La pro­me­sa de la go­ber­nan­za del Internet en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na

Uno de los pun­tos por los que es­tá ve­lan­do es la neu­tra­li­dad de la red y el prin­ci­pio de ex­tre­mo a ex­tre­mo, pro­mo­ver un es­pa­cio de diá­lo­go en el que ri­ge el de­re­cho a la li­ber­tad de ex­pre­sión y el de­re­cho al ac­ce­so a la in­for­ma­ción.

IT Now Nicaragua - - Browser - He­len Já­quez

En los úl­ti­mos años, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na ha pre­sen­ta­do un no­ta­ble cre­ci­mien­to en el ac­ce­so y uso del Internet. Es­to que­da evi­den­cia­do en los re­sul­ta­dos de las en­cues­tas rea­li­za­das por En Ho­gar en dis­tin­tos años. Por ejem­plo, en 2005,

“La Car­ta de Prin­ci­pios es par­te de los pro­yec­tos que es­tán eje­cu­tan­do pa­ra la go­ber­nan­za de Internet en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na”.

el 16.4% de los do­mi­ni­ca­nos usa­ban Internet, en el 2013 as­cen­dió al 46% y pa­ra el 2015 al 50%.

A pe­sar de que es­te me­dio se ha con­ver­ti­do en una he­rra­mien­ta im­por­tan­te de co­mu­ni­ca­ción y di­fu­sión de in­for­ma­ción a ni­vel mun­dial, en la zo­na ur­ba­na de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na un 52% de la po­bla­ción usa Internet, mien­tras que en la ru­ral só­lo el 28% y quie­nes per­te­ne­cen al seg­men­to de las zo­nas más po­bres del país (20% de la po­bla­ción) so­lo un 1% tie­ne ac­ce­so a di­cha he­rra­mien­ta.

Sin em­bar­go, a pe­sar de la bre­cha que exis­te en los dis­tin­tos sec­to­res de la so­cie­dad do­mi­ni­ca­na, son pal­pa­bles los es­fuer­zos rea­li­za­dos, tan­to por las en­ti­da­des pú­bli­cas co­mo pri­va­das, lle­gar a más gen­te.

Co­mo par­te del mo­vi­mien­to de di­gi­ta­li­za­ción, Am­pa­ro Aran­go, pre­si­den­te del de Internet So­ciety, y en­car­ga­da de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les del Ins­ti­tu­to Do­mi­ni­cano de las Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes (In­do­tel), pre­sen­tó la “Car­ta de Prin­ci­pios so­bre la So­cie­dad de la In­for­ma­ción en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na”, du­ran­te “La Se­ma­na de Internet”.

Con el ob­je­ti­vo de es­ta­ble­cer que to­dos los do­mi­ni­ca­nos ten­gan ac­ce­so a Internet, pe­ro sin res­tric­ción.

“La Car­ta de Prin­ci­pios es par­te de los pro­yec­tos que es­tán eje­cu­tan­do pa­ra la go­ber­nan­za de Internet en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, con la cual tra­ba­jan por exi­gir una re­gu­la­ción que evite que se vio­len te­mas co­mo la neu­tra­li­dad y los de­re­chos hu­ma­nos en lí­nea”, ex­pli­có Aran­go.

En­tre los pro­yec­tos in­me­dia­tos del Ca­pí­tu­lo se en­cuen­tra la di­fu­sión de la car­ta en­tre los con­gre­sis­tas y par­ti­dos po­lí­ti­cos, ya que, se­gún Aran­go, es­tos te­mas pue­den le­gis­lar­se.

“Que­re­mos ser una co­mu­ni­dad que siem­pre va a es­tar pen­dien­te de que Internet si­ga sien­do una he­rra­mien­ta que no va­ya a ver vio­la­ción de de­re­chos y que per­mi­ta la in­no­va­ción, que apo­ye el de­sa­rro­llo na­cio­nal, que sea de bien pa­ra to­dos”, agre­gó Aran­go.

Co­mo par­te de los pun­tos que se es­tán to­man­do en cuen­ta pa­ra una me­jor go­ber­nan­za del Internet, es que de­be ser li­bre, abier­to, se­gu­ro, es­ta­ble, in­clu­si­vo, neu­tro y pa­ra to­dos.

Ade­más, los De­re­chos Hu­ma­nos son re­co­no­ci­dos, pro­te­gi­dos y fo­men­ta­dos, den­tro y fue­ra de la red, pa­ra to­das las per­so­nas que ha­bi­tan en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, el ac­ce­so a Internet no de­be exis­tir nin­gu­na res­tric­ción, es­te es un de­re­cho uni­ver­sal pa­ra to­das las per­so­nas del país.

Del mis­mo mo­do, se ri­ge que el Internet es un es­pa­cio de diá­lo­go en el que ri­ge el de­re­cho a la li­ber­tad de ex­pre­sión y el de­re­cho al ac­ce­so a la in­for­ma­ción, de­re­chos fun­da­men­ta­les re­co­no­ci­dos por la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Se de­be pro­mo­ver la di­ver­si­dad y los es­pa­cios pa­ra las mi­no­rías y po­bla­cio­nes vul­ne­ra­bles.

Otro de los pun­tos que es­tá ve­lan­do la go­ber­nan­za del Internet es la neu­tra­li­dad de la red y el prin­ci­pio de ex­tre­mo a ex­tre­mo. El de­sa­rro­llo de ca­pa­ci­da­des es fun­da­men­tal pa­ra que la apro­pia­ción de in­for­ma­ción a ser di­vul­ga­da por me­dios di­gi­ta­les pue­da rea­li­zar­se de ma­ne­ra idó­nea y trans­for­mar di­cha in­for­ma­ción en co­no­ci­mien­to.

Por ello es im­por­tan­te crear con­fian­za de to­das y to­dos en el uso de Internet. La se­gu­ri­dad de la in­for­ma­ción se de­be im­ple­men­tar tan­to en ám­bi­tos pú­bli­cos co­mo pri­va­dos y es­ta­ble­ci­mien­to de una ins­ti­tu­cio­na­li­dad, que re­co­noz­ca la par­ti­ci­pa­ción de to­das las par­tes in­tere­sa­das y po­sea vi­sión trans­ver­sal en el go­bierno, que sir­va de en­te coor­di­na­dor de po­lí­ti­cas di­gi­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.