¿Có­mo de­fen­der­se an­te las ame­na­zas de In­ter­net?

Next­com Sys­tems ofre­ce a sus clien­tes ser­vi­cios que le per­mi­ten ser los “ojos” de la se­gu­ri­dad de sus em­pre­sas, de tal for­ma que el cliente de­di­que tiem­po a cre­cer y no a es­tar pen­dien­tes de te­mas de se­gu­ri­dad.

IT Now Nicaragua - - Branded Content -

Las Ame­na­zas Per­sis­ten­tes Avan­za­das, APTS (por sus si­glas en in­glés) son el úl­ti­mo es­que­ma de cla­si­fi­ca­ción de un ti­po de ataque que se aso­cia a la in­ge­nie­ría so­cial. Son desa­rro­llos de pro­gra­mas muy avan­za­dos que, pre­vio es­tu­dio de la em­pre­sa ob­je­ti­vo, lo­gran va­ler­se de la cu­rio­si­dad e inex­pe­rien­cia de los usua­rios pa­ra in­gre­sar de di­ver­sas ma­ne­ras a su in­for­ma­ción pú­bli­ca en re­des so­cia­les, In­ter­net y has­ta del pro­pio si­tio web de la em­pre­sa.

To­das las va­rian­tes de la APT de­no­mi­na­da ran­som­wa­re (y sus mi­les de va­rian­tes) usan es­tas téc­ni­cas, con lo cual los ata­can­tes han de­mos­tra­do que pue­den des­truir sis­te­mas com­ple­tos, pe­ro ya es­to no es la ra­zón del ob­je­ti- vo; aho­ra es el se­cues­tro de la in­for­ma­ción, que se ha vuel­to un ver­da­de­ro ne­go­cio a raíz del pa­go por su res­ca­te. Los usua­rios, mu­chas ve­ces por repu­tación, no de­nun­cian el ataque, sino que op­tan por pa­gar y vol­ver atrás en su pla­ta­for­ma a tra­vés de un res­pal­do (si es que es­te exis­te).

“La­men­ta­ble­men­te, mu­chas ve­ces el res­pal­do no fun­cio­na, por lo que ins­ta­mos a los usua­rios a que se cui­den de es­te ti­po de even­tos (emails y URLS sos­pe­cho­sos) de­bi­do a que son las prin­ci­pa­les vías de pro­pa­ga­ción des­de di­ver­sos pun­tos de en­tra­da (smartp­ho­nes in­clui­dos)”, di­jo Ara­mis Vi­llas­mil, di­rec­tor ge­ne­ral en Next­com Sys­tems.

En es­tos ca­sos una es­tra­te­gia de pro­tec­ción em­pre­sa­rial es el pri­mer pa­so, ya que no bas­ta con los pro­duc­tos an­ti­vi­rus tra­di­cio­na­les, sino del en­sam­bla­je com­ple­to de una pro­tec­ción que va des­de la nu­be ofi­má­ti­ca has­ta el pun­to fi­nal del usua­rio, que aho­ra es el te­lé­fono in­te­li­gen­te y la ta­ble­ta. Ex­pli­có que el email se­gui­rá sien­do por mu­chos años la he­rra­mien­ta de co­mu­ni­ca­ción por ex­ce­len­cia pa­ra com­par­tir in­for­ma­ción de ma­ne­ra

“Un mun­do se­gu­ro pa­ra el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción di­gi­tal es la vi­sión de Trend Mi­cro”, Ara­mis Vi­llas­mil, Next­com Sys­tems.

ex­pe­di­ta, por tal ra­zón, par­te de una muy bue­na es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad con­sis­te en ce­rrar to­do el pe­rí­me­tro de In­ter­net con fil­tra­dos de con­te­ni­dos, an­ti­vi­rus, DLP (Da­ta Loss Pre­ven­tion), etc. en los prin­ci­pa­les pro­to­co­los: SMTP, HTTP, POP3 o IMAP y FTP.

“Los pun­tos fi­na­les de los usua­rios ja­más de­be­rán des­cui­dar­se,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.