vi­vir por los de­más. La con­sien­to en los mo­men­tos de li­ber­tad, en los que pue­do ser yo, en los que no ten­go una ata­du­ra de la so­cie­dad, en los que na­die me di­ce lo que ten­go que ha­cer; sino que pue­do ser yo, Vi­vian Fer­nán­dez.

—Ca­da his­to­ria de re­cu­pe­ra­ción de un ni­ño que­ma­do es úni­ca y re­pre­sen­ta un mi­la­gro, ¿exis­te una en es­pe­cial que lle­ve con­si­go?

—To­das las vidas que he­mos cam­bia­do son y se­rán una ins­pi­ra­ción, han si­do ni­ños es­toi­cos que nos han de­ja­do una gran lec­ción. He­mos apren­di­do que la fe en Dios, la vo­lun­tad y el que­rer sa­lir ade­lan­te son cua­li­da­des que el ser hu­mano tie­ne su al­can­ce y, con ellas y el apo­yo de la fa­mi­lia, he­mos lo­gra­do trans­mi­tir­lo.

—¿Cuál se­ría el ma­yor le­ga­do que Vi­vian Pe­llas le gus­ta­ría le­gar a su fa­mi­lia?

—Mi ma­yor le­ga­do es el ejem­plo del pri­mer man­da­mien­to de la ley de Dios: “Ama a Dios y al pró­ji­mo co­mo a ti mis­mo”.

—¿Qué nue­vos pro­yec­tos pre­pa­ra?

—APROQUEN es­tá siem­pre in­no­van­do. Se­gui­mos con nues­tros es­pec­tácu­los de ga­la, las jor­na­das mé­di­cas, la atención día a día a los ni­ños que­ma­dos y con mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas de la­bio y pa­la­dar hen­di­do. Ya en­tra­mos en el cam­po de las in­ves­ti­ga­cio­nes mé­di­cas, en el que he­mos si­do me­re­ce­do­res de al­gu­nos re­co­no­ci­mien­tos, siem­pre en­fo­ca­dos en brin­dar la me­jor atención a nues­tros ni­ños, gra­cias al com­pro­mi­so del equi­po mé­di­co, em­pe­ña­do en des­cu­brir mé­to­dos que fa­ci­li­ten la atención del ni­ño que­ma­do, pa­ra que se re­cu­pe­re lo an­tes po­si­ble y su­fra me­nos.

—Cuén­te­nos un po­co más so­bre el Lan­za­mien­to de Aproquen en los Es­ta­dos Uni­dos.

—Se lan­zó con el ob­je­ti­vo de re­cau­dar más fon­dos, ya que en 26 años en Ni­ca­ra­gua ha­bía­mos lle­ga­do a nues­tros lí­mi­tes de re­cau­da­ción. Nues­tras ne­ce­si­da­des si­guen su­bien­do, los equi­pos se de­pre­cian, los cos­tos suben y con nues­tro programa de La­bio y Pa­la­dar Hen­di­do, he­mos abier­to otro mun­do pa­ra aten­der a es­tos ni­ños de una for­ma in­te­gral igual que al pa­cien­te que­ma­do, de mo­do que, bus­ca­mos nue­vos ho­ri­zon­tes, ya que nues­tra mi­sión es aten­der a nues­tros ni­ños con una

«He ma­du­ra­do, he su­fri­do, he te­ni­do in­men­sas ale­grías, he per­do­na­do, me he ana­li­za­do pa­ra ser un me­jor ser hu­mano y he

si­do más hu­mil­de, acep­tan­do mis erro­res»

atención de pri­me­ra ca­li­dad.

—¿Có­mo las per­so­nas o em­pre­sas pue­den su­mar­se a la la­bor de Aproquen?

—Cons­ta­tan­do lo que APROQUEN ha he­cho en 26 años, no só­lo en Ni­ca­ra­gua; sino que en el mun­do. La mues­tra de amor, el com­pro­mi­so, el tra­ba­jo y la trans­pa­ren­cia con la que he­mos tra­ba­ja­do es la me­jor ga­ran­tía que pue­dan te­ner pa­ra in­ver­tir en una cau­sa co­mo és­ta don­de Dios los re­com­pen­sa­rá. En 26 años APROQUEN ha brin­da­do más de 521 mil ser­vi­cios de sa­lud in­te­gra­les, des­ta­can­do más de 35 mil ci­ru­gías, 250 mil ser­vi­cios de reha­bil­ta­ción y 199 jor­na­das mé­di­cas com­ple­ta­men­te gra­tui­tas.

—¿Qué le di­ría Vi­vian Pe­llas a otras per­so­nas que tie­nen el de­seo de ayu­dar?… Ya sea me­dian­te una fun­da­ción o co­mo vo­lun­ta­rio.

—Que lo ha­gan. Que no lo pien­sen dos ve­ces. Que suel­ten su co­ra­zónn y su mano. El dar mul­ti­pli­ca y re­com­pen­sa de mu­chas ma­ne­ras.

SONIA CRUZ DE BOL­TO­DANO:

“Sien­to una fuer­te co­ne­xión con la ma­dre tie­rra”

—¿Có­mo de­fi­ne la fe­li­ci­dad?

—Cuan­do cum­plí 48 años de­ci­dí emprender el pri­me­ro de mu­chos via­jes en bus­ca de la fe­li­ci­dad. Sen­tía que és­ta era efí­me­ra, pues cuan­do es­ta­ba con­ten­ta, te­mía que no du­ra­se. Lle­gué a pen­sar que la vi­da era una su­ce­sión de al­tos y ba­jos. Se lo co­men­té a un ami­go muy evo­lu­cio­na­do, quien me ase­gu­ró que es­to no es así cuan­do uno lle­va una vi­da equi­li­bra­da. Mu­chos años des­pués en­ten­dí que es­to se lo­gra cuan­do de­ja­mos de te­ner ex­pec­ta­ti­vas y vi­vi­mos el día a día.

—Y así fue …

—En bus­ca de la paz fui a la In­dia don­de pa­sé 30 días en si­len­cio, le­jos de mi ho­gar, en con­di­cio­nes fí­si­cas li­mi­ta­das y se­pa­ra­da de to­do lo que me era fa­mi­liar. Al­gu­nos li­bros de fi­lo­so­fía ase­gu­ran que el gra­do de fe­li­ci­dad que sen­ti­mos de­pen­de del gra­do de co­ne­xión

«APROQUEN es una de las ale­grías más gran­des que he te­ni­do en mi vi­da. Sé que Dios me dio una se­gun­da opor­tu­ni­dad, que hoy se la agra­dez­co pú­bli­ca­men­te y se lo agra­de­ce­ré has­ta el úl­ti­mo día de mi vi­da»

«Cuan­do cum­plí 48 años de­ci­dí emprender el pri­me­ro de mu­chos via­jes en bus­ca de la fe­li­ci­dad. Sen­tía que és­ta era efí­me­ra, pues cuan­do es­ta­ba con­ten­ta, te­mía que no du­ra­se»

que te­ne­mos con no­so­tros mis­mos. Esos días de si­len­cio fue­ron un cho­que a mi sis­te­ma, ya que me obli­ga­ron a re-di­ri­gir mi atención a lo in­terno, pa­ra te­ner una ma­yor con­cien­cia de mí mis­ma y com­pren­der que la fe­li­ci­dad no de­pen­de de lo que te­ne­mos, ni de con quien es­ta­mos; sino de quie­nes so­mos.

—¿Y quién es us­ted?

—Des­pués de mu­chos años de ha­cer­me la pre­gun­ta ¿quién soy?, me sien­to co­mo una par­te de un plan di­vino den­tro del cual mi mi­sión es dar y re­ci­bir, pa­ra que la ener­gía del bien se man­ten­ga flu­yen­do en­tre to­dos no­so­tros.

—¿En su ca­mino de la vi­da, quié­nes han si­do sus más gran­des maes­tros?

—Cuan­do es­toy en si­tua­cio­nes po­co cla­ras, acu­do a Je­su­cris­to. Me pre­gun­to: ¿Qué ha­ría Je­sús en es­ta mis­ma si­tua­ción? In­va­ria­ble­men­te sé que Él se­ría hu­mil­de, ama­ría sin dis­tin­ción al­gu­na, per­do­na­ría siem­pre y le da­ría al que no tie­ne.

En mi me­mo­ria ten­go guar­da­do un re­cuer­do del te­rre­mo­to del 72, cuan­do Ma­na­gua que­dó destruida, en el cual un hom­bre que no te­nía na­da, nos los dio to­do. Re­cuer­do que, con nues­tra ca­sa da­ña­da, mi pa­pá nos subió a su ca­mio­ne­ta Volks­wa­gen y fui­mos en bus­ca de al­go pa­ra co­mer. Di­mos va­rias vuel­tas sin en­con­trar na­da. A am­bos la­dos de la ca­lle ha­bía fi­las de gen­tes es­pe­ran­do ser eva­cua­das por­que sus ca­sas es­ta­ban des­trui­das. En­tre esas caras mi pa­pa re­co­no­ció a un se­ñor que nos ha­bía tra­ba­ja­do tiem­po atrás. Mi pa­pá lo sa­lu­dó, pre­gun­tó por su fa­mi­lia y le pi­dió le in­di­ca­ra don­de po­día en­con­trar una pa­na­de­ría. “No hay na­da”, le di­jo, “pe­ro mi­re aquí ten­go es­ta ba­rra de pan. Llé­ve­se­la por fa­vor.” No que­ría­mos acep­tar­la. Ade­más de su mo­rra­li­to, el pan era lo úni­co que el se­ñor te­nía. Pe­ro re­cha­zar su bon­dad era peor. Mi pa­pá le dio las gra­cias y al­gún di­ne­ro. Nos fui­mos

con el pan y con una gran lec­ción de amor. Des­de en­ton­ces siem­pre me pre­gun­to: ¿Soy ca­paz de tan­ta ge­ne­ro­si­dad? Es­te re­cuer­do me ani­ma a es­for­zar­me dia­rio en dar to­do lo que pue­do.

—¿Cuál es su más pa­sión más gran­de?

—Gra­cias a mi pro­fe­sión y al Ba­jo, to­dos los días ten­go la opor­tu­ni­dad de sen­tir­me par­te de la crea­ción, con ella y pa­ra ella. Es mi pa­sión más ab­sor­ben­te. Cuan­do me ocu­po de eso, soy in­can­sa­ble y exi­gen­te por­que me gus­ta ha­cer co­sas que res­pe­tan y ar­mo­ni­zan con la na­tu­ra­le­za. No hay pa­sión más gran­de. Sien­to una fuer­te co­ne­xión con la ma­dre tie­rra. Per­ci­bo en la na­tu­ra­le­za el or­den de una in­te­li­gen­cia su­pe­rior que es mi guía y maes­tra. Pa­ra mí, di­se­ñar es un pro­ce­so in­te­rac­ti­vo con la na­tu­ra­le­za.

—¿Tie­ne pro­yec­tos pa­ra el fu­tu­ro?

—En Ha­bi­tar­te es­ta­mos cons­tru­yen­do un spa, en el que los hués­pe­des po­drán re­ci­bir tra­ta­mien­tos ho­lís­ti­cos y na­tu­ra­les. Ofre­ce­mos, por ejem­plo, una ex­fo­lia­ción cor­po­ral a ba­se de sal de mar y acei­te de co­co, se­gui­da por un re­cu­bri­mien­to del cuer­po con ba­rro, pa­ra ex­traer las to­xi­nas y pa­ra fi­na­li­zar un ba­ño de agua ti­bia y una in­fu­sión con las 7 hier­bas sa­gra­das de los Ma­yas que, se­gún di­cen los abue­los, li­be­ran las car­gas emo­cio­na­les.

Ha­bi­tar­te en El Ba­jo es el lu­gar per­fec­to pa­ra re­la­jar­se, des­car­gar los pe­sos y pe­sa­res con que uno an­da y de­jar­se aten­der. Es una ex­pe­rien­cia ho­lís­ti­ca que tam­bién que­re­mos ofre­cer en otros dos lu­ga­res: en nues­tra is­la en el La­go de Ni­ca­ra­gua y muy pron­to en nues­tra pla­ya en Aires de Ma­sa­pa.

CHY­LO BOS­CHE:

“Sue­ño con un ni­ca­ra­güen­se ri­co en cul­tu­ra ar­tís­ti­ca”

—Lue­go de te­ner­la en ¡HO­LA! ha­ce más de dos años… ¿Qué cam­bios ha te­ni­do su vi­da co­mo ar­tis­ta y co­mo mu­jer?

—Des­pués de la do­ble pre­sen­ta­ción de mi ex­po­si­ción, AMAZONÍA, es ló­gi­co pen­sar que con el

«Des­pués de mu­chos años de ha­cer­me la pre­gun­ta ¿quién soy?, me sien­to co­mo una par­te de un plan di­vino den­tro del cual mi mi­sión es dar y re­ci­bir, pa­ra que la ener­gía del bien se man­ten­ga flu­yen­do en­tre to­dos no­so­tros»

«Es­toy en el pro­ce­so de reor­de­nar mis prio­ri­da­des y pre­pa­rar­me pa­ra con­ti­nuar una re­no­va­ción in­te­rior más pro­fun­da. Di­ga­mos que es­toy

co­mo el gu­sano en el ca­pu­llo, en pro­ce­so de trans­for­ma­ción»

éxi­to ob­te­ni­do pa­sé a sa­bo­rear el dul­ce néc­tar del triun­fo y de la fa­ma… y, sí, cla­ro que tu­ve tiem­po pa­ra sen­tir­me más rea­li­za­da co­mo ar­tis­ta, re­ci­bir unos cuan­tos aplau­sos y re­to­mar el tra­ba­jo con en­tu­sias­mo, pe­ro mi cuer­po co­men­zó a ro­bar­se el show y a dar­me pro­ble­mas.

A pa­sos gi­gan­tes­cos co­men­cé a co­lap­sar y, en po­co tiem­po, to­do lo que con­si­de­ra­ba nor­mal, de­jó de ser­lo. Pa­sé más de un año con in­ten­sas mi­gra­ñas que me in­ca­pa­ci­ta­ron, me tum­ba­ron en la ca­ma y no me die­ron tre­gua.

Des­cu­brí que los en­fer­mos del cuer­po es­ta­mos ex­pues­tos a con­traer en­fer­me­da­des del es­pí­ri­tu… aun­que hay quie­nes opi­nan que es lo opues­to. En mi ca­so, a la li­ge­ra, pen­sé que en­fer­mé por­que pa­ra pre­pa­rar AMAZONIA abu­sé de mis fuer­zas y mi cuer­po me pa­só la cuen­ta; pe­ro ha­bía al­go más. Te­nía te­mas in­te­rio­res im­por­tan­tes pa­ra re­sol­ver y, en el tra­jín del abun­dan­te tra­ba­jo de pre­pa­rar las obras de la ex­po­si­ción, no me to­mé el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra or­de­nar mis emo­cio­nes. Aho­ra veo cla­rí­si­mo que mi co­lap­so lo ge­ne­ra­ron tan­to mi ser es­pi­ri­tual co­mo mi cuer­po fí­si­co. ¡Te­nían que de­te­ner­me!

—¿Se vio afec­ta­do lo ar­tís­ti­co?

—Con la en­fer­me­dad mi queha­cer ar­tís­ti­co se vio afec­ta­do, no pu­de cum­plir con al­gu­nos en­car­gos y mi ho­ra­rio de tra­ba­jo se re­du­jo a aque­llos ra­ti­tos en que me sen­tía me­jor. Al ver que pa­sa­ban los me­ses y no ha­bía me­jo­ría, me fui sin­tien­do de­rro­ta­da, can­sa­da y, aun­que mi fa­mi­lia se por­tó a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias, con­fie­so que tu­ve que lu­char du­ra­men­te pa­ra ven­cer la de­s­es­pe­ran­za y el te­rri­ble sen­ti­mien­to de so­le­dad y pe­que­ñez que me so­bre­co­gían. La en­fer­me­dad mar­ca y de­ja huellas que hay que su­pe­rar, ven­cer y ate­so­rar.

Pe­ro así co­mo des­pués de la no­che vie­ne el día, lle­gó a mí la ho­ra del res­ca­te. En ese mar de emo­cio­nes y ma­les­ta­res, una ami­ga me hi­zo ver que ni mis fuer­zas ni los me­di­ca­men­tos me sa­ca­rían de don­de es­ta­ba. Yo ne­ce­si­ta­ba un mi­la­gro. Pe­di­le a Dios que Él sea tu mé­di­co, me acon­se­jó sa­bia­men­te; y le hi­ce ca­so. De­jé de to­mar el tra­ta­mien­to “bom­ba” que me ha­bían re­ce­ta­do y no da­ba re­sul­ta­do y, con una fe re­no­va­da, co­men­cé a pe­dir­le a Dios que fue­ra mi mé­di­co de cuer­po y al­ma, que me sa­na­ra. Me fui mar aden­tro de­trás de Él.

Des­de ese día es­pec­ta­cu­lar han pa­sa­do seis me­ses, en los que ya no vol­vió el do­lor de ca­be­za. ¡Qué ale­gría y que gra­ti­tud sien­to! Dios tu­vo pie­dad de mí y me sa­nó...así de sen­ci­llo. ¡Dios nos es­cu­cha, Dios es­tá cer­cano!

—¡Un gran tes­ti­mo­nio!

—Que aho­ra me gus­ta pre­go­nar­lo a los cua­tro vien­tos y de­cir­les a los en­fer­mos y a los que su­fren que no se des­ani­men y con­vier­tan sus ma­les­ta­res en el fer­men­to de un cam­bio in­te­rior, que con­fíen de Dios, por­que de to­do El sa­ca­rá un bien Co­mo mu­jer si­go sien­do bá­si­ca­men­te la mis­ma, en mis afec­tos y en la ma­yo­ría de las co­sas, pe­ro ten­go otro or­den de prio­ri­da­des y nue­vos ca­mi­nos más pro­me­te­do­res pa­ra re­co­rrer. Co­mo la mu­jer y la ar­tis­ta van de la mano, po­si­ble­men­te es­to se re­fle­je en mi obra. Pa­ra fi­nes del año o me­dia­dos de 2019 es po­si­ble que reali­ce una ex­po­si­ción per­so­nal que re­fle­ja­rá lo que es­toy vi­vien­do.

—¿Qué con­cep­to ha se­gui­do y pulido en es­tos años?

—Me mue­ve el te­són y la bús­que­da de la per­fec­ción. Ad­mi­ro mu­cho a los maes­tros del ar­te cu­ya prio­ri­dad es, o era, la en­tre­ga to­tal a su obra.

Me con­mue­ven los de­ta­lles en los cuer­pos ta­lla­dos en el du­ro már­mol por Miguel Án­gel…esas ve­nas, ca­da muscu­lo. Qui­sie­ra sen­tar­me in­mó­vil por días fren­te al cua­dro del Na­ci­mien­to de Ve­nus, de Bot­ti­ce­lli, pa­ra ca­si sen­tir co­mo el vien­to mue­ve el cabello de esa mu­jer de piel trans­pa­ren­te. Sen­tir­me cóm­pli­ce de las for­mas y el co­lo­ri­do de Was­sily Kan­dinsky.

¡Eso si­go! Esa es mi es­cue­la fa­vo­ri­ta. Quie­ro esa ho­nes­ti­dad, esa ca­li­dad y esa pa­sión. Te con­fie­so que qui­sie­ra con­mo­ver así el co­ra­zón del ob­ser­va­dor y de­jar esa hue­lla que so­lo sa­ben de­jar los que se en­tre­gan a su ofi­cio con ver­da­de­ra maes­tría.

—¿Cuál es su mo­men­to y lu­gar de ins­pi­ra­ción?

—Cual­quier lu­gar y to­do mo­men­to pue­den ser una fuen­te de la ins­pi­ra­ción. Pa­ra mí, una mi­ra­da pue­de ser el de­to­nan­te de un arre­ba­to ar­tís­ti­co. To­do es ins­pi­ra­dor, pe­ro hay que sa­ber en­trar a esa di­men­sión.

No creo en lo que se lla­ma “Sín­dro­me del lien­zo en blan­co”, más bien creo que hay eta­pas en las que que­re­mos de­cir tan­to que no sa­be­mos por dón­de em­pe­zar. El ar­tis­ta tie­ne otros ojos y otros sen­ti­dos que le guían y lo ca­pa­ci­tan pa­ra crear. Asu­mo que eso se ex­tien­de a la mú­si­ca y las le­tras, que tam­bién son el fru­to de la ins­pi­ra­ción.

—¿Cuál es su sue­ño de ar­tis­ta pa­ra Ni­ca­ra­gua?

—Qui­sie­ra ver ar­te e his­to­ria del ar­te en el pen­sum es­co­lar, sue­ño con un ni­ca­ra­güen­se ri­co en cul­tu­ra ar­tís­ti­ca. No con­ci­bo la cul­tu­ra sin las ar­tes.

Sue­ño con más ar­tis­tas, más me­ce­nas y más mu­seos. Sue­ño con que ca­da maes­tro de la plás­ti­ca ni­ca­ra­güen­se com­par­ta su co­no­ci­mien­to, en vez de guar­dar­lo ce­lo­sa­men­te pa­ra lle­vár­se­lo a la tumba. Me gus­ta­ría in­vo­lu­crar­me en la crea­ción de un programa pa­ra en­ri­que­cer al ar­tis­ta ni­ca­ra­güen­se. Ne­ce­si­ta­mos be­cas, ta­lle­res téc­ni­cos, via­jes cul­tu­ra­les a ex­po­si­cio­nes en el ex­te­rior, con­cur­sos pa­ra ta­len­tos ar­tís­ti­cos, y to­do aque­llo que pue­da en­ri­que­cer el desa­rro­llo de las ar­tes plás­ti­cas.

—¿Qué pe­so tie­ne la es­pi­ri­tua­li­dad en su vi­da?

—¡Lo mis­mo que pe­so yo! Es una prio­ri­dad pa­ra mí. No sa­bría vi­vir de otra ma­ne­ra.

—¿Có­mo ce­rró 2017? ¿Qué podemos ver en es­te 2018 de Chy­lo Bos­che?

—Ter­mi­né el 2017 y co­mien­zo el 2018 con mu­chos in­te­rro­gan­tes exis­ten­cia­les, pe­ro en una ve­ta po­si­ti­va. Es­toy en el pro­ce­so de reor­de­nar mis prio­ri­da­des y pre­pa­rar­me pa­ra con­ti­nuar una re­no­va­ción in­te­rior más pro­fun­da. Di­ga­mos que es­toy co­mo el gu­sano en el ca­pu­llo, pa­tas arri­ba y en pro­ce­so de trans­for­ma­ción. Es­pe­ro con­ver­tir­me en aque­lla ma­ri­po­sa blan­ca que des­cri­be San­ta Te­re­sa de Ávi­la, que desasi­da de la tie­rra, vuela ha­cia lo al­to, y vuela y vuela.

«Me mue­ve el te­són y la bús­que­da de la per­fec­ción. Ad­mi­ro mu­cho a los maes­tros del ar­te cu­ya prio­ri­dad es, o era, la en­tre­ga to­tal a su obra»

Vi­vian Pe­llas, fun­da­do­ra y pre­si­den­te de APROQUEN (Aso­cia­ción Pro Ni­ños Que­ma­dos de Ni­ca­ra­gua) di­ce que una de las ale­grías más gran­des que ha te­ni­do en su vi­da es es­te be­llo pro­yec­to. “Una de mis sa­tis­fac­cio­nes más in­men­sas es que Dios me ha da­do el pri­vi­le­gio de po­der ser­vir a mu­chas per­so­nas yes­pe­cial­men­te a los ni­ños de es­te país”.

Sonia Cruz de Bol­to­dano es una mu­jer que con­ta­gia con su es­pi­ri­tua­li­dad y re­co­rre to­do el mun­do lle­na de Fe yo­tro ni­vel de en­ten­di­mien­to mís­ti­co. “Siem­pre he si­do muy fan­ta­sio­sa. Mis cuen­tos fa­vo­ri­tos eran Ca­pe­ru­ci­ta Ro­ja, La Be­lla Dur­mien­te y Han­sel y Gre­tel.Lo que más dis­fru­ta­ba de esos li­bros eran las des­crip­cio­nes del bos­que, con ár­bo­les pro­tec­to­res y ro­dea­dos de flo­res. Tam­bién me gus­ta­ba zam­bu­llir­me en los li­bros de jar­di­nes de mi ma­má”, nos cuen­ta.

Su nom­bre es si­nó­ni­mo de buen gus­to. Chy­lo Bos­che, con un es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta, lo­gra evo­car en su ar­te or­den, be­lle­za y es­pi­ri­tua­li­dad. “Cual­quier lu­gar y to­do mo­men­to pue­den ser la cu­na de la ins­pi­ra­ción. Pa­ra mí, una mi­ra­da pue­de ser el de­to­nan­te de un arre­ba­to ar­tís­ti­co. To­do es ins­pi­ra­dor, pe­ro hay quesa­ber en­trar a esa di­men­sión”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.